Navidad: tiempo para conectar buenas vibras

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

La Navidad es considerada como la época más esperada del año, donde nuestros sentimientos y emociones son expresados a través de detalles, actos de amor y momentos compartidos con nuestros amigos y familiares.

Es un tiempo de reconciliación, unión, armonía y reflexión. En el que debemos evitar las discusiones y enfrentamientos para atraer la paz del espíritu navideño.

Navidad es alegría
Encender el arbolito, escuchar la música navideña con sus peculiares sonidos y cantos, adornar los hogares, preparar los dulces y planificar la cena para Noche Buena, son momentos que producen gran alegría y entusiasmo. Por lo tanto, debemos aprovechar y disfrutar estos momentos y sentir la magia de la Navidad con nuestros seres queridos.

Tiempo de perdonar
¿Qué mejor que sentirnos en paz en estas fechas? Para lograrlo tomemos la decisión de perdonar y abrir nuestros corazones para recibir el amor de los demás y de la misma forma corresponderles.

Sobre todo es importante comenzar un nuevo año con nuevas expectativas y cambios positivos.

Conectar con la divinidad
Una Navidad sin Cristo no es Navidad, porque en esta fecha se celebra la natividad del Salvador del mundo, explica el padre Medardo Ángel Mora.

Refiere que a lo largo del Adviento –compuesto de cuatro domingos– las personas deben refugiarse en la oración, la penitencia, el amor, la esperanza y sobre todo la preparación del alma para el advenimiento.

Conserva el sentimiento de la gratitud
Acércate a aquellas personas que alguna vez hicieron algo especial por ti, toma el tiempo para hacerles una llamada y desearles una Feliz Navidad. Agradece todo lo hermoso que te ocurrió en el año, como también lo no muy bueno que te permitió adquirir experiencias y lecciones de aprendizaje.

Época para dar y servir
La Navidad es una época hermosa para ayudar a quienes más nos necesitan, para ser solidarios y desprendidos. Regalar juguetes a niños de escasos recursos, visitar a los enfermos, ofrecer un plato de comida y hasta regalar una simple sonrisa, son actos de amor y solidaridad que pueden suavizar cualquier emoción de tristeza o soledad.

Tiempo para reflexionar
Encuéntrate contigo mismo, reflexiona sobre todo aquello que no te causa felicidad y apártalo de tu vida. Mejora las áreas que consideres que debes mejorar como persona, asume el compromiso de cambiar o transformar ese hábito, esa actitud o esa creencia que te causa daño a ti, o a quienes te rodean.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *