¿Qué características esperan los alumnos de nosotros?

¿Sabes qué características  esperan los alumnos de nosotros? ¿qué expectativas y prejuicios tiene nuestro alumnado acerca de nosotros? En este artículo te daremos a conocer los cuatro rasgos que los estudiantes desean encontrar en su profesorado.

  1. “Es divertido y hace que aprender también sea divertido”. Al profundizar en el tema, los alumnos detallaron esta percepción, señalando que deseaban profesores y profesoras que disfrutaran enseñando y lo demostraran en sus interacciones con el alumnado en su día a día (es que esas cosas se notan).
  2. “Se preocupa realmente por mí”. Básicamente, hacen distinción entre el cuidado genuino y otras actitudes más hipócritas: muchos de ellos afirmaron haberse llegado a sentir insultados ante actitudes extremadamente paternalistas.
  3. “Nos da un trato igualitario” Casi todos los alumnos encuestados afirman que les agrada el trato con igualdad entre los compañeros, y valoran que el o la docente trate a cada cual según ese principio.
  4. “Trabajamos en grupo y por proyectos” para, volviendo al punto 1, hacer el aprendizaje divertido. Todo estudiante desea poder elegir y desea actividades prácticas, resolución de problemas y elaboración de proyectos.

Fuente: comunidaddocente.org

11 razones por las que los profesores no usan tecnología

John Spencer escribe en el artículo  las principales razones que llevan a los profesores a no usar tecnología en las aulas; pero, ¿qué pasa exactamente? ¿qué piensas sobre esto?

Técnicamente todas las herramientas son tecnología (en un sentido literal). Sin embargo, ahora mismo pienso en computadoras, tabletas y dispositivos móviles; tengo que admitir que esta lista de motivos por los que los profesores y las profesoras no utilizan las nuevas tecnologías se limita a mi contexto local y a mi experiencia, con lo cual no pretende ser exhaustiva, pero ahí va:

  • El miedo
    La implementación de las nuevas tecnologías puede causar terror entre los profesores, ya que pueden tener la sensación de perder el control del aula o a no contar con los suficientes conocimientos para implementarlas.
  • Baja auto – eficacia
    Cuando hice la investigación en el Máster consideraba que el desarrollo profesional incluía, principalmente, habilidades directivas y motivación. Quería hacer ver a los/as docentes que la tecnología era algo positivo; ellos/as sí estaban capacitados y motivados, en cierta medida, pero les faltaba la creencia en su propia capacidad para integrar las Tecnologías de la Información en Comunicación (TIC) en las clases.
  • Prueba
    La mayor barrera es esta, los docentes conocen las estrategias integradas, conocen las metodologías ante la inclusión de las TIC, conocen eso que llaman “calidad”, etc. Lo ven en acción, pero las inconsistencias en el sistema educativo, en la enseñanza y en la evaluación los hacen retroceder.
  • Consumismo
    En muchos casos, los propios maestros tienen las computadoras, celulares o tabletas sólo para el entretenimiento y la interacción social. A menudo, esto viene de una mentalidad consumista. Los libros, no importa tanto su calidad, siempre van a ser “mejores” que las pantallas, porque “hay que leer”, hay que “escapar” de tanta nueva tecnología” (“al menos, la gente está leyendo” es una frase que esconde, tras sí, una juicio concreto del acto de leer con rancio arraigo cultural).
  • Falta de liderazgo
    Generalmente los directivos se preocupan más por la responsabilidad de gestionar el centro educativo que por los cambios que harían que ese centro para que funcionase mejor. En estos casos, las TIC se convierten en el chivo expiatorio: en vez de aprovechar sus ventajas, sacamos “provecho” (para quedarnos como estamos) de sus problemas, desventajas o vulnerabilidades. Más que una lucha por la seguridad, parece que luchamos contra las nuevas tecnologías.
  • Los paradigmas incoherentes
    Los profesores se agobian al tener que gestionar ocho computadoras y piensan: “¿Qué se supone que haré con ocho computadoras?” o “¿Cómo debo manejar múltiples dispositivos?” Y, sin embargo, los mismos profesores, gestionan un grupo de 30 alumnos sin ningún problema. No tienen problema con hacer la misma gestión con hojas de papel. Se preocupan mucho porque los alumnos se comuniquen por las diferentes redes sociales, pero no les resulta molesto que se pasen notitas de papel.
  •  Experiencia personal
    Ciertos maestros se sienten cómodos con las estrategias de enseñanza con las que crecieron. Algo tan simple como un blog o medios de comunicación social extrema son nuevas y diferentes para ellos. Si los maestros mismos nunca han utilizado estas herramientas en su tiempo libre y las escuelas no han utilizado estos en el desarrollo profesional, las herramientas siempre van a parecer extraño.
  •  Humildad
    Se necesita un cierto nivel de humildad para decir, “mi enfoque no tecnológico está mal y tal vez necesito tener en cuenta la tecnología”.
  •  Es opcional
    En una cultura de cumplimiento, algunos maestros sólo hacen lo que los líderes exigen que hagan. Por lo tanto, no es necesaria la tecnología. De alguna manera, lo tratamos como si es una cuestión de elección personal. A alguien todavía se le permite ser un “buen maestro” con uso nulo de la tecnología. El fracaso no es una opción, pero es irrelevante. De alguna manera hemos fastidiado nuestras prioridades. De alguna manera hemos permitido que el nivel de comodidad del maestro decida lo que usamos con los estudiantes.
  • Falta de recursos para tecnología
    Con los recientes recortes presupuestarios, las escuelas no están invirtiendo en tecnología y esto puede ser una de las principales causas de que los profesores no usen estas nuevas herramientas.
  • Falta de investigación
    No hay una investigación sólida que analice la relación de las estrategias y su integración con las TIC. Hay expertos, tecnólogos, que convierten en milagros a los mismos dispositivos, generando con su excesivo entusiasmo, una falta de comunicación con el personal docente que se ve abocado al sub-uso. No se comparte con eficacia la investigación realizada y los resultados de unos estudios y otros son muy contradictorios.

Fuente: comunidaddocente.org

PL030117

Juguetes divertidos que mejoran la atención

Hainan Reynoso Uribe

“Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”. Francisco Mora . El juego es emoción, y según la neurociencia, no hay aprendizaje si no hay emoción.

En un artículo publicado en el blog Psicología y pedagogía, la especialista Pamela Ferreira considera que la única manera de potenciar y entrenar la atención de una forma divertida es a través del juego.

Un niño y un adulto sano tienen distintas capacidades de atención. Un aspecto muy peculiar del proceso cognoscitivo infantil –prosigue Ferreira- es la capacidad de atención activa. Esta es la capacidad  de fijar la atención en la información relevante, y obviar las distracciones. Esta facilidad se amplía entre los cuatro y siete años de edad. En ese sentido, aunque la atención puede ser entrenada y aumentada en todas las edades, esa es la mejor época para hacerlo.

Sometemos a su consideración algunos juguetes que estimulan de forma específica la capacidad de atención como el cubo mágico, y el dómino. Mientras que el cubo mágico y el dómino estimulan  la asociación, agudeza y discriminación visual; los rompecabezas favorecen la integración visual.

Día de los Magos

Se aproxima el Día de los Reyes Magos, como tradicionalmente se le llama a la efeméride más divertida de Occidente.  Es la fecha en que por tradición los chiquitos se emocionan destapando los regalos con juguetes y a los adultos les brillan los ojos de verlos felices.

La fecha es reminiscencia de los obsequios que los magos de Oriente ofrecieron a Jesucristo cuando nació en Belén de Judea, según refiere el evangelista Mateo. A la sazón le ofrendaron oro, incienso y mirra.

El oro era el obsequio a la realeza, y una estrella en el firmamento los guió hasta donde había nacido el Rey de reyes y Señor de señores.  La mirra es la resina aromática que se usaba en la preservación de los cadáveres, y presagiaba la misión del recién nacido: tomar el lugar de esta raza de víboras en la cruz del Calvario. El incienso era el sacrificio a los dioses, ofrecido a quien es Dios hecho hombre.

De ese tiempo a la fecha los juguetes han evolucionado considerablemente. Los videojuegos, bicicletas, patinetas, tabletas y los juegos de mesa se llevan los primeros lugares del ranking entre los más populares.

¿Y si este año regalas un juguete que entretiene, integra a la familia, es una interesante herramienta educativa? Los juegos de mesa desarrollan habilidades sociales como el respeto y la tolerancia ante la frustración, y diferencias de criterio.  Son una excelente herramienta para animar las noches de familia.

Scrabble

Es un juego de palabras tradicional y entretenido. Consiste en formar palabras en un tablero que se conecten con las palabras creadas por los otros jugadores y desafiar a al rival para  obtener la mayor cantidad de puntos. Se debe designar a alguien para que anote los tantos acumulados por cada participante.

Es probable que durante el juego surjan dudas de ortografía y hasta se cuestione la existencia de alguna palabra. En ese sentido es recomendable elegir previamente qué diccionario se consultará, y tenerlo a mano.

Monopolio

Este juego de mesa tan popular consiste en llevar a la quiebra a tus adversarios antes que ellos te lleven a ti a la bancarrota. Aquí cada decisión es fundamental para poder ganar.  Se trata de un juego de estrategias donde pasas de mendigo a millonario o viceversa.

Jenga

Este es un maravilloso juego de habilidad física y mental en el que los jugadores, deben retirar bloques de una torre por turnos y ponerlos en la parte de arriba, hasta que ésta se caiga. Se trata de 54 piezas de madera que se ubican de forma cruzada por niveles de tres piezas juntas, de manera que formen un cuadrado al colocarse juntos.

Termina cuando la torre completa 18 niveles de altura. En su turno, cada jugador deberá retirar una pieza de cualquiera de los niveles inferiores de la torre utilizando solo dos dedos y colocarlo en el nivel superior para completarlo y hacer crecer su tamaño.

Gana el jugador que realizó la jugada anterior a la que hizo que se derribara la torre.

Se debe esperar cinco segundos después de cada movimiento, de lo contrario, si se toca antes y la torre se cae, se pierde la jugada.

 

La ONU propugna eliminar los matrimonios infantiles

La Asamblea General de las Naciones Unidas reafirmó su compromiso de eliminar los matrimonios infantiles, matrimonios tempranos y forzados a nivel mundial con una nueva resolución que pide a los Estados fortalecer las leyes y políticas para proteger a las mujeres y las niñas de esta práctica dañina.

Más de 100 estados apoyaron la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que identifica la desigualdad de género entre las causas fundamentales del matrimonio infantil, temprano y forzado. La resolución pide a todos los Estados que promulguen y apliquen leyes que estipulen una edad mínima para contraer matrimonio y que garanticen el acceso a la justicia para las mujeres y niñas que corren peligro o hayan sido sometidas a esta práctica perjudicial. La resolución también insta a los Estados a que respeten, promuevan y protejan la salud sexual y reproductiva y los derechos de todas las mujeres y las niñas sometidas a matrimonios infantiles, matrimonios precoces y forzados.

La resolución sigue al compromiso mundial de 2015 de erradicar el matrimonio infantil, temprano y forzado, y forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y de una resolución del Consejo de Derechos Humanos en 2015.

Rosa Elcarte, Representante de UNICEF en la República Dominicana dijo que “el fenómeno del matrimonio infantil y las uniones tempranas es especialmente grave en el país y afecta el cumplimiento de los derechos de las niñas, condicionan su desarrollo, las exponen a la violencia, al abuso y al embarazo adolescente”.

En el país, el 37.1% de las niñas se unieron o casaron antes de cumplir los 18 años de edad, y el 11.7% antes de cumplir los 15 años, según la encuesta ENHOGAR 2014 de la Oficina Nacional de Estadística. Estas cifras son de las más altas de América Latina y E7l Caribe, especialmente la de menores de 15 años, comparable a varios países de África subsahariana. Las causas de que esto ocurra son múltiples, la pobreza, los bajos niveles educativos, las pautas culturales de comportamiento, la situación de violencia en la familia, los patrones socioculturales de desigualdad de género que impera en el contexto, y una legislación que da soporte a las uniones a temprana edad.

De acuerdo con la misma fuente, casi el 60% de las niñas y adolescentes, viviendo en el quintil más pobre, terminan por unirse o casarse antes de los 18 años. Estas uniones, son en muchos casos, con personas de 5, 10 o más años mayores que ellas.

Algunas consecuencias del matrimonio infantil y de las uniones tempranas, se encuentran en los embarazos en la adolescencia, el abandono o deserción escolar y los elevados riesgos de sufrir violencia por parte de su pareja. Según la ENDESA 2013, el 22% de las adolescentes y jóvenes, entre 15 y 19 años, había sido víctima de violencia física o sexual por parte de su pareja, en los doce meses anteriores a la encuesta.

Además de estas violaciones a los derechos de estas niñas y adolescentes, sus hijos tienen mayor riesgo de tener desnutrición infantil, y de abandonar la escuela y sus hijas de volver a ser víctimas de un matrimonio o unión temprana, de tal forma que este fenómeno se convierte en un elemento reproductor y multiplicador de la pobreza en el país.

Elcarte exhortó al Estado y a la sociedad dominicana a no ver esta dañina práctica como algo normal, a pesar de ser tan frecuente. Pidió al Estado dominicano, prohibir legalmente el matrimonio de menores de edad y sancionar el abuso sexual tal como lo establece el Código para el Sistema de Protección de los Derechos del Niño, Ley 136-03. También enfatizó la importancia de promover programas integrales de apoyo a las niñas, adolescentes y sus familias para prevenir el matrimonio o unión temprana, y que se garantice el acceso a la justicia de aquellas niñas que sean obligadas a unirse o casarse de manera temprana.

 

 

 

Cuatro elementos nuevos para la tabla periódica

Acaban de incorporarse a la archiconocida tabla periódica cuatro nuevos elementos ‘creados’ por el hombre.

“Hidrógeno (H), litio (Li), sodio (Na), potasio (K), rubidicio (Rb), cesio (Cs), francio (Fr)…”. Cuántas veces tienen que repetir los estudiantes este soniquete para aprenderse la tabla periódica de los elementos, el sempiterno esquema de una familia química cuyos miembros no paran de aumentar.

Después de la incorporación del flerovio y livermonio (114 y 116), llegan cuatro nuevas denominaciones, añadidas oficialmente el pasado 1 de diciembre: nihonio, moscovio, téneso y oganesón, cuyos números atómicos son, respectivamente el 113, 115, 117 y 118.

La IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada), la organización encargada de aprobar los cambios en la tabla periódica, ya había aceptado la denominación de estos nuevos elementos recién añadidos oficialmente a la tabla periódica. Entre las condiciones, la entidad estipula que los nombres deben estar relacionados con un concepto mitológico, una región geográfica o un científico.

Ninguno de los cuatro elementos puede encontrarse en la naturaleza. Todos ellos han sido ‘creados’ por el hombre, descubiertos por la descomposición provocada al golpear entre sí núcleos de elementos superpesados radiactivos.

El nihonio (113) proviene de la palabra nihon (Japón en japonés), pues corresponde a un hallazgo realizado por un equipo de científicos del Instituto Riken.

Los demás elementos nuevos hacen referencia a Rusia y Estados Unidos, pues son el resultado de una investigación conjunta llevada a cabo por científicos del Joint Institute for Nuclear Research of Dubna, (Rusia) y del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California.

Más información

Moscovio (115), hace referencia a Moscú; téneso recibe su nombre a Tennessee (EE.UU.), el segundo estado de EE.UU. en aparecer en la tabla periódica después de California (Cf, 98). Finalmente, oganesón (118), debe su denominación al físico nuclear ruso Yuri Oganessian, director del equipo científico que lo descubrió. ¡Bienvenidos Nh, Mc, Lv, Ts y Og!

Fuente: National Geographic

La historia oculta del día de Año Nuevo

Ana María Bertolini

El Año Nuevo comenzó a festejarse, según la historia, el 1 de enero hace relativamente poco tiempo; fue el papa Gregorio XIII quien lo dispuso en 1582 para todos los países católicos, al inaugurar el calendario en vigencia, que sustituyó al juliano.

Luego, poco a poco, las restantes naciones lo incorporaron -los rusos fueron los últimos, en 1917- y así también se aceptó en todo el mundo que el año comenzara el 1 de enero y no el 21 de marzo o el 1 de abril, como solía serlo en los viejos tiempos.

Según el calendario gregoriano, este 1 de enero comenzó el año 2017; pero como se estructuró sobre un error de cálculo cometido por el monje Dionisio el Exiguo al fijar entre cuatro y cinco años antes el comienzo de la era cristiana, la fecha sería muy otra.

Resultó que Dionisio estaba harto de que los años se siguieran contando desde la asunción al trono del emperador Diocleciano, dado que éste había perseguido con furia a los cristianos, y aprovechó el nuevo calendario para hacerlo a partir del nacimiento de Jesús.

Tras establecer que el Niño Dios había nacido el 25 de diciembre del año 753 ab urbe condita- es decir, desde la fundación de Roma- decidió que el año uno de nuestra era coincidiera con el 754 AUC, sin percatarse que para entonces la muerte de Herodes llevaba cuatro años de ocurrida.

Ahí fue que surgió la pregunta: ¿cómo pudo Herodes mandar a degollar al Mesías en la matanza de inocentes, si él mismo ya estaba muerto? El recálculo denunció el error pero el calendario gregoriano siguió tal cual.

Nuevos estudios basados en lo estimado en el siglo XVI por el astrónomo Johann Kepler, en función de la aparición de la estrella de Belén -en realidad, una triple conjunción de Marte, Júpiter y Saturno en el signo de Piscis- llevaron a proponer que Jesús habría nacido a mediados de septiembre del año 7 y no en diciembre del año 1.

Esto significa que el pasado 31 de diciembre no se debió haber brindado por el año 2017, que ya pasó, sino por el año nuevo 2024.

Lo dicho no tiene demasiada relevancia, si se observa que otros pueblos -que en lo civil se manejan con el calendario gregoriano- celebran su año nuevo en otras fechas, en función de sus propias tradiciones históricas o religiosas.

Por ejemplo, el Año Nuevo chino comienza entre enero y febrero con la primera Luna nueva de Acuario; el Rosh Hashaná (cabeza de año) judío empieza en el mes de Tisri del calendario hebreo, que equivale a septiembre u octubre del gregoriano; y el Año Nuevo musulmán en el mes de Muharram que, como obedece a un calendario lunar, puede caer en cualquier mes gregoriano.

Respecto a los años, estos también son dispares: los chinos viven en el año 4714.

Los judíos transitan el 5777, que establecieron a partir de la supuesta fecha del nacimiento de Adán; en tanto que los musulmanes, cuyo almanaque comienza con la huida de Mahoma a Medina en el año 622, le restan esta cifra al año gregoriano para saber en cuál viven: 1394.

En la ciudad de Buenos Aires, la ley 1550 sancionada en 2004, instituyó el 21 de junio como año nuevo de los pueblos originarios, en función de que ellos lo celebran en el solsticio de invierno, y por tanto, ese día sus hijos quedan exceptuados de concurrir a clase.

Sin embargo, el comienzo del año astronómico o natural -basado en el ciclo de las estaciones- continúa siendo el equinoccio de primavera en el Norte (de otoño en el Sur), esto es, entre el 20 y el 21 de marzo, cuando el Sol “toca” el punto vernal y la rueda de las estaciones recomienza su vuelta.

En la misma fecha comienza también el año astrológico: entre el 20 y 21 de marzo el Sol “toca” el cero grado de Aries (o punto vernal) primer signo del zodíaco, para luego ir avanzando, cada treinta días, sobre cada uno de los restantes once signos.

Entonces, ¿cuándo realmente empieza el año nuevo? Los astrólogos dicen que el año nuevo es personal y que empieza cuando uno llega al mundo, es decir, el día del cumpleaños.

Otros fines de año

Generalmente el fin de año en muchas religiones y culturas se da con el fin los ciclos solares, ya que en casi todas las religiones se le asigna al sol el máximo poder.

En las culturas prehispánicas la celebración de fin de año era cuando concluía el invierno e iniciaba la primavera.

Para los chinos el Año Nuevo Chino no puede ser convertido a una fecha exacta del calendario gregoriano y puede ocurrir entre el 21 de enero o el 21 de febrero. Se basa en el calendario lunar utilizado tradicionalmente en China y la celebración cae en general, a la segunda luna llena, luego del solsticio de invierno boreal, que es el 21 de diciembre.

El pueblo judío lleva otra cuenta, ya que no coincide con el mismo calendario y tampoco toman como referencia el a.C. y d.C. Celebran su año nuevo con el “Rosh-hashanáh” y cae dentro del mes de septiembre o comienzo de octubre.

Otros Años Nuevos

Algunos radicales ortodoxos celebran el 14 de enero al mantener el calendario juliano.

La celebración del Año Nuevo Vietnamita, celebrado junto al Año Nuevo Chino.

El Año Nuevo Islámico se celebra el 1 de Muharram, aproximadamente fines de enero e inicios de febrero.

La celebración del Año Nuevo Tibetano se celebra entre enero y marzo.

La celebración del Año Nuev Iraní es para el equinoccio vernal, el 21 de marzo.

También la celebración del Bahaísmo se da en el equinoccio vernal, el 21 de marzo.

En Tailandia, Camboya, Birmania y Bengala se celebra entre el 13 y 15 de abril.

Celebración del Año Nuevo Mapuche es el 24 de julio.

Celebración del Año Nuevo Inca, el 24 de julio.

Celebración del Año Nuevo Judío es generalmente en septiembre.

Celebración del Año Nuevo Etíope, el 11 de septiembre.

 

Fuente: Ojo del tiempo