Educar para el cambio

Elizahenna Del Jesús
elizahenna.deljesu[email protected]
Santo Domingo

Debemos motivar para el cambio, para la reestructuración de ideas, para la autorreflexión y la transformación, para la desintoxicación Sí, la limpieza del sistema educativo.

Nuestros niños y niñas están siendo expuestos a toda clase de información en la actualidad. Ya no hay censura.

La violencia intrafamiliar, la delincuencia, el poco tiempo que le dedican papá y mamá, la temática trabajada tanto en la música y los programas televisivos incitan a la violencia, corrompen el trabajo que desde la escuela se hace.

Es bueno que el docente al inicio de cada año escolar se plantee metas, se analice, se cuestione y busque la manera de innovar para mejorar su práctica  educativa.

Esta práctica evidencia que hay un querer hacer mejor las cosas, que hay una preocupación por ser mejor y ayudar a otros a ser mejor.  Es por ello que,  escribo estas líneas, y las dirijo solo a ti docente, maestro y amigo, a ti que tienes en tus manos el poder de hacer cambios, a ti que detrás de esas cuatro paredes tienes la oportunidad de hacer maravillas en esos niños y niñas que este año escolar se te confían, a ti que trabajas por vocación, porque te gusta lo que haces y reconoces el incalculable valor  de tu oficio.

En positivo

Hoy te hablo de una nueva filosofía, de un nuevo modo de hacer, de una práctica positiva, de una metodología no solo para la primera semana de clases sino para el año escolar completo y para todos los años escolares que tengas la dicha de aportar a la sociedad.

Trabajar el positivismo en el aula, que todo lo que tus alumnos y alumnas vean sean acciones positivas, que todo lo que tengan que hacer contenga una chispa de esperanza, amor y magia.

Que tus palabras, tu mirada y hasta tu forma de vestir les hable de lo bello de la vida, de esa parte dulce que la sociedad de hoy no le sabe mostrar, de esa bondad que aún no han tenido el privilegio de disfrutar.

Cuando comiences a implementar prácticas positivas verás menos violencia en tu aula, verás niños más buenos, verás mejores resultados académicos, verás que has creado un espacio positivamente educativo. Podrás evidenciarlo en el deseo de tus niños de asistir a clases, en la admiración que desarrollarán alumnos y padres hacia tu persona y en la entrega con la que realizarán sus labores.

Resultados

Entonces, maestro y maestra, ¿crees que vale la pena intentarlo? ¿Crees que los resultados de esta práctica servirán de algo? Los resultados no los verás de la noche a la mañana, pero los verás y será gratificante saber que lo lograste en tu espacio y desde tu área. Tu ejemplo llegará a otros lugares, llegará a la maestra que comparte contigo, a la coordinadora que te guía, al director que te supervisa, a los padres que te recomendarán y, lo más importante de todo será el dulce recuerdo que impregnarás en tus estudiantes, eso no lo podrá empañar nada en el mundo.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *