La creación expectante espera por ti

Margarita Beato
Especial para LISTÍN DIARIO
Santo Domingo

Plenitud. ¡Enamórate de la vida, enamórate de la creación, enamórate de Dios!

La búsqueda de Dios, que es necesaria para todo creyente, define muy bien la vida contemplativa. Hasta el punto de que podemos definir al contemplativo como el que «busca a Dios». Todos los pasos que se dan a lo largo de la vida contemplativa tienen como razón fundamental la búsqueda de Dios y el estar dispuesto a todo para encontrarle. Sin esta búsqueda de Dios, todos los demás elementos de la vida contemplativa carecen de sentido.

¿Para qué sirve la oración, el silencio, la lucha contra las tentaciones, el discernimiento o el apostolado, si no es porque buscamos a Dios?

Frecuentemente, la rutina, la mediocridad, los pequeños o grandes fracasos, las propias limitaciones, etc., van haciendo que pongamos la búsqueda apasionada de Dios en un segundo plano, y que nos permitamos dedicarnos simplemente a realizar unas tareas, cuidando lo exterior de las mismas, mientras dejamos que se desvanezca esa atracción hacia Dios, que es la única razón que sustenta una entrega radical, como la que supone la vida contemplativa.

Si no tenemos esa sed de Dios, corremos el peligro de que todo lo que realicemos, por bueno y santo que sea, se convierta en un sucedáneo de esa búsqueda apasionada, en algo que disimula la sed de Dios y nos da la falsa seguridad de haber llegado a la meta, cuando realmente hemos abandonado el camino de la sincera y arriesgada búsqueda permanente de Dios.

El papa Francisco nos invita en su carta de Cuaresma 2019 a que: “Por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios, de Pascua en Pascua, hacia el cumplimiento de aquella salvación que ya hemos recibido, gracias al misterio pascual de Cristo: ‘Pues hemos sido salvados en esperanza’» (Rm 8,24). Este misterio de salvación, que ya obra en nosotros durante la vida terrena. Es un proceso dinámico, que incluye también a la historia y a toda la creación. San Pablo llega a decir: «La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8,19).

La celebración del Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, culmen del año litúrgico, nos llama una y otra vez a vivir un itinerario de preparación, conscientes de que ser conformes a Cristo (cf. Rm 8,29) es un don inestimable de la misericordia de Dios.

Si el hombre vive como hijo de Dios, si vive como persona redimida, que se deja guiar por el Espíritu Santo (cf. Rm 8,14), y sabe reconocer y poner en práctica la ley de Dios, comenzando por la que está inscrita en su corazón y en la naturaleza, beneficia también a la creación, cooperando en su redención. Por esto, la creación —dice san Pablo— desea ardientemente que se manifiesten los hijos de Dios, es decir, que cuantos gozan de la gracia del misterio pascual de Jesús disfruten plenamente de sus frutos, destinados a alcanzar su maduración completa en la redención del mismo cuerpo humano”.

(+) Recomendaciones de un niño escritor

 

Elvin Roque Beltrán es un niño de 12 años de edad, que cursa el séptimo grado en el Liceo Secundario Pueblo Arriba, en Boca de Nigua. La asignatura favorita de Elvin Roque Beltrán es el español.

Reconoce que una de sus profesoras lo motivó a participar en un concurso de literatura, porque veía en él una gran pasión por los libros, dice ser un asiduo asistente a la biblioteca y que le dedica aproximadamente media hora al día.

Le recomienda a los niños que lean mucho, que escriban, que dejen los celulares y que les dediquen tiempo a la lectura. “El Sueño de Rafael” es un libro que él escribió y con el que ganó el segundo lugar en el concurso de literatura.

(+) Emprendiendo desde la escuela 

Nueve jóvenes emprendedores del Liceo Francés de Santo Domingo han creado la mini empresa Carbiorante, con el fin de participar en el concurso francés “Emprender para aprender”. Para eso los estudiantes deben crear una mini empresa, que venda un producto o servicio conforme a la ética del desarrollo sostenible. Por ejemplo, al recuperar el aceite en los restaurantes, Carbiorante evita que se termine contaminando el mar, y lo transforma en una fuente de energía.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *