Los docentes también lloran

Todos hemos tenido una maestra o un maestro que recordamos de manera entrañable por su ternura o su paciencia; los hubo y los habrá que no, que los recordemos por su firmeza o exigencia, pero todos tienen un denominador común, todos han sido habitantes del planeta escuela.

Son personas como tú y como yo, salvo que a ellos les exigimos un extra de autocontrol, de sobre atención con cada uno de nuestros hijos y un extra de tiempo y calma ante las exigencias del sistema. Y no, no creo que sean súper héroes ni súper villanos, son seres normales y corrientes; son madres, son padres y algunos hasta abuela o abuelo. Son de carne y hueso; sienten, sufren y padecen como cualquiera.

Los docentes también lloran de pena al decir adiós a sus alumnos: te conozco, te acompaño, te guió, te cuido, te respeto y te educo, para luego decirte adiós una y otra vez. Cambian las caras, los nombres, las historias, pero todo se repite con una cadencia de ciclos entrañables, una y otra vez.

Los docentes también lloran de dolor al saberse menospreciados o agredidos tan sólo por ejercer su trabajo, de convivir con el insulto o la falta de respeto, y a pesar de ser inmerecido, soportan la carga como si fuera parte de su mochila. Os aseguro que un docente no recibe formación específica para soportar reproches. Eso no se estudia en ninguna asignatura, eso se aprende a base de experiencias a veces muy ingratas.

Los docentes también lloran de impotencia cuando ven que no consiguen sacar de sus alumnos todo lo que saben que pueden llegar a dar; y se revuelven entre técnicas de motivación, de refuerzos imaginarios, de paciencia infinita, de inventos caseros pensados para esos alumnos que no olvidan incluso estando fuera de la escuela. Eso sí que es llevarse el trabajo a casa, pero en el alma.

Los docentes también lloran de frustración; esos noveles que llegan a las aulas queriendo comerse el mundo con tal intensidad que terminan muchas veces sin  saber por qué ni cómo, pero al final es el mundo quien les ha comido a ellos. Sus expectativas más idealizadas chocan contra el muro de la rutina y del sistema, dando al traste con muchas de sus ilusiones.

Los docentes también lloran de desesperación hasta obtener una plaza definitiva, llevando siempre en la maleta el estigma de los inicios de la profesión. Aquí te toca aquí te aguantas; da igual que te venga bien o mal, que tengas hijos, proyectos o familiares que te necesiten. No importa, hay que estar disponibles, siempre disponibles.

Los docentes también lloran de amor, de alegría y satisfacción cuando cada curso sienten que su empeño ha servido para ir más allá de la didáctica académica. Cuando ven su esfuerzo en el proceso y en los resultados. Cuando en muchos casos han surgido lazos con sus alumnos o familias que traspasan de lo profesional a lo personal. Siempre hay un recuerdo especial que conecta con cada una de las personas que pasan por sus aulas. Es increíble. ¿Cómo se puede guardar tanto cariño en un sólo corazón?

Detrás de cada docente hay una historia de vida, de obstinación incluso hasta llegar a ejercer su carrera, su profesión, su decisión de vida; porque ser y dedicarse a la docencia no es una causalidad, es más bien una actitud muy premeditada.

Después de la familia directa, las educadoras y las maestras son las primeras figuras de apego de nuestros hijos fuera de casa. Con ellas se adaptan a un mundo nuevo de experiencias, de destrezas y herramientas, de fichas, de bocadillos imposibles de recomponer y de zumos desparramados sin control por el aula. Son quienes como por arte de magia adentran a nuestros hijos en el maravilloso mundo de las letras, los números, los colores y de las primeras palabras raras. Se crea entre ellos un lazo invisible trenzado a base de normas, sonrisas y mucha complicidad.

Los días viajan en el tiempo llevando la práctica docente como referente una mañana tras otra, tragando saliva, dolor de garganta, tirando del “buenos días con alegría” como si nunca les pasara nada, como si algo sobre humano les hubiera inmunizado de las penas propias y ajenas… y nada más lejos de la realidad. Soportan lo insoportable incluso a veces más allá de lo razonable, pero sólo son personas, sólo eso.

Nunca olvidemos de dónde venimos ni a quiénes debemos lo mucho que hoy somos y sabemos; porque todo lo que se enseña con cariño se conserva en la retina de los buenos recuerdos.

Gracias Docentes, hoy queremos que vuestras lágrimas sean también nuestras.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

La familia no es una democracia

 Rosario Vásquez

Enhorabuena docentes y familias el Periódico Listín Diario pone a la disposición de ustedes la gran variedad de informaciones con contenido curricular para ser usadas en las aulas y el hogar.  Al usar el periódico Listín Diario impreso,  listindiario.com y la web planlea.listindiario.com  como una estrategia de enseñanza aprendizaje fomentarás en tus alumnos o en tus hijos el aprendizaje significativo, el trabajo en equipo  y el trabajo colaborativo. También al trabajar con el periódico podrán ayudar a desarrollar el pensamiento crítico, a aprender con entusiasmo sobre el mundo y por qué no,  sobre cuestiones que afectan su mundo personal y familiar.

Sugerencias para para los docentes y los padres:

Lea el artículo antes de presentarlo a los estudiantes.
Las actividades pueden realizarse de manera individual o en grupo.  Escoger un espacio físico en donde se sientan en libertad.

Crear en el aula o en el hogar un ambiente que permita estimular la creatividad.

Elija la forma cómo va a dar a conocer el contenido de la noticia seleccionada.  Puede ser lectura en voz alta, narración de las partes más significativas o lectura silenciosa por parte de los niños o jóvenes.
Presente la página completa del impreso o el sitio web donde está ubicado el artículo. Sugerimos no recortar la noticia, pues el espacio que ocupa y la ubicación en la página, también ofrecen elementos de análisis.
Aproveche todas las partes del artículo: textos, gráficos, ilustraciones, fotografías y videos, en el caso de Internet.
Permita que niños y jóvenes exploren el periódico o el sitio web para conocer su estructura: los tipos de historias y la manera como las presentan.

A continuación, le presentamos un ejercicio de lectura de un artículo que consideramos muy importante sobre todo para la familia, a la hora de la toma de decisiones; y que si no están claras las reglas pueden desencadenar serias discusiones y hasta desarmonía en la familia.

Las puede adaptar de acuerdo a los grados o niveles en los que está impartiendo sus clases.  Es ideal también para trabajarlo en familia.

Artículo que se propone: No, no es una democracia

 Género: Artículo

Tema: La familia no es una democracia

Escrito por: Alicia Estévez.  [email protected]

Fecha de publicación: miércoles 13 de junio 2018

Enlacehttps://listindiario.com/la-vida/2018/06/13/519337/no-no-es-una-democracia, Listín impreso Fecha: 13/06/2018

Actividades sugeridas:

-Pídales que expresen sus opiniones con respecto al tema.

-¿Qué parecido tiene con alguna situación vivida en sus hogares?

-Realice una lluvia de ideas para que ellos expresen cuáles son los deberes que tienen sus padres y cuáles son los deberes de ellos como hijos.

-Pídales que recorten y peguen en un lugar visible el párrafo número cuatro de este artículo que habla sobre uno de los mandamientos de la Ley de Dios.

-Pregúnteles si con sus comportamientos ellos expresan respeto, admiración, consideración y estima hacia sus padres.

Por qué a tus hijos les cuesta pronunciar “erre” y “ese”

Es normal que muchos niños, sobretodo los más pequeños, al inicio del habla les cueste pronunciar ciertos fonemas como el sonido de la “erre” y de la “ese”. Son los sonidos más complicados de conseguir, ya que es necesario un gran control de la lengua para poder pronunciarlos.

Te contamos las razones de por qué a tus hijos les cuesta pronunciar “erre” y “ese” y qué deben hacer para evitar este problema en el futuro.

Niños a los que les cuestan pronunciar “erre” y “ese”

Es frecuente relacionar las dificultades de pronunciación de los sonidos erre y ese con la logopedia, pero pocas veces nos preguntamos el porqué. Teniendo tantos sonidos en nuestro repertorio (p, c, g, d, t, n, l, etc.) ¿Por qué estos dos sonidos son los más frecuentes?

Para ello, antes de nada, es importante analizar sus características:

El sonido vibrante múltiple o erre fuerte (rr) se produce colocando la punta de la lengua en el paladar, concretamente en un punto específico de las arrugas próximas a los dientes, una vez en ese punto de colocación se produce un movimiento de vibración rápido. Su dificultad de articulación se conoce bajo el nombre de rotacismo. Y normalmente los niños suelen presentar alguno de estos típicos cinco errores, si intentasen decir (rr)atón:

  • Omisión o ausencia del sonido. Ejemplo: atón
  • Sustitución por erre francesa. Ejemplo: Ejemplo: gatón
  • Sustitución por erre floja. Ejemplo: ratón
  • Sustitución por ele. Ejemplo: latón

El sonido fricativo sordo o ese (s) se produce colocando el ápice o punta de la lengua en posición anterior, aunque sin sobresalir de la frontera de los dientes, una vez en ese punto de colocación se produce un paso de aire suave y concentrado en línea media. Su dificultad de articulación se conoce bajo sigmatismo. Y normalmente los niños suelen presentar alguno de estos típicos tres errores, si intentasen decir (s)iete:

  • Omisión o ausencia del sonido. Ejemplo: iete
  • Sustitución por zeta. Ejemplo: ziete
  • Sustitución por sonidos parecidos a la ce hache. Ejemplo: chiete

Una vez descritos con detalle, es fácil entender mejor por qué estos sonidos son particularmente difíciles de adquirir para los más pequeños; ambos necesitan de un buen control de la punta de la lengua muy preciso y maduro a nivel de movilidad, colocando la lengua hábilmente cerca de los dientes y con la suficiente suavidad como para dejar pasar más o menos aire.

En resumen, ahora ya sabemos la importancia de la punta de la lengua y de una buena movilidad para prevenir posibles dificultades.

Fuente: guiainfantil.com

Día Mundial contra el Trabajo Infantil

En los conflictos y las catástrofes, protejamos a los niños del trabajo infantil

Unos 168 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el «Día mundial contra el trabajo infantil» en 2002 para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. El 12 de junio de cada año tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos, en la lucha contra el trabajo infantil.

En 2015, los dirigentes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde se incluyó un renovado compromiso para acabar con el trabajo infantil. En particular, la Meta 8.7, hace un llamamiento a la comunidad internacional para: “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”

Generación “Segura y saludable”

Este año, el Día mundial contra el trabajo infantil y el Día mundial de la seguridad y la salud en el trabajo se unen en una campaña conjunta para mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores jóvenes y poner fin al trabajo infantil.

La campaña tiene como objetivo acelerar la acción para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 8, en particular la Meta 8.8 que busca promover un entorno de trabajo seguro y protegido para todos los trabajadores para 2030, y la Meta 8.7 que busca poner fin a todas las formas de trabajo infantil para 2025. Para alcanzar estas metas, es necesario adoptar un enfoque holístico que apunte a la eliminación del trabajo infantil y que promueva una cultura de prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo (SST) para el beneficio de la futura fuerza de trabajo mundial.

Fuente: un.org

Experiencia Significativa de la Escuela Madre Mazzarello

Santo Domingo

Para los estudiantes y el equipo docente de la escuela Madre Mazzarello, el sentido de lugar, pertenencia y ubicación es algo que contiene un gran valor a la hora de sentirse parte integral de un grupo e identificarse con el resto de los integrantes.

Motivados por el tema “La Geografía: sentido de pertenencia, derechos y deberes ambientales: un llamado a la acción”, bajo la autoría de Yvonne Arias del Grupo Jaragua y que fue trabajado en la vigésima quinta edición de Semana de la Geografía, compartieron la experiencia que vivieron al tener que enfrentar un cambio obligatorio en su medio escolar.

Los estudiantes están conscientes que como ciudadanos y ciudadanas tienen que aportar un granito de arena para conservar los recursos naturales, tales como el agua, los bosques, mares y suelos que al ser contaminados podría afectarles directamente, ya que sin la calidad de esos recursos la salud y el estilo de vida disminuiría.

Es así como comparten la experiencia de cómo la modificación de un entorno (aunque a veces sea lo correcto o lo que se deba hacer en el momento), no siempre será la decisión más sabia para el medio ambiente.

Hace varios años en el centro educativo se inició la construcción de una edificación que serviría de comedor. Para poder llevar a cabo esa edificación se realizó la demolición de una rotonda donde había un frondoso árbol de caoba centenaria que a su alrededor tenía unos bancos que servían de punto de encuentro y de refugio en los momentos del recreo.

La madera del árbol derribado fue aprovechada, el espacio físico por igual; pero la transformación medio ambiental que quedó allí, dejó de ser el lugar preferido por todos los que sentían ser parte de ese entorno donde se realizaban actividades lúdicas como la hora del cuento, para los más pequeños o para tomar las clases de Ciencias al aire libre.

Pero, se sintieron parte de la solución y esto los motivó a encontrar maneras factibles para tratar de reponer lo que habían perdido. Una de las medidas más beneficiosas fue la implementación de un huerto escolar, de esa manera contribuyeron a que los recursos que les pertenecen en su entorno fueran renovados y adaptados a las necesidades del medio social y a la conservación con apoyo de las familias, la escuela y la comunidad.

Otra problemática que enfrentaba el centro es la de los vertederos improvisados por parte de los moradores cercanos en los alrededores de la escuela. Las estudiantes Neyriline Angelina Núñez, Yokeisy Mabel Pérez Elías, Adela Luisa Bautista Familia y Paola María Lora Gómez con la coordinación de la maestra Sandra Margarita Sanó, pusieron manos a la obra y colocaron varios carteles de advertencia, con intenciones preventivas acerca de la necesidad de abandonar dicha práctica.

Para los alumnos de esta institución ya existe un sentido de pertenencia y amor que se evidencia en el lema “Todos somos escuela”. En la visita a Listín Diario, informaron que a pesar del tiempo que ha pasado, la construcción del comedor está sin terminar.

(+) Liderazgo de las estudiantes

Las estudiantes demuestran el poder del liderazgo y los conocimientos de las situaciones actuales que vive nuestro país y las soluciones de mejoras. Sin duda alguna, sus valores, las harán prosperar en cada proyecto.

Lectoescritura: cómo aprenden los niños a leer y escribir

Cómo es el proceso de aprendizaje de la lectoescritura en la infancia

La adquisición de la lectura y la escritura, son procesos que se aprenden de forma dinámica y constructiva. Ambos procesos requieren tener adquiridas ciertas habilidades psicológicas básicas, así como destrezas cognitivas y una adecuada construcción del pensamiento: como son la observación reflexiva, la identificación, la comparación, resolución de problemas, el análisis, la generalización, habilidades motrices concretas, la formulación de hipótesis y reglas, la clasificación. Así es como aprenden los niños a leer y escribir. 

El proceso de aprendizaje en los niños de leer y escribir

Muchos niños y niñas, a partir de los 3 o 4 años, pueden iniciarse en la curiosidad por las letras, por saber lo que pone en un cartel, en un letrero o en una etiqueta, incluso son capaces de identificar su nombre de tantas veces que se lo han mostrado escrito o lo han visto en las etiquetas de su ropa del colegio o en sus materiales escolares. Paralelamente hacen un esfuerzo por escribir su nombre de la mejor forma que saben.

Es por ello, que a partir de los 3 años puede comenzarse el trabajo en la construcción del aprendizaje de los procesos de lectura y escritura, con tareas de pre-escritura. Pero, como he manifestado en otras ocasiones, este aprendizaje no hay que forzarlo, y es posible que haya muchos niños y niñas que no estén preparados para iniciarse en él. Por lo tanto, la edad de inicio es relativa y dependerá del desarrollo de cada pequeño.

Para motivar este proceso, se puede estimular al niño con ciertas tareas y juegos que van a favorecer una mayor habilidad a la hora de enfrentarse al proceso lecto-escritor, como son juegos de:

  • Orientación espacial.
  • Lateralidad, de coordinación viso-motora.
  • Discriminación y memoria auditiva.
  • Psicomotricidad fina.
  • Lenguaje hablado,
  • Conciencia fonológica.
Cuándo está el niño preparado para leer y escribir

El niño o la niña pueden estar preparados para leer y escribir a partir de los 5 o 6 años, pero esta edad no es delimitante, sino aproximada, ya que es necesaria cierta madurez y no todos los niños se desarrolla igual. Sí es importante estar pendiente del momento en que al niño se le ve preparado para iniciar el proceso y siempre asegurándonos que su comunicación a través del lenguaje ya es óptima.

Nuestros hijos, nuestros alumnos, irán descubriendo que cada letra tiene su propio sonido, lo que se llama fonema, que es la unidad fonológica mínima, y aprenderán a descodificar, por asociación y repetición del adulto, ese sonido cada vez que vayan viendo esa letra y esa grafía la asociarán al nombre de la letra. Es sorprendente cuando ven, por ejemplo, unas montañas dibujadas y dicen que se parece a la letra “M”, o una cuerda en el suelo con forma serpenteante y dicen que parece una “S”.

Por lo general, se inician primero en el reconocimiento de las letras que componen su nombre, y para ellos y ellas descubrirlas en otros carteles o letreros es realmente satisfactorio.

Es frecuente también que reconozcan palabras escritas sin apenas saber leer, y es que la memoria visual juega un buen papel, ya que han sido capaces de memorizar las grafías de una palabra y por ese motivo las identifican: como por ejemplo CASA, MAMÁ o PAPÁ.

Para los niños y niñas es más sencillo iniciarse tanto en lectura como en escritura con letra mayúscula, ya que su grafía es más simple, tanto de memorizar como de trazar.

La curiosidad que tiene un niño por aprender a leer y escribir, cuando su madurez se lo permite, es el motor y motivación suficiente para fomentar ese aprendizaje. Una vez que ya identifica todas las grafías y el sonido que hace cada letra, será capaz de decodificar esos sonidos para leer la palabra, y no le faltarán ganas de transcribirlas al papel casi de forma simultánea. En esta parte de tarea grafo motriz, es adecuado enseñarle la direccionalidad de la letra, ya que hay niños y niñas que interiorizan de manera incorrecta un trazo en una letra o número, y posteriormente es más difícil de corregir, es decir, hay que desaprender lo aprendido, que decimos en educación.

Es habitual que, en sus inicios, la niña o el niño, cometan ciertos errores fruto de su aprendizaje, como pueden ser omisiones de letras, letras escritas de forma invertida, no dejar espacios entre palabras, aquí la tarea del adulto no es tanto borrar, sino mostrar cómo se hace, siempre desde la calma y la confianza.

Fuente: guiainfantil.com

Cómo debe vestir un docente

No es suficiente poseer un nivel de educación de licenciatura, de maestría, de doctorado, contar con distintas especialidades, estar al día con los avances tecnológicos y encarar el compromiso permanente de facilitar el proceso de aprendizaje para desarrollar una labor docente excelente; sino que es indispensable también, el cuidado de  la imagen del profesor y un buen manejo de sus relaciones con los estudiantes, con los padres, con los colegas y con su comunidad.

Para esto es necesario seguir una guía que indique normas adecuadas de conducta y de buenas maneras que permitan al docente, ser un modelo del ejercicio de la labor que desempeña.

A continuación destacamos algunos aspectos sobre la Etiqueta del Profesor:

  • Vestuario: Un profesor debe distinguirse por un vestuario elegante, actual y sobrio. Debe vestir ropa con colores neutrales (que no distraigan la atención del estudiantado) y nunca debe ser apretada, transparente o provocadora. Además debe estar en buenas condiciones y debidamente lavado y planchado.

En los niveles inicial, primario, secundario el vestuario es casual y las instituciones académicas suelen tener sus códigos de vestimenta. En cambio, a nivel universitario la vestimenta es más formal. Para los caballeros el uso de una chaqueta es indispensable. Colores oscuros como negro, azul o gris, complementado con  camisas de color claro. Para ocasiones especiales debe usar corbata. Para las damas, es recomendable conjunto tipo sastre de corte clásico de colores negro, azul, gris o vino tinto. Puede ser de pantalón o falda, cuyo largo debe ser a media rodilla o debajo de ella. El zapato preferiblemente de tacón fino, en colores básicos como negro o marrón.

Se recomienda que los accesorios sean discretos. En el caso de las damas, evitar exceso de pulseras y prendas de brillo o que generen ruido o distracción. En cuanto a las fragancias (perfumes, colonias, cremas y demás) se sugiere ser igualmente discreto.

Para lucir bien, el aseo y la higiene personal también son elementales además del vestuario: afeitarse, arreglarse las uñas y mantener el cabello limpio, bien cortado, peinado y alejado de la cara. El descuido de estos detalles puede calificarse como una falta de consideración y respeto hacia los alumnos.

  • Puntualidad: Punto esencial para la valoración de un profesor tanto en la institución para la cual trabaja, como ante sus estudiantes. Puntualidad no sólo se trata de llegar a tiempo a sus clases, también se refiere al cuidado y diligencia de hacer las cosas o asignaciones a su debido tiempo. El profesor debe ser puntual en sus obligaciones. La impuntualidad genera desorden y desprestigia a cualquier profesional.
  • Asistencia: Un docente comprometido con su quehacer, asiste a todas sus clases y sólo circunstancias graves le impiden asistir.
  • Uso de celulares: En el salón de clases el profesor debe mantener el celular en silencio o en vibración y nunca ponerlo encima de su escritorio o mesa. Es una descortesía el uso del celular, para asuntos personales, durante la clase. En el caso de atender una llamada urgente, debe excusarse ante los estudiantes.
  • Una relación apropiada: Aunque al profesor le corresponde generar un clima apropiado en el aula que garantice fluidez en las iniciativas y participación de los alumnos, la relación docente/estudiante no es de amigos de juerga. Esta relación debe mantenerse profesional y con mucho respeto.

Relaciones con los demás profesores. El profesor debe mantener buenas relaciones con sus colegas. Esto ayudará a mantener un clima laboral óptimo y a mantenerse informado sobre asuntos que acontecen en la institución y de interés a sus estudiantes.

  • El profesor enseña con el ejemplo. Debe mantenerse alejado de los dispositivos electrónicos para fines personales dentro del aula. Igual comportamiento debe exigir a los estudiantes.
  • Temas y vocabulario en el aula. Un profesor comprometido mantiene un lenguaje adecuado y cuida los temas a tratar en clases. No dice, ni permite decir, palabras hirientes o burlas. Siempre se expresa con respeto y profesionalidad. Además cuida su dicción.
  • Respeto. El profesor debe respetar la diversidad de los estudiantes, debe escucharlos y responder con paciencia, ecuanimidad y prudencia. Es imprescindible que el docente acepte al discípulo tal como es, procurando mejorarlo a partir de su realidad personal.
  • Discreción. El docente tiene que ser discreto con relación a informaciones o asuntos confidencialidades sobre sus estudiantes ya sea con otros estudiantes, colegas u otra persona. Además, nunca debe verse envuelto en chismes, murmuraciones, críticas o difamaciones.
  • Reconocer el esfuerzo. Es importante que la persistencia y la capacidad de esfuerzo sean exaltadas. El profesor, además de los éxitos de sus estudiantes, debe reconocer sus esfuerzos aunque los resultados no sean los esperados.
  • La cortesía y los buenos modales. La forma ideal de mantener un ambiente profesional dentro del salón de clases es dirigiéndose a los estudiantes con cortesía. Llamar a los estudiantes por sus nombres, decir “gracias”, “por favor”, “discúlpeme” siempre que sea necesario. Mantener el nivel de voz moderado.
  • Valores. El académico es un referente de comportamiento social y de desempeño profesional. La sencillez, la honestidad, el entusiasmo, la responsabilidad, la transparencia y la cooperación son algunos de los valores que se deben destacar en todo educador.
  • Imagen coherente. El docente debe mantener una imagen coherente a toda hora. Es un ícono que simboliza autoridad, disciplina, dedicación y un genuino interés por los demás, por lo que ser coherente supone trasladar a la vida personal el mismo comportamiento exigido en el aula.
  • La huella digital de un profesor. La mejor red social para mantener una sana y eficaz relación entre capacitador y estudiante es la que se establece en persona en el salón de clases. Los alumnos no deben ser amigos o seguidores del profesor en sus redes sociales mientras mantienen esta relación dentro de un aula.

Por otro lado, el profesor es una figura pública por lo que debe cuidar todo contenido que publica y abstenerse de que éste sea relativo a algún estudiante o a la institución que representa.

El papel del profesor, en cualquier nivel educativo, es trascendental en la vida de sus estudiantes. Por lo que este súper héroe, que se dedica a formar personas íntegras, debe cuidar cada detalle de su proceder, debe saber ser, saber estar y saber relacionarse. De ahí la importancia de poner en práctica la Etiqueta para el Profesor.

Jacqueline Viteri M.M.C., experta en Etiqueta Corporativa

Cómo fomentar la honradez y la honestidad en los niños

Lo primero es que tienes que enseñar con el ejemplo; ya que tus hijos te observan todo el tiempo, están muy pendientes de la más mínima conversación y o acción que tu realizas y si por ejemplo,  te ven que te robas las luces en rojo porque no hay una autoridad, que te pasas de listo y le coges el parqueo a alguien que está intentando paquearse; que tratas de sobornar con regalitos para obtener beneficios por encima de otros… ; que cuando tu niño o niña lleva de la escuela a la casa una prenda u objeto  que no es de él o de ella y tú no la devuelves, entonces no estás siendo un buen ejemplo.

Recuerda que cuando se es honrado y honesto desde chiquito es la mejor herencia y orgullo que exhibirá cuando sea adulto.

Ser honrado y honesto es tener vergüenza.  Permite que tu niño o niña tengan el sentimiento de sentirse avergonzado cuando inocentemente dicen una mentirita, se comen la merienda de sus amiguitos…  Corrígelos con amor y lo mejor es, de acuerdo a su edad, ponle una sillita para pensar durante 2 o cinco minutos.

El valor de ser honrado es en la casa que se aprende.

Enséñale el valor que tiene el trabajo de papá y mamá que no importa cuál es el oficio que realizan cuando se hace con dignidad.  Que las cosas se consiguen con esfuerzo, dedicación y empeño.

Educar en valores es algo muy importante, seguramente más que enseñar Lengua Española o Matemáticas.  ¿Quién se ocupa de hacerlo? Es penoso ver tantas vidas y familias arruinadas por la desmedida ambición, amor a lo ajeno y la exhibición del lujo como símbolo de superioridad.

 

 

Día Mundial de los Océanos, 8 de junio

Limpiemos nuestros océanos

Celebramos el Día Mundial de los Océanos para recordar a todo el mundo el gran papel que los océanos juegan en nuestras vidas. Son los pulmones de nuestro planeta, generan la mayoría del oxígeno que respiramos. Este día quiere movilizar y unir a la población mundial entorno al objetivo de la gestión sostenible de los océanos, que son una fuente importante de alimentos y medicinas y una parte esencial de la biosfera. Asimismo, sirve para concienciar a la opinión pública sobre las consecuencias que la actividad humana tiene para los océanos y para poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los océanos.  En definitiva, esta celebración es un buen motivo para celebrar juntos la belleza, la riqueza y el potencial de los océanos.

Este año, bajo el lema «Limpiemos nuestros océanos», la celebración gira en torno a iniciativas para prevenir la contaminación por plástico y proponer soluciones para unos océanos más limpios.

La polución por plástico está causando enormes daños a nuestros recursos marinos; entre otros:

El 80 % de la contaminación en los océanos está causada por los seres humanos.

8 millones de toneladas de plástico al año acaban en nuestros océanos, causando estragos en la vida silvestre, la pesca y el turismo.

La contaminación por plástico está costando a nuestros océanos la vida de un millón de aves marinas y de 100 000 mamíferos marinos al año.

Los peces comen el plástico de los océanos y nosotros nos comemos después estos peces.

El plástico genera gastos de 8000 millones de dólares en daños a nuestro ecosistema marino, cada año.

Salvemos nuestros océanos

Muchas son las cosas que podemos hacer nosotros mismos como individuos, en nuestro día a día, para reducir el consumo de plástico.

Recuerda: Usa menos plástico y recicla siempre el plástico que tengas que utilizar.

Los océanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Entre el 5 y 9 de junio de 2017 se celebró la Conferencia de los Océanos, la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre este asunto. Representó una oportunidad única e inestimable para que el mundo reviertiera el deterioro de la salud de los océanos y los mares con soluciones concretas. La Conferencia sirvió, además, para promover el avance del objetivo 14, que es parte de la Agenda 2030 adoptada por los 193 estados miembros de la ONU en 2015. El objetivo hace un llamamiento para conservar y usar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos.

Fuente: un.org