Cuidar el planeta tierra: un llamado a la acción

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Jorge Brea, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad Central de Michigan, impartió un total de tres conferencias correspondientes a las actividades de Semana de la Geografía 2018.

Las conferencias fueron dirigidas a técnicos y docentes de las áreas de Ciencias Sociales y Naturales. La primera se llevó a cabo en la ciudad de La Vega y las demás en la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), Santo Domingo.

Brea planteó a modo de introducción que los avances en los campos de la comunicación, la medicina, la agricultura y los métodos de producción y distribución en general, han tenido un impacto positivo en el nivel de vida de millones de personas. Sin embargo, el progreso en el desarrollo humano ha sido desigual.

“La brecha de la desigualdad ha aumentado. Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura, 2017, se estima que en 2016 el número de personas aquejadas de subalimentación crónica en el mundo alcanzó a 815 millones”, manifestó.

La reducción de la pobreza y la desigualdad

La reducción de la pobreza y la desigualdad es un tema que compete al cuidado del planeta tierra en cuanto a su globalización, geografía, solidaridad y derechos humanos.

Brea explicó que: “Algunos países en desarrollo, particularmente en Asia, han logrado reducir la brecha con respecto a países desarrollados en cuanto a la calidad de vida de sus habitantes. Otros países, principalmente en África, han retrocedido”.
“En muchos países la desigualdad de ingresos se ha incrementado desde 1980. En países en desarrollo son comunes las desigualdades en el acceso a la tierra, a alimentos nutritivos, al agua potable y a servicios sanitarios”, agregó.

Otro aspecto que mencionó de la desigualdad, es que se refleja en el acceso diferencial a las redes de información y comunicación dentro de los diferentes países. La falta de acceso o el acceso limitado a fuentes de información y conocimiento dificulta el avance hacia un desarrollo incluyente.

“En los países de América Latina y el Caribe, los índices de desigualdad de la distribución de ingresos han sido entre los más altos del mundo. La desigualdad de ingresos se ha reducido desde el año 2000”, puntualizó.

Jorge Brea, profesor de la Universidad Central de Michigan.

Los cambios demográficos

Sobre los cambios demográficos el profesor señaló que de 1990 al 2000, la población mundial aumentó en 4,000 millones de personas. “Actualmente, en un año se agregan alrededor de 80 millones de personas más. Un 80% de la población mundial vive en países menos desarrollados. Para el año 2050, según las Naciones Unidas se estima que la población mundial llegará a 9,800 millones. Gran parte del crecimiento poblacional se producirá en países en vía de desarrollo”, dijo.

En resumen, se mostró a los técnicos estadísticas que revelan que a nivel mundial, las tasas de natalidad, mortalidad y crecimiento vegetativo han disminuido. Como resultado, la población envejece y trae por consecuencia otros desafíos, como ser la provisión de servicios sociales y médicos a personas de tercera edad , la planificación urbana y el diseño de edificios.

Dentro de su conversatorio, Brea desarrolló tres temas importantes:

1- Urbanización: En 2018, la población mundial es apróximadamente 54% urbana. Para el año 2050, se estima que el 70% vivirá en áreas urbanas. El crecimiento de la población urbana se producirá casi exclusivamente en países menos desarrollados. En las próximas décadas, los países africanos van a tener las más altas tasas de urbanización. La concentración de personas en áreas urbanas facilita el comercio, la industria, el intercambio de ideas y la innovación. En general, la urbanización ha servido para mejorar la calidad de vida de la población.

2- El impacto ambiental: El crecimiento de la población en el uso de recursos, de la cantidad de basura que se genera y de la contaminación, tiene un costo ambiental alto. Casi la mitad de los bosques ya no existen, los acuíferos se reducen, la degradación de la tierra y la acidificación de los océanos aumentan. Las emisiones de dióxido de carbono han aumentado en un 40% entre 1990 y 2008. La biodiversidad ha sido adversamente afectada.

3- La inseguridad: Por lo menos un quinto de la población mundial vive en condiciones de violencia, conflictos políticos e inseguridad. Estas condiciones son un gran obstáculo para alcanzar el desarrollo económico y el bienestar social. Los países afectados por conflictos violentos tienen niveles más altos de desnutrición y tasas más elevadas de mortalidad, particularmente infantil.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *