Violencia escolar: Un reflejo de la sociedad

Nathalia Romero

[email protected]

Problema social. En los últimos años, las peleas entre estudiantes se han incrementado, y muchas de ellas se han vuelto virales en redes sociales llamando la atención de la sociedad y la comunidad educativa nacional.

El pasado 26 de abril una tragedia conmocionó la sociedad. La niña Chanel Mari Tiburcio, de 11 años, murió por causa de una pelea con una compañera de clases de su misma edad. Según testimonios, Chanel decía que no quería pelear, pero la presión fue tal que fue inevitable su lamentable destino.

Las dos adolescentes cursaban el quinto año de primaria en la escuela profesor Julián Amparo. El caso de Chanel tomó relevancia por su mortal desenlace, pero la violencia en las escuelas no es un tema nuevo. De acuerdo con el estudio: “Prevalencia, Tipología y Causas de la Violencia en los Centros Educativos de Básica y Media de la República Dominicana”,  realizado por el Instituto Dominicano de la Evaluación e Investigación de la Calidad Educativa (Ideice) la prevalencia de acoso escolar es alta en las escuelas públicas  dominicanas, con una tasa reportada de 33.6%. Es decir, que una de cada tres escuelas en los 55 distritos evaluados presenta violencia escolar.  Al ver estas alarmantes estadísticas, se viene la pregunta ¿cuál es el origen de las conductas violentas en estudiantes? Para el psicólogo e investigador Joan Noboa, la violencia es un fenómeno complejo y puede tener su origen por diversas causas como conflictos dentro del hogar o respuestas aprendidas del contexto social. “Cuando hablas con el estudiantado acerca de las causas que les llevan a ser violentos te darás cuenta que los agresores lo hacen para tener el dominio y control de la situación. Esto les da prestigio y poder ante los demás”, explica. Asimismo, agrega que el origen de la rivalidad entre compañeros se produce  de las diferencias en un contexto donde no se ha incluido o aceptado la diferencia. Por eso, en algunos casos, una víctima deja de serlo en la medida en que se “adapta” y normaliza el sistema de conductas y creencias violentas a las que está expuesta. Como es el caso de aquellos niños que tienen alguna diversidad funcional (o discapacidad) y cuando son extranjeros. “De hecho, en el país existen muchos casos de violencia entre pares debido a las diferencias de nacionalidad que son mantenidas y reforzadas por los mismos adultos mediante prejuicios. Esto lleva, de cierta forma, a los alumnos agresores a buscar el “poder” y “prestigio” minimizando a sus compañeros por su lugar de nacimiento. De ahí que sea tan importante trabajar, a través de la cultura de paz, el tema de la inclusión en todas sus formas”.

 

El rol del maestro

¿Cómo puede un docente detectar las actitudes violentas en sus estudiantes?  El psicólogo expone que los docentes ante una conducta violenta se limitan a decir “deja el relajo/juego de manos”. Dejando a un lado que dentro de esa advertencia hay una información importante digna de toda atención. “El “relajo” es el puente entre la confianza y la violencia a través del juego. “Por eso, cuando vemos que un niño siente dolor no podemos hablar de relajo, sino de un acto violento. De igual forma, es ideal que la familia y la escuela se mantengan colaborando entre sí, a través de estrategias que busquen la expresión y regulación de sentimientos; para así lograr un desarrollo de la infancia saludable”.

 

(+) Sepa más

Resolución de conflictos.

El conflicto es una oportunidad para crecer y entender nuestras diferencias. Las consecuencias del conflicto van a ser distintas según cómo se aborde. No es lo mismo decir “tienes la culpa” a “me siento triste por lo que pasó”.

 

Manejo del conflicto.

Con las víctimas se debe valorar el esfuerzo que han hecho al buscar ayuda. De ninguna manera se debe preguntar “¿qué hiciste para que él te diera?” ya que genera sentimientos de culpa y refuerza la conducta del agresor.

Los docentes.

Se debe contar con maestros instruidos en el tema de la violencia. La violencia, al ser normalizada, solo se puede ver cuando hay una situación violenta más grave que la anterior.

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *