La igualdad de oportunidades en RD

Es muy natural en los sistemas de gobernanza destacar el poder de influencia de los líderes, sobre todo cuando se impregna de la integración del capital económico y el relacional tal como lo citan autores como Dale Carnegie, que nos enseña la magia de obtener poder sobre las personas a través del trato.

Basado en la nueva realidad social y como aldea global  de este mundo necesitamos clarificar la forma de adquirir todos o la mayoría de los servicios de la nación. Es imprescindible clarificar las políticas en aspectos como acceso al empleo, acceso a los financiamientos y créditos, condiciones de membresía en grupos sociales o instituciones y participación en actividades de la ciudadanía para la defensa de un propósito común.

Innegablemente, existen prejuicios a superar porque la mayoría se ha acostumbrado a utilizar a su amigo más conveniente cuando se trata de alcanzar un propósito. Cada año vemos fríamente las estadísticas de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) pero cuando la aplicamos al quehacer social se percibe que el nivel de pobreza de la población se acrecienta porque en nuestro país existe dificultad para reconocer que somos pobres por temor a ser discriminado o desestimado de algo.

Aceptar nuestra identidad social es también un acto de educación donde la gente deberá enfocar oportunidades en aceptarse tal como es.

Enseñanza de los valores
No aparentar o crear muletillas para llegar a alcanzar lo que desea sin parecerse a lo que realmente es. Muchas personas asesoran en imagen y en los terrenos profesionales se destaca el uso de productos o servicios para crear comentarios favorables acerca de su persona tal como adquirir una tablet moderna o una ropa de diseñador para asistir a la conferencia.  Esto no es más que producto de la esfera de clases sociales, sin embargo, es confundido con convertirse en una persona más educada.

Recuerdo una situación graciosa en la cual muchos niños del cuarto grado, en una escuela de primaria privada de la ciudad de Santiago, hablaron con su maestra porque todos los días que un compañerito cumplía años le cantaban y algunos padres les enviaban una merienda para interactuar,  pero otros niños eran invitados y debían llevar un regalo.

Todos los niños le solicitaron a su maestra que hicieran un solo evento al mes y que le confeccionaran un regalo para su amigo basado en lo que ellos entendían de él, es decir, entender sus preferencias. Esto mejoró una regla de la escuela porque el protocolo social no era bien visto por los alumnos de primaria que se veían preocupados por conseguir un obsequio para sus compañeros que fuera destacado y no por compartir con él esa celebración meramente porque sí.

Las reglas de competencia en los negocios son iguales, hacemos muchas cosas que no satisfacen a nadie pero que le convienen a alguien más.

Aprender de igualdad o equidad significa que lo que no me gusta no trataré de hacerlo a otros. Es una lección aprendida de vivencias aconsejar a las generaciones más jóvenes en cosas que no queremos que les ocurran.

ROCÍO PÉREZ
Nacida en Santiago De Los Caballeros, Formada en Licenciatura en Administración de Empresas, Mención Magna Cum Laude, con Especialización Magistral en Gestión Humana, (PUCMM), Dirección De Negocios (UQAM-APEC), Gestión e Investigación (Bourdeaux IV-PUCMM), Pedagogía Universitaria (PUCMM-UAPA) Y Psicometría (Univ. Turabo-Corporación Psicométrica). Cursando Doctorado en ARTES VISUALES (Atlantic International University- AIU). • Conferencista y articulista en Gestiopolis. com y Mailxmail.com Actualmente en Defensa de Programas Especiales relacionados a Igualdad de Género en la Inserción empresarial.
RUSSO