Hoy es día de Sánchez: La Bandera Dominicana

Hoy es el bicentenario del natalicio del patricio Francisco del Rosario Sánchez. Es uno de los protagonistas de la historia de República Dominicana, por su gran obra libertadora. Nació el 9 de marzo de 1817, en la calle El Tapado, en Santo Domingo.

Fue  quizá el  más comprometido y audaz de todos los adeptos a Juan Pablo Duarte, ideólogo y líder del proyecto de Independencia Nacional.

Sánchez se dedicaba al oficio de vendedor de peines de concha, cuando se fundó  la sociedad secreta La Trinitaria el 16 de julio de 1838.

Sus inquietudes políticas, probablemente animadas en las clases de filosofía que lo pusieron en contacto con Duarte, lo colocaron en los caminos de la construcción social que nunca abandonó.

Según el historiador Juan Daniel Balcácer, en su obra “Pensamiento y Acción de los Padres de la Patria”, en 1843 Francisco del Rosario Sánchez se dedicaba a coordinar el movimiento revolucionario La Reforma, concebido por dirigentes haitianos con el fin de derrocar al dictador Jean Pierre Boyer.

El presidente Charles Herard se enteró que Los Trinitarios estaban interesados en algo más que La Reforma. Esto provocó la persecución y el exilio de Juan Pablo Duarte, Juan Isidro Pérez y Pedro Alejandrino Pina.

Sánchez, Matías Ramón Mella y Vicente Celestino Duarte quedaron entonces al frente del proyecto de Independencia. “Ellos mantuvieron contacto con Duarte, a quien le solicitaron que gestionara en Venezuela, donde se había radicado temporalmente alguna ayuda económica para la Revolución”, explica Balcácer en su libro.

Un sobrino de María Trinidad Sánchez hizo las gestiones políticas pertinentes para que el sector conservador liderado por Tomás Bobadilla se integrara a la lucha independentista. Algunos historiadores dicen que fue el mismo Sánchez quien redactó el Manifiesto publicado el 16 de enero de 1844, conocido como el Acta de la Independencia.

José María Serra recuerda que Matías Ramón Mella disparó el trabucazo frente a la Puerta de la Misericordia, con el fin de anunciar el inicio de la revuelta independentista la noche del 27 de febrero de 1844. Y Francisco del Rosario Sánchez, el líder político de esa noche, corrió hasta la Puerta del Conde, donde izó por vez primera el pabellón tricolor que hoy es sinónimo de su nombre: la Bandera Dominicana.

Si la declaración de la Independencia Nacional le costó un gran sacrificio a Sánchez y a los demás Trinitarios, la protección de la nueva República le costaría aún más.

El 28 de febrero de 1844, Los Trinitarios, dirigidos por Sánchez,  y los conservadores, representados por Bobadilla, conformaron una Junta Gobernativa llena de contradicciones ideológicas, pues el bando conservador buscaba la protección de una potencia extranjera, mientras “los muchachos”  anhelaban la soberanía que predicaba por Juan Pablo Duarte.

Cuando el patricio regresó del exilio, según los Apuntes de Rosa Duarte, la Junta en la que Sánchez y Mella eran directivos lo recibió con los mayores honores. De inmediato se vio afectada por una guerra de intereses que provocó el destierro de los líderes Trinitarios  el 26 de agosto de 1844, y el surgimiento de Pedro Santana como jefe supremo de la República Dominicana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *