Cómo fomentar la sensibilidad en el docente

El docente se enfrenta diariamente a situaciones que dificultan el desarrollo habitual de las clases, como los problemas de conducta. Una manera de abordarlas es aplicar técnicas basadas en la educación emocional. Este es el caso del tacto pedagógico que propone Max van Manen, catedrático de Educación por la Universidad de Alberta (Canadá).

La sensibilidad docente

Aspectos como la falta de motivación de los alumnos o la existencia de conductas disruptivas en el aula pueden evitarse gracias a este ‘tacto pedagógico’. Para ello, los profesores deben autoevaluar su metodología de enseñanza, establecer un clima de aprendizaje adecuado y ser capaces de identificar el ritmo de enseñanza idóneo para cada estudiante.

Habilidades requeridas

Los procesos de enseñanza, según van Manen, requieren de este tacto pedagógico. Para aplicarlo, los docentes deben entrenar ciertas cualidades. La inteligencia interpretativa, la intuición moral, la sensibilidad, la receptividad o la capacidad de improvisación constituyen estas habilidades básicas.

Esta sensibilidad pedagógica implica, por tanto, interesarse por los problemas de los alumnos y que ellos perciban esta implicación. Como señala este catedrático, cuanto mejor sea la comunicación que se establece entre alumno y profesor, mejores serán también los resultados de su aprendizaje. Por eso, para lograr que este vínculo sea más estrecho, resultan necesarias otras cualidades como la comprensión, la seguridad y la confianza.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

1 comentario
  1. Maria Reyes .
    Maria Reyes . Dice:

    Comparto los conceptos emitidos .Soy docente de 24 años de experiencia ,he laborado tanto en nivel primario como en secundario .

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *