El establecimiento de toques de queda: Cómo establecer y seguir con ellos

Por Janet Lehman, MSW

Ya el verano está aquí. Mientras que muchos padres esperan a un ritmo más lento, otras temen la temporada debido a la estructura de los horarios de sus hijos se rompe. Es importante comenzar tan pronto como sea posible para ayudar a sus hijos a planificar su tiempo que incluye el establecimiento de su toque de queda.

El establecimiento de tiempos de toque de queda— y la participación de sus hijos en estos— a menudo puede parecer desalentador, ya sea porque usted sabe que su hijo va a oponerse a esto o porque sabe que va a experimentar cierta ansiedad mientras deja que su adolescente mayor  este fuera hasta más tarde de lo que hicieron el verano pasado.

Sea claro acerca de lo que serán las consecuencias si su hijo rompe el toque de queda. Usted tiene el poder de mantener a su hijo por su comportamiento.

Aquí están algunas ideas que le ayudarán a ser más cómodos y eficaces los ajustes de toques de queda.

  1. El toque de queda de cada niño tiene que coincidir con su edad y capacidad, y su nivel de confianza con ellos. A menudo, los padres no están seguros acerca de cómo establecer un toque de queda. Y los niños son buenos para jugar “pequeños abogados”, argumentando que sus amigos o primos le permiten los toques de queda mucho más tarde.

Hablar con otros padres o personal de la escuela para tener una idea de lo que ocurre con otros niños de su edad. Tener en cuenta la forma responsable y rendir cuentas de cómo ha sido cada uno de sus hijos durante el año escolar. Piense en su propio nivel de comodidad. Tenga en cuenta que el precedente se establece con su hijo mayor (lo que no significa que tenga que seguir con ello, sólo tiene que estar preparado para el argumento inevitable). Llegue a un acuerdo con su cónyuge o pareja de antemano sobre el toque de queda correcto para cada niño en particular y las consecuencias si llegan tarde a casa. Esto le ayudará a determinar el toque de queda que es apropiado para cada uno de sus hijos, y porque usted ha hecho su tarea, prepárese para mantenerse firme cuando se pongan en a prueba los límites.

  1. Establezca y comunique las reglas de juego claras. Por ejemplo, deje que su hijo sepa que cuando usted dice 10 p.m., quiere decir precisamente eso, y no a 10:10. Ayúdelos a pensar en cosas que pueden hacer con antelación para asegurarse de que no van a llegar tarde. Por ejemplo, la forma de comunicar de manera clara su toque de queda con su amigo que está llevando a todos a casa.

Sea claro acerca de lo que serán las consecuencias si no se cumple el toque de queda. Usted tiene el poder de mantener a su hijo por su comportamiento. Usted tiene consecuencias dentro de su control, como el acceso a un coche, el pago por el teléfono, el acceso a la computadora, etc.

Si el toque de queda de su hijo es después de su hora de acostarse, dígale que cuando llegan a casa deben despertarle para hacerle saber que están en casa y seguros. Tener un reloj junto a su cama y comprobar el tiempo. Este rápido  ” Hola, estoy en casa” también le da la oportunidad de buscar signos de uso de alcohol o drogas.

  1. Mantenga al niño responsable. Mantenga a su hijo a la hora exacta; no permita que se retrasen en volver a casa a veces, cada vez más tarde. Si vienen a casa tarde, espere hasta un momento neutral, no emocional para discutir la situación. A menudo por la mañana es la mejor manera de tratar con él. Gritando, discutiendo, dando conferencias o regañándolo porque estás molesto simplemente hará que la situación salga fuera de control y no se logre nada.

Cuando usted hable, mantenga la discusión centrada y al grano. No se ponga nervioso, hacer discursos, o dejar que su hijo manipule haciendo que usted prolongue su discusión. Basta con revisar lo que debería haber sucedido, lo que su hijo hizo mal, y cuáles son las consecuencias de este comportamiento.

Es muy probable que haya momentos en que su hijo llegue a casa tarde. Va a tener que averiguar cuando su niño está empujando un límite o si en realidad tenía una razón válida. Obtener toda la historia y chequear las circunstancias. Una vez que tenga los detalles, puede responder en consecuencia. Recuerde, usted está enseñando a su hijo a que él tiene que cumplir con las expectativas: en casa, en la escuela y en la verdadera palabra—esto incluye usted saber dónde se supone que él debe estar y cuando se supone que debe estar allí.

La decisión de hacer una excepción o no

Usted tendrá que tener en eventos especiales y experiencias saludables (como el trabajo, actividades sociales, conciertos, etc.) que no se ajuste perfectamente en el momento del toque de queda; y así, puede que tenga que modificarlo para que coincida con la ocasión. Por ejemplo, cuando su hijo con un toque de queda de 11 p.m. quiere asistir a un concierto que se sobrepone a las 11:30, puede tener sentido para estirar el tiempo para que coincida con el evento.

Sin embargo, también habrá momentos en los que no va a ser de apoyo ya sea del evento o el estiramiento en el momento del toque de queda. Cuando diga que no, lo más probable es que su hijo esté decepcionado. Es posible que esté aplastando sus planes, pero tiene una buena razón. La mayoría de las veces, los niños simplemente están enfadados y decepcionados. Sin embargo, puede haber otras ocasiones en las que su hijo esté pidiendo realmente demasiado para ellos, y usted decide no darles una salida. Su hijo puede culpar a sus “malos padres” por decir que no, mientras que una parte de ellos se alivia en silencio.

Lograr el derecho a llegar más tarde

No se sorprenda si su hijo que quiere ser más indulgente con su toque de queda. Si usted ha hecho su tarea, hace que sea más fácil mantenerse firme. Sin embargo, puede haber ocasiones en las que desea dar a su hijo la oportunidad de probarse el mismo. Si es así, usted puede decirle a su hijo, “Si cumples con el toque de queda tres veces seguido eso me muestra que puedes actuar de forma responsable y seguir las reglas. Si eso sucede, estaría dispuesto a tener una discusión sobre el cambio del mismo. Pero, en primer lugar hay que seguir”. Entonces, si su hijo muestra que se puede confiar, usted puede añadir un poco de tiempo para el toque de queda. Deje que su hijo sepa que si no sigue, tendrá que volver a evaluar el toque de queda, por lo que es probable que lo ponga más temprano. Si eso sucede, dígales que pueden trabajar su camino de regreso, que depende de ellos para ganar su confianza de nuevo.

La configuración de los toques de queda y consistentemente y con calma seguirlos a través de consecuencias enseña a los niños que hay reglas y expectativas en este mundo: son responsables de esas normas y para las personas que los ponen, y tienen que comportarse de una manera que demuestra que se puede confiar. Cuando las cosas se ponen difíciles, tome en cuenta que usted está ayudando a sus hijos a que se conviertan en miembros responsables de la sociedad.

Acerca de Janet Lehman, MSW

Janet Lehman, MSW, ha trabajado con niños y adolescentes con problemas durante más de 30 años. Una trabajadora social veterana, que se especializa en problemas de comportamiento del niño – que van desde la gestión de la ira y de oposición desafiante a un comportamiento criminal más grave en los adolescentes. Además, Janet ganó una comprensión personal de aprendizaje y de comportamiento infantil con su hijo, que ha luchado con problemas de aprendizaje en la escuela. Es co-creadora del programa The Total Transformation® Program, The Complete Guide To Consequences™, Getting Through To Your Child™, and Two Parents One Plan™.

Traducido por: Vanessa Pérez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *