La deforestación y la lucha por los recursos naturales

Los bosques cubren el 31% de la superficie terrestre de nuestro planeta. Producen el oxígeno que es vital y proveen una vivienda tanto para las personas como para la vida silvestre. Muchos de los animales más amenazados del mundo viven en los bosques, y 1,6 millones de personas dependen de las ventajas que los bosques ofrecen, incluyendo alimentos, agua potable, ropa, medicina tradicional y protección.

Pero los bosques de todo el mundo están bajo amenaza debido a la deforestación, lo que pone en peligro estas ventajas. La deforestación se origina de varias formas, incluyendo incendios, la tala para la agricultura, la ganadería y el desarrollo, la tala insostenible para obtener madera, y la degradación debido al cambio climático. Esto afecta a los medios de subsistencia de la población y pone en peligro a una amplia gama de especies de plantas y animales.

Algunos datos y cifras clave son:

  • Se estima que el 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero ¡se derivan de la deforestación!
  • Alrededor de 129 millones de hectáreas de bosques, un área cuyo tamaño casi equivale a la superficie de Sudáfrica, se han perdido desde 1990;
  • Alrededor de 46-58 mil millas cuadradas de bosques se pierden cada año, lo que equivale a 48 campos de fútbol por minuto.

El tema de la deforestación en La Española es el más frecuente a lo largo de los 380 kilómetros de frontera que separan a los dos países que viven en la isla: Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, y la República Dominicana, un país de ingresos medios. Esta frontera es la zona donde hay más contacto entre las dos poblaciones y donde existe la mayor probabilidad de tensión y de conflicto entre ellas. Los desafíos en la zona fronteriza son estimulados tanto por la interdependencia de los dos países como por los contrastes evidentes en las condiciones económicas, sociales y medioambientales entre ambos.

Por ejemplo, el incontrolado comercio transfronterizo de carbón y de la tala de árboles ya ha dado lugar a conflictos que han generado violencia, un tema que ha sido perfectamente representado en Muerte por mil cortes, un documental reciente sobre el comercio ilegal de carbón y que ha sido producido por Jake Kheel y Ben Selkow.

La película, que profundiza en el asesinato de un guardia forestal de un parque, ayuda a descubrir de qué manera la vida de los dominicanos y los haitianos en la frontera está envuelta en una compleja trama de vínculos. Sale a la luz la complicidad dominicana a escala industrial en la producción ilegal de carbón vegetal y la masiva deforestación. Como en tantas luchas globales por los recursos naturales, la lucha por la supervivencia conduce a la búsqueda de chivos expiatorios, la xenofobia y los enfrentamientos entre comunidades que se han visto singularizadas más recientemente por las políticas anti inmigrante que la República Dominicana ha aprobado.

Los enfrentamientos entre estas comunidades reflejan la lucha por los recursos a escala nacional y global que, cuando se extrapolan a escenarios extremos, pueden conducir al ciclo persistente del conflicto civil étnico y a la violencia internacional.

Fuente: Muestra de Cine Medio Ambiental Dominicana

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *