Los pandas ya no están en peligro de extinción (pero los primates sí)

Christine Dell’Amore

HONOLULÚ, HAWÁI – Han rendido fruto los esfuerzos para salvar al panda gigante, símbolo mundial para la conservación de fauna desde hace medio siglo: el 4 de septiembre, el organismo internacional para la protección de especies informó que el emblemático oso blanquinegro ya no está en peligro de extinción.

Endémico de los bosques de bambú de China, el panda cambió de la clasificación peligro de extinción al grupo vulnerable de la Lista Roja de Especies Amenazadas, que gestiona la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La actualización más reciente de la lista incluye 82,954 especies, de las cuales 23,928 siguen amenazadas por la extinción.

La población salvaje del panda gigante creció 17 por ciento en el periodo de diez años concluido en 2014, cuando el censo nacional halló 1,850 pandas gigantes en los bosques de China. Esto refleja un incremento respecto de los 1,600 pandas censados en 2003.

“Es un buen momento para ser un panda –dijo Ginette Hemley, vicepresidenta de conservación de fauna en WWF, organización no lucrativa cuyo logo es el panda gigante-. Estamos muy entusiasmados”.

El éxito del panda gigante, en peligro de extinción desde 1990, se debe a dos factores: una disminución marcada de la caza furtiva, que fue desmedida en la década de 1980; y una expansión enorme del hábitat protegido de la especie.

Foto: Joel Sartore, National Geographic Photo Ark, Zoológico Rolling Hills

Hoy día, China cuenta con 67 reservaciones de pandas, algo parecido a los parques nacionales de Estados Unidos, explicó Hemley, quien también anunció la recuperación del antílope tibetano, unaespecie en peligro de extinción, cazada en décadas pasadas por su fina piel. Este animal de montaña ahora está clasificado como casi amenazado en la Lista Roja.

“Es un estatus merecido –aseveró M. Sanjayan, científico de alto nivel en la organización no lucrativa Conservation International-. El gobierno chino ha invertido 30 años de intenso trabajo en los pandas. No va a permitir que se extingan”.

Sin embargo, Marc Brody, asesor principal en conservación y desarrollo sustentable de la Reserva Natural Wolong, China, comentó que “es muy pronto para concluir que los pandas están aumentando en la naturaleza; tal vez solo hemos mejorado en el recuento de pandas salvajes”.

“Si bien el gobierno chino merece reconocimiento y apoyo por los logros recientes en la gestión depandas gigantes, tanto cautivos como salvajes… no existe una razón justificable para reducir su clasificación de en peligro de extinción a amenazados”, añadió.

“De hecho, está disminuyendo el hábitat ‘adecuado’ o de calidad para los pandas debido a la continua fragmentación provocada por la construcción de autopistas, el desarrollo turístico activo de la provincia de Sichuan, y otras actividades económicas humanas”.

Los grandes simios están en aprietos

 

El gorila occidental de tierras bajas (como este, del Zoológico Gladys Porter) está en peligro crítico de extinción.Foto: Joel Sartore, National Geographic Photo Ark, Zoológico

La buena noticia de los pandas se acompañó de informes aleccionadores sobre algunos de nuestros parientes: el primate vivo más grande del mundo, el gorila occidental de tierras bajas, se encuentra ahora en peligro crítico de extinción, pues su población ha menguado 70 por ciento en los últimos 20 años.

“Somos la única especie de gran simio que no está amenazada por la extinción”, declaró Carlo Rondinini, coordinador del Programa Global de Evaluación de Mamíferos en UICN. La caza furtiva para el comercio de fauna y carne de presa, así como la destrucción masiva de su hábitat, han devastado a la mayor parte de sus poblaciones.“Estamos comiéndonos a nuestros parientes vivos más cercanos, llevándolos a la extinción”, acusó Sanjayan.

Un orangután de Borneo bebé abraza a su madre adoptiva, una cruza Borneo-Sumatra.Foto: Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

La caza es el problema principal del gorila de Grauer, una subespecie que ha caído de casi 17,000 individuos en 1994 a menos de 4,000 en 2015.

“El estado de peligro crítico de extinción elevará el perfil de esta subespecie y volverá la atención hacia su situación apremiante –dijo Andrew Plumptre, autor principal de la revisión del gorila de Grauer en laLista Roja, y conservacionista de alto nivel en el Programa Uganda de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre-. Tiende a ser el simio africano desdeñado, pese a que es el simio más grande del mundo”.

El informe también resaltó los “impactos devastadores de las especies invasivas”: según la Lista Roja,87 por ciento de las 415 plantas endémicas de Hawái están amenazadas por la extinción. “Cuando perdamos esas plantas, perderemos tesoros culturales irreemplazables”, sentenció Matt Keir, miembro del Grupo de Especialistas en la Flora de Hawái de UICN.

Siguen en peligro

Una nota positiva es el gorila de montaña, subespecie de gorila oriental cuya población no está decayendo debido, sobre todo, al ecoturismo en la República Democrática del Congo, Uganda, y Ruanda, informa Hemley de WWF.

Debido a la caza ilegal, la cebra ha cambiado a la categoría de casi amenazada. Su población ha caído 24 por ciento en los últimos 14 años.

Con todo, Hemley enfatiza que la población de gorilas de montaña es aún muy reducida, con menos de mil animales.

Del mismo modo, advierte que los pandas gigantes, que suman menos de 2,000 individuos, todavía no están fuera de peligro, pues varios modelos predicen que el cambio climático podría acabar con más de 30 por ciento de su hábitat de bambú en los próximos 80 años.

El duiquero de lomo amarillo es una de tres especies de antílope africano clasificadas como casi amenazadas debido a la caza ilegal y la pérdida de hábitat.

El duiquero de lomo amarillo es una de tres especies de antílope africano clasificadas como casi amenazadas debido a la caza ilegal y la pérdida de hábitat.

De modo que nadie se ha dormido en sus laureles: la conservación, dice Hemley, es un “esfuerzo a largo plazo”.

Y Sanjayan, de Conservation International, está de acuerdo: “Puedes celebrar victorias pequeñas, pero no pierdas de vista la guerra”.

En términos generales, el crecimiento reciente de la población de pandas es un recordatorio de que “la conservación funciona”, agregó Inger Andersen, directora general de UICN.

Las poblaciones de duiquero bayo se mantienen estables en zonas protegidas, pero están desplomándose en otras áreas.Foto: Joel Sartore, National Geographic Ark, Zoológico Ellen Trout

Fuente: National Geographic en Español.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *