Pautas para evitar el contagio de gripe: así se transmite

El frío es una circunstancia que favorece la propagación del virus de la gripe. Abrigarse es importante, pero, en el caso de la gripe, lo es más cuidar la higiene propia y del hogar para prevenir el contagio. El virus se transmite de persona a persona, principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar. Pero, cuidado, porque estas gotitas pueden permanecer en las manos, en las superficies o dispersas en el aire. Si nos tocamos los ojos, la nariz o la boca después de estar en contacto con el virus, también podemos contagiarnos.

Por ello, la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias ( Semes) recomienda lavarse las manos con frecuencia, llevar una vida sana y evitar compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones de personas con gripe.

El lavado de manos es especialmente importante antes de comer, de manipular alimentos, después de salir del baño y tras sonarse la nariz o toser. Cuando tosamos o estornudemos es mejor taparse la boca y la nariz con el brazo o con un pañuelo desechable (hay que tirarlos tras cada uso, ¡no los guardes usados ni los dejes encima de mesas o mesillas!) en lugar de con la mano.

Si tienes que saludar a alguien con evidentes síntomas de gripe, evita las muestras efusivas de cariño como los besos. Aunque parezca una obviedad, tampoco hay que compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.

Si ya tenemos alguien con gripe en casa, la Semes aconseja ser más escrupuloso con la limpieza de las superficies comunes (pomos de puertas, lavamanos, tiradores), utilizando los productos de limpieza habituales, y ventilar más a menudo las habitaciones.

Dormir bien, una alimentación saludable, beber agua, llevar una vida físicamente activa, evitar las bebidas alcohólicas y el tabaco también contribuye a mantener la gripe alejada.

En caso de pertenecer a un grupo de riesgo, la mejor forma de protegerse es vacunarse (enfermo crónico, obesidad, mayores de 65 años, niños mayores de 6 meses con enfermedades, trabajador sanitario) y así se evitan complicaciones.

El uso de mascarilla quirúrgica sólo se aconseja en caso de personas enfermas o que han comenzado con síntomas compatibles con gripe cuando se encuentren en presencia de otras personas; y en cuidadores sanos de una persona con gripe o con síntomas compatibles cuando estén con él.

Recuerda que el virus puede transmitirse desde un día antes de empezar con los síntomas hasta 7 días después. La capacidad máxima de contagio se da en los tres primeros días desde que empiezan los síntomas. La recomendación de la Semes es quedarse en casa para asegurarse de no transmitirlo a otras personas.

Y si tienes alguna duda, consulta con un profesional sanitario.

Fuente: abc.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *