Cómo ayudar a los niños a repasar en verano de forma divertida

Llegaron las vacaciones de verano, la mejor época del año, sobre todo para los niños que podrán disfrutar de un largo período de ocio. Muchos de ellos habrán abandonado la mochila sin intención de volver a abrirla has septiembre, y en realidad, en verano deberían descansar y olvidar un poco la rutina escolar, lo que no significa que no hagan nada durante el verano.

De hecho, podemos ayudar a los niños a repasar en verano algunos de los contenidos escolares más básicos, como pueden ser la lectura, la escritura, o las tareas de cálculo. Siempre con calma, dedicando un ratito al día, (media hora puede ser suficiente) y si lo hacemos de manera entretenida…¡mucho mejor!

Consejos para ayudar a los niños a repasar en verano

Todos recordamos los cuadernos de verano y no necesariamente con cariño, y por eso, si queremos repasar estos meses de vacaciones con nuestros hijos, y sin que suponga un suplicio para ellos, y para nosotros, hay una serie de recomendaciones que podemos seguir.

Si nos decantamos por los libros de repaso de verano, procuraremos que el tiempo para repasar no suponga más de 30 – 45 minutos al día y ser flexibles, es decir, no es necesario que sea una tarea que hagamos todos los días, aunque sí de forma habitual.

Debemos tratar de que el repaso sea lo más lúdico y ameno posible, por ejemplo, a través de juegos, con los que poder trabajar áreas básicas para el aprendizaje, (atención, memoria, razonamiento lógico, solución de problemas, planificación…)

  • Puzles, rompecabezas, tangram…
  • Juegos de lógica e ingenio.
  • Laberintos.
  • Sopas de letras.
  • Buscar diferencias.
  • Colorear mandalas
  • Sudokus para niños.
  • Juegos tipo parchís o la oca.

Con estas tareas y juegos no estamos trabajado directamente las matemáticas o lengua, pero sí ejercitamos áreas y habilidades básicas en el aprendizaje.

También podemos realizar otro tipo de actividades que estimulen el interés de nuestros hijos por diferentes áreas y temáticas diversas, como pueden ser visitar algún museo, algún pueblo, ir a algún concierto o a alguna obra de teatro. Podemos aprovechar en casa antes de la visita para realizar una “pequeña investigación” sobre el lugar al que vamos a ir, buscar información y de esta manera estamos estimulando en los niños el interés por conocer y descubrir cosas nuevas a la vez que trabajamos un área tan importante como puede ser la lectura o el conocimiento del medio.

Otra tarea que podemos llevar a cabo en verano es hacer un diario de las vacaciones. De esta manera trabajamos la escritura, expresión escrita, o la ortografía. En el diario pueden hacer dibujos que ilustren lo que vayan escribiendo, pegar fotos o recuerdos del día o del viaje, (entradas del cine, de teatros, mapas de lugares que hayamos visitado…).

Podemos practicar el cálculo con los niños en el día a día de una forma muy natural como puede ser hacer la compra y que manejen pequeñas cantidades de dinero. Si vamos a tomar algo con ellos, pueden revisar la cuenta y comprobar que nos están cobrando bien, o si ya se manejan con el dinero, calcular lo que hay que pagar y cuanto nos tienen que devolver.

Las tecnologías nos ofrecen también la posibilidad de trabajar áreas como el cálculo, la ortografía o la lectura, a través de aplicaciones y juegos con los que los niños podrán repasar de manera amena y entretenida.

La lectura debería ser una actividad presente en las vacaciones, siempre que se realice de forma placentera y no por mera obligación. La mejor de manera de animar a leer a los niños es leer con ellos y sobretodo que nos vean leer a nosotros, los papás, por eso, podemos hacer con ellos una selección de libros para las vacaciones, y buscar momentos del día en los que aprovechemos a leer juntos, (después de comer, mientras hacemos la digestión puede ser un momento fantástico para sentarnos cada uno con un libro y compartir lo que estamos leyendo).

Tenemos que recordar que tan importante es que no desconecten del todo de estos aprendizajes, como que disfruten de un tiempo de ocio de calidad, y sobre todo de un tiempo en familia en el cual podemos practicar algo tan importante y fundamental como la comunicación y la escucha en la familia.

Fuente: guiainfantil.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *