Ciencia y tecnología en la alimentación

Nanoalimentos funcionales. Son reconstituidos en el nivel molecular, para obtener nanoingredientes que mejoren sus propiedades y sean convertidos en funcionales para tratar diferentes enfermedades.

Nanoalimentos funcionales. Son reconstituidos en el nivel molecular, para obtener nanoingredientes que mejoren sus propiedades y sean convertidos en funcionales para tratar diferentes enfermedades.

Santo Domingo

Dando continuidad a la colaboración de los expertos que nos estarán acompañando en esta XXII edición de Semana de la Geografía, que ha de celebrarse del 9 al 13 de marzo, le presentamos una breve introducción del tema “Ciencia y tecnología ante el futuro de los alimentos”.

Las nuevas tecnologías juegan un papel importante en el ámbito de la alimentación, ya que permiten producir alimentos y bebidas que se adaptan a las demandas de los consumidores de manera segura. A través de las innovaciones tecnológicas, se desarrollan nuevos productos y tecnologías que persiguen la calidad y seguridad alimentarias. Debido a la demanda por parte de los consumidores de nuevos productos, más duraderos, seguros y con propiedades nutricionales y saludables extras, la Industria alimentaria lleva años investigando el desarrollo de nuevas tecnologías que puedan responder a esa demanda.

Nanotecnologías 

La nanotecnología es la ciencia que trabaja a escala nanométrica, es decir, a niveles tan pequeños como moléculas y átomos.  Es el diseño, creación, síntesis, manipulación y aplicación de estructuras y materiales que tienen generalmente un tamaño de 1 y 100 nanómetros de tamaño y su interés radica en que el pequeño tamaño de las partículas conlleva propiedades físicas y químicas que difieren significativamente de las habituales a mayor escala.

Aplicaciones en la industria alimentaria  

La aplicación de la nanotecnología en la agricultura y en la industria alimentaria se trató por primera vez en el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) en septiembre de 2003. La nanotecnología en la industria alimentaria está teniendo un gran avance en los últimos años, a pesar de estar aún en fase de despegue. Sus principales aplicaciones destacan en áreas como: el envasado (envases activos y envases inteligentes), el desarrollo de nuevos productos (nanoalimentos funcionales, microcápsulas), la calidad y la seguridad alimentaria (biosensores), la mejora de los procesos de los alimentos (gelatinización, espumas y emulsiones), la nanotecnología en envases alimentarios y la incorporación de nanopartículas a envases está llevando a la industria a poder ofrecer envases con características mejoradas. La nanotecnología ofrece múltiples oportunidades de mejora a diferentes sectores agroalimentarios, sobre todo a los que emplean materiales plásticos en sus envases alimentarios. Entre las aplicaciones que se dan en el envasado en la actualidad destacan las siguientes: los nanorrecubrimientos para aumentar las propiedades de alimentos frescos, con el fin de retrasar su maduración y alargar su vida útil.  Además, cada vez se utilizan más productos basados en la nanotecnología para elaborar materiales de contacto con los alimentos dotados de propiedades antimicrobianas. Las actuales investigaciones sobre ese tipo de superficies tienen por objeto conseguir sensores capaces de detectar la contaminación bacteriana y reaccionar contra ella.  Nanomateriales cuyas propiedades cambiarán en función de las condiciones externas o internas, como la temperatura. Estos llevan a cabo un seguimiento de las temperaturas que se han mantenido a lo largo de la cadena y las valida. Un cambio de color indica que no se cumplen las especificaciones de temperatura.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *