¿Qué necesitan saber los maestros sobre VIH/SIDA?

 

Educación preventiva

Las siglas SIDA significan Síndrome de Inmuno-Deficiencia Adquirida y es el nombre de la enfermedad que presentan las personas en estado avanzado de la infección causada por el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH). Aunque son distintos, pero relacionados, se usa el término de VIH/SIDA para referirse a este padecimiento.

Una persona infectada con VIH puede verse y sentirse saludable por diez años o más antes de que aparezca alguna señal del SIDA. Sin embargo, el VIH debilita continuamente el sistema de defensa del cuerpo (sistema inmune) hasta que ya no puede protegerse de infecciones como la neumonía, la diarrea, los tumores u otras enfermedades. Todas ellas pueden ser parte del SIDA y así, incapaces de defenderse, la mayoría de las personas mueren dentro de los tres primeros años después de la aparición de las primeras señales del SIDA.

El VIH/SIDA es una gran preocupación para los maestros y los sistemas educativos. A mediados de los ochenta, cuando apenas se estaba empezado a expandir, el VIH/SIDA se consideraba como una enfermedad de adultos, hombres sobre todo, quienes eran vulnerables debido a sus conductas sexuales o al uso de drogas. Sin embargo, rápidamente la enfermedad se volvió una epidemia y así, se infectaron las mujeres, los jóvenes y hasta los recién nacidos.

Como resultado, en muchas partes del mundo los maestros ahora enseñan a los jóvenes el riesgo de contagio, e incluso a muchos que ya son VIH positivos. Algunos dan clases a niños muy pequeños que nacieron con la enfermedad. De hecho, algunas escuelas en diversas partes del mundo informan que el número de alumnos en sus escuelas disminuye del primer al segundo o tercer grado debido a la muerte de niños de siete u ocho años que estaban infectados.

El ONUSIDA calcula que 34.3 millones de personas vivían con la infección del VIH al final de 1999. Esto significa que uno de cada 100 adultos entre las edades sexualmente activas de 15 y 49 estaban infectados. Los niños menores de 15 años están incluidos en la cifra de 34,3 millones y constituyen 1,3 millones.

Este informe de ONUSIDA señala que la expansión del VIH continúa rápidamente, a pesar de que hubo una pequeña disminución en el número de infecciones nuevas (de 5,8 millones en 1997 a 5,4 millones en 1999). De cualquier forma, esto representa 15 mil infecciones nuevas cada día del año, incluyendo a los niños que se infectan en el parto o durante la lactancia. De estos nuevos casos:

Más de 95% suceden en países en vías de desarrollo
Cerca de 13 mil son personas entre los 15 y los 49 años de edad
Casi 50% son mujeres
Más de 50% son jóvenes entre 15 y 24 años de edad
1.700 son niños menores de 15 años

A pesar de las señales promisorias que ofrece la disminución de nuevos casos, debido a las mejoras en nuevos medicamentos y el acceso a ellos ha aumentado el número de personas que en la actualidad vive con VIH/SIDA. Tristemente, el número de muertes relacionadas con el VIH/SIDA está en aumento.

Se calcula que en 1999 2,8 millones de personas murieron por SIDA (es decir, aumentó de los 2,3 millones que murieron en 1997). De éstos, 1,2 millones (52%) de los 2,3 millones de muertes en adultos fueron mujeres y otros 480 mil fueron niños.

Como resultado, la epidemia del VIH/SIDA es la cuarta causa de muerte en todo el mundo; es diferente de otras enfermedades porque afecta a las personas en las edades más productivas y es, en esencia, 100% mortal. Hoy en día, la epidemia se define como una crisis de desarrollo en muchos países de África subsahariana porque reduce el tamaño de las familias y la fuerza laboral.

El VIH/SIDA como un problema de desarrollo

El VIH/SIDA no es sólo un problema de salud, también es un problema de desarrollo. Desde que empezó, la epidemia ha matado a millones de adultos en la etapa más rica de su vida laboral, reproductiva y familiar, ha disminuido la fuerza laboral, ha fracturado y empobrecido familias, ha dejado millones de huérfanos y ha hecho trizas la estructura de las comunidades.

El impacto en la vida de las personas y en la estructura social y en las oportunidades para actividades económicas, significa que la epidemia es una amenaza muy grande para los planes de un futuro sostenible. En otras palabras, además del extraordinario sufrimiento humano que causa, el SIDA presenta serios problemas para la salud y la productividad de un país, así como para la estructura de la vida familiar y de la comunidad.

EL VIH/SIDA aumenta la pobreza y amenaza la estabilidad social

Aunque tanto ricos como pobres pueden infectarse con el VIH, los pobres tienen menos recursos para sobrellevarlo y, por lo tanto, es más probable que enfrenten consecuencias negativas que incluyen reducciones a los presupuestos familiares, al consumo alimenticio per cápita y a la asistencia escolar.

EL VIH/SIDA pone en peligro el presupuesto de salud pública

En muchos casos, el VIH/SIDA puede drenar de manera desproporcionada los recursos ya escasos de los sistemas de salud al poner en peligro los servicios del cuidado de la salud que satisfacen las necesidades de la comunidad en general. Además, el VIH conduce al aumento en la aparición e incidencia de otras enfermedades como la tuberculosis (TB) e infecciones transmitidas sexualmente (ITS).

Han sido violados los derechos humanos básicos de la gente que vive con VIH/SIDA

En muchos países, las personas que viven con VIH/SIDA y otras que se consideran vulnerables a este mal como los refugiados, los inmigrantes, las minorías étnicas, las prostitutas, los consumidores de drogas inyectables y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, sufren discriminación y maltrato.

El costo económico del VIH/SIDA

Los trabajadores que están en sus años más productivos (15-49) sufren los costos económicos más grandes del VIH/SIDA. La pérdida de trabajadores capacitados daña a las distintas familias y sectores vitales como la educación, el transporte y la agricultura.

¿Qué necesitan saber los maestros?

Una de las preguntas que más preocupa a los maestros se relaciona con cuánta información deben tener sobre las causas y el tratamiento posible para el VIH/SIDA. Ésta es una pregunta muy importante, pero la respuesta varía de acuerdo con los contextos social, cultural y religioso en los que trabajen, los patrones de incidencia del VIH/SIDA en sus países o áreas, las necesidades de desarrollo y los intereses de los alumnos.

El sitio en Internet de ONUSIDA ofrece una sección excelente de Preguntas Frecuentes para maestros y otras personas que necesiten información sobre el VIH/SIDA escrita en términos no médicos. En este sitio existen más de treinta preguntas contestadas, que incluyen:

  1. ¿Cómo se extiende el VIH?
  2. ¿Qué es el “sexo seguro”?
  3. ¿Qué es el “uso seguro de las agujas”?
  4. ¿Se puede contraer SIDA por “contacto casual” con una persona infectada?
  5. ¿Cómo puede reconocerse a alguien que está infectado con el VIH?
  6. ¿Cómo puedo saber si estoy en una relación “segura”?
  7. ¿Existen personas que son más propensas a contraer el VIH que otras?
  8. ¿Qué debo hacer si creo que ya puedo estar infectado con VIH?
  9. ¿Qué debe hacer si cree que conoce a alguien que tiene VIH o SIDA?

Indague en la sección de preguntas frecuentes del ONUSIDA en Internet para ver las respuestas a preguntas que pueden ser importantes para usted y sus alumnos.

Además de los sitios de Internet que ofrecen ONUSIDA y las agencias que lo apoyan, ONUSIDA recomienda los siguientes sitios que son muy útiles por su información sobre el VIH/SIDA escrita con claridad para personas ordinarias y no para médicos ni especialistas de la salud.

British Broadcasting Corporation – Este sitio lo ofrece la BBC y discute varios temas básicos como: ¿Qué es el VIH y qué es el SIDA? ¿Cómo se transmite? ¿Cómo se hace la prueba? También incluye consejos para personas que dan servicios de primeros auxilios y muchas otras.

The Body – Esta página en Internet sobre el cuerpo está escrita especialmente para las personas que acaban de enterarse de que son VIH positivos y ofrece mucha información útil y reconfortante. The Body es un sitio de Estados Unidos y por lo tanto mucha información práctica sobre los lugares a los que puede acudir para obtener ayuda es para estadounidenses. Este sitio también tiene información en español.

¿Cuáles son las mejores fuentes de información sobre el VIH/SIDA para los profesores?

En su país ¿Cuáles son las mejores fuentes de información sobre el VIH/SIDA para los jóvenes?

La juventud, el SIDA y la educación

Algunos expertos han planteado que la educación sobre el VIH/SIDA debe enfatizar la práctica de una conducta responsable y la orientación de valores. El desarrollo de un código moral personal es muy importante y las escuelas pueden hacer mucho para apoyar a las familias y a los dirigentes religiosos con el fin de ayudar a los jóvenes para que desarrollen un fuerte sentido moral y de compromiso hacia ellos mismos, sus familias y sus amigos.

Los programas de educación preventiva también son necesarios porque la juventud es un momento en el que se experimenta con ideas y prácticas; algunas de éstas, como el sexo y las drogas, se asocian con la infección del VIH y el SIDA. Por lo tanto, los jóvenes son especialmente susceptibles. En muchos países las tasas más altas de nuevas infecciones se presentan entre jóvenes y muchos que ya la padecen quizá contrajeron el virus cuando eran adolescentes. La infección del VIH está aumentando en los jóvenes entre los 12 y 19 años de edad; de hecho, en todo el mundo cada minuto cinco adolescentes contraen el VIH.

Sin embargo, la juventud es también un momento de aprendizaje acelerado y, por lo tanto, un periodo en el que los jóvenes pueden adquirir conocimientos, creencias, actitudes, valores y capacidades necesarios que los pueden ayudar a comportarse a favor de la salud y el bienestar. De esta forma, es posible evitar situaciones que pueden llevar a la infección por VIH.

La educación y los esfuerzos para la salud que parten de la escuela y de la comunidad pueden, así, servir como estrategias eficaces para ayudar a los jóvenes a evitar la infección por VIH y otros problemas de salud. Desafortunadamente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la educación formal sobre temas de sexualidad es inadecuada o inexistente en muchas regiones del mundo, o bien, se ofrece ya muy tarde en la adolescencia. Como resultado de esto, la UNESCO, la OMS y el ONUSIDA patrocinan encuentros nacionales y regionales en todo el mundo con el fin de ofrecer oportunidades para que los gobiernos compartan experiencias y así mejoren los programas educativos.

Fuente: http:unescoetxea.org

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *