Regresar a la escuela de manera inteligente

Asela María Peguero M.

El regreso a clases en algunas ocasiones puede incluir cierta pereza y desánimo, tanto en los estudiantes como en los demás miembros de la comunidad educativa. Uno de los motivos por los que se da este fenómeno es por lo que denomino el ¨síndrome del ya me lo sé¨ ya sé quién es mi profesor, ya sé como es la disciplina, ya sé los libros que me tocan, ya sé quienes serán mis compañeros, ya sé los conflictos de los padres, ya sé que mis compañeros no me aceptan, en fin, la lista podría ser interminable, pero lo cierto es que la escuela puede ser un lugar fascinante donde suceden cosas que no se repiten en ningún otro escenario de la vida y si cambio la ¨mirada y la actitud¨, puede que descubra que hay muchas cosas que ¨no sé¨ y otras que no las hice ¨tan bien¨; estas son las claves para alcanzar de forma eficiente y exitosa, todas tus competencias y ser feliz en la escuela.

A sabiendas que frecuentemente no tenemos muchas respuestas, sino muchas preguntas, es importante al iniciar un nuevo año escolar interrogarnos acerca de lo siguiente: ¿Cómo fue mi desempeño el año pasado?, ¿en qué puedo mejorar? Y ¿Cómo lo podría mejorar?

Respondiendo la primera pregunta acerca de tu propio desempeño en la escuela y sin importar la posición que ocupes en ella, es urgente revisar las situaciones que tuviste que resolver en ese tiempo y como te influyeron para alcanzar o no tus logros, así como los métodos que usaste para afrontarlas, estudiar, preparar reuniones, clases y demás actos pedagógicos, también es importante ver qué relaciones privilegiaste, con cuales compañeros estuviste, si aportaron lo suficiente a tu vida como para continuar esas alianzas.

Cuando consideramos que algo de lo que hacemos es realmente importante, le damos un tiempo especial, nos dedicamos con mayor interés, para sentir después el gusto de haber hecho bien nuestro trabajo.

Si el desempeño alcanzado el año escolar anterior no reflejo tu esfuerzo, cabe revisar los métodos que utilizaste, los lugares que elegiste para desarrollar tu labor, si aprovechaste el máximo potencial de los recursos que tenías a tu alcance; de no ser así, te sugiero replantear esos aspectos y buscar las formas más adecuadas para hacer que todo funcione a tu favor. Albert Einstein decía: ¨Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo¨. La dinámica de la vida es el cambio constante, si quieres superarte, hay que revisar el hacer, que es donde se juegan los resultados.

De ahí la importancia de responder con sinceridad la segunda pregunta acerca de tu plan de mejora, para lo que te recomiendo prestar mayor atención a los siguientes aspectos: uso del tiempo, en relación ¨al tiempo¨ que estas dedicando especialmente a esos aspectos de la clase o del trabajo en la escuela, que te cuestan mayor esfuerzo;   pregúntate: ¿qué fue lo que no te funciono? piensa y escribe los cambios que podrías hacer.

Otro aspecto muy importante es la ¨motivación¨, es decir, buscar la finalidad que haría de tu regreso a clases, una oportunidad alegre y divertida que puedes disfrutar más y mejor, revisando cuales son las metas y sueños que el proceso escolar te ayuda a cumplir poco a poco en tu vida.

Una herramienta poderosa que sin duda traerá mayor aprovechamiento de tu presencia en la escuela es ¨tener un plan¨, tener un propósito de trabajo, programarte con un horario donde tengas tiempo para otras actividades, sin experimentar el estrés que produce el no cumplimento de las responsabilidades que trae buscar el éxito académico y pedagógico.

Otro recurso es visualizar de forma positiva cómo vas a mejorar la comunicación, la participación y las relaciones interpersonales con todos los miembros de la comunidad educativa, las habilidades que tienes para afrontar los conflictos con inteligencia emocional, es decir la capacidad para autocontrolarte y elegir la respuesta que te ayude a avanzar en tus metas, no aquella que te robe oportunidades; ocúpate de las que necesitas desarrollar más.

Este regreso a clases puede reflejar tu cambio de actitud, tu deseo de éxito y superación, tu sed de aprender y tus ganas de aportar valor a la sociedad de la que haces parte.

Es nuestra responsabilidad, como dice Pablo Freire, ¨además con inteligencia, construir horizontes nuevos, dignos y adecuados¨ Revisar tu práctica, para mejorarla y llenar el corazón de entusiasmo por los nuevos conocimientos que vas adquirir, por los nuevos amigos que proyectas tener, es el reto de este nuevo año escolar. Regresa a la escuela mejorado, organizado y dispuesto, sorprende a todos dando lo mejor de ti, convencido de que todo lo que quieres, lo puedes alcanzar si te dedicas a ello, recordando que ¨lo ideal no existe, existe lo posible¨ y tú puedes.

2 comentarios
  1. Elizahenna Del Jesús
    Elizahenna Del Jesús Dice:

    Un artículo muy importante para los maestros y las maestras. Nos llama a repensar nuestra práctica educativa y a trabajar para la excelencia en todos los ámbitos, empezando por las emociones encontradas de nuestros alumnos hasta llegar a la mejora de nuestra práctica docente.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *