Evítele un infarto a su mascota

Los animales de compañía suelen pasar los peores momentos durante diciembre: ruidos estridentes, luces y pólvora les provocan graves problemas.

Si las mascotas son consideradas hoy parte de la familia , deberíamos pensar en ellas a la hora de planear las fiestas de Navidad y fin de año. No se vale irse de vacaciones y dejarlas encerradas, tampoco someterlas a fiestas ruidosas y mucho menos llevarlas a espectáculos pirotécnicos o lugares en donde se use pólvora, que aunque está prohibida todavía es parte de la celebración de algunos ciudadanos irresponsables.

La semana pasada se hizo viral la historia de una perrita muy vieja que murió en los brazos de su dueño, en Argentina, por el fuerte ruido de los juegos pirotécnicos. El animal sufrió un ataque cardíaco.

No es lo único que padecen las mascotas con la pólvora, el ruido o las luces intermitentes. De acuerdo con la veterinaria Marta Pardo, los animales suelen presentar temblores, ansiedad, insuficiencia respiratoria y, como le pasó a la perrita argentina, infartos. “Los perros pueden morir de una falla cardíaca y aquellos que están enfermos o tienen problemas renales o respiratorios ven su estado de salud deteriorado. Hay otros que desarrollan problemas nerviosos luego de ser sometidos a ruidos muy fuertes o espectáculos de pirotecnia”, agrega la experta.

¿Ha visto perros corriendo sin rumbo y asustados? Seguro presenciaron el estallido de pólvora, se quemaron o quedaron desorientados. “Esto no es un mito: los animales, todos, reaccionan muy mal ante los juegos pirotécnicos”, dice Javier, colaborador de un refugio de animales. Este joven de 25 años asegura que en diciembre resultan muchos perros perdidos y quemados, al igual que los gatos. “Aunque los felinos son más hábiles para salir de situaciones estresantes, muchos resultan quemados”.

Lo que debemos entender es que el oído de los animales es mucho más sensible que el de los humanos: es seis veces más potente y por eso estos ruidos se intensifican para ellos. Por eso su perro o su gato entran en pánico con el estallido de la pólvora. “Ellos cuando hay mucha gente en casa o música muy alta dejan de comer, se ponen muy ansiosos, se esconden, salivan más de lo normal, ladran fuerte o se orinan en sitios no autorizados. No los regañe, entienda que ellos son diferentes, acójalos; pase un rato con su mascota y aíslela del ruido. Si lo pone en un lugar seguro y tranquilo, seguro no lo pasará tan mal”, dice Pardo.

Qué hacer

Lo primero es poner a sus mascotas en lugares tranquilos, si usted quiere disfrutar de un espectáculo profesional de juegos pirotécnicos. Veterinarios recomiendan una habitación con cortinas cerradas, la televisión prendida (para dispersar el ruido de la pólvora) o con música a volumen prudente.

Hay quienes recomiendan el método Tellington: un sistema casero de vendajes que supuestamente ayuda a controlar el miedo de los perros. Se hace con una banda de tela de quince a veinte centímetros que se pasa por el pecho de perro, luego por debajo de su cuerpo hasta terminar en la parte superior. Los usuarios señalan que con la presión suficiente, el perro se relaja. Otros dicen que ponerle una camiseta apretada da los mismos resultados, pero los veterinarios no dan crédito a este sistema y advierten sobre los riesgos de presionar demasiado a los animales.

Fuente: elespectador.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *