Tratamiento y potabilización del agua

Se considera que el agua es potable, cuando no tiene color, es insípida y no tiene olor, contiene oxígeno y sales disueltas en la concentración adecuada; y está libre de gérmenes, es decir, es el agua que se considera apta para consumo humano y que no causa enfermedades.

Antes de ser consumida, el agua se somete a un proceso llamado potabilización, mediante el cual se eliminan todas las impurezas y todos los microorganismos que pueden causarnos enfermedades. Este artículo que te mostramos a continuación te servirá de apoyo cuando impartas a los estudiantes el tema sobre el proceso de potabilización del agua.

Proceso de potabilización del agua

El agua en general es impura. Estas impurezas son de tres tipos físicas, químicas y bacteriológicas.

El agua natural para el consumo humano debe tener condiciones tratadas  de acuerdo a sus características por lo que el proceso consiste en la realización de tratamientos físicos, químicos y bacteriológicos.

Pasos del proceso de potabilización del agua

Captación: El agua se almacena en ríos, lagos o embalses.  De ahí se envía hasta la planta de tratamiento. 

Tamizado: El agua se capta utilizando una rejilla que evita que sólidos de mayor tamaño pasen a través de las tuberías.

Desarenación: Consiste en hacer pasar agua por cámaras de un ancho mayor que el inicial haciendo que pierda velocidad.

Precloración: Elimina los microorganismos, agregando cloro gaseoso.

Floculación o coagulación: Consiste en adicionar una sustancia química, permitiendo que las partículas pequeñas que se encuentran en suspensión se aglutinen.

Decantación o sedimentación:  Consiste en la acumulación de las partículas retenidas en la floculación, y que caen por gravedad al fondo de los estanques.

Filtración: La filtración consiste en hacer pasar el agua a través de un filtro de piedras, grava, arena limpia y una capa de carbón natural. De esta manera, se remueve cualquier partícula que haya quedado en el agua luego del proceso de sedimentación. Existen dos tipos de filtro de acción lenta y de acción rápida.

Desinfección o cloración: Después que el agua es filtrada, se le añade una dosis adicional de cloro para destruir aquello microorganismos que aun existan; de manera que el agua conserve su calidad hasta llegar a los hogares.

 Distribución: Por último el agua sigue su travesía, por medio de una red de tuberías y tanques de distribución hacia los hogares, industrias y comercios.

El siguiente mapa conceptual resume todos los pasos del proceso de potabilización del agua vistos anteriormente.

Fuente: educando.edu.do

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.