Migraciones Animales

I. LAS ESPECIES MIGRATORIAS

La fauna silvestre en sus numerosas formas, constituye un elemento irremplazable de los sistemas naturales de la tierra, que tiene que ser  conservado para el bien de la humanidad. Se estima que de los 1.5 millones de especies animales identificadas en el planeta entre 8,000 y 10,000 son migratorias. Desde antílopes hasta peces, ballena, elefantes, murciélagos,  aves e insectos migran. Insectos como la mariposa Monarca cubren inmensas distancias trasladándose de un lado a otro.

Los animales migratorios son esenciales para los ecosistemas que sustentan la vida en el planeta tierra, ya que actúan como polinizadores y distribuidores de semillas, por lo que contribuyen a preservar la estructura y la función de los ecosistemas. Suministran alimentos para otros animales y como reguladores del número de especies presentes en dichos ecosistemas. Pueden ser indicadores muy eficaces de cambios medioambientales que afectan la vida sobre el planeta. Son elementos importantes para la caza y pesca de subsistencia, para recreación y comercio, a nivel global. Proporcionan alimentos e ingresos económicos, como entradas por ecoturismo como es el caso de las aves y las ballenas, además son muy útiles para fines educativos y recreativos. Las especies migratorias son sumamente importantes para muchas culturas, forman parte de leyendas, cuentos y creencias religiosas, usos medicinales y costumbres. También juegan un papel importante en la manera que medimos el tiempo y experimentamos las estaciones del año.

II. LAS AVES MIGRATORIAS

Son el grupo mejor conocido de animales migratorios, debido a que tienen rutas establecidazas lo espectacular de sus migraciones, algunas desde latitudes elevadas a los trópicos e incluso más lejos. Centro América y el Caribe son sitios críticos para la mayoría de las aves migratorias de Norte América en reproducción (o Aves  Migratorias Neotropicales) principalmente durante los meses de invierno, pues concentran grandes cantidades.

La isla Española ha sido considerada sitio de prioridad global para la conservación de las aves. Solo la República Dominicana (48,442 km²) posee más de 300 especies de aves, 30 de las cuales son especies endémicas, aunque 16 especies se encuentran bajo algún tipo de amenaza (vulnerables, en peligro, en peligro crítico o no se conoce su situación). Entre algunas de las más sobresalientes encontramos  las aves marinas, las liguitas del frío, los flamencos, gaviotas, halcones, pájaros bobos, playeros, patos, y zorzales.

Hasta el momento, bajo el Programa Areas Importantes para la Conservación de las Aves –AICA- que dirige el Grupo Jaragua se han identificado 21 AICA. Estos se encuentran en una base de datos que será socializada próximamente, en la que se encuentra información relevante sobre sitios protegidos y no protegidos, que  deben ser manejados de manera sostenible.

III. PERDIDA A UN RITMO ACELERADO: LA PRESION HUMANA

Los animales migratorios y los hábitats que ocupan, imprescindibles para su supervivencia, están a menudo sujetos a una intensa presión humana. La caza y la pesca no sostenibles y las capturas accidentales, la destrucción de humedales, bosques y pastizales donde se encuentran sus alimentos y los refugios vitales, provocan pérdidas importantes en miles de animales. Las presas, verjas, líneas eléctricas y granjas eólicas, pueden perturbar los hábitos migratorios y provocar una mortalidad significativa. Otros obstáculos son la introducción de especies exóticas y los contaminantes industriales y agrícolas. También el cambio climático podría perturbar los esquemas migratorios.

IV.LAS TORTUGAS MARINAS

Figuran entre las especies vivientes más antiguas del planeta. Son amenazadas por la captura fortuita en la pesca, el consumo no sostenible de carne, huevos y concha para artesanía, la contaminación marina, así como por la destrucción de sus hábitats para el turismo no sostenible. Para salvarlas se han suscrito varios acuerdos

De las especies que existen 4 se encuentran en la República Dominicana, principalmente en playas que no han sido alteradas por el turismo no sostenible, como en el Parque Nacional Jaragua, donde el Grupo Jaragua estudia los careyes desde hace alrededor de 10 años. En estos estudios se ha encontrado la mayor concentración de juveniles de careyes más grande del mundo. Las tortuga marinas migran grandes distancias, desde las playas en que nacen hasta las áreas de alimentación y más tarde, desde allí hacia los lugares donde se reproducen. Muchas veces regresan a reproducirse al mismo lugar en que nacieron, para lo que recorren a veces más de mil kilómetros.

V. MAMIFEROS MARINOS: LAS BALLENAS JOROBADAS Y LOS DELFINES

Las ballenas y los delfines son cetáceos de gran tamaño, belleza, inteligencia y  espectacularidad.  La mayoría (65 especies) tiene dientes (Cachalote, Orca o Ballena Asesina y Delfines). Otras como la Azul (animal más grande del planeta), la  Jorobada y la Sei en lugar de dientes poseen barbas. Provienen de 5 lugares del Atlántico Norte (Golfo de Maine, Golfo de San Lorenzo, Terranova-Labrador Groenlandia e Islandia). Empieza a migrar desde noviembre, llegan al Banco de la Plata (lugar protegido por ley)  y  Bahía de Samaná entre diciembre y enero. Desde  Islandia recorren alrededor de 7,000 kms. Se ha estimado que la velocidad a que viajan es de aproximadamente 6 km por hora y las madres 2 km por hora.

Las ballenas Jorobadas miden 45 pies (15 m). Alcanzan su madures sexual entre 4 a 5 años y luego de una gestación de 11 a 12 meses paren una cría que mide 12 pies (4 m) que pueden duplicara en las primeras 6 semanas. Pesan 2,000 a 3,000 libras (puede cuadruplicar en las primeras 6 semanas. Estas consumen 50 galones de leche por día. Pueden alimentarse y nadar al mismo tiempo, del chorro disparado por la  madre.

Los delfines son mamíferos muy carismáticos, relativamente comunes en las aguas dominicanas. También pueden ser observados en algunos parques de diversiones en el país, donde son colocados en cautiverio con el objetivo educar a visitantes. Sin embargo su caza es ilegal y el manejo que se les da a los animales es una amenaza tanto para su sobre vivencia, tanto por los espacios muy pequeños donde son confinados, así como por la manipulación que se da a sus alimentación para lograr que actúen complaciendo públicos con expectativas creadas y por las condiciones perturbadoras del entorno donde se encuentran.

VI. LA CONVENCION PARA LAS ESPECIES MIGRATORIAS

La Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres (CMS) constituye una plataforma mundial para la conservación y el uso sostenible de los animales migratorios y los lugares donde habitan. La Convención reúne a los Estados por los que transitan los animales migratorios –los Estados del área de distribución- y constituye la base jurídica de las medidas de conservación adoptadas a lo largo del área de distribución migratoria.

Esta Convención es la única a nivel mundial que trata la conservación, los espacios que necesitan para vivir y las rutas de las especies migratorias. Por esta razón  mantiene una estrecha cooperación con el Convenio sobre la Diversidad Biológica, el Convenio Ramsar sobre Humedales, el Convenio sobre comercio internacional de especies de flora y fauna en peligro de Extinción (CITES)  y la Comisión Ballenera.

Entre las instituciones involucradas y que apoyan  la Convención se encuentran instituciones no gubernamentales como BirdLife Internacional, la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza –UICN-, la Sociedad para la Conservación de Ballenas, Delfines (WDCS), Wetlands internacional y el Fondo Mundial para la Naturaleza –WWF-

VII. ¿QUE PODEMOS HACER PARA SALVAR LAS ESPECIES MIGRATORIAS?

La única manera en que las especies y los sitios se pueden salvar es si se unen los actores claves para: administrar los recursos de manera sostenible, con prudencia, mantener un sistema nacional de áreas protegidas, declarar nuevos sitios, dar seguimiento a los acuerdos internacionales, adherir el país a nuevas convenciones, como la de Especies Migratorias, involucrar las comunidades locales en el manejo, la defensoría y el beneficio de las áreas, concienciar sobre la importancia de las especies y los sitios y elaborar leyes que permitan que el sistema de áreas protegidas y las áreas claves para las especies sean protegidas, que eviten que intereses particulares privaticen y destruyan el patrimonio natural y cultural del pueblo dominicano.

Fuente: Yvonne Arias. Grupo Jaragua. Febrero 2006.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *