¿Por qué hay abandono escolar?

El abandono escolar es un problema que comporta repercusiones negativas en el individuo, el sistema educativo, y en la sociedad. En este artículo analizamos las principales causas que llevan a los estudiantes a dejar los estudios prematuramente y explicamos las principales estrategias para evitarlo.

En los últimos años se ha conseguido reducir las tasas de abandono escolar. Sin embargo, las estadísticas indican que España es el segundo país con mayor abandono de la Unión Europea. Las cifras aumentan tras cursar la enseñanza obligatoria, con un 60% de abandono entre 18 y 24 años.

Estos datos son preocupantes ya que el bienestar social depende de la calidad de vida de sus miembros. Como se señala en el estudio que profundiza en esta cuestión:

«Las oportunidades sociales de las personas dependen cada vez más de su cualificación, de su capital humano, de su capacidad de obtener, manejar e interpretar la información, de emplear y adquirir el conocimiento. Estas capacidades están a su vez influidas por otros factores más viejos y quizá menos atractivos, como la propiedad, los ingresos, el género, la raza, la constitución física, la nacionalidad, etc.».

-Fernández, Mena y Riviere, 2010-

Niño solo en un banco

El abandono escolar y la transición al mundo laboral

El abandono escolar viene ligado a otras dos realidades del sistema educativo: el fracaso escolar y el absentismo escolar.

El fracaso escolar se produce cuando un alumno no alcanza los objetivos definidos de las etapas educativas o no le interesa finalizar los estudios de secundaria. Por su parte, el absentismo ocurre cuando un alumno se ausenta de manera voluntaria y reiterada al centro, afectando negativamente a su rendimiento académico.

El absentismo y el fracaso escolar conducen, inevitablemente, al riesgo de abandono escolar. Este siempre se produce de manera voluntaria y antes de finalizar la escolarización obligatoria.

Como ya se ha dicho, las oportunidades sociales dependen cada vez más de su cualificación. Esto implica que el proceso de transición laboral, es decir, de paso del mundo educativo al laboral, viene influido por el nivel de estudios alcanzados.

Así pues, se presupone que cuanto más nivel educativo, mejor y más rápida transición laboral tendrá la persona. Lo contrario ocurrirá pues, cuanto menos nivel educativo. Esto se agravará con la falta de estudios obligatorios.

Causas del abandono escolar

Con carácter general, se pueden establecer dos variables implicadas la decisión de abandonar el sistema educativo: la dificultad y la falta de motivación. Cada una de las variables viene influida por:

  • El sistema educativo y centro escolar: amplitud de la oferta educativa y de itinerarios, flexibilidad y exigencia del currículo. Nivel y estrategias de apoyo al alumnado.
  • El papel del profesorado ante el abandono escolar: actitudes, interés, motivación y atribuciones del profesorado hacia los alumnos.
  • El papel de la familia ante el abandono escolar: modelado, colaboración con el centro, actitudes y creencias sobre la utilidad de los estudios. Interés y hábitos relacionados con la educación de sus hijos (ayuda en los deberes, seguimiento de las notas, etc.).
  • Factores personales del propio alumno: personalidad, motivación, nivel de autoestima y creencias sobre la utilidad de los estudios. Dificultades de aprendizaje, malos resultados escolares, grupo de iguales con los que se relaciona.

Además, existen cuatro factores que se han probado determinantes en la decisión de desenganche del sistema educativo:

  • El género
  • El origen social (capital económico y cultural)
  • La pertenencia a minorías o a familias desestructuradas
  • La experiencia de inmigración.

Consecuencias del abandono escolar

Abandonar los estudios obligatorios conlleva una serie de consecuencias que afectan al individuo tanto a nivel personal como profesional y laboral.

Debido a las demandas cada vez más altas exigidas para acceder a puestos de trabajo, encontrar un empleo sin estudios obligatorios es cada vez más difícil. Además, la sobrecualificación que existe actualmente hace que la formación mínima que se demanda en las empresas sea cada vez más alta. A esto, se suma el hecho de que actualmente existe gran demanda de empleo, pero no de oferta.

Por ejemplo, en un trabajo donde no se exige cualificación, al haber poca oferta laboral pueden presentarse candidatos con estudios postobligatorios. En igualdad de condiciones (suponiendo que ambos cuentan con la misma experiencia), probablemente contratarán al candidato con más formación.

Adolescente preocupado

Prevenir el abandono escolar

Desde los centros educativos se proponen programas, medidas y estrategias para hacer frente al fracaso y abandono escolar. Por una parte, los propios itinerarios educativos como la Formación Profesional Básica o las vías de segunda oportunidad ofrecen a los estudiantes oportunidades para volver a engancharse al sistema educativo.

Por otra parte, también se llevan a cabo programas específicos para prevenir el abandono escolar con alumnos absentistas o con indicadores de fracaso escolar.

La mayoría de estos programas están enfocados a reducir el absentismo y a aumentar el rendimiento escolar. Se centran en el refuerzo académico y la acción tutorial, así como en la intervención familiar. A nivel de alumnado, se trabajan habilidades sociales y técnicas de estudio.

Las estadísticas acerca del fracaso y el abandono escolar son preocupantes. Sin embargo, aunque aún queda mucho por hacer, los buenos resultados de los programas que se están realizando arrojan esperanza de cara al futuro.

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *