5 tips para darle a tus hijos unas navidades que nunca olvidarán

La navidad es una temporada especial para millones de seres humanos alrededor del mundo, y en especial para los niños. Pero, ¿es posible hacerla aún más especial para tus hijos? Si Santa es capaz de traerle regalos a todos los niños del mundo desde el Polo Norte en una sola noche, entonces todo es posible. Solo tienes que adornar esta hermosa época con detalles e ideas que hagan la diferencia como por ejemplo… Ya te cuento a continuación.

1. Disfruta el espíritu navideño fuera de casa

La experiencia navideña puede calar más hondo en la memoria de los más pequeños si trasciende más allá del arbolito de navidad y las paredes del hogar. Una buena forma de hacer esto es aprovechando los descuentos y llevarlos a eventos relacionados con esta festividad como el espectáculo de Disney On Ice o cualquier otra celebración de ese tipo.

2. Extiende la decoración navideña de tu casa

Haz algo diferente con respecto a la decoración de tu casa para esta fecha. Atrévete a extender la decoración más allá de la guirnalda y el tradicional. Puedes forrar las puertas de la casa con papel de regalo temático de navidad, incluso puedes hacer lo mismo con el interior de tu auto, esto ayudará a que tus chicos se sumerjan 100% en la navidad.

3. Sorpréndelos

En vez de recibir los juguetes en el arbolito de navidad como es tradición, podrían recibir una agradable sorpresa al despertar y encontrar todos los regalos al pie de su cama. Esto les hará sentirse especiales, ya que Santa se tomó el trabajo de llevarles los regalos hasta su cama, sobre todo si entre los regalos se encuentra algún juguete especial que han estado esperando por mucho tiempo.

4. Santa les escribe de vuelta

Muchos niños le escriben una carta a Santa con antelación para pedirle los juguetes y regalos que desean. Pero una carta de respuesta de puño y letra del mismísimo Santa Claus explicando por qué trajo (o no pudo traer) este o aquel regalo puede convertirse en una sorpresa inolvidable. Y si esto llegase a ocurrir, puedes sugerirle a tu hijo que le escriba una segunda carta a Santa agradeciéndole personalmente.

5. Navidad con sabor latino

Todo lo que tienes que hacer es incorporar una piñata el día de la fiesta y tus niños estarán más que felices de hacer algo diferente para esta celebración.

6. Practica la solidaridad

Es bueno recibir regalos y compartir en familia, pero la navidad también puede ser la oportunidad perfecta para enseñarle a tus hijos la empatía y la caridad hacia los demás. Compra algunos juguetes extra y junto a tu hijo dáselo a algún pariente o vecino con menos facilidades económicas. No tiene que ser algo caro o sofisticado, puede ser algún juguete comprado en un mercado local e incluso una manualidad o algo hecho por ustedes mismos. Lo importante es el acto de dar a los demás durante esta temporada festiva.

Fuente: vix.com

Descubre la personalidad de tu hijo según su color favorito

Los colores influyen en las emociones y la personalidad

Si tu hijo es muy pequeño puede que todavía no se haya definido por ningún color en concreto, pero lo cierto es que los colores que los niños escogen no son al azar, sino que definen parte de su personalidad o de su estado de ánimo.

Ya sea el color de la ropa que le gusta llevar, la ficha del juego que siempre elige o el color del cepillo de dientes, los niños tienden a escoger un color favorito, y aunque puede que lo cambien según van creciendo, el color favorito de cada momento de su vida nos está mostrando algo sobre su conducta, personalidad o sentimientos.

Aunque no es una ciencia, los cierto es que cientos de estudios de mercado y de marketing han dedicado parte de sus inversiones a ver cuáles son los patrones de comportamiento con respecto a los colores de los posibles compradores.

Lo mismo pasa con los juguetes, las empresas jugueteras usan los colores dependiendo del tipo del niño al que se dirigen, su edad ,e incluso su sexo.

Es innegable que los colores nos afectan al estado de ánimo, y que se asocian a él, de ahí frases tan acertadas como: “hoy lo veo todo negro”, o “la vida es de color de rosa”.

Los colores desprenden energía, ya que son longitud de ondas de luz, y esa energía también afecta a las personas, especialmente a los niños que son más receptivos a ellas.

La psicología ha descubierto unos patrones comunes de conducta en las preferencias por los colores de las personas, así que, si a tu hijo le gusta un color en concreto, puede que se aproxime mucho al tipo de personalidad que se asocia a él.

Personalidad del niño por su color favorito

Blanco

Muy pocos niños lo escogen como color favorito. Es el color de la inocencia, del bien y de los niños organizados, independientes y con sentido común, quizás por eso no se convierte en uno de los favoritos hasta que no se convierten en adultos.

Amarillo

Es un color contradictorio, ya que por un lado encontramos niños muy optimistas, pero también celosos. Son niños muy creativos, e imaginativos, pero racionales y prácticos.

Suelen ser exigentes consigo mismos y con los demás, y tienen bastante control sobre sus emociones.

Naranja

Niños muy extrovertidos, que reclaman estar siempre con sus amigos, pero que necesitan siempre la aprobación de los demás.

Son niños que buscan constantemente el equilibrio, a los que les gusta el deporte, el movimiento y ponerse constantemente retos.

Rojo

Son niños pasionales, intensos, activos y muy optimistas. Suelen moverse por impulsos, y no tienen tiempo para la reflexión. Suelen ser niños seguros de sí mismos, de carácter abierto, competitivos y con necesidad de controlar todo lo que hay a su alrededor.

Rosa

Muy asociado a las niñas, este es el motivo por el que muchos niños lo rechazan. Refleja el amor incondicional y la aceptación de aquellos cercanos.

Son niños muy sensibles a los que les afectan mucho las emociones que les rodean. Les encanta el romanticismo y son muy amorosos con sus padres.

Verde

El color de la naturaleza, de la esperanza y de la lealtad. Son niños fieles a sus amigos, a los que consideran especialmente importantes. Necesitan sentirse cerca de los demás y son muy dependientes de ellos.

Son positivos y vitales, pero siempre están pendientes de lo que los demás opinan de ellos.

Azul

El color más apreciado por los niños, ya que es uno de los que más tonalidades posee.

Los niños que tienen el azul por color favorito buscan la tranquilidad y la verdad. Se preocupan por los demás, pero son independientes y firmes en sus opiniones sin influencias externas.

Son niños que no cambian con facilidad, ya que tienen muy arraigadas sus creencias, y son muy equilibrados.

Morado

Son niños muy sentimentales y espirituales, pero no suelen mostrar en público sus emociones y reflexionan antes de expresarse ante los demás.

Son niños perfeccionistas a los que les gusta mucho ayudar a los demás.

Marrón

A muy pocos niños les gusta el color marrón. Sin embargo, los niños que lo escogen como favorito son grandes amigos, niños sencillos y naturales. Les gusta la comodidad y sentirse seguros rodeados de los suyos,  a los que les gusta la estabilidad y la sencillez por encima de los lujos.

Gris

No hay niños grises, sino que los niños a los que les gusta este color son personas equilibradas, tranquilas y conservadoras.

Un poco distantes en sus emociones y demasiado racionales. Pueden ser un poco pasivos y les gusta moverse entre rutinas.

Negro

Es el color de la elegancia, del poder y de la negación. Los niños que buscan este color son personas a los que les gusta el control y el poder, pero lejos de parecer distantes son niños que pueden tener unas grandes inclinaciones artísticas.

 Fuente: guiainfantil.com

Beneficios de que tus hijos canten villancicos

Llegan las navidades y tenemos que estar preparados para que nuestros hijos saquen de ese cajón desastres que todos tienen en su cuarto, las panderetas, zambombas, carracas, y todo aquello que sea susceptible de hacer un ruido infernal que nos machaque los oídos hasta enero.

Te sorprenderá saber que tus hijos canten villancicos, día sí y día también, tiene beneficios para su salud.

Beneficios de que tus hijos canten villancicos a todas horas.

Di adiós a tu momento zen, si es que alguna vez lo has tenido, y prepárate para tener los nervios a flor de piel durante un largo mes en el que las letras de los villancicos de Navidad te perseguirán hasta en sueños, y sino, ya estarán tus hijos para recordarte alguna estrofa que se te haya olvidado.

A voz en grito los niños cantarán una y otra vez los mismos villancicos, al ritmo de panderetas y sonajas, mientras te persiguen por toda la casa, no vaya a ser que no les escuches. Mis hijas hasta se pelean por ver quién canta qué canción.

Pero, no desesperes, todo este ruido, tiene un lado bueno, aunque no se lo encuentres a primer oído.

Parece mentira, pero que tus hijos canten villancicos de Navidad constantemente tienebeneficios para su salud; y no lo digo yo, sino un estudio del Instituto Heart Research de Reino Unido.

Dicho estudio, que me imagino que surgió de intentar sacar alguna ventaja de poner a prueba los oídos y paciencia de los padres, confirmó que cantar es una forma de hacer ejercicio tan buena como otra cualquiera.

Para empezar:

– Los niños llenan sus pulmones de aire hasta el infinito, lo que fomenta su capacidad pulmonar.

– Este aire de más, y el control que deben hacer para soltarlo mientras cantan, hace que su frecuencia cardiaca aumente, lo que da paso al tercero de los beneficios.

– Mejora el bombeo de sangre a todo el cuerpo.

– Pero lo mejor de todo es que, esta práctica, que consigue los mismos efectos en los niños que si los mandasemos a escalar una montaña, no supone un deporte de riesgo, sino que se puede hacer perfectamente desde el salón a la cocina pasando por todas las habitaciones de la casa por donde los niños nos encuentren.

Pero, no queda ahí la cosa, sino que hay más:

– Cantar villancicos en Navidad está asociado a la longevidad y a una reducción de estrés del niño (no creo que tanto de los padres).

– Y, sobretodo, y lo más importante de todos los beneficios que se han dicho hasta ahora, es que ayuda a nuestros hijos a ser positivos, mejora su memoria, les llena de energía y vitalidad, les acerca al espíritu navideño y saca su lado más creativo.

Visto lo visto, tan solo nos queda hacer de tripas corazón, agarrar el mango de la ducha y lanzarnos a cantar a la Navidad como si no hubiera un mañana.

Ya se sabe “si no puedes con tu hijo, únete a él”.

Fuente: guiainfantil.com

El verdadero significado de la navidad

Muchas veces celebramos la navidad sin saber su verdadero significado, en este trabajo, damos detalles específicos de esta celebración cristiana

Estamos en una de las épocas del año más emocionante del significado de la Cristiandad, el nacimiento de nuestro señor Jesucristo. Sin embargo, en los últimos tiempos, las fiestas navideñas han tomado un significado más comercial y menos religioso.

Es por eso que la Dirección General de Informática  a través de su portal Educando le exhorta a la familia dominicana volver al verdadero significado de las celebraciones navideñas haciendo que Jesús nazca en cada corazón de los miembros de la familia.

La Navidad se celebra en toda parte del mundo aunque con costumbres y rituales diferentes, pero a estas diversas maneras de conmemorar la fecha nos une la celebración del nacimiento de Jesús hijo de Dios.

En la República Dominicana, la época navideña es motivo de encuentros familiares, abundan los aguinaldos, sonrisas, abrazos, buenos deseos, el ambiente de fiesta en las calles, no faltan los tradicionales villancicos, lechón asado, pasteles en hoja, también se decora el árbol de Navidad.

Nuestras fiestas comienzan a mediado del mes de octubre, en esta época es notoria la llegada de dominicanos ausentes quienes vienen a encontrarse con familiares y amigos.

También en nuestro país la forma de celebrar la Navidad o noche buena, el 24 de diciembre, varía de una región a otra del país, pero en sentido general los cambios son muy pocos.

El árbol de Navidad es un símbolo de uso universal, decorado con luces multicolores y considerado uno de los símbolos más hermosos y conocido de la Navidad, al igual que el pesebre que reproduce el nacimiento del niño Jesús, forman parte de los tradicionales adornos en los hogares dominicanos.

En sentido general las celebraciones se centran en aguinaldos, consistentes en la reunión de un grupo de amigos y familiares que a partir de la medianoche y sin avisar se toca la puerta de vecinos y conocidos a ritmo de villancicos o merengue.

El más usado es el famoso popurrí “alegre vengo de la montaña”, con el que se logra despertar a los visitados integrándose muchos de ellos a la celebración.

El 24 de diciembre, día de Noche Buena, en las tradiciones dominicanas se reúne la familia amigos y allegados, y se comparte la cena que normalmente tiene como plato típico el cerdo, pavo y pollo horneado, moro de gandules y telera (pan).

Además se complementa con vino, ponche, manzana, uva, pasas, y golosinas entre los que se encuentran los diferentes tipos de dulces. El día 28 de diciembre se celebra el día de los santos inocentes, jugándoles bromas a los conocidos, aunque no es tan popular porque la mayoría de las persona lo dejan pasar por alto.

En cuando a la entrega de regalos o juguetes a los niños, la tradición en la República Dominicana está dividida, muchas personas los entregan la noche del 24, especialmente en la Región Norte del país y otros lo hacen el 6 de enero día de los Reyes Magos, pero también se han adoptado costumbres norteamericanas como la de que es Santa Claus o Papá Noel quien trae los regalos.

Los dominicanos hemos creado la figura maternal de la “vieja Belén”, para compensar o calmar los sinsabores de los niños (generalmente de escasos recursos) a quienes no se les realizan a tiempo los regalitos.

Un poco de historia

Según algunas leyendas, la celebración de Navidad surgió para contrarrestar las fiestas paganas que se celebraban en el mes de diciembre. El 25 era sagrado no sólo para los romanos, sino también para el pérsico cuya religión de “Mithraism” era uno de los rivales principales del cristianismo de aquella época.

La Iglesia sin embargo, quería cambiar los rituales de la fiesta de Saturnalia (fiestas dedicadas al Dios Saturno) y los transfirió a la celebración de una Navidad cristiana.

Es difícil precisar cuándo comenzó a celebrarse la Navidad tal cual la conocemos. Lo cierto es que las costumbres, mitos y leyendas que se le fueron sumando a lo largo de los siglos provienen de diferentes países.

Este tiempo es propicio para que los cristianos por medio del Adviento nos preparemos para recibir a Cristo, “luz del mundo” (Jn 8, 12) en nuestras almas, rectificando sus vidas y renovando el compromiso de seguirlo.

El espíritu de la Navidad para muchas personas es únicamente un estado de ánimo; pero para otras es el manto protector que envuelve al mundo durante los días que se recuerda el nacimiento de Jesucristo.

Aunque muchas personas las consideran únicamente una forma de diversión, y estreno de ropa, la realidad es que, sea cual sea el concepto que se tenga sobre la Navidad, es una oportunidad para reflexionar en familia y cada encuentro.

En este sentido exhortamos a todas las familias a que hagan de cada adorno, pieza musical y celebración navideñas un motivo para crear un ambiente de paz que nos encamine a un encuentro personal con Dios por medio de Jesús.

Fuente: educando.edu.do