Cómo hablar con los adolescentes: 3 maneras de obtener que lo escuchen

Por Megan Devine, LCPC

Lo de siempre: usted está tratando de hablar con su hijo sobre el toque de queda. O la cena. O absolutamente nada, y el pretende que no le está oyendo. Comienza una discusión con usted, o le hace un giro de ojos y un “Lo que sea.” O sube su música. No levanta sus ojos de sus pantallas. Se burla o ronca en su dirección general. No hay contacto con los ojos, sin acuse de recibo, y absolutamente ningún indicio de “Sí, mamá, entiendo lo que estás diciendo a mí.”

¿Por qué puede ser tan difícil comunicarse con adolescentes?

“Su hijo lo aparta porque él puede, después de todo, usted no puede obligarle a escuchar.”

Mire, el desafío y el comportamiento molesto es parte del curso cuando se es padre de adolescentes. No estoy hablando acerca de la conducta abusiva; Me refiero a esos pequeños actos cotidianos de desafío. Esto es cuando su hijo lo aparta, voltea sus ojos, y se niega a hablar con claridad en frases completas. ¿Sabe usted por qué los adolescentes hacen esto? Lo hacen porque pueden!

Entienda que haciendo caso omiso de usted le da a su hijo una sensación de poder. Como James y Janet Lehman dicen a los padres, “Sus niños lo miran para ganarse la vida.” En otras palabras, ellos saben lo que lo saca de sus casillas. Ignorarlo a usted los hace sentir como si tuvieran un poco de control en una situación en la que puedan sentir que no tienen ninguno. Una de las únicas cosas completamente en su control es donde concentran su atención. No le prestan atención porque pueden hacerlo; lo hacen porque usted no puede obligarlos a escuchar.

El truco aquí para los padres es no participar en la batalla de falta de atención. Al igual que con cualquier lucha de poder, cuanto más se intenta hacer que su hijo se comporte de la manera deseada, más su niño se va a resistir. Si usted entra en una discusión sobre su grosera indiferencia, en lugar de (por ejemplo) sobre el siguiente toque de queda, en cierto sentido, su hijo gana. Esto se debe a que te ha movido fuera de la cuestión del toque de queda (en la que en realidad no tiene ningún poder) y en una arena en la que tiene el poder: la elección de hacer caso omiso de usted.

En otras palabras, si su hijo puede atraerlo hacia una lucha por el poder, él no tendrá que escuchar acerca de las reglas. Si su hija adolescente puede parecer que no la está escuchando, posteriormente podrá reclamar completa falta de conocimiento de las reglas. Y si están claramente no escuchándole, ¿cómo pueden ser responsables? Pueden así meter sus dedos en los oídos, cerrar los ojos apretados, y decir “La la la la la-No puedo oír!” Como un niño sobre-crecido.

Las luchas de poder, falta de educación y la indiferencia

Teniendo en cuenta que fingir indiferencia y se negarse a entablar una conversación educada es típico durante la adolescencia, ¿cómo puede comunicarse de manera efectiva con sus hijos de manera que lo escuchen a usted?

Aquí está una manera de lidiar con la falta de capacidad de escuchar de su hijo: actúe como si lo escuchan. Si sabe que su hijo no tiene pérdida auditiva y actualmente no tiene auriculares y usted está hablando con claridad en un idioma que el también habla, asuma que el puede oír. Mirelo y establezca sus reglas y expectativas claramente y con calma: “Con el fin de tener el coche por la mañana, tienes que estar de vuelta a casa a las 9 de esta noche. Sé que quieres el privilegio de conducir, así que asegúrate de llegar a casa a las 9. “

Si ella dice que no le oyó en lugar de discutir acerca de sus habilidades de escucha, puede decir: “Tu sabes las reglas. No llegaste a casa a las nueve, no hay coche por la mañana. Tienes la oportunidad de intentarlo de nuevo mañana por la noche. Llegas a las 9, obtienes el coche al día siguiente”. No se deje atrapar por una lucha de poder con él. Si trata de sacar su sesión, dese la vuelta y salga de la habitación.

Vea cómo funciona. Cuando deje de lado la lucha de poder sobre los estilos de comunicación, son capaces de centrarse en el tema en cuestión y entregar sus expectativas claramente. Haga lo que pueda para ser claro y directo, incluso cuando se hable de espalda a su hijo mientras él se queda mirando a una pantalla del teléfono celular. Manténgase responsable de sus decisiones. No debata si él lo escucha o no, es un desvío de conversación, y no se llega a donde tiene que llegar.

Si la participación de su hijo recae habitualmente en su hijo diciendo: “Pero yo no le oí!” Usted podría tener una breve discusión acerca de prestar atención y cómo podría escuchar de manera diferente la próxima vez. Recuerde, si se mantiene la calma y mantiene la concentración, todo es enseñable.

Para asegurarse de que su mensaje está llegando con fuerza y claridad, recuerde estos consejos:

  1. Mantén tus ojos en la presa. ¿Cuál es su objetivo? ¿Cuál es la única pieza de información que desea transmitir a su hijo? Establezca su información de manera clara y no permita que su hijo le arrastre fuera de su curso.
  2. No lo tome como algo personal. Cuando su hijo le ignora, le grita o finge no oír, recuerde que él está tratando de sentirse más poderoso en esta situación. Recuerde que una lucha de poder o pelea a gritos sólo empeorará las cosas. Incluso si está molesto, mantenga la calma y exponga los hechos. Si trata de atraerlo, dese la vuelta y salga. Usted no tiene que asistir a todas las peleas que se le invita.
  3. No debata sus reglas. Si su hijo adolescente lanza una crítica hacia usted con el fin de iniciar una discusión, mantenga la conversación centrada en sus expectativas, no en las ideas de su hijo acerca de la equidad. La verdad es que si usted discute acerca de sus reglas con su hijo, le llevará a creer que las reglas son cambiables. En su lugar, siga con los hechos: “Sé que no estás de acuerdo con las reglas, y que prefieres no escucharme. La verdad es que no tienen que gustarte las reglas sólo hay que encontrar una manera de seguirlas”.

Recuerde, mantener la calma, permanezca centrado en el tema en cuestión y no deje que su hijo se le haga salirse de tema. Créame, su hijo sabe que girando los ojos, murmurando entre dientes y teniendo una mala actitud le irritan. Lo está haciendo a propósito. Cuanto más insiste en que le demuestre “escucha activa” (en otras palabras, prestarle atención cortésmente y reconociendo su solicitud), más va a luchar para ignorarte. No vaya allí. Repita este mantra: “Las luchas de poder no son un buen uso de mi tiempo.”

Acerca de Megan Devine, LCPC

Megan Devine es una licenciada en terapia clínica, 1-a-1 Asesora de Coaching, oradora y escritora. Se puede encontrar más de sus artículos en refugeingrief.com, donde se aboga por nuevas formas de vivir con el dolor.

Fuente: Empowering Parents

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *