Esto es lo que la firma de los niños revela de su personalidad

La firma de los niños representa su sello personal, la marca que usan para identificarse, para dejar evidencia de que algo ha sido hecho por ellos y para dar validez a algo con lo que está de acuerdo. Pero, ¿sabías que la firma de los niños revela su personalidad y algunas de sus emociones?

La relación entre la firma de los niños y su personalidad

Una investigación realizada con niños de 7 a 15 años concluyó que los pequeños tienen bastante claro qué significa firmar y la diferencia que entraña el solo hecho de escribir su nombre; de modo que, es alrededor de los 7 años que gradualmente la mayoría de los niños empiezan a desarrollar su “sello personal”.

La grafología, que es la disciplina que trata sobre la forma en que nuestra escritura refleja aspectos clave de nuestra personalidad, ha desarrollado una serie de parámetros de interpretación de la firma tomando en cuenta muchos aspectos tales como: su forma, su ubicación, su tamaño, su dirección, su presión, su legibilidad, entre otras.

Obviamente los niños se encuentran en un proceso de desarrollo que hace que su forma de firmar cambie continuamente hasta que alcanzan la madurez (y aun así sigue en continuo cambio durante la vida adulta según las circunstancias de vida). Por otro lado, un análisis formal solo podría ser hecho por un profesional.

Sin embargo, resulta interesante que le pidas a tu hijo que haga una carta y la firme. Podrás observarla y tratar de encontrar relación con algunas de las interpretaciones básicas sobre la personalidad (sin perder la perspectiva de que sólo es un ejercicio donde no hay nada determinante aún). Estas son algunas de las consideraciones que debes tener en cuenta.

Sus rasgos según la ubicación de la firma en el texto

¿Dónde ha hecho la firma tu hijo? El lugar en el que ha escrito su nombre en relación al folio y al resto del texto puede hablar sobre ciertos rasgos de su personalidad.

1. Si está muy cerca del texto o casi lo roza
Indica por lo general cierta dependencia, inseguridad y necesidad de sentirse protegido.

2. Si está cerca del texto, pero no lo roza
Probablemente se trate de un niño equilibrado, que se adapta bien a las distintas situaciones.

3. Si está muy lejos del texto
Normalmente habla de un niño reservado o introvertido, que no muestra fácilmente sus emociones y a quien le gusta poner distancia entre lo que en verdad siente y lo que demuestra.

4. Hacia la izquierda del texto
Puede tratarse de un niño o joven a quien no le gustan los cambios, indica por lo general cierta inseguridad e introversión. Es probable que prefiera mantenerse protegido en la seguridad del pasado antes de enfrentarse a lo desconocido. También puede ser que esté pasando por una situación difícil que le cueste enfrentar o que le genere mucho estrés.

5. En el centro del texto
Habla de una personalidad muy equilibrada y controlada, poco espontánea, que regula sus impulsos y la expresión de sentimientos.

6. A la derecha del texto
Por lo general se trata de un niño optimista, luchador, dinámico y con confianza en lo que vendrá.

Lo que revela el tamaño de la firma de los niños

¿De qué tamaño es la firma si lo comparas al resto del texto que ha escrito? Estas son algunas de las claves a tener en cuenta.

– Texto grande, firma pequeña
Normalmente tiene relación con falta de confianza y seguridad. Puede tratarse de un niño sobreprotegido por sus padres.

– Firma que corresponde al tamaño del texto
Se trata de personas bien ubicadas en su realidad, equilibradas, transparentes, que se muestran tal como son.

– Firma grande, texto pequeño
En muchas ocasiones puede tratarse de alguien que muestra exceso de confianza en él y sus capacidades. Se percibe superior a los demás, o bien puede tratarse de, un mecanismo de defensa contra sentimientos reales de inseguridad. Normalmente tratan continuamente de llamar la atención y necesitan reconocimiento y atención.

Las emociones de tu hijo según la dirección de su firma

Hay niños que tienden a escribir hacia arriba, mientras que otros hacen los renglones rectos y otros se van hacia abajo. Con las firmas ocurre algo similar, lo que revela distintas emociones del niño que ha firmado.

– Una firma ascendente
Normalmente se trata de personalidades ambiciosas, optimistas, con objetivos altos.

– Cuando la firm es horizontal
Demuestra estabilidad, objetividad y madurez.

– Si la firma es descendente
Muestra pesimismo, tristeza, desánimo.

Existen muchas interpretaciones más sobre la rúbrica (trazos que se añaden al nombre al firmar) y el nombre en la firma. Sin embargo, esas aún son difíciles de identificar porque los niños y jóvenes aún están en experimentación.

Solo vale la pena saber que, entre más sencilla sea la firma, (por ejemplo, aquellos que solo escriben su nombre), es un indicador mucho mayor de personalidad, objetividad y transparencia sobre aquellos cuya rúbrica es demasiado ornamentada o ilegible.

Fuente: guiainfantil.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *