Janna Marie: nos habla de sus retos, logros y sueños

Rosario Vásquez
[email protected]

Janna Marie Ortiz Peguero es una joven muy especial que finalizó sus estudios de bachillerato, tuvo que enfrentarse a las Pruebas Nacionales como cualquier otro estudiante y aspira a ingresar a la universidad.

Foto: Martín Rodríguez

Pero esta joven tiene algo que la hace aún más especial: la semana pasada se convirtió en la primera estudiante con Síndrome de Down en tomar las Pruebas Nacionales.

Janna Marie, de 20 años, estudia en el colegio Santa Teresita, adonde llegó hace siete años luego de estudiar en un centro de enseñanza Montessori.

Nos platica que al principio se sentía nerviosa por dejar atrás a sus otros profesores y amigos, y por entrar a un mundo nuevo y desconocido.

Para Janna Marie, todos los jóvenes deben de luchar por alcanzar sus metas y sus sueños.  “Si no pasas las materias debes repetir el curso”, enfatiza muy seriamente.

Amalia Inchaustegui de Hernández, directora del colegio Santa Teresita, expresa que Janna Marie es una alumna muy estudiosa y que nunca se le ha quedado una materia para completivo.  “Si ella veía que en algo no le iba bien daba su máximo hasta que lo lograra. La perseverancia ha sido su mejor virtud”.

Reconoce que el papel que ha jugado su familia ha sido muy importante en su vida porque le han ayudado muchísimo. Sus abuelos pagan las materias básicas y dedican cada domingo unas horas para estudiar con ella.

Foto: Martín Rodríguez

“El apoyo de la familia es vital”, dice Inchaustegui de Hernández.

Janna Marie opina lo mismo. “Este diploma, que me llena de orgullo no es solamente mío, pertenece a mis padres, quienes se han sacrificado tanto para que sus hijos pudieran tener éxito en la vida, en especial para que yo algún día pudiera recibir un diploma de bachiller  y abriera las puertas para que otros jóvenes con Síndrome de Down también lo hagan”.

Gracias a Dios hoy se siente triunfante.  Aprendió a ser valiente y amable y a tener su propio valor.

Rol de la escuela

Para Amalia Inchaustegui de Hernández, directora del colegio Santa Teresita, poder tener en el aula una estudiante con Síndrome de Down ha significado una experiencia maravillosa y un gran reto para todo el equipo, especialmente para las profesoras Adelfa Hernández, Psicóloga y Bélgica Paredes, profesora de Ciencias Sociales.  El camino no ha sido fácil pero la recompensa ha valido la pena.

Foto: Martín Rodríguez

Se le creó un horario especial para que los profesores de las materias básicas,  una vez a la semana, trabajasen con ella fuera del aula.  En el caso de los idiomas, de las 5 horas a la semana, 3 fueron usadas paras reforzar estas asignaturas.

Janna no tiene maestra sombra.  Desarrolla las actividades normales que hacen sus compañeros de clases.  Solo que se le da un poco más de atención personalizada fuera del grupo. Respetando su ritmo de trabajo.  Esos temas que se entendía que ella no podía trabajar, en su interpretación ha dado las respuestas adecuadas.  En el salón de clases, por ejemplo cuando llega el momento de lectura Janna tiene que leer y hacer sus interpretaciones como lo hacen los demás.

¿Qué sigue ahora para Janna Marie?

Aspira cuando finalice ahora su bachillerato  inscribirse en la universidad a estudiar la carrera de cosmiatría,  ya que le encanta la belleza y el maquillaje y que para continuar realizando sus sueños piensa emprender, con el apoyo de su familia, un negocio en esa área.

Ministerio de Educación

A medida que Janna iba avanzando de grado surge la disyuntiva de si sacarla del sistema oficial o dejarla. Se le consultó directamente al Departamento de Educación Especial del Ministerio de Educación, con su directora Cristina Amiama, quien ofreció todo el soporte para que Janna Marie pudiera continuar en el sistema.

Actualmente el Minerd mejora su apoyo para estos estudiantes con capacidades especiales, dispone de un técnico que les asiste en la aplicación de las Pruebas Nacionales y recomienda que cualquier centro que tenga dentro de sus aulas un estudiante con condiciones especiales, lo comunique formalmente para poder asistirle.

Las ventajas que se dan al tener un sistema inclusivo son cualitativas porque tanto aprende el niño con la condición especial como los demás alumnos, ya que es una oportunidad para que  otros miren la realidad del mundo y se integren. A veces se corre el riesgo de que los estudiantes sean excluidos dentro de la inclusión.

3 comentarios
  1. Teresa Graciano
    Teresa Graciano Dice:

    Excelente janna, todo podemos lograrlo si nos sostenemos de la manos de Dios, sigue hacia delante, tu puedes

    Responder
  2. Andreina Branagan
    Andreina Branagan Dice:

    Felicidades , eres una la luchadora y has hecho camino al andar . Eres la musa de los padres con hijos de capacidades diferentes

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *