Tú y Usted, dos palabras que no debemos confundir

¿Sabemos manejar la diferencia que existe entre “tú” y “usted”? Me contaron esta pequeña historia con la que podemos ilustrar la distancia que debemos mantener entre ambas palabras.

María Virtudes Núñez Fidalgo

El director ejecutivo de una zona franca estaba muy preocupado por un joven encargado de planta que era una “estrella” al que conocía bien porque después de un período de dos años trabajando en su equipo gerencial, sin parar nunca ni para almorzar, empieza a ausentarse en las horas del mediodía sin que nadie pueda dar razón de tal ausencia.

Buscando una solución efectiva a su problema, el director ejecutivo busca al mejor detective privado de la ciudad y le dice: – Necesito que siga a Urbáez durante dos semanas seguidas y observe lo que hace en horas del mediodía, puesto que no quisiera oír que anda en asuntos sucios o perjudiciales para la empresa.

Dos semanas más tarde, el detective ha cumplido su misión, así que va al despacho del director y le informa.- Juan Urbáez sale todos los días de la empresa en la hora de almuerzo, se dirige al carro y va a su casa donde se queda para almorzar y estar con su esposa, se toma uno de sus excelentes licores y luego regresa a completar el turno de la tarde. Al oír el informe del detective, el director se queda complacido con los resultados: – ¡Ah, bueno, ya yo me quedo tranquilo porque no hay nada malo en todo lo que estoy oyendo! Pero el detective, viendo que no había entendido nada, insiste: ¿Puedo tutearlo, señor? Sorprendido el director responde: – Sí, dígame. Y el detective dice: – Repito de nuevo: Juan Urbáez sale todos los días de la empresa en la hora de almuerzo, se dirige al carro y va a tu casa donde se queda para almorzar y estar con tu esposa, se toma uno de tus excelentes licores y luego regresa a completar el turno de la tarde”.

Tú y usted son dos palabras que nunca, pero nunca, deberíamos confundir. Tú se usa en el entorno familiar e informal, es una fórmula de cercanía al yo. Usted es una fórmula marcada por el buen trato entre desconocidos, la distancia y el respeto; debe usarse para dirigirse a personas con las que no nos relacionamos, o bien con quienes tienen una función social o religiosa de considerable categoría, o con nuestros mayores, porque merecen toda nuestra consideración y respeto. No obstante, en una misma lengua, el uso de estas formas puede variar mucho. En español, por ejemplo, hay regiones como España donde las formas de cortesía no se utilizan casi nunca, incluso pueden resultar peyorativas.

(+)
LA DIFERENCIA ENTRE TUTEAR Y HABLAR DE USTED

EL USTED

El usted es más neutral e implica cortesía, formalidad y distancia entre el emisor y el receptor del mensaje.

En cambio, tutear indica familiaridad, cercanía e implica ya un cierto nivel de confianza con la persona con la que estás hablando. Uno no es mejor que otro, simplemente son dos formas de cortesía diferentes que se utilizan en nuestro lenguaje. De todos modos cada uno sabe perfectamente en qué situaciones no puede pasarse de la raya al hablar con otra persona que no conoce.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *