10 consejos para un exitoso regreso a clases

La vuelta a clases no es para nada sencilla, y si no nos organizamos puede convertirse en un caos. Es fundamental que la familia entera se vaya preparando, no solo con la compra de útiles e ideas para los almuerzos, sino también mentalmente.

Para que el comienzo del ciclo lectivo sea un lindo momento para tus hijos, te recomiendo que sigas estos consejos para un exitoso regreso a clases.

#1 Check list

Primero y principal, para que puedas organizarte y tener a tiempo todo lo que se necesita para el comienzo de clases es fundamental definir cuáles son tus pendientes.

Útiles, horarios, almuerzos, guardapolvo, libros… la lista puede ser más larga de lo que pensás.

Colocá post it en la heladera o armá una lista para ir tachando todas las tareas terminadas.

#2 ¡De compras!

Una buena forma de mentalizarse es ir todos de compras por los útiles y elementos pendientes.

Hacerlo junto a tus hijos es una linda actividad para compartir en familia y a la vez es una gran oportunidad para hablar sobre la vuelta a clases, darles consejos y prepararlos para que tengan un buen comienzo.

#3 Ser su sostén

Para algunos niños, el primer día de escuela puede ser causa de estrés y nervios. Por eso, es importante que tanto nosotros como las maestras seamos accesibles y los acompañemos para que se sientan confiados y relajados.

#4 Reunirse con sus compañeros

Antes de comenzar las clases es bueno que tu hijo se reúna con algunos compañeros. De esa forma, se va a integrar mejor y va a perderle el miedo a la vuelta a clases.

Organizá meriendas en casa o salidas que pueda hacer con sus amigos.

#5 Ser optimistas

Como mamás y papás, tenemos una gran influencia sobre nuestros hijos y es importante que les transmitamos pensamientos positivos.

Tenés que animarlo y prepararlo para que vea la vuelta a clases como una posibilidad de juntarse con antiguos compañeros, hacer más amigos y aprender cosas nuevas.

#6 Papás conectados

Por lo general, algún familiar siempre acompaña a los chicos a la escuela. En ese sentido, la entrada y la salida del colegio son una excelente oportunidad para contactarte con ellos y pedirles sus teléfonos.

Ya sea porque querés invitarlos a un cumple o hacer una consulta puntural, siempre es útil estar comunicada con otros papás y mamás.

#7 El descanso sí importa

Es importante que los niños descansen bien durante la noche, sobre todo antes del primer día. Procurá que tengan una buena alimentación y ocho horas de sueño para que estén con energía y ánimos de aprender.

En lo posible, evitá que miren la tele, usen la compu o el celular hasta altas horas.

#8 Armar un calendario

¿A tus hijos les gusta hacer manualidades? ¿Por qué no armar con ellos un calendario con dibujos y colores? Además de ser divertido, puede ayudarlos a organizarse con los deberes y las fechas de las pruebas.

Cumplir con las tareas a tiempo va a hacer que el día a día les sea más fácil durante todo el año.

#9 Actividades extracurriculares

Es bueno que los padres incentiven a sus niños a realizar actividades extracurriculares, como deportes u otros hobbies. Es una gran oportunidad para que se interesen por diferentes cosas, conozcan nuevas personas y vayan formando su identidad.

#10 Metas para el año escolar

Si bien puede parecer ambicioso y exigente, hecho de la manera correcta establecer metas puede ser muy útil. Hablá con ellos sobre las cosas que les gustaría lograr en este año escolar, desde participar en una obra de teatro hasta entender matemática.

Es una buena forma de explorar junto a ellos sus deseos y sentimientos, y de establecer objetivos sanos, que no se basen en la competencia.

Fuente: vix.com

La generación Z, la que mejor se adapta al cambio

Ser nativos digitales les permite mejor adaptación al cambio y saber actuar con rapidez.

  • La conectividad es el factor que más les diferencia de otras generaciones y que les influye y tanto a nivel personal, como profesional.
  • Analizamos por qué la generación Z es la que mejor reacciona a los entornos cambiantes y a la evolución constante de la era digital.
  • Frente a su capacidad de adaptación al cambio y su capacidad de reacción, la generación Z debe hacer frente a otros programas como su excesivo individualismo o el desarrollo de sus habilidades blandas en la era digital.

Si los Millennials ya ha sido considerada la primera generación disruptiva que ha cambiado la forma de entender la tecnología, la educación y el desarrollo profesional; con la llegada de la generación Z a las universidades y al mercado laboral, las reglas del juego se están transformando por completo.

Se tratan de generaciones diferentes pero que se caracterizan por un rasgo novedoso: su conectividad y cómo esto influye en su toma de decisiones y su evolución personal y profesional.

Sin importar nacionalidad, clase social o intereses, la generación Z es el grupo social que ha crecido con Internet y que les permite superar muchas barreras y reaccionar con rapidez ante cualquier necesidad o deseo que tengan.

¿Por qué la generación Z lidera la adaptación al cambio?

Estas son algunas razones por las que estos nativos digitales saben aprovechar la conectividad para solucionar problemas y responder con rapidez ante cualquier cambio.

Son autodidactas

Son la generación que se forma y aprende cosas nuevas gracias a los recursos que encuentran en Internet.

Valoran los tutoriales como forma de aprendizaje y tienen a su disposición miles de MOOCs y recursos que les enseña cosas nuevas, en los canales que usan desde pequeños.

El contexto en el que han crecido

Son jóvenes que han crecido en una época con grandes cambios sociales, económicos y políticos.

Entienden y fomentan la diversidad social, el cambio de roles sociales y el empleo de la creatividad para definirse, crecer y diferenciarse.

¿Individualistas o implicados?

Su crecimiento digital y continua conectividad les ha provocado que sean considerados como personas que incentivan el individualismo y la desconexión social.

Sin embargo, a pesar de que carecen de ciertas habilidades sociales y emocionales, la generación Z tiene entre sus aspiraciones sociales, que su trabajo y conocimientos sirva para generar un impacto social positivo.

La sostenibilidad, la igualdad y el trabajo colaborativo son cosas que les mueve y por las que se preocupan.

Actitud emprendedora

Saben que son la generación mejor adaptada al cambio y que han cambiado la concepción del liderazgo y del desarrollo profesional, por lo que no temen apostar por sus propias ideas y ser sus propios jefes.

Cultura DIY

El Do it yourself es su forma de buscar soluciones, responder con rapidez y adaptarse al cambio.

Saben que su conectividad constante les permite contar con los recursos para mejorar su entorno y conseguir lo que necesitan.

Vuelta a lo tradicional

Aunque son nativos digitales, sienten cierto rechazo hacia el abuso de las redes sociales y valoran la comunicación cercana y personal para los temas profesionales, el trabajo en equipo o la colaboración.

Está claro que su forma de entender el mundo y sus aspiraciones son importantes para las empresas y la sociedad, así como determinantes para la evolución del mundo educativo y profesional.

Fuente: universia.es

¿Pasa el tiempo y te sientes estancado?

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Puede ser que al pasar el tiempo nos sintamos estancados y nos preguntemos: ¿cuándo voy a realizar aquello que tanto he soñado?, ¿cuándo tendré mi propio negocio?, ¿qué cosas importantes he conseguido? La razón es que desde jóvenes nos planteamos en nuestras mentes, proyectos que quisiéramos ver realizados en un futuro. Pero al pasar el tiempo no sentimos que hemos conseguido llegar a esa meta que nos produzca una satisfacción personal o profesional.

Sobre esto, Cristina Shima, en el artículo “Cómo alcanzar tus metas”, señala que: “Conseguir metas no tiene nada que ver con conseguir éxitos. Más bien tiene que ver con aprender y vivir experiencias nuevas que nos merecemos. Porque el éxito no es conseguir una simple medalla. Es la aventura de lo vivido y aprendido”.

Por lo que, debemos estar conscientes que las cosas no llegan por sí solas, sino por el gran desafío personal que estemos dispuestos a atravesar para alcanzar aquello que tanto anhelamos.

La autora expone que lo principal es poner a prueba habilidades tales como: iniciativa, resolución de problemas, creatividad, planificación, motivación, concentración, orientación al logro, compromiso, productividad y gestión eficaz del tiempo.

Existen factores que pueden ser los causantes de que no avancemos hacia la meta. El primero que podríamos considerar es el miedo; a sentir que nuestras ideas son pequeñas, que es difícil lanzarse solo o que no hemos llegado a conseguir los recursos económicos necesarios.

Para lograr emprender esas ideas lo ideal es confiar en nuestras capacidades. Tal como indica Shima:

Todas nuestras metas son:

-Grandes, por pequeñas que sean.

-Difíciles, por fáciles que parezcan.

-Personales, nuestras y de nadie más.

-Ilusionantes, ya que el hecho de ponerse una meta concreta y dar los primeros pasos genera una sensación especial de bienestar y felicidad.

Debemos tener claro que lo más conveniente es arrancar sin prisa, comenzar a dar pequeños pasos. Crear sobre todo la mayor disciplina para conseguir nuestro deseo u objetivo final. Lo importante es dar nuevos pasos con atrevimiento y seguridad.

Mentalidad de emprendedor

Tener una mentalidad de emprendedor te permitirá reconocer y valorar todas las capacidades y potencialidad que habitan en ti. Es ir sobre la marcha, afrontando esos momentos difíciles con la mejor actitud, siempre sabiendo que toda dificultad es una gran oportunidad para dejar una enseñanza y adquirir experiencia. “Es necesario sembrar en tu mente la capacidad de pensar como un verdadero emprendedor y de tener una fortaleza mental y emocional, esto es lo que te llevará a ir más allá de tus límites, es lo que te dará la confianza de ir más allá de lo que crees que puedes lograr”, Mariangela Andrade, (2017).

Consejos para emprender un negocio 

Lo primero es tener enfoque. No quedarte soñando en tu escritorio en ese negocio que quieres emprender. ¡Llévalo a la realidad! Parte de las acciones que debes ejecutar según expertos son: 1. Realizar una investigación de mercado.

2. Asesorarte legalmente.
3. Tener presencia en la web.
4. Generar una base económica.
5. Desarrollar una identidad propia.
6. Formar un buen equipo.

Emprendedor

“Ser emprendedor significa ser capaz de crear algo nuevo o de dar un uso diferente a algo ya existente, y de esa manera generar un impacto en su propia vida y en la de la comunidad en la que habita. A su vez, a este individuo no sólo le surgen ideas, sino que también es lo suficientemente flexible como para poder adaptarlas”. Formichella, (2004).

Niños en casas ajenas: reglas de etiqueta para tener en cuenta

¿Hay que hacerles caso siempre a los adultos a cargo? ¿Y llevar algo de comer? ¿Hay que llevar algún regalo para los anfitriones cuando se trata de estadías largas? En esos casos, ¿cómo es el manejo del dinero que los niños eventualmente llevan para gastos personales? ¿Y cómo se maneja la intimidad a la hora de, por ejemplo, el baño o de cambiarse la ropa? Estas son algunas de las muchas preguntas que los padres se formulan cuando sus hijos son invitados a pasar una noche, un fin de semana o unas vacaciones en casas de amigos. Y aunque las opiniones al respecto varían de familia en familia, existen ciertas ‘reglas de etiqueta’, ciertos consensos tácitos que facilitan estas situaciones.

‘Portarse mejor que en la casa de uno’ es una máxima a la que adhieren muchos padres a la hora de dar el sí cuando sus hijos preguntan si pueden ir a la casa de este o aquel.“Con respecto a las buenas costumbres, obviamente siempre les digo que se repite como himno ‘por favor’, ‘gracias’, ‘buen día’, ‘buenas noches’. Si no te gusta la comida, dices ‘no, gracias’ ”, cuenta Soledad Bolomo, de 44 años, mamá de pequeños y adolescentes, de 20, 15 y 9 años.

En materia de autoridad, los padres suelen coincidir en que cuando el menor juega de visitante, esta la ejerce el adulto anfitrión, y que llamar a papá o a mamá para dirimir si seguir las reglas de la casa solo se aplica a cuestiones de fuerza mayor. “Los padres que están ahí ofician de autoridad, y donde van mis hijos deben tener claro que es la autoridad la que pone las reglas –afirma Fabiana Suárez, de 35 años, mamá de un niño de 15 y una niña de 14–. Si son padres que se exceden, ellos sabrán si no se sienten cómodos si vuelven ahí o no, pero no es opción no responder a esa autoridad”.

Por el contrario, agrega, “si son padres más permisivos que nosotros, mis hijos tienen claro cuáles son nuestras reglas y hasta dónde ellos llegan o no, pero tengo claro que estoy delegando la autoridad en alguien y tengo que confiar. Lo mismo espero de alguien que manda a sus hijos a mi casa, que confíen en mi criterio, y por eso soy más cuidadosa cuando hay invitados que cuando no los hay”.
La autoridad es siempre del mayor a cargo. Cuando mis hijas son las invitadas confío en su buen criterio para que me llamen ante algún problema”, coincide Natalia Rivas, mamá de tres niños de 7, 13 y 16 años. “Cuando estoy a cargo de menores ajenos soy bastante clara con lo que se puede hacer y lo que no, y cumplo (y hago cumplir) las pautas prefijadas. Así que existe un primer filtro: mis hijas les avisan a sus amigas que acordamos las actividades, hacemos un contrato tácito que no se modifica a no ser por causas de fuerza mayor. Si alguna es poco permeable a esas reglas en general, deja de participar en estos encuentros”, agrega Natalia.

“Las normas de protocolo son tácitas y varían de acuerdo con cada niño, con la edad de los amiguitos y, sobre todo, con cada familia –afirma Celeste Celano–. Lo más importante sería destacar el sentido común por sobre todas las cosas, en donde es saludable sentarse con los hijos antes de acudir a casas de amigos, y conversar sobre el comportamiento en la inserción y dinámica de la familia a visitar”.

Colaborar con comidas

Aunque no es obligatorio, muchos padres y madres coinciden en que es una buena costumbre que cuando los hijos van a casa ajena por períodos que implican desayunos, almuerzos o cenas lleven algún comestible para compartir. “Siempre llevan algo para compartir. Según el horario, algo para probar, postre, helados, algo para el desayuno, bebidas”, dice Soledad.

“Hay niños que cuando invitan a dormir piden plata para ordenar pizza, otros que no –agrega Fabiana–. En mi casa, hasta cierta cantidad de invitados, la comida la ponemos nosotros; si son un grupo más grande, acepto que se autogestionen con libertad”. El tema del dinero adquiere importancia cuando se trata de estadías largas, como pueden ser las vacaciones en las que los hijos son invitados por familias de amigos. Existen distintas modalidades para colaborar con el gasto que representa un veraneante extra.

“Además de hacerme cargo de costos obvios como pasajes, excursiones o salidas, cuando mi hijo es invitado de vacaciones por amigos lleva dinero para colaborar con los gastos comunes, como ir al supermercado o salir a comer afuera”, cuenta Javier Jiménez, de 39 años, papá de dos niños de 13 y 15 años.

“Cuando mi hija se fue de vacaciones con otra familia, yo desconocía el manejo financiero que ellos hacían con su hija, así que acordé que tendrían ambas el mismo presupuesto y que lo determinaba la familia que las llevaba”, agrega Fabiana.

Como anfitriona de grupos a veces numerosos, Natalia cuenta: “En vacaciones básicamente acordamos un monto diario por invitada. Si son muy pequeñas para administrarse, me lo dan a mí; si no, cuando llegamos a destino hago las compras en común, divido por las que somos, y cada una me da su parte. Si vamos a comer afuera, cada una paga lo propio”.

Si de largas estadías se trata, muchos consideran una regla de etiqueta tácita un agradecimiento a la familia anfitriona que va más allá de lo verbal. “Siempre hago algún regalo a los anfitriones cuando vuelve –cuenta Fabiana–. Además, le doy plata a mi hija antes de ir expresamente para que algún día invite algo, desde churros en la playa hasta salir a tomar un helado”.

Mariana González, de 42 años, mamá de un varón de 14 y una niña de 9, actúa de la misma forma: “Este verano mi hijo se fue de vacaciones con la familia de un amigo y llevó de regalo un adorno para la casa de veraneo, así como plata para invitar a su amigo a alguna actividad”.

Cuidados personales

Uno de los aspectos que más preocupan a los padres cuando sus hijos comienzan a ir a casas ajenas es el cuidado de la intimidad, ante situaciones como la de tener que cambiarse o bañarse fuera del hogar. “Ni mi hijo ni mi hija se bañan en casas ajenas, ni nada que tenga que ver con su higiene personal tiene lugar fuera de casa –dice Mariana–. Cuando van a dormir a la casa de amigos van bañados o se bañan al día siguiente. También les digo que si se tienen que cambiar lo hagan a puertas cerradas”.

Natalia, desde el lugar de anfitriona, coincide en la necesidad de resguardar la intimidad de los invitados: “Cuando vienen a casa, yo soy más que cuidadosa con su intimidad, extremando las formas para que no haya ningún malentendido –cuenta–. Con las más pequeñas, si tengo que hacer algo que pueda ser malentendido antes hablo con la mamá, y llegado el caso prefiero que, por ejemplo, no se bañen en casa y se queden sucias antes que invadir sus intimidad”.

Para padres desorientados

Autoridad: El adulto que oficia de anfitrión es quien pone las reglas; llamar “a la casa” para cuestionar esa autoridad solo es para casos excepcionales.

Compartir: Si la visita implica participar en comidas, llevar algo para compartir es un buen gesto.

Dinero: En estancias largas, como vacaciones, se aconseja que los niños lleven dinero (o se lo den al adulto a cargo) para gastos personales.

Fuente: abcdelbebe.com

¿Qué pueden hacer las universidades para fomentar el emprendimiento en los estudiantes?

Las bajas tasas de emprendimientos universitarios indican que tal vez las universidades deberían fomentar la mentalidad emprendedora entre sus estudiantes.

La combinación de la audacia de la juventud, el espíritu aventurero y las ganas de explorar nuevos horizontes tanto académicos como laborales, combinados con las innumerables ventajas de emprender un negocio propio hacen que la mayor parte de los universitarios desee crea su propia empresa al culminar los estudios formales o incluso durante el transcurso de la carrera.

En el Reino Unido, la cuarta parte de los estudiantes universitarios maneja la posibilidad de generar un emprendimiento propio al culminar los estudios, de acuerdo a los datos revelados por una investigación de la filial local del Banco Santander. Sin embargo, la realidad demuestra que solo el 10% continúa con esa idea al culminar la universidad, demostrando así que en el transcurso de la carrera la motivación inicial se fue diluyendo hasta desaparecer.

En su investigación, Santander también consultó a los jóvenes acerca del respaldo recibido por parte de la universidad como apoyo a esa postura emprendedora. Más de un tercio de los entrevistados calificaron el apoyo y la información ofrecida por la universidad como “buena”, pero indicando que podría ser mejor.

Pero ¿Qué pueden ofrecer las universidades a los estudiantes para ayudarlos a emprender? ¿Qué deberían hacer? ¿Generar planes específicos? ¿Dotarlos de los conocimientos necesarios para iniciar un negocio, independientemente de la carrera elegida? La respuesta, en realidad, dependerá de cada centro y lo que espere del futuro profesional de sus egresados. De todos modos, resulta impensable concebir a una universidad actual sin un –por lo menos- ligero tratamiento del mundo del emprendedurismo o las cualidades de un buen emprendedor. Considerando la realidad actual, todo centro educativo debería intentar acercarse a la modalidad de empleo que sin lugar a dudas se convertirá en la dominante durante los próximos años.

La mayor parte de los centros educativos considera a sus egresados solo al momento de medir las tasas de egreso de la institución, considerando como profesionales en ejercicio únicamente a aquellos que se desempeñan en un empleo formal de manera dependiente. Quienes deciden poner en marcha su propio negocio acostumbran a quedar por fuera de estas estadísticas, generando así un panorama engañoso y poco fiel a la realidad de la inserción laboral que presenta cada centro. Centrarse en las cifras de empleabilidad lleva a los centros a olvidar la importancia de la generación del espíritu empresarial en sus egresados.

Algunas de las universidades más destacadas del mundo intentan revertir esta situación, planteando soluciones específicas. La Universidad de Leeds, por ejemplo, dispone de un plan para que sus estudiantes ocupen un año entero para trabajar en la idea de su negocio, con asesoramiento profesional, espacios físicos para desarrollar el proyecto e incluso establecer oficinas, y un plan de asesoramiento mensual. Por su parte, el University College de Londres creó un centro para la iniciativa empresarial con el que busca asesorar tanto a estudiantes como al público en general que presente interés por la creación de un negocio propio.

En conclusión, podría decirse que centros pioneros del mundo comienzan a tomar medidas para fomentar el emprendedurismo en sus jóvenes, aceptando las tendencias mundiales que celebran la mentalidad emprendedora. Considerando esta tendencia, la decisión de continuar este camino o estancarse en la simple revisión de las cifras de empleabilidad dependerá de cada centro.

Efemérides Patrias aclara confusión por Día de la Bandera

El presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, Juan Daniel Balcácer, remitió una comunicación en la que aclara la confusión en torno a la fecha en que se celebra el Día de la Bandera Nacional en el país.

Explicó que el Día de la Bandera Nacional realmente es el 27 de febrero, porque en esa fecha, en 1844, fue cuando la enseña tricolor ondeó por primera vez sobre el Baluarte de El Conde. Ahora bien, como el 27 de febrero es un día festivo, no laborable y no hay docencia, es costumbre rendir tributo a la bandera nacional días antes del 27 de febrero.

Agregó que como el 27 de febrero también es el Día de la Independencia y, por mandato constitucional, el Presidente de la República debe comparecer ante las cámaras legislativas reunidas en Asamblea Nacional, tampoco hay tiempo para destinarle atención especial a la bandera, toda vez que el país político y los medios de comunicación están atentos al contenido del mensaje presidencial.

Diversas instituciones públicas y privadas rinden tributo a la bandera el 22 de febrero de cada año.

El 22 de octubre de 1962, el Consejo de Estado, presidido por Rafael F. Bonnelly, promulgó la Ley No. 6085, cuyo texto es el siguiente:

“CONSIDERANDO que por ser la bandera un símbolo de la Patria ninguna fecha más acertada para honrarla y enaltecerla que el 27 de Febrero en que se celebra la Independencia Nacional, con lo cual se conmemorará, junto con el nacimiento de la República el día en que flotó por vez primera nuestro pabellón, libre y orgulloso, en el legendario Baluarte del Conde;

HA DADO LA SIGUIENTE LEY:

ARTICULO ÚNICO. Se instituye como Día de la Bandera el 27 de Febrero de cada año, aniversario de la Independencia Nacional.

DADA por el Consejo de Estado en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional. Capital de la República Dominicana, a los veintidós días del mes de octubre del mil novecientos sesenta y dos, años 119º de la Independencia y 100º de la Restauración”.

El 22 de marzo de 1967 el Congreso Nacional promulgó la Ley No. 108, estableciendo los días festivos y por tanto no laborables para las oficinas públicas y particulares. En su artículo primero, al referirse al día en que se festeja la proclamación de la República, se lee: “el 27 de Febrero, Aniversario de la Independencia y Día de la Bandera”.

Fuente: cdn.com.do

Enseña a tu hijo los límites de abrazar y besar a los demás

Es muy común que los padres le digan a sus hijos “saluda con un beso al tío”, “Dale un abrazo al abuelo”. Y suele suceder que muchas veces el niño no quiere, y los padres obligamos a nuestros hijos a hacerlo.
Los niños desde muy pequeños conocen el mundo a través del tacto. No es raro entonces que demuestren su afecto a través de besos, caricias, abrazos y contactos (y hasta algunas veces, mordiendo). Según los expertos, los niños que besan y abrazan a todo el mundo deberían conocer que existe un límite para ello.

Es muy lindo cuando los pequeños son cariñosos. Nos encanta que nuestros hijos nos llenan de abrazos y besos. Pero ¿qué pasa cuando esos besos y abrazos los reparten por doquier, a cualquier persona o compañerito de la guardería? Casi sin preguntar, con sus besos (a veces en la boca) y sus abrazos de ternura, sin darse cuenta de que a veces no están respetando el espacio del otro. Y eso, es algo que le debemos enseñar los padres.

 De acuerdo a Fatherly, y según el terapeuta familiar Dolan Del Vecchio, son los padres los que tienen que moldear el comportamiento de los niños y enseñarles a respetar al otro, y hacerles entender que los besos y abrazos, por más que sean demostraciones bonitas de afecto, no siempre deben darse en cualquier momento, lugar, ni mucho menos a cualquier persona sin preguntárselo. El terapeuta dice “Muchos padres no respetan los límites físicos propios de su hijo, y mucho menos los límites físicos entre marido y mujer. Los padres deben tener una idea de sus propios límites razonables entre sí, con otros adultos y con sus hijos, porque si no lo hacen sus hijos van a hacer lo que sea que hagan “.

Es decir, que si eres de tomar por la fuerza a tu hijo para besarlo y abrazarlo, aunque él grite que no quiere, entonces él o ella puede replicar esa conducta con sus compañeritos o compañeritas de la escuela.

Especial

Pedir permiso antes de la demostración

Del Vechio quiere dejar en claro que, cuando un niño aún no domina el lenguaje, es normal que los niños agarren a otros y abracen y necesiten ser agarrados y abrazados por sus padres, pero conforme van creciendo, son los padres quienes mediante el lenguaje deben explicarle a sus hijos que no todos los amiguitos quieren ser besados efusivamente.

Está bien que los padres fomenten el abrazo de su hijo a un amigo del preescolar al encontrarse o al irse de la escuela, a modo de saludo de bienvenida y despedida. También está bien alentar a un niño a preguntar antes de abrazar y besar al amigo o amiga. Pero el terapeuta explica que lo que también es importante, es que el niño entienda que el problema no está en el afecto, sino en no pedir permiso.

Lo que se debe lograr es el equilibrio. Es decir, hacerle entender al niño que mostrar afecto está bien, pues es un valor en la amistad, pero que es fundamental el respeto al otro de su cuerpo y su espacio personal.

Por otra parte, enseñarle a los niños a no ser excesivamente afectuosos y demostrativos con cualquier persona los protege de los peligros que implica brindar demasiada confianza a un extraño. Asimismo, el terapeuta recomienda enseñar a los niños acerca de los nombres propios de las partes del cuerpo, así como la privacidad de las zonas íntimas y que nadie debe tocarlas bajo ningún punto de vista.

Internet

Cómo enseñarle a un niño excesivamente cariñoso

  • Modelar los buenos límites personales, así como los límites físicos con amigos y otros miembros de la familia.
  • No reaccionar a las violaciones de límites con enojo sino con cordura.
  • Recordarles a los niños que es importante preguntar antes de abrazar y besar a alguien, y que se trata de respeto.
  • Estar atento a la enseñanza del peligro de besar a los extraños.
  • Ayudar a los niños a comprender con quién debe hablar si se lo toca de manera inapropiada.

Y al revés, también

Así como le enseñamos a nuestros hijos a no ser excesivamente afectuosos y demostrativos con sus amigos o personas desconocidas, es fundamental que los padres creemos conciencia acerca de cuántas veces los niños se sienten obligados a saludar a las personas que no quieren.

Es muy común que los padres le digan a sus hijos “saluda con un beso al tío”, “Dale un abrazo al abuelo”. Y suele suceder que muchas veces el niño no quiere, y los padres obligamos a nuestros hijos a hacerlo. Ello deja un doble mensaje oculto, pues el niño está aprendiendo que no es dueño de su cuerpo y que un adulto puede decirle qué es lo que debe hacer y a quién tiene que besar. No se trata de inculcar malos modales, sino de respetar la voluntad del niño y escuchar su voz interior que le dice que por algún motivo no quiere besar a ese adulto.

Fuente: vanguardia.com.mx

Cómo ser feliz: 7 claves científicamente probadas que te ayudarán todos los días

“Felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces, está en armonía” Mahatma Gandhi.

¿Por qué parece tan complicado ser feliz?

Sí, yo también me he preguntado eso muchas veces. Quizás te sucede como a mí que, la famosa “zona de confort” ya no es suficiente, sino que más bien, resulta una “incómoda comodidad”.

O quizás, sólo tienes esa sensación de que, debe haber alguna manera de que se sienta mejor la vida. Si es así… ¡Felicitaciones para aquellos que como yo, se animan a cuestionarse las cosas y quieren saber como ser feliz, o al menos quieren intentarlo!

Que te encuentres aquí, leyendo estas líneas, ya es un buen signo de que estas dispuesto a cambiar. ¡Qué bien que así sea, porque preparé varios tips que a mí me han ayudado (es un trabajo diario ser feliz) y que estoy segura de que, por ser científicamente probados, si los pones en práctica, tú también podrás conseguirlo.

1- PRIMERO, ELIGE SER FELIZ, LUEGO  PIENSA EN CÓMO SER FELIZ.

Bonnie Ware, trabajó en cuidados paliativos acompañando a pacientes a quiénes les quedaban pocos meses de vida. En este proceso logró concluir que, elarrepentimiento que comúnmente manifestaban esas personas, era: “Ojalá hubiese tenido el valor de vivir una vida propia, no la vida que otros esperaban de mi“.

La vida es una sola y demasiado corta para que esperemos ingenuamente esemomento perfecto, en el cual creemos que la felicidad bajará de algún cielo, e ingresará a nuestra vida en forma de dinero, oportunidad, persona, etc. Y que simplemente con abrazar ese instante, juntaremos la fuerza para: ¡empezar a ser feliz!.

No. La felicidad es un viaje mucho más largo que ese, más profundo, y más reconfortante, por cierto.

Un estudio realizado por June Gruber (psicóloga de Yale), sugiere que buscar constantemente cómo ser feliz, puede generar angustia. Esto sucede cuando quienes la buscan, lo hacen pensando en que todo lo que se sugiere realizar para alcanzar la felicidad, DEBE de hecho hacerlos felices, y no saben lidiar con la frustración, si los resultados no aparecen en tiempo y forma.

Puedes empezar ahora mismo realizando simples cambios como:

  • perdona
  • deja ir
  • relájate (no puedes controlarlo todo)
  • prioriza la paz y no siempre la razón (es mucho más saludable)
  • redefine tus valores
  • sonríe un poco más
  • di gracias
  • no te presiones
  • come despacio y disfruta cada bocado
2- CAMBIA EL PARADIGMA: el éxito no te hace ser más feliz.Esto nos afecta a todos, porque es un paradigma que aún sigue instalado en la sociedad.

La presión cultural y social al respecto, nos ha llevado a creer que un título, un rol,una posición en una empresa, un cheque gigante a fin de mes, un proyecto que funciona, es lo que nos da la felicidad.

Pero: ¿qué seríamos nosotros entonces, si todo eso desaparece? En realidad, no está mal ni el cheque, ni la posición, ni el proyecto, lo que está errado es condicionar nuestra vida, y nuestra “felicidad” a eso, porque son cuestiones demasiado efímeras para que funcionen como único sostén de nuestra vida.

Por eso, el camino hacia el éxito, es completamente el inverso al que creemos, e inclusive, se puede obtener mucho, pero mucho más de lo que imaginamos, si lo recorremos de esta manera.

3-RODÉATE DE GENTE POSITIVA Y FELIZ

Un estudio realizado por BMJ Group concluye que la felicidad de la gente, depende en gran medida, de la felicidad de las personas con quién se conecta, pudiendo ser inclusive, un fenómeno colectivo.

Por eso, es necesario saber elegir quiénes estarán a nuestro lado, ya que la influencia tanto positiva como negativa, es muy grande.

¿Acaso no resulta agotador estar cerca de personas que lo único que hacen es quejarse, o que cualquier cosa los pone tristes, o que sienten insatisfacción con su vida, transfiriendo esa frustración con actitudes poco pacientes, poco amables y egoístas?.

Estas personas, lamentablemente, no hacen más que tirarnos hacia atrás, porque pareciera que, para ellas nada es perfecto, ni demasiado bueno, ni demasiado lindo, ni demasiado justo, ni demasiado prometedor, ni demasiado seguro,etc.

Ya sea hacer un viaje, empezar un proyecto, iniciar una relación, armar una fiesta, o elegir un restaurant para ir a cenar, todo se vuelve demasiado complicado y el día pareciera estar lleno de trabas. Estas cosas no nos ayudan a crecer, a avanzar, en síntesis, no aporta en nada en la vida de alguien que busca como ser feliz.

Si el agua que no fluye libremente, al estancarse se pone fea, así también sucede con la energía que nos rodea, con las situaciones que se nos presentan.

4- VIVE EL AHORA

Un estudio publicado en Sciencemag , indica que las personas pasan divagando un 47% de su tiempo, lo cual implica una constante ausencia del presente, de las decisiones que tomamos, de los momentos memorables… y luego nos preguntamos ¿cómo fue que llegó navidad tan rápido? ¿Cómo fue que todo esto sucedió este año?

El pasado no está, ya no cuentas con el ayer, menos aún con el futuro. Lo que tenemos es el presente, y es lo que debemos aprender a vivir.

Si uno piensa esto dos o tres veces, suena hasta de poco sentido común, querer experimentar o vivir algo que ya no está, o inclusive fantasear o preocuparse por cosas que ni siquiera aún han ocurrido, pero es así como, aparentemente, se nos pasa la vida. Por eso la nostalgia pesa tanto, por eso tantos arrepentimientos, tantos miedos sin sentido…

¿Por qué seremos tan insensatos y nos privamos del hoy? Hoy tienes salud, ahora estas tomando un café caliente, riquísimo, ahora estas abrigado, ahora el sol da en tu cara y puedes respirar, ahora tienes una pareja que te acompaña, una amiga que te llama, un jefe que te alienta, hoy es hoy.

¿Mañana tendremos esas cosas aún? Y… No sabemos, pero con certeza, vivir pensando en el pasado, o preocupados por el futuro, nos sacan de la vida que tenemos hoy, que es quizás la vida que nos puede hacer feliz, pero con tanto ruido, no podemos darnos cuenta.

5- REALIZA UNA ACTIVIDAD FÍSICA

Si estabas cansado, estarás con más energía, si estabas preocupado, estarás menos tenso, si no te gustaba tu cuerpo, te gustará más. Inclusive, si sufrías de insomnio, podrás relajarte y conseguir el sueño, lo cual nos permite además tener mejor humor, estar más lúcidos y focalizados.

Hacer ejercicios también funciona de manera muy poderosa para calmar trastornos de ansiedad. Un Estudio realizado por Daniel Lenders, de la Universidad Estatal de Arizona, indica que ejercitar funciona mejor que la relajación, que la meditación y música terapia, para episodios de ansiedad.

Así mismo, se realizó un estudio a través del cual, se comprobó que aún sin perder peso, a las personas que se le había asignado una rutina de ejercicios de 6×40 mins, luego del mismo tenían una mejor percepción de su cuerpo, en comparación con el grupo que se le asignó una actividad de lectura.

Los beneficios de la actividad física, trascienden todo lo relativos al cuerpo. Un estudio comprobó que aquellas personas con trastornos depresivos, a quiénes se le había suprimido todo tipo de droga y en su reemplazo realizaban distintas rutinas de actividad física, mostraban altos índices de recuperación, y lo más importante, bajos índices de recaída, en comparación con aquellos que sólo habían seguido un tratamiento con medicamentos.

6- PRACTICA LA GRATITUD

El acto de agradecer, es también una correlación de estar focalizado, de vivir el ahora, es un acto del presente, de estar viviendo tu vida hoy, porque está tuconciencia en cada una de las cosas que te están sucediendo, y en lo que tienes.

Parece tonto, pero para mí es fundamental agradecer tener todas mis extremidades: dos piernas, dos brazos, dos orejas (eso no es una extremidad pero me siguen con la idea), y cuando lo hago, automáticamente siento un alivio y felicidad de que cada cosa está en su lugar y que si quiero puedo salir a correr y ser libre por una hora. Puedo ver, puedo oler, puedo escuchar, puedo degustar los sabores del mundo, puedo sentir la textura de las cosas. Y eso realmente no tiene precio. ¿O no les ha sucedido de golpearse una pierna o quemarse un dedo, y que toda la rutina del día se vuelva un “infierno”?

7- ACOMPAÑA Y AYUDA A OTRAS PERSONAS

Según Cassie Mogilner, un investigador de la relación de como ser feliz y la administración del tiempo de Wharton School, llegó a la conclusión, a través de un estudio, que: “ cediendo algunas horas de nuestro día a otras personas,  genera la sensación, al final de la jornada, de que el tiempo fue mucho más abundante, inclusive mucho más que si hiciéramos algo para nosotros mismos durante nuestro tiempo libre”

Ya sea ingresar a un voluntariado, ser mentor de alguien, ayudar a un compañero, o ser por un momento confidente de un amigo que necesita de un oído, expande tu sentido del tiempo y resulta en una gran satisfacción.

No obstante, más allá del tiempo o del dinero, lo importante es el efecto que generan estas actitudes en los otros. Un simple gesto puede hacer sentir a alguien que vale la pena, que no está solo, y damos esperanza, aún sin saberlo.

Les dejo el siguiente video, que espero les inspire para poder cada día, no sólo hacer algo que nos haga bien a nosotros, sino a los demás.

Fuente: postcron.com

Lo dice la ciencia: los hombres también tienen síntomas de embarazo

En pueblos tan distintos y distantes como el wayú (la comunidad indígena de La Guajira) y la etnia polinesia de los maorís son los hombres y no sus mujeres los que se acuestan a gritar de dolor y a recibir las atenciones durante el embarazo. Se trata de algo sin duda criticado y hasta calificado de machismo extremo, en un mundo en el que la gestación femenina reclama la máxima consideración.

Sin embargo, en estas comunidades nadie lo cuestiona. De hecho, mientras ellas se dedican al trabajo en esta etapa, los señores son sujeto de cuidados especiales, reciben las visitas y la atención de vecinos, amigos y familiares.

El asunto es tan serio que algunos de estos varones llegan a experimentar dolores tan intensos que, de acuerdo con Rodrigo Córdoba, director del Departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, uno de cada cuatro hombres cuyas mujeres están en embarazo se ve obligado a solicitar tratamiento por este síntoma.

Pero los indígenas en mención no están solos. Se calcula que entre el 15 y el 65 por ciento de los hombres cuyas mujeres esperan un hijo presentan síntomas similares a los del embarazo. Y algunos de estos pueden hacerlos correr a los centros de urgencia.

Según la psiquiatra Olga Albornoz, se trata del síndrome de ‘couvade’, derivado de ‘couver’, que en francés traduce empollar o incubar, y que describe un cuadro masculino que agrupa síntomas similares a los que padecen las señoras durante su gestación y que van desde los más simples y comunes, como antojos, náuseas, irritabilidad y calambres, hasta sensaciones muy molestas y complicadas como mareos, aumento de peso, y dolores abdominales y de muela en grado variable.

Sandra Herrera, magíster en psicología clínica de la Universidad de Salamanca, manifiesta que si bien este síndrome se ha relacionado con asuntos meramente emocionales, investigaciones recientes han demostrado que la gran carga hormonal que producen las señoras durante la gestación emite señales químicas que pueden ser percibidas por receptores masculinos específicos que tienen sus compañeros.

Por supuesto, advierte Herrera, esto ocurre de manera imperceptible y condicionada por la cercanía y el tiempo que las parejas permanecen juntas. Y esto ha sido relacionado biológicamente como una adaptación para que, a través de estos síntomas, de alguna forma los hombres acompañen a sus mujeres y comprendan su situación sin generar rechazo.

Olga Albornoz comenta que al parecer los señores tienen una predisposición a generar cambios bioquímicos en sustancias como el cortisol y la prolactina, que al actuar terminan por inducir los síntomas. “Estas dos sustancias se movilizan frente a estímulos de tipo paternal mediados por las emociones”, agrega la psiquiatra.

En este punto, su colega Rodrigo Córdoba manifiesta que algunas corrientes de corte psicoanalítico han tratado de interpretar ese fenómeno como una “necesidad inconsciente del hombre de identificarse con la mujer embarazada” y que eso haría aflorar sentimientos de celos, temor a ser desplazado por el hijo, incertidumbres frente a la responsabilidad y miedos ante los cambios que entraña el nacimiento de un hijo.

Pero Córdoba reconoce que estudios más recientes sugieren que es el resultado del estrés vinculado con el proceso de paternidad, especialmente en hombres significativamente empáticos. En otras palabras, dice, “es la expresión corporal del estrés, algo así como una somatización”.

Lo cierto es que, al medir hormonas como la prolactina y el estrógeno, en los hombres que padecen el síndrome de ‘couvade’ se ha encontrado una elevación significativa en el primero y el último trimestres del embarazo de sus mujeres. Por el contrario, en ellos los niveles de testosterona y cortisol parecen disminuir en los mismos periodos, lo que está vinculado –según Córdoba– con la exhibición de comportamientos paternos, además de fatiga, cambios en el apetito y aumento visible de peso.

El tratamiento

Como el síndrome no está calificado como un trastorno mental ni físico específico, a pesar de haber sido bien tipificado y estudiado, lo que queda es manejar los síntomas de la misma forma que los manejan las madres, bajo la premisa de que son temporales y raramente graves.

Lo que no puede faltar cuando los síntomas son demasiado severos es darles a los padres la facilidad para expresar todas sus preocupaciones y canalizar su estrés mediante estrategias terapéuticas, de la mano de médicos especialistas.

La psicóloga Sandra Herrera insiste en que no sobra involucrar a los padres en las consultas de acompañamiento y en todos los cursos prenatales, para favorecer la comunicación con la pareja y el fortalecimiento de la confianza. “Existe evidencia de que los hombres presentan cambios cerebrales que les permiten vincularse de manera más cercana a su hijo, de la misma forma como ocurre con la madre, por lo cual la atención emocional debe siempre orientarse en pareja”, dice Herrera.

El nacimiento es la cura

Aunque todavía no se tiene un perfil definido que describa a los hombres más propensos a padecer este síndrome, sí se han identificado ciertas circunstancias relacionadas con el estrés que parecen hacer más proclives a padecerla a algunos señores. Se ha visto, indica Olga Albornoz, que en aquellos cuya pareja ha perdido a un bebé o han estado involucrados en tratamientos de fertilidad puede aumentar el riesgo de que el que ‘couvade’ aparezca.

Sin embargo, ni las características de la personalidad ni la depresión influyen para que los síntomas se hagan presentes. La buena noticia es que los especialistas citados coinciden en que los síntomas desaparecen espontáneamente con el nacimiento del hijo.

En resumen, el síndrome de ‘couvade’ existe, cualquier hombre puede padecerlo, por lo general no conlleva complicaciones y se elimina solo, después del parto. Pero esto no significa que, cuando se presente, no deba atenderse de la misma forma en que se atiende a las señoras.

Fuente: abcdelbebe.com