Por qué los animales hacen obsequios extraños

Autor: Liz Langley

Si eres dueño de un gato, seguramente alguna vez te ha llevado un animal muerto como regalo y te has preguntado “¿Qué hice para merecer este extraño obsequio?”.

Los gatos no son los únicos animales que dan regalos, es por eso que investigamos si hay otros animales que hagan regalos y si son igual de extraños que los de tu gato.

Grandes cosas en paquetes pequeños

Tal vez los insectos muertos y los restos de cadáveres no nos resulten atractivos, pero eso es justo lo que muchos animales anhelan como regalo.

Por ejemplo, durante el cortejo y el apareamiento, varios insectos entregan lo que se conoce como “obsequios nupciales”. El macho de la mosca escorpión (Panorpa communis) ofrece a la hembra una gran gota de su saliva; algunas mariposas machos dan a sus parejas un paquete de esperma y nutrientes; y los grillos Cyphoderris strepitans dejan que las hembras se coman parte de sus alas posteriores y beban la hemolinfa (el equivalente a la sangre) que mana de las heridas.

Eso sí, a veces los pretendientes son algo tacaños y envuelven un pedacito de planta poco apetitosa o “un insecto muerto que ya consumieron”.

Cría cuervos y, posiblemente, te den regalos

También las aves hacen regalos.

Los cuervos salvajes dejan regalos a las personas que los alimentan, asegura John Marzluff, ornitólogo de la Universidad de Washington. Cierta vez, en el estado de Washington, unos cuervos regalaron a un hombre un relicario, un caramelo con forma de corazón y pedacitos de piedra, entre otros objetos.

En otro caso, una mujer de Arizona liberó a un cuervo atrapado en una cerca y entonces, otro cuervo comenzó a dejarle pedacitos de comida en su porche, “como suelen hacer con sus parejas”, explica Marzluff.

La  razón es que estos animales, altamente sociales e inteligentes, “forman vínculos con los actores principales de sus mundos”, los cuales pueden incluir a las personas que los ayudan, prosigue Marzluff, autor de Gifts of the Crow: How Perception, Emotion and Thought Allow Smart Birds to Behave Like Humans.

Un ave macho suele ofrecer comida como parte del cortejo para demostrar que es apto y que puede proporcionar nutrición a una hembra que está poniendo o incubando huevos, o “incluso solo para mantener el vínculo de la pareja”, añade J. V. Remsen, ornitólogo de la Universidad Estatal de Luisiana.

El martín pescador entrega pescados a su pareja, mientras que el alcaudón real, natural de la mayor parte de los climas nórdicos, es mucho más teatral. Los machos traspasan a sus presas con grandes espinas, creando una especie de “brocheta de ratón”. Luego, las hembras analizan las opciones y eligen al macho que ofrezca la brocheta más apetitosa.

Asuntos de familia

Los chimpancés y los bonobos, que comparten 98 por ciento de nuestro ADN, suelen compartir la comida, pero de manera pasiva; como cuando permites que alguien te quite las patatas fritas del plato.

“Solo 2 por ciento de la comida compartida es una donación activa –revela Frans de Waal, primatólogo y etólogo de la Universidad de Emory, y autor de más de una docena de libros sobre la conducta de los primates.

Los regalos también se usan a cambio de favores o como artículos de trueque, señala de Waal.

“Un chimpancé macho puede incursionar en una plantación y llevarse una papaya para que una hembra acceda a tener sexo con él –revela, en un correo electrónico-. A veces, una hembra bonobo joven puede buscar contacto sexual con un macho que esté sujetando comida, para quitársela de las manos durante la copulación”.

 Entregas a domicilio

¿Recuerdas los ratones muertos de tu gato? Pues no son regalos, dice John Bradshaw, de la Universidad de Bristol, Reino Unido y autor de The Trainable Cat.

Nuestras mascotas felinas vuelven a casa con sus presas para comerlas con seguridad, pero una vez que llegan, el aroma seductor de la comida de gato resulta más apetitoso y “en ese momento, abandonan sus presas”. De modo que, contrario a lo que afirma la creencia popular, tus gatos no están ofreciéndote su versión de una comida casera.

Confiesa: ¿te sorprende que un gato solo piense en sí mismo?

Fuente: National Geographic en español

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *