Un despertar con gratitud

Iniciar un nuevo día agradeciendo, meditando y mirando todo desde otra perspectiva, te puede ayudar a generar pensamientos positivos y una mejor relación con las personas que están a tu alrededor

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Puede ser que hoy no sea tu mejor día, que tengas complicaciones en tu hogar, en tu trabajo o en cualquier ámbito de tu vida. Te despertaste con el pensamiento de que todo seguirá igual, de que no tienes fuerzas para continuar la batalla y te vas rindiendo poco a poco. Andas en las calles cabizbajo y nada parece tener sentido. Este desgaste emocional posiblemente podría causarte una depresión o ansiedad.

Pero, ¿qué tal si inicias tu día diferente? Agradeciendo, meditando y mirando todo desde otra perspectiva. Esto aunque te resulte difícil, es posible.

Se dice que una forma de aprender es por repetición. Mientras más se repiten en tu cabeza las quejas, penas, problemas, negatividad… terminas consiguiendo más de lo mismo. Sin embargo, si tomas la actitud contraria: “gratitud”, podrás experimentar un estilo de vida más sano emocionalmente.

La fórmula correcta está en levantarte dando gracias por lo que eres y por lo que tienes. Piensa en momentos que te hayan dado gran felicidad y que te hagan sentir orgulloso. Dar gracias te hace valorar y conservar lo hermoso que te regala la vida y tus habilidades. Lo más importante es que tu mente se alegra y tranquiliza, se calma para emprender y tomar decisiones más adecuadas para ti cada día.


¿Qué consigues siendo agradecido?

1. Estar más contento contigo mismo.
2. Hacer mejor las cosas.
3. Ser mejor contigo mismo y con las demás personas que te rodean.
4. Ganas mejores relaciones, más amigos y recibes más de todo.
5. Tomas mejores decisiones al estar tu mente más calmada.

Esta actitud te permite avanzar en tus planes y metas, en lo que es importante para ti, porque estás más sereno. También debes dar las gracias por tus sueños, planes y proyectos.

El libro “El secreto” de Rhonda Byrne (2006), habla de cómo centrar tu pensamiento en las cosas positivas. Un recurso son “las piedras de agradecimiento”.

La autora plantea que: “para acordarte de ser agradecido puedes buscar una pequeña piedra en un jardín o en un río, y llevarla en tu bolsillo para que te recuerde dar las gracias por la noche cuando la saques del bolsillo y dar las gracias por la mañana cuando la pongas de nuevo en tu bolsillo”.

El poder ser agradecido convierte las dificultades en oportunidades, los problemas en soluciones, las pérdidas de dinero en ganancias, y estar rodeado de mejores amigos.

Un consejo es que por las noches reflexiones cómo fue tu día, y si algo no resultó como te hubiese gustado….cierra los ojos e imagina cómo tendría que haber sido. Este pequeño ejercicio te hace ir a dormir con energías positivas, te permite descansar, y te ayudará a que eso que no te salió como tú querías sea mucho mejor cuando se presente. Mientras duermes el cerebro se pone a trabajar con lo que has imaginado y busca en tu inconsciente los recursos necesarios para que los uses cuando lo necesites, sin pensar, como un piloto automático.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *