Tiempo fuera: el gran error que cometen los padres

Karina González Fauerman

Tras romper una regla o tener un comportamiento indebido, muchos padres recurren al tiempo fuera y mandan a sus pequeños a un rincón o a una esquina, en penitencia. Sin embargo, no sospechan que podrían cometer un gran error. Descubre más.

Un castigo, ¿que funciona?

¡Te vas al rincón! Es una frase frecuentemente usada por los padres cuando sus hijos muestran una mala conducta. Sin embargo, podrían equivocarse al aplicar la técnica del tiempo fuera, según se menciona en la revista “Parents”.

De acuerdo con la misma fuente, existe un estudio publicado en 2016 en la revista científica Academic Pediatrics que lo comprueba. Tras analizar a un grupo de 400 padres con hijos de entre 15 meses y 10 años, los investigadores descubrieron que tres de cada cuatro recurrirían a esta estrategia, pero el 85 % no lo haría de forma efectiva.

“El error más grave, desde mi experiencia clínica, es que los padres hablan mucho durante el tiempo fuera”, explica Andrew Riley, autor de la investigación mencionada. “De esta forma, el niño no se aburre y, por lo tanto, el método no funciona bien. Las explicaciones son válidas, pero deben esperar hasta que el tiempo fuera se haya terminado”.

También se observó que esta pausa funciona mejor cuando los adultos le dan una advertencia al menor para detener el mal comportamiento, luego ponen en práctica el lapso establecido sin entrar en detalles y después retiran la atención del niño hasta que finalice.

Un aprendizaje efectivo

El objetivo del tiempo fuera es alejar al pequeño de una situación que se ha salido de control y darle tiempo para que se tranquilice, según se explica en el sitio Healthy Children de Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés).

Es importante, refiere ese sitio, considerar los siguientes puntos:

– Explicar con anticipación. Decirle al menor qué comportamientos ocasionarán que se merezca una pausa obligada, le permitirá recordar lo que puede ocurrir después y así prevenir una conducta indeseada.

– Fijar un lugar estratégico. El sitio del tiempo fuera debe estar lejos de personas y sin estímulos, como una silla en una esquina. Si está enfrente de un videojuego, por ejemplo, es probable que no aprenda de la experiencia.

– Fomentar la comunicación. Después de esta pausa, es importante explicarle al niño qué es lo que no ha cumplido bien. Y los padres deberían mostrarle más afecto cuando tenga una buena conducta. De lo contrario, podría pensar que portarse mal es la única forma de recibirlo.

¿De qué forma crees que es posible disciplinar a tus hijos de forma efectiva?

Fuente: Vida y estilo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *