Menores e internet: Cómo pueden los padres adaptarse a cada edad

INCIBE aboga por el acompañamiento familiar para un uso seguro de la tecnología por parte de los menores, con recomendaciones específicas:

De 3 a 5 años: Poco tiempo y contenidos seleccionado

Hasta los dos años, lo mejor es evitar que los menores tengan contacto con pantallas. Después, se recomienda establecer normas para que los niños entiendan que el uso de pantallas es limitado o esporádico. También es aconsejable que los progenitores seleccionen de manera cuidadosa los contenidos a los que pueden acceder.

De 6 a 9 años: Contenido adecuado por tiempo limitado

Es momento de acordar con los hijos las horas de conexión. Se trata de establecer un horario en el que podrá acceder a internet, respetándolo siempre. Los progenitores también deben enseñarle a qué tiene acceso, ayudándole a identificar contenidos positivos y de calidad adecuados a su edad.

De 10 a 13 años: Adaptar y supervisar en función de su madurez

Los tiempos de conexión pueden adaptarse en función del carácter del menor, pactando el uso de internet. Es también conveniente ir moderando el acompañamiento. Los padres deben supervisar la actividad del menor, sus contactos online y actividad en redes sociales, enseñándole a contrastar información.

Mayores de 14 años: La clave está en el diálogo

Es fundamental hablar con los menores de forma cotidiana sobre lo que hacen en internet, fomentando su capacidad crítica y manteniendo un buen clima de confianza y comunicación. Los padres, en función de la madurez del menor, tienen que adaptarle el contenido al que tiene acceso, así como acordar el tiempo de uso y conexión. También deben orientar su actividad en la Red hacia contenidos que tengan que ver con su formación y entretenimiento.

Fuente: abc.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *