Padres bilingües: ¿qué ventajas ofrecen a sus hijos?

El aprendizaje de un segundo idioma es casi que uno de los mínimos básicos que exige la educación de este siglo para poder interactuar con las diferentes culturas y que los jóvenes puedan desenvolverse en los espacios laborales. Por ello, expertos señalan la importancia de que los padres aprendan un segundo idioma para que, cuando decidan tener hijos, el aprendizaje en los pequeños se facilité gracias al conocimiento que sus progenitores ya tienen de él.

Desde temprana edad un niño es receptivo a toda la información que se le transmite. Pero expertos hablan de los tres años como el momento en que los pequeños pueden empezar a diferenciar un idioma de otro. Es en esta etapa cuando más se debe impulsar en un menor el aprendizaje de un segundo idioma, y las ventajas de que sean sus propios padres los que se dan a la tarea porque ellos mismos son bilingües, aumentan en estas familias que inclusive, pueden llegar a ser políglotas.

“Un padre tiene la capacidad de apoyar a su hijo en su propio proceso de aprendizaje de un idioma, con sus tareas, con la motivación, con el ejemplo. Es el mejor escenario para que un niño, en un ambiente cómodo como el de su hogar, pueda realizar actividades con sus padres como ver programas de televisión, escuchar música o leer libros en inglés. Esto hará que el niño tenga ventajas competitivas frente a otros chicos, pues aprenderán el idioma mucho más rápido”, dijo a ELTIEMPO.COM Sam Day Weber, docente de inglés en el British Council.

Según el docente, que los niños vean a sus padres interactuando con otras personas en otro idioma diferente al suyo es también un factor de motivación para los pequeños. “El niño se abrirá a otras culturas y tendrá muchas más ganas de entenderse con los demás en una lengua diferente”, agregó Day Weber.

Para Maria Clara Delgadillo, psicóloga de la Universidad Santo Tomás, “los niños aprenden mucho más rápido las cosas cuando provienen de con sus padres, son su primer acercamiento al mundo y su forma de impulsarse para aprender cosas nuevas”.

Según Delgadillo, “esto tiene ventajas en el cerebro del pequeño, pues el conocimiento se adquiere con la mejor disposición y siempre queriendo imitar el comportamiento de sus progenitores”. Esto quiere decir que si un padre maneja bien el idioma inglés, tiene buena pronunciación y buena gramática, su hijo va a querer imitarlo y seguramente tendrá un mejor nivel en el colegio.

Por otro lado, para Rebecca Smith, coordinadora de Jóvenes Estudiantes en el British Council, “que los padres sean bilingues y traten de tener horarios de solo hablar inglés en casa, enfrenta a los pequeños incluso a tener que pedir lo que necesitan en otro idioma, los reta y les ayuda a defenderse, lo cual puede trasladarse a su salón de clases donde probablemente se vana a encontrar con un docente que solo les va a estar hablando en inglés”.

Los tres expertos coinciden en que hoy en día los padres tienen cientos de herramientas que pueden apoyar estos procesos, tanto para ellos como para los niños y que usualmente son de muy fácil acceso, incluso gratuitas. British Council, por ejemplo, tiene plataformas enfocadas tanto a los adultos como a los chicos, todas sin pago y con contenido interactivo (videos, audios y juegos). Pero también existen diversas aplicaciones, libros y videos en línea que pueden ser utilizados como herramientas e apoyo”, agrega Smith.

Aprender y avanzar juntos, la edad no es un obstáculo

Están también los casos en los que los padres no dominan un idioma, pero quieren empezar a aprenderlo. Para ellos, aseguran los expertos, es recomendable incluso que se sienten con sus hijos, quienes también están empezando su proceso de inmersión en un idioma, para que juntos puedan intercambiar inquietudes y logren avanzar juntos.

“Un padre no debe preocuparse si su hijo aprende más rápido que él o habla mejor inglés que él. Lo importante es ese proceso de sentarse juntos y compartir un espacio que les permita interactuar como familia y construir conocimiento juntos”, asegura Day Weber.

Fuente: abcdelbebe.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *