Una experiencia escolar para mitigar el cambio climático

Solange De la Cruz Matos

A propósito de que este 24 de octubre se conmemora el Día Internacional contra el Cambio Climático, compartimos la experiencia que se está realizando en centros escolares de la provincia San Cristóbal con el objetivo de implementar acciones locales para enfrentar este fenómeno.

Veinte escuelas y liceos de la provincia San Cristóbal están participando de una iniciativa piloto de compostaje escolar, en la que la comunidad educativa de cada centro aprenderá a preparar abono con residuos orgánicos, con la finalidad de evitar la generación del gas metano que desprende la materia orgánica en vertederos cuando es mezclada con residuos inorgánicos y no es compostada de forma correcta.

De esa manera estarán contribuyendo a mitigar el exceso de emisiones de gases de efecto invernadero, que son las que están provocando el cambio climático, al tiempo que se promueve el aprovechamiento de residuos orgánicos, al reintroducir materia orgánica al ciclo de la naturaleza. La separación de residuos orgánicos de los inorgánicos en la fuente es un primer paso para el reciclaje y reutilización de materiales en el ámbito de una economía circular.

En los centros docentes seleccionados se está en el proceso de instalar composteras en las que se depositará el material orgánico. El producto de su descomposición es un material rico en nutrientes que acondiciona el suelo, por lo que el compostaje se presenta como una solución ambiental y climáticamente sostenible, que al involucrar a la población estudiantil genera en ella conocimiento, conciencia y compromiso sobre la protección del clima para las presentes y las futuras generaciones.

En el marco de la iniciativa, al tiempo que se están construyendo las composteras, se capacita a docentes y estudiantes en temas de aprovechamiento y valorización de residuos y en compostaje. El abono producido se utilizará en huertos escolares.

También se está involucrando a técnicos de Medio Ambiente de los ayuntamientos de la provincia San Cristóbal con el propósito de que se logre una práctica de compostaje a nivel municipal, en la que las alcaldías instalen composteras próximo a los vertederos para aprovechar los residuos orgánicos municipales, incluyendo podas, y que se involucre al liderazgo de las juntas vecinales y a la comunidad.
De esa manera se logrará que a los vertederos llegue una menor cantidad de desperdicios y que éstos generen menos emisiones de metano, un gas de efecto invernadero que provoca un calentamiento de la atmósfera 25 veces mayor que el dióxido de carbono (CO2).

El lanzamiento de la iniciativa de Compostaje Escolar en San Cristóbal se realizó en mayo de este año. En ese acto se presentaron los avances logrados con un piloto en fase de implementación en una escuela del barrio 5 de Abril del municipio cabecera. También se hizo la firma de una Carta de Interés para la implementación del compostaje en otras escuelas, proceso que permitió la selección de los 20 centros escolares que ya forman parte de la iniciativa, localizados en Cambita, Los Montones, Los Corozos, San Cristóbal, Yaguate, Najayo al Medio, Hatillo y Palenque, entre otras localidades.

¿Por qué  compostar?

Ayuda a fertilizar la tierra, crea un sistema de reciclaje de residuos orgánicos en el centro educativo, reduce la cantidad de residuos que generamos en la escuela y el hogar.

(+) En busca de la sostenibilidad

El pasado 17 de octubre se firmó un macro-acuerdo para que las alcaldías y distritos municipales de San Cristóbal garanticen la permanencia de la iniciativa de compostaje, cuando concluya el Proyecto ZACK, del que ésta es uno de sus componentes.

El Proyecto ZACK, que apoya la implementación del Plan de Desarrollo Económico Compatible con el Cambio Climático en los Sectores Cemento y Residuos, es desarrollado por el Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL) y la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ), con apoyo financiero del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de la República Federal de Alemania (BMU).

El macroacuerdo fue firmado por los alcaldes de los municipios San Cristóbal, Bajos de Haina, Cambita, El Pueblecito, Sabana Grande de Palenque, la alcaldesa de Yaguate y los directores de los distritos municipales Doña Ana, Hato Damas y Hatillo.

El acuerdo comprometió al CNCCMDL y a la GIZ con la instalación de las composteras, a impartir talleres de capacitación a profesores responsables de las composteras escolares, así como a facilitar apoyo técnico para la concienciación de ciudadanos y ciudadanas de los municipios a través de los centros comunitarios, y a cooperar en las actividades de seguimiento, en escuelas y comunidades, a requerimiento de los municipios y distritos municipales, hasta el cierre del Proyecto ZACK. El Centro para el Desarrollo Agropecuario y Forestal (CEDAF) es responsable de coordinar la iniciativa de Compostaje Escolar en San Cristóbal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *