Juguetes divertidos que mejoran la atención

Hainan Reynoso Uribe

“Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”. Francisco Mora . El juego es emoción, y según la neurociencia, no hay aprendizaje si no hay emoción.

En un artículo publicado en el blog Psicología y pedagogía, la especialista Pamela Ferreira considera que la única manera de potenciar y entrenar la atención de una forma divertida es a través del juego.

Un niño y un adulto sano tienen distintas capacidades de atención. Un aspecto muy peculiar del proceso cognoscitivo infantil –prosigue Ferreira- es la capacidad de atención activa. Esta es la capacidad  de fijar la atención en la información relevante, y obviar las distracciones. Esta facilidad se amplía entre los cuatro y siete años de edad. En ese sentido, aunque la atención puede ser entrenada y aumentada en todas las edades, esa es la mejor época para hacerlo.

Sometemos a su consideración algunos juguetes que estimulan de forma específica la capacidad de atención como el cubo mágico, y el dómino. Mientras que el cubo mágico y el dómino estimulan  la asociación, agudeza y discriminación visual; los rompecabezas favorecen la integración visual.

Día de los Magos

Se aproxima el Día de los Reyes Magos, como tradicionalmente se le llama a la efeméride más divertida de Occidente.  Es la fecha en que por tradición los chiquitos se emocionan destapando los regalos con juguetes y a los adultos les brillan los ojos de verlos felices.

La fecha es reminiscencia de los obsequios que los magos de Oriente ofrecieron a Jesucristo cuando nació en Belén de Judea, según refiere el evangelista Mateo. A la sazón le ofrendaron oro, incienso y mirra.

El oro era el obsequio a la realeza, y una estrella en el firmamento los guió hasta donde había nacido el Rey de reyes y Señor de señores.  La mirra es la resina aromática que se usaba en la preservación de los cadáveres, y presagiaba la misión del recién nacido: tomar el lugar de esta raza de víboras en la cruz del Calvario. El incienso era el sacrificio a los dioses, ofrecido a quien es Dios hecho hombre.

De ese tiempo a la fecha los juguetes han evolucionado considerablemente. Los videojuegos, bicicletas, patinetas, tabletas y los juegos de mesa se llevan los primeros lugares del ranking entre los más populares.

¿Y si este año regalas un juguete que entretiene, integra a la familia, es una interesante herramienta educativa? Los juegos de mesa desarrollan habilidades sociales como el respeto y la tolerancia ante la frustración, y diferencias de criterio.  Son una excelente herramienta para animar las noches de familia.

Scrabble

Es un juego de palabras tradicional y entretenido. Consiste en formar palabras en un tablero que se conecten con las palabras creadas por los otros jugadores y desafiar a al rival para  obtener la mayor cantidad de puntos. Se debe designar a alguien para que anote los tantos acumulados por cada participante.

Es probable que durante el juego surjan dudas de ortografía y hasta se cuestione la existencia de alguna palabra. En ese sentido es recomendable elegir previamente qué diccionario se consultará, y tenerlo a mano.

Monopolio

Este juego de mesa tan popular consiste en llevar a la quiebra a tus adversarios antes que ellos te lleven a ti a la bancarrota. Aquí cada decisión es fundamental para poder ganar.  Se trata de un juego de estrategias donde pasas de mendigo a millonario o viceversa.

Jenga

Este es un maravilloso juego de habilidad física y mental en el que los jugadores, deben retirar bloques de una torre por turnos y ponerlos en la parte de arriba, hasta que ésta se caiga. Se trata de 54 piezas de madera que se ubican de forma cruzada por niveles de tres piezas juntas, de manera que formen un cuadrado al colocarse juntos.

Termina cuando la torre completa 18 niveles de altura. En su turno, cada jugador deberá retirar una pieza de cualquiera de los niveles inferiores de la torre utilizando solo dos dedos y colocarlo en el nivel superior para completarlo y hacer crecer su tamaño.

Gana el jugador que realizó la jugada anterior a la que hizo que se derribara la torre.

Se debe esperar cinco segundos después de cada movimiento, de lo contrario, si se toca antes y la torre se cae, se pierde la jugada.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *