La ira en el Punto de ebullición ¿Cómo recuperar el control este verano?

Por Sara Bean, M.Ed.

“Yo estaba esperando al verano, pero ha sido una pesadilla”, dijo una madre agotada con la cual hablé recientemente. “Los niños hacen líos alrededor de la casa, usan videojuegos y luchan todo el día. Mi hija de 16 años de edad me está desafiando a cada paso y me ignora cuándo le llamo la atención. Estoy en mi punto de ebullición todos los días, y cansada de oírme gritar a ellos. ¿Puedo obtener cosas que rehacer en verano? “

Dejar que sus hijos sepan qué se espera de ellos y hacerlos responsables en realidad los pone en la facilidad (a pesar de que probablemente nunca lo admitan) debido a que sabrán qué esperar de usted.

Mientras que a todos nos gustaría rehacer el tiempo alguna vez, puede hacer la siguiente mejor cosa: retomar el control de su verano y hacerse cargo de sus hijos. En realidad se puede dar el primer paso en este momento en lo que se decide que desea hacerlo. En el Programa de Transformación Total, James Lehman habla sobre la importancia de la “realización” – admitiendo y reconociendo que lo que estás haciendo no está funcionando en este momento y que tienes que probar algo diferente.

El siguiente paso es decidir qué problemas específicos deseas enfocar. En el Entrenamiento 1-a-1, se recomienda siempre dar con un plan para el cambio y luego trabajar en sólo uno o dos temas claves en un momento antes de pasar a la siguiente área del problema. Con un poco de trabajo y planificación — y el compromiso de recuperar su cordura— usted puede conseguir su verano de vuelta.

Cómo recuperar tu verano

Aquí hay 5 consejos sobre cómo recuperar tu autoridad como padre en tu casa y que tus hijos escuchen y cumplen con las peticiones, incluso si no se inicia el verano con el pie derecho.

  1. Establecer límites: establecer algunos límites cuidadosamente seleccionados. Al realizar cambios, siempre es más eficaz comenzar con una o dos zonas de destino. Decida si quiere iniciar con uno o dos límites la ejecución de aquellos y comunicar a su hijo lo más claramente posible. Por ejemplo, podría decir: “De ahora en adelante, quiero los videojuegos apagados a las 10 pm,” o “Te quiero fuera de la cama a las 9 am y las tareas hechas para el mediodía.” Usted no tiene que entrar en una gran discusión o debate largo, pero se puede ofrecer una explicación simple y luego desconectarse de la conversación. Después de todo, usted ha tomado una decisión que no va a negociar con su hijo, ¿por qué mantener esa conversación? Pare y aléjese.
  2. Hacer cumplir los límites: Vamos con algunas consecuencias lógicas que pondrá en su lugar si su hijo no respeta sus límites. Si el videojuego todavía está en a las 11 pm, entonces su niño pierde una hora de tiempo de juego al día siguiente, o le encierra el juego al día siguiente, y él puede intentarlo de nuevo al día siguiente. Si sus hijos no pueden dejar de luchar por la computadora, estará fuera de los límites para los dos para el resto del día, o pueden ganarla de nuevo si duran 2 horas sin discutir. Consecuencias que son orientadas a las tareas (como el último ejemplo) son más eficaces cuando se desea que su hijo practique un nuevo comportamiento, ya que les proporciona la motivación para hacerlo.
  3. Crear rutinas: Vamos con un calendario aproximado que incluye el tiempo que desea que todos estén despiertos y un poco de tiempo para el vestirse y desayunar. También es posible que a un lado asigne un bloque de tiempo para realizar las tareas, para las actividades familiares, o para apagar los equipos electrónicos, así como para relajarse e ir a la cama. No tiene por qué ser excesivamente reglamentado y estricto, pero por lo menos escribir algunas de las metas o tareas para el día en el orden que le gustaría que sucedieran con algunos marcos de tiempo en bruto.
  4. Conocer en dónde están los adolescentes desafiantes: Suponga que tiene el tipo de niño que no se preocupa acerca de sus límites, las consecuencias, o rutinas en absoluto, —que van y vienen a su antojo desde su casa, usted no tiene idea de dónde están o cómo llegaron allí, y no hacen absolutamente nada en la casa. Ya sea que su hijo ha comenzado simplemente a probar sus límites o siente que ha perdido su autoridad, entonces usted tendrá que tomar un enfoque diferente para hacerlos responsables de cumplir sus reglas. Será útil observar qué privilegios su niño realmente valora— y sobre los cuales usted tiene control completo —y centrándose en los que, como Kimberly Abraham y Marney Studaker Cordner aconsejan en su programa para los niños ODD. Si no puede controlar al 100% el juego de vídeo, entonces no lo use como consecuencia, no va a funcionar. Los niños hacen caso omiso cuando quieren de todo lo que diga y van a tratar de encontrar todas las formas posibles en torno a sus límites y consecuencias, por lo que se centrarse en lo que puede controlar es importante, ya sea en el carro, su teléfono celular, dándoles dinero para las cosas, o cancelar el cable o Internet (sí, es posible que tenga que hacer algunos sacrificios si no puede encontrar cualquier cosa sobre la que usted tiene control). El punto es, encontrar algo que usted sobre lo cual usted tiene control y estar preparado para seguir adelante. Los niños desafiantes necesitan saber que usted “dice lo que piensa y piensa lo que dice”, como James Lehman tan acertadamente.

Además, a la hora de elegir las zonas de enfocar con niños desafiantes, podría ser aconsejable comenzar con comportamientos que suponen la mayor amenaza de seguridad y “entrenarlos de ahí hacia adelante”. La resolución de problemas es una herramienta muy importante para utilizar con estos adolescentes desafiantes. Será importante que hable con su hijo sobre el motivo de esconderse o no escuchar, ¿qué piensan cuando hacen eso? A menudo, los niños usan pensamientos defectuosos para justificar el comportamiento desafiante (como pensar que sus reglas son injustas o que los tratan como un bebé), así que averigüe qué pensamientos tienen y señale los puntos que no justifican su comportamiento. Se puede decir, “Suena como que me estás culpando por la notoriedad que no hiciste tus tareas hoy. Usted es responsable de hacer sus propias tareas o habrá consecuencias. “Hable con ellos acerca de lo que pueden hacer en el futuro para hacer frente a la rabia o la frustración con sus reglas, como escuchar música mientras hacen sus tareas, para que puedan hacer mejor frente y cumplir con sus expectativas.

  1. Sea proactivo: Los niños más pequeños, especialmente necesitarán su ayuda para planear las actividades sociales y de entretenimiento que ofrece la búsqueda de enriquecimiento. También puede sentarse con su hijo y llegar a una lista de cosas que le gustaría hacer antes de que finalice el verano, eso funciona para el horario y el presupuesto de su familia. (Esto podría incluir actividades simples, como tener un amigo preferido para una pijamada, ir a un museo en un día caluroso, o visitar una de las favoritas piscinas o playas de la comunidad.

Asimismo, en el Enfoque del programa total para los niños con TDAH, el Dr. Robert Myers sugiere hacer un collage “estoy aburrido” que incluye las señales visuales de todas las cosas que su hijo puede hacer en casa por su cuenta si se aburren. Puede dirigirlos a mirar esto en esos momentos en los que vienen a ti quejarse de no tener nada que hacer. Estar fuera de casa todo el día, todos los días simplemente no es probable, y sé que esto ayudará para aquellos momentos en casa en entre salidas. Y, si bien es su trabajo proporcionar algunas opciones, recuerde que no es su trabajo entretener a su hijo cada segundo de cada día.

Para los padres que trabajan

Si usted es un padre que trabaja, en primer lugar, permítanme decir que el verano puede ser muy difícil, especialmente si usted tiene adolescentes en el hogar durante el día. Es difícil conseguir que sus hijos participen en proyectos en el hogar o la familia o que estructuren su tiempo en modo alguno cuando no estás allí. No es raro que los padres reciban un sinnúmero de llamadas telefónicas o textos durante la jornada de trabajo de sus hijos enfrentados que parece que no pueden conseguir estar tranquilos por cinco segundos. Se empieza a temer volver a casa después del trabajo sólo para escuchar cada uno de sus hijos ofenderse y se quejarse de lo que hizo o dijo el otro. En casos como este, es vital mantener ambos niños como responsables. Como dice el viejo refrán, “se necesitan dos para el tango.” Hable con sus hijos acerca de sus expectativas y lo que pueden hacer para mantenerse ocupados, así como la forma de hacer frente si sus hermanos comienzan a molestar. ¿Qué pueden hacer para evitar o salir de una discusión? ¿Dónde pueden ir si necesitan un descanso?

Una vez que haya aclarado sus expectativas y ha proporcionado a sus hijos algunas habilidades para resolver sus problemas, es importante que ambos se hagan responsables también. Las consecuencias de tiempo y orientadas a tareas funcionan muy bien aquí. Si sus hijos no son capaces de evitar conflictos entre sí, tal vez pierden un privilegio hasta que puedan pasar un día sin lucha. Si intenta esto y no parece ayudar, entonces podría ser el caso que quedarse en casa sin un padre es algo para lo que por lo menos uno de sus hijos no está listo. Si decide que este es el caso, entonces es posible que desee buscar algunos apoyos en su comunidad, ya sea un programa de campamento de día en un centro de recreación o iglesia local, u otro padre o pariente.

James y Janet Lehman da a los padres cuatro preguntas para discutir con sus hijos para evaluar si un plan está funcionando:

  • ¿Qué vamos a ver si esto está funcionando?
  • ¿Qué haremos si funciona?
  • ¿Qué vamos a ver si esto no está funcionando?
  • ¿Qué vamos a hacer si no lo hace?

Hablando estos 4 puntos como una familia le ayudará a aclarar sus expectativas e informar a sus hijos de las consecuencias potenciales, lo que les puede motivar a luchar un poco más por cumplir sus normas.

Conseguir de nuevo su autoridad parental

Dejar que sus hijos sepan qué se espera de ellos y hacerlos responsables en realidad los pone en la facilidad (a pesar de probablemente nunca admitirlo) debido a que sepan qué esperar de usted. Mostrándoles que se le sigue a través también ayudarles a aprender a respetar sus límites en el tiempo. Cuando se incluye la recreación estructurada en su rutina, si se trata de eventos de la comunidad, proyectos familiares, o voluntario, no sólo agregará más diversión a su verano, también ofrecerá a su hijo la oportunidad de aprender y crecer también.

También, asegúrese de que tiene apoyo para usted de parte de su pareja, un miembro de su familia o un amigo con quien se puede reír o desahogarse. Todos necesitamos tiempo para nosotros mismos, y encontrar a alguien para llevar a sus hijos y darle un día libre de vez en cuando también es muy valioso. Sólo recuerde mantener la calma, adherirse a su plan, y tratar de tomar un tiempo para usted cada día para hacer algo que le ayude a relajarse.

Acerca de Sara Bean, M. Ed

Sara Bean, M. Ed es una consejera certificado de la escuela y ex asesora de Entrenamiento 1-a-1 con más de 10 años de experiencia en el trabajo con niños y familias. También es una madre orgullosa.

Fuente: Empowering Parents, Child Behavior Help

Traducido por: Vanessa Pérez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *