El habla es una marca de identidad personal

Yanilka L. Batista Rivera
Santo Domingo

Poder hablar espontáneamente es vital para crear lazos de compañerismo, amistad y vivencias.

Hablar es una de las maneras más idóneas de comunicarnos con nuestros semejantes. Es un acto individual del que hacemos uso en múltiples ocasiones y en varios contextos. En el capítulo “¿Quién habla?” del libro: “La magia de escribir”, se presenta una serie de personajes importantes en ámbitos tales como la psicología y la educación, acerca de quienes el autor plasma sus experiencias en los distintos campos del saber sobre el habla y la escritura. Además, se ofrecen afirmaciones y reflexiones sobre por qué somos o no capaces de comunicarnos por medio del habla. El autor busca crear conciencia de la importancia de hablar en espacios formales e informales, dígase de aquellos en los que la persona se presenta ante un determinado público en los encuentros cotidianos; familiares, rutinas laborales o sociales.

Una de las primeras afirmaciones que se observan en el texto, refiere el hecho de que tenemos un gran repertorio de ocurrencias, una fuente que en ocasiones nos hace ver con esmerado respeto ante los demás, pero en otras, nos decepciona. “El habla surge de nuestra profunda intimidad…yo soy el que desde el fondo de mí mismo me hablo” (Marina y Valgoma, 2007:35). Entonces, es posible afirmar que el habla revela quienes somos realmente. Haciendo eco de la cita de Luis Vives en “De ratione dicendi”, se puede constatar que “hay un núcleo elocuente de nuestra personalidad de donde surge el habla interior, ese contínuo discurso con que nos hablamos y con el que nos desvelamos a nosotros”. De esta manera somos los primeros en descubrirnos, siendo la palabra luz radiante que disipa las tinieblas.

El primer personaje del libro es Mijaíl Bajtín, quien presenta la estrecha relación de las ocurrencias, de la espontaneidad, como forma creativa y la capacidad de discriminar qué decir o no, en un momento determinado.

En los primeros años de vida, se asume que el niño disfruta mientras aprende a comunicarse hablando con los demás, quienes irán entendiendo paulatinamente qué desea expresar. Es así como el niño convierte sus experiencias en palabras e incrementa su capacidad expresiva, resultando beneficioso para la salud y la “estabilidad afectiva”, tal y como afirma el segundo personaje, James Pennebaker.

La palabra nos lleva a conversar, lo cual es importante para la convivencia, en la que se intercambian informaciones, sentimientos y modos de pensar. En ese sentido, Deborah Tannen, tercer personaje, propuso a los lingüistas que dieran mayor preferencia al análisis de las conversaciones informales que se producen en la cotidianidad, porque es allí donde se observa el poder que tiene el habla sobre nuestras relaciones. Por su parte, Calsamiglia y Tusón en el libro “Las cosas del decir”, afirman que “La modalidad oral es natural, consustancial al ser humano y constitutiva de la persona como miembro de una especie”. (2001:27). Por esta razón, la conversación necesita ser trabajada desde los hogares y las escuelas de manera formal e informal, ya que es un asunto básicamente práctico.

Poder hablar espontáneamente es vital para crear lazos de compañerismo y amistad, para establecer vivencias que permitan aprender de sí mismos y de los demás. Pero existe un gran obstáculo para hablar o conversar, “el miedo”, y de acuerdo a Marina, la situación que más personas temen atravesar es hablar en público; pero en cierta medida ese temor es necesario, como apunta Isaak Marks, pues la ausencia de miedo puede llevarnos a actuar con descuido y la extrema presencia del mismo, con torpeza. Los padres y maestros juegan un papel importante en cuanto al apoyo que deben dar a los más jóvenes para fortalecer su autoestima. En conclusión, es posible que los hablantes posean un vasto conocimiento para compartir con sus interlocutores; pero no es una garantía de elocuencia.

(+) Poder planear, seleccionar y pronunciar las palabras adecuadas al contexto, requiere del desarrollo de ciertas competencias, tales como, la competencia pragmática, estratégica y comunicativa. Por esto se puede afirmar que al igual que el discurso escrito, hablar es una marca de identidad personal que nos distingue como individuos, como parte de una colectividad, como dueños de una ideología. Saussure reconoce “que la lengua sin habla no tiene existencia real en ninguna parte; solo existe en el uso activo que de ella hace el que habla o en el uso activo del que comprende” (1945: 19).

La literatura en el fomento de valores

Minerva González Germosén

Para desarrollar valores a través de la literatura se requiere amar la lectura y para tal cosa, fomentar su hábito es lo principal. Especialistas, sugieren que lo idóneo es iniciar los primeros estímulos durante la etapa prenatal.

La literatura como arte de la expresión que se vale del uso estético de la palabra para provocar placer, despertar emociones, hacer volar la imaginación y transportar a otros mundos inimaginables (Díaz Pimentel, 2012), puede ser el medio para fomentar valores en las personas. Sin embargo, para esto, se requiere estimular la lectura desde la primera etapa de concepción del bebé.

Leer permite la construcción de mundos imaginarios que posibilitan la cimentación de peldaños hacia moradas ideales. La fabricación de héroes para alcanzar utopías y destruir villanos que impiden llegar a metas anheladas.  Asimismo, la lectura es como  un volcán en erupción en el fortalecimiento de la imaginación del lector.

En el mundo real, la literatura construye la trayectoria de la madurez lingüística, fomentando el acervo cultural del lector. Del mismo modo, desarrolla la creatividad e imaginación, siendo esta última, la materia prima en todo proyecto ideado, “un puente que conduce hacia la representación metafórica y ficcional que comunica a otros mundos, donde se viven aventuras con personajes que se convierten en sus mejores amigos o sus más temidos enemigos” (Guerrero Guadarrama, 2003). Por lo que, es oportuno cimentar valores a través de la lectura para permear la personalidad del novel lector y sea una mejor persona.

Pero ¿cómo desarrollar valores a través de la literatura? ¿conviene a la sociedad el fomento de valores? ¿dónde deben ser fomentados los valores en casa o en la escuela?

Para desarrollar valores a través de la literatura se requiere amar la lectura y para tal cosa, fomentar su hábito es lo principal. Especialistas, sugieren que lo idóneo es iniciar los primeros estímulos durante la etapa prenatal, ya que según el científico Thomas R. Verny autor del libro “la vida secreta del niño antes de nacer “el bebé que se expone a estímulos tiene mayor capacidad de aprendizaje, desarrolla mejor la capacidad para calmarse y alcanza a escuchar con mayor claridad los sonidos que le resultan familiar. Esto último, podría ser aprovechado durante el embarazo escuchando audiolibros y leyendo cuentos infantiles donde se perciban los valores que se pretende alimentar en el niño.

Por otro lado, durante el embarazo, los padres deben preparar la habitación elegida para el bebé, ambientar un espacio para su biblioteca personal, colocar alfombras con personajes de cuentos clásicos que indudablemente llamaran su atención. Dicho espacio tiene que resultar confortable tanto para los padres como para el niño, hasta se pueden colocar fragancias aromáticas en el espacio dedicado a la biblioteca del niño. Asimismo, adquirir libros de acuerdo a las etapas por las que atravesará, estos podrían ser cuentos, leyendas, poesías.

Los textos elegidos tienen que ser apropiados en el vocabulario, la temática, contexto y hasta la trama abordada así, el niño comprenderá con más facilidad lo leído. Por otra parte, después del nacimiento del bebé las prácticas de lecturas continuarán y hasta podrían resultar estratégicas al momento de calmar al bebé en momentos de llanto. Los noveles padres elegirán las horas de lectura del bebé cuando lo estimen oportuno durante sus etapas de desarrollo. Y, llegada la época de escolaridad, los maestros de los distintos grados por los que deba pasar el infante compartirán con los padres la responsabilidad de leerle, mientras él adquiere la lectoescritura.

Adquirida la lectoescritura, el niño tendrá libertad de elegir sus libros de manera espontánea. Es importante no hacer de la lectura una tarea obligada, sino una actividad recreativa, divertida y placentera para no producir rechazo, afirma la cuentista Emma Lucía Ardilla. De esta manera, en cada etapa se forjará un potencial lector, puesto que, la niñez es el momento ideal para adquirir los mejores aprendizajes sin dificultad y, por ende, la apropiada para que la lectura sea el recurso para forjar valores, viajando por los senderos trazados por los personajes que forman las historietas que lee.

En la medida que el nuevo lector va alcanzando su madurez y adquiere la lectoescritura desarrollará destrezas que le permitirán discernir y criticar todo en su entorno. Mientras, los padres deben reajustar sus actividades para que sean comunes con las de sus hijos y así, frecuentar lugares donde los libros son los protagonistas como, puesta en circulación de obras, asistir al cine a ver películas realizadas a partir de historias de libros, visitar bibliotecas públicas y privadas, acudir a ferias, organizar intercambios de libros entre los amigos del niño que comparte su interés, colaborar en la organización del rincón de lectura del grado que cursa su hijo, entre otras.

Por otro lado, como resultado de investigaciones en contextos pedagógicos, especialistas de diversas áreas proponen múltiples maneras de iniciar los infantes en la lectura como María Montessori que ideó un método donde se recrearon rincones en las diversas disciplinas entre ellas, la lectura en el aula de la escuela o del hogar.  El método anterior no requiere ser un especialista para aplicarlo en cualquier niño, sin embargo, métodos como el global, mistos exigen para su aplicación especialidad en docencia. Lo cierto, que cualquier método que sea empleado para inducir al niño en la lectura servirá como estrategia para evitar los momentos de ocio y buscar la alegría que produce volar a lugares recónditos.

El lector infante puede identificarse con uno de los personajes, asumiendo sus valores y antivalores, en ocasiones hasta difiriendo con decisiones tomadas por el autor y que probablemente perjudiquen sus personajes. Por otro lado, la madurez alcanzada permite que las actividades de lectoescritura sean completamente sensoriales y que se conecten sus emociones con su realidad contextual. La planeación y adecuación de las actividades por parte de los padres deben resultar recreativas, para que el momento de lectura no se perciba como algo impuesto, todo lo contrario, como una actividad divertida, relajada y entretenida (González, 2017). Estas, podrían ser asistir a puesta en circulación de obras, ver películas realizadas a partir de historias de libros, visitar bibliotecas públicas y privadas, acudir a ferias, organizar intercambios de libros entre los amigos del niño que comparte sus intereses, colaborar en la organización del rincón de lectura del grado que cursa su hijo, entre otras.

Quienes crecen haciendo de la lectura su mejor pasatiempo desarrollan destrezas que le beneficia en los diferentes contextos en que convivirá. Según Ana Romero Franco coordinadora del Taller Literario Pedro Mir, los niños apasionados de la literatura mostrarán seguridad en sus habilidades comunicativas orales y escritas, elevarán su autoestima, mostrarán seguridad al momento de expresarse en público y desarrollarán una elevada criticidad en los diversos planos en que se relacionen.

Finalmente, la literatura puede ser el recurso ideal para fomentar valores de manera imperceptible, convertirlos en personas sensibles, solidarias, honestas, respetuosas del entorno y de las leyes que rigen cualquier sociedad. Su práctica desarrolla destrezas y habilidades de discernimiento que permite una comunicación efectiva. Del mismo modo, su práctica asidua transforma el interior del lector, transportándolo a espacios donde se alcanza la felicidad, es la materia prima al momento de construir mundos donde mora la equidad desterrada de la realidad de los humanos. Derriba las barreras que impiden alcanzar las utopías soñadas. Es el alba que marca el sendero hacia fuentes de elixir que aletargan momentos de ocio, compañera fiel en viajes por espacios infinitos donde convergen diferentes puntos de vista.

Entonces, siendo la literatura el medio para transformar al ser humano ¿por qué no emplearla como herramienta principal? Para que baje el nivel de violencia, se administre con honestidad el erario, se fortalezca nuestro nivel educativo, nuestros hombres no asesinen sus parejas, nuestros jóvenes no vean el consumo de drogas como una salida del momento, para construir un mejor país.

 

 

 

El Caribe y las Antillas

Por: Carolina Jiménez

Durante estos días hemos escuchado hablar de las Antillas Menores y Mayores debido a los huracanes Irma y María que han afectado específicamente a grupos de islas que forman parte de estas Antillas. Es preciso conocer cuál es la ubicación de cada una, sus características, relieve, clima, hidrografía, flora y fauna. Para así entender con claridad cada acontecimiento que escuchamos aproximados a los países que conforman el territorio. 

Antillas Menores

Iniciando por las Menores debemos siempre recordar que son aquellas que están ubicadas en el Mar Caribe formando un arco insular al sudeste de las Antillas Mayores, que va desde el este de Puerto Rico hasta la costa occidental de Venezuela.

Se caracterizan como tierras bajas de poco relieve, suelos compuestos de Caliza y arenosa (Antigua y Barbuda) así como de origen volcánico, algunas de sus zonas son montañosas como el Monte Liamuiga de 1156mts., San Cristóbal, Barbados, Granada).

Los países ubicados en las Menores son: Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas Santa Lucía, Trinidad y Tobago.

Isla de Barbados

La Flora y Fauna está compuesta por zonas forestales habitadas por ciervos, jabalíes y diversas aves. Las zonas cultivables son pocas (18% en Antigua y Barbuda), mientras que el territorio forestado es amplio (43% de bosque en Trinidad y Tobago).

Durante el período de febrero a mayo es fresco y seco; mientras que durante el de junio a octubre, se da la época de lluvias. La Temperatura media es de 26ºC. Las principales catástrofes naturales del área son los Huracanes, Tormentas tropicales, Tsunamis y Terremotos que se dan en toda la región. Entre ellos podemos destacar a los huracanes: Hugo en 1989, Marilyn en 1995.

Su división política se divide en 8 países insulares independientes, 3 Territorios Británicos de Ultramar, 2 departamentos de ultramar de Francia, 2 colectividades de ultramar de Francia, 3 países autónomos del Reino de los Países Bajos, 3 Municipios especiales del Reino de los Países Bajos, 1 Área insular de Estados Unidos, y 2 entidades federales de Venezuela.

Las lenguas principales por orden de importancia en las Antillas Menores son: inglés, francés, español, papiamento y neerlandés.

Antillas Mayores y Menores en el mapa mundi

Antillas Mayores

Son las islas de mayor tamaño en el extremo Nordoccidental del arco que conforman el Caribe insular. Son cuatro islas y cinco países, separadas del resto del Caribe por su historia, idiomas, cultura e incluso gobiernos.

En las Mayores se encuentran los países: Cuba, Puerto Rico, Caimán, Bahamas, Jamaica, Haití y República Dominicana. Las primeras personas que vivieron en estas Antillas fueron grupos de indígenas y taínos, quienes habitaron las islas hasta la llegada de Cristóbal Colón en 1492.

Isla de República Dominicana

El español, inglés, lenguas criollas, francés y criollo haitiano son los idiomas que predominan en las Antillas Mayores. En cuanto a su geografía estas descansan sobre un macizo submarino común y están atravesadas por una cadena abrupta y elevada de montañas, cuyos picos más altos oscilan entre dos y tres mil metros.

Las islas que conforman las Antillas Mayores se caracterizan por sus maravillosas aguas cálidas y azules del Mar Caribe donde también emergen numerosas islas e islotes tropicales. En sus subsuelos se abren cavidades de disímiles orígenes, dimensiones y faunas.

El llamativo de las Mayores son sus encantadoras playas de aguas cristalinas, olas suaves y peces tropicales, así como sus atractivas montañas y paisajes que expande su turismo. El clima es usualmente cálido y a veces más húmedo.

 

 

La conversación y sus modales

Carolina Jiménez
Santo Domingo

Al conversar se pone en funcionamiento toda la competencia comunicativa de los seres humanos.

Cuando nos referimos al significado de una conversación entendemos que es un diálogo entre un emisor y un receptor, en algunas ocasiones entre un grupo indeterminado de personas. Existen múltiples motivos para entablar una conversación; intercambiar ideas, plantear opiniones o conocimientos y por supuesto, recibir respuestas a interrogantes, dudas o inquietudes.

Empatía. Para que el ambiente de la conversación sea ameno se debe mostrar buena actitud y caráter ante los demás participantes.

Según la autora Alejandra Meneses, al conversar se pone en funcionamiento toda la competencia comunicativa de los seres humanos. Por otra parte, la conversación se caracteriza por ser, además de un proceso lingüístico, un proceso social, a través del cual se construyen identidades, relaciones y situaciones.

En medio de la conversación en algunas ocasiones desarrollamos inconscientemente tres elementos: verbales, no verbales y paraverbales que dan sentido y significado al proceso de interacción comunicativa.

El lenguaje verbal se caracteriza por ser escrito u oral. Presenta un emisor, receptor, mensaje, contexto, canal y código. El no verbal se evidencia en movimientos de la cabeza, expresiones corporales y faciales, orientación de la mirada, gestos, señas, y otras formas de lenguaje no verbal. El lenguaje paraverbal se compone de una serie de características que complementan al lenguaje verbal como son: el volumen, ritmo, tono de la voz, sonidos y silencios.

¿Siempre el mensaje es claro?

No siempre cuando nos comunicamos con los demás nos damos a entender, lo cual produce que se distorsione el mensaje que emitimos. Puede ocurrir que la conversación se torne a una discusión o malentendido. En la mayoría de casos esto puede ocurrir debido a que no seguimos los buenos modales al momento de expresarnos.

Atención. Los participantes de una conversación deben respetar el turno de quien esté dirigiendo el tema y tomar la palabra en el momento indicado.

Para encontrar el éxito durante una conversación debemos hablar con un tono medio, es decir, no muy bajo para no ser escuchados claramente ni muy alto para no interrumpir a los demás presentes y lucir como imprudentes. Trata de introducir temas que sean del conocimiento de quienes te acompañen a la conversación, para que así estos puedan participar y se generen lluvias de ideas u opiniones. Siempre selecciona las palabras adecuadas para transmitir mensajes, debes estar seguro de que conozcas su significado.

 10 modales que te guían al camino del éxito en una conversación:

  1. Busca un tema para conversar, si te invitan a una reunión averigua quienes asistirán e investiga sus aficiones, hobbies, esto te será más accesible para concordar con estas personas.
  2. Tienes que aprender el arte de escuchar, especialmente con personas cultas y bien informadas.
  3. Trata de no ser el único en una conversación, debe haber constante retroalimentación.
  4. No intentes lucir tu ingenio.
  5. Piensa lo que vas a decir antes de hablar.
  6. No expliques detalladamente un tema de conversación, solo explica lo necesario, en caso de que te pidan que especifiques, hazlo.
  7. Nunca interrumpas a las personas que tienen la palabra. Se hace una excepción cuando no entiendes algún punto clave, puedes usar preguntas como: Disculpe, ¿Me permite una aclaración?
  8. El diálogo admite y hasta requiere la formulación de preguntas para que la conversación sea amena e interesante.
  9. Usa siempre la empatía, esa sensación que consiste en ponerse en el lugar de otra persona y actuar sin ofenderla.
  10. No difundas rumores dudosos referentes a otra persona.

La educación es para siempre

Por: Carolina Jiménez 

Vivimos en una sociedad donde nos abrumamos por las circunstancias que se nos presentan; pérdidas económicas, preocupaciones, conflictos en el trabajo e incluso, en nuestros propios hogares. Sin embargo, más allá de esta serie de problemáticas, nos olvidamos de aquello que realmente tiene valor, como por ejemplo, escuchar a los hijos cuando nos quieren hablar de lo que sienten, de lo que quieren o más simple, de lo que sueñan ser en un futuro.

Inicia un nuevo año escolar, ¿Le has preguntado a tu hijo si tiene nuevas expectativas? ¿Has estado presente en el valioso momento de llevarlo a la escuela en su primer día? Son interrogantes que quizás no han sido planteadas en nuestras mentes, pero es importante saber que así como las escuelas se preparan para recibir a sus estudiantes, estos llegan a las clases con múltiples expectativas que debes conocer para ayudarlo en su rendimiento escolar.

Es el caso de Jefferson, un niño de 11 años de edad que forma parte de un grupo de estudiantes que asiste a la Escuela Basilio Frías, ubicada en el sector Mata de Palma, San Antonio de Guerra.

“Quiero regresar a la escuela, porque en ella me enseñan muchas cosas; cómo aprender a escribir, leer y  multiplicar. Mis padres me dicen que debo estudiar para tener un mejor mañana”. Con timidez y una mirada inevitable de apreciar por el brillo en sus ojos, contestó a la interrogante sobre cuál es su proyección para el nuevo año escolar.

Al igual que maestros y estudiantes, los padres juegan un papel importante para aportar en el buen rendimiento escolar de sus hijos. Son los responsables de que estos cada día asistan a la escuela con el entusiasmo de aprender y de ser en el futuro grandes profesionales.

Altagracia Hidalgo, maestra de primer  grado, afirma que el 50% de los padres se han acercado a la escuela para manifestar su motivación, sin embargo, otros han expresado que aunque no estén preparados económicamente para comprar todos los útiles escolares, mandarán a sus hijos con lo que tengan. En cuanto a la importancia de la educación, Hidalgo agregó que: “la educación rompe todas las barreras, sin ella nada es posible, porque todo lo que se aprende se utiliza a diario en nuestras vidas”.

Es cierto que para la educación no hay límites ni tiempos, sino dedicación e interés. Así lo demuestra un estudiante de la Escuela Basilio Frías, quien sin revelar su nombre expresó que a pesar de estar en séptimo grado con 15 años, no abandonará la escuela.

“Estoy en séptimo grado porque faltaba mucho a clases. Yo les recomiendo a los niños que eviten las faltas, porque se pueden atrasar. Mis padres me dicen que no deje la escuela, que siga adelante”, manifestó el estudiante. Cabe destacar que su esfuerzo lo ha convertido en un estudiante meritorio, destacándose por sus altas calificaciones.

Por su parte, Morelia Ventura, estudiante meritoria de la Escuela Básica Apolinar Concepción de la Comunidad de La Granja, contó que para lograr el éxito en sus estudios realiza las tareas asignadas y que se siente orgullosa de sí misma. “Mis padres me dicen que confían en mí y que aunque no logre ser meritoria todo el tiempo, ellos siempre van a estar orgullosos”.

Un nuevo año escolar inicia y finaliza, pero la educación debe ser continua en todas las etapas de la vida: desde la niñez hasta siempre.

 

Plan LEA celebra su vigésimo octavo aniversario

Por: Carolina Jiménez 

Durante su vigésimo octavo aniversario, Plan LEA ha cumplido su objetivo principal que consiste en estimular la lectura y el aprendizaje significativo a través del uso del periódico como herramienta educativa. Así como su metodología de permitir a los docentes utilizar el periódico como libro de texto adicional y como valioso instrumento para emplearse en todas las asignaturas y niveles de enseñanza.

Como programa Prensa Escuela que contribuye a la educación de las problemáticas que afectan a la sociedad dominicana, Plan LEA, durante sus últimos dos años de entrega y dedicación, celebra sus aniversarios con una conferencia sobre un tema en específico que aporte a los conocimientos de docentes, estudiantes, familias y público en general.

En esta ocasión, el tema elegido surgió desde la perspectiva del dolor, la angustia y la impotencia que viven muchos hogares dominicanos, porque uno de sus niños es objeto de acoso en el lugar que se considera como su segundo hogar: la escuela. Convirtiéndolo en esta situación en una víctima de bullying.

Para desarrollar el tema con la profesionalidad que amerita, Plan LEA, con motivo a su vigésimo octavo aniversario, organizó la conferencia “El Efecto Mariposa en el Bullying” que tuvo como expositora a la magister psicopedagoga Emma Carolina Fernández, quien destacó que: “estudios afirman que el 90 por ciento de los niños de cuarto a octavo grado han sido acosados en algún momento, mientras que los de sexto a octavo grado viven el bullying con una mayor frecuencia”. Dan Olweus, científico sueco, describe el bullying con tres criterios esenciales: conducta con intención agresiva y negativa; conducta repetida y desequilibrio de fuerzas.

La palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Rosario Vásquez, encargada de Plan LEA, quien agradeció la presencia de invitados especiales, docentes, centros educativos y público en general, destacando la colaboración del equipo encargado de la actividad.
“Como programa Prensa Escuela que hace su aporte al desarrollo de la educación dominicana, proponiendo la lectura del aprendizaje significativo, nos proponemos ofrecer contenidos de calidad para el reforzamiento de las siete (7) competencias curriculares del sistema educativo dominicano”, enfatizó Vásquez.

Por su parte, el director de Listín Diario, Miguel Franjul, expresó su opinión sobre el fenómeno “bullying” y las consecuencias que este puede tener para la sociedad. Franjul mencionó dentro de su discurso el impactante acontecimiento producido en San Francisco de Macorís donde una niña de 16 años fue asesinada, con cinco meses de embarazo, por su pareja sentimental.

Un momento emotivo durante la conferencia, fue la posibilidad de que los espectadores pudieran visualizar y escuchar el testimonio de Gabriela Álvarez, una joven que desde corta edad sufrió acoso escolar en su colegio y que actualmente, a sus 19 años, es fundadora de la Fundación ACME (Acciona Contra el Maltrato Escolar).

“El bullying, maltrato o acoso escolar es un fenómeno que ha afectado a miles de estudiantes en diferentes sociedades del mundo. Se trata de un problema que ha venido tomando notoriedad por el daño que provoca a quien lo sufre. Lesiona la autoestima, el índice en el aprendizaje, el rendimiento escolar, provoca ausentismo y sufrimiento psicológico”. Es la definición de Álvarez dentro de su libro “Entre los 15 y los 16”.

El ambiente de la conferencia estuvo cargado de atención y alegría por parte de los docentes, directivos, instituciones, estudiantes, familias y público en general que se citó en el Auditórium Pabellón de la Fama del Centro Olímpico.

La magister compartió con la audiencia la historia de un señor que le entregó una mariposa azul a una niña dentro de una caja pequeña, y a la interrogante de esta sobre si la mariposa permanecía con vida, dejó la reflexión de que “está en tus manos si la mariposa azul vive o no”.

Uno de los temas principales que introdujo la magister fue el de la autoestima, para crear en los padres y maestros un compromiso con los educandos “las personas que están a cargo de los niños necesitan darse cuenta que la autoestima positiva es un requisito necesario y al mismo tiempo el resultado del éxito social y académico”.

Una vez más se hace visible la contribución a la educación por parte de Plan LEA, quien destaca el apoyo de Grupo Mejía Arcalá, Programa Progresando con Solidaridad (PROSOLIS), Instituto Superior de Formación Docente (ISFODOSU), Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (INAFOCAM). Así como la colaboración especial de Plan International y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

Efecto Mariposa en el Bullying

Emma C. Fernández-Albert, M. Ed.

Emma c. Fernández, con motivo de la conferencia aniversario de plan lea, comparte un adelanto sobre los efectos del bullying

En la adolescencia, muchos jóvenes, con frecuencia, han escuchado la palabra bullying. De hecho, tanto el término bullying como acoso son parte del lenguaje común. Muchas veces ocurre algo que puedes etiquetar como acoso y, otras veces, como “relajo pesado” sin marcar distinción. ¿Cuántas veces te has sentido fastidiado por un comentario o chiste y fácilmente verbalizas “me estás bullyando”? El uso coloquial de estas palabras no significa que sabes lo que implican.

Cuando sepas distinguir entre un simple relajo o un momento de acoso o bullying, más posibilidades tienes de ser apoyo para quien pueda vivir esta situación. Estudios afirman que el 90% de los niños de cuarto a octavo grado han sido acosados en algún momento. Sin embargo, los jóvenes de sexto a octavo grado viven el bullying con una mayor frecuencia que los de primero y segundo de bachillerato, de acuerdo a Tonja R. Nansel, PhD y colaboradores del National Institute of Health de EUA.

El acoso escolar (bullying) es un término en inglés que describe un acto intimidatorio, físico y psicológico, iniciado y mantenido durante un tiempo considerable por parte de una o varias personas contra otra más débil. Dan Olweus, científico sueco, describe el bullying con tres criterios esenciales: conducta con intención agresiva y negativa; conducta repetida y desequilibrio de fuerzas.

Ahora bien, ¿dónde inicia el proceso ya sea de víctima o victimario? En la familia. La familia es la cuna de la inteligencia emocional de cada niño que crece pasando de la adolescencia hacia la adultez. ¿Qué tiene que ver la inteligencia con el bullying o acoso? El desarrollo de las neurociencias ha permitido que eruditos como el Dr. Howard Gardner y el Dr. Reuven Feuerstein, descubrieran que la inteligencia es modificable y que tiene diferentes vertientes como la inteligencia intrapersonal y la interpersonal. Gardner planteó una nueva definición de la inteligencia: la capacidad de resolver problemas; la capacidad de generar nuevos problemas que resolver; la capacidad de crear un servicio o actividad, que nutra a la sociedad en la que se vive. Ellos abrieron el camino a los expertos como el Dr. Peter Solevey y los psicólogos John D. Mayer y Daniel Goleman, para que enriquecieran el concepto de la inteligencia social de Edward Thorndike a la hoy conocida inteligencia emocional.

El sistema familiar es un contexto determinante en el desarrollo de la autoestima de sus miembros en todas sus etapas evolutivas. Una elevada autoestima implica que el niño/adolescente es capaz de protegerse ante determinados problemas emocionales y dificultades de comportamiento (Cava, Musitu & Murgui, 2006). Un estudio realizado en el 2005 por Estévez, Musitu y Ochoa, determinó que la existencia de una comunicación abierta con los padres está asociada positivamente con la autoestima escolar del hijo o la hija.

¿Ser capaz de hacer las cosas nos da autoestima, o es la autoestima la que nos hace capaces de hacer las cosas?

A ti adolescente: Si ves a un compañero amenazado por otro para que le dé merienda o le haga la tarea, puede estar experimentando bullying directo que incluye patadas, golpes y amenazas verbales. La coacción, que es ejercer un dominio y un sometimiento total de su voluntad, es otra forma de bullying.

A ti maestro: Tú estás en una posición de privilegio, pues puedes apoyar el entorno en el que ocurren los procesos de acoso escolar. Los estudios plantean que los educandos pueden asumir diferentes roles ante el acoso y el acosador: apoyo silente, asistentes, incentivan o pueden ser rescatistas.

+Planteados por los autores de “El valor de escuchar” en beneficio de la comunicación fluida con sus hijos:
1. Escuche con mente abierta… esté preparado para escuchar y considerar todas las partes de un problema.
2. Deje de hacer lo que está haciendo, haga contacto visual e involúcrese completamente. Dé a la otra persona toda su atención. Deje a un lado el correo electrónico, las llamadas telefónicas y otras distracciones potenciales.
3. Escuche objetivamente. Cuando inicie la conversación que sea con una actitud sin prejuicios.
4. Haga preguntas. Asegúrese de que realmente comprenda el significado detrás de lo que la persona está diciendo.
5. Evite la tentación de pensar acerca de lo que está por decir. En lugar de ello, preste atención a todo lo que la persona está diciendo antes de formular su respuesta.

Los padres y maestros pueden estar muy atentos y, aun así perder oportunidades de observar la realidad del bullying. Las familias y comunidad educativa pueden apoyarse en los adolescentes. Educarles les empodera como agentes de transformación. Así lo propone el Programa KiVa desarrollado en la universidad de Turku de Finlandia por las doctoras Christina Salmivalli y Elisa Poskiparta. El programa plantea que la prevención y el manejo del bullying debe incluir a los que rodean la situación para interactuar mejor con los que viven en ella evitándola o reduciendo su efecto.

Un año escolar basado en la fuerza de la unión

Un año escolar basado en la fuerza de la unión

El inicio del año escolar es un período en el que se manifiesta con más intensidad el interés de los adultos por la educación de los niños. Cada miembro de la comunidad escolar se prepara para asumir su responsabilidad como padre, educador o alumno.

Es importante que los padres muestren una actitud positiva a sus hijos respecto al regreso de las clases, para así contribuir de manera directa en el buen rendimiento académico.

Conversar sobre la importancia de la educación

La conversación en familia sobre los beneficios de la educación, influye en que los hijos comprendan sus ventajas. Los temas no solo deben tratar sobre el futuro, cuando los hijos se incorporen al mercado laboral, sino a la vida diaria.

Un niño y una niña educada disfrutarán más de los paseos, de las lecturas, del cine, de la conversación con amigos. Tendrán más seguridad en sí mismo; sabrán responder mejor a los conflictos; construirán un mundo interior rico y encontrarán respuestas a muchas de sus inquietudes propias de la niñez.

El entorno del estudiante

Los docentes, como encargados de estructurar el ambiente de aprendizaje, tienen la gran responsabilidad de educar tomando en consideración la edad del estudiante y conociendo en la medida de lo posible, su entorno familiar. Al evaluarlo, observará en él no solo su desempeño, sino cómo va respondiendo a sus retos personales y académicos, cómo avanza y cuáles son sus dificultades.

El profesor puede pedir ayuda a los padres para explorar la realidad del niño o la niña, a fin de que superen algunas barreras que pudieran estar limitándolos. Es posible que en su casa, el estudiante no tenga un ambiente adecuado para estudiar o que haya alcanzado el grado, pero todavía necesite un refuerzo en lectura, escritura o matemáticas.

Recursos educativos asequibles

La comunidad escolar debe proporcionar a docentes, padres y estudiantes, libros de textos que les sirvan de guía para lograr cubrir las demandas del currículo oficial, y otros libros de consulta que amplíen los contenidos.

En ocasiones los libros de texto presentan situaciones o ambientes alejados que rodean al estudiante. Estos compensan la falta de información o experiencia al participar en actividades extracurriculares, como por ejemplo, la visita a un museo, a una ciudad más grande y desarrollada, tener la experiencia de tomar el metro autobús o incluso, ver una película.

Familiarizarse y utilizar recursos como los que ofrece el programa prensa escuela Plan LEA de Listín Diario en su plataforma digital planlea.listindiario.com y también de manera presencial, representa un plus en comunidades de bajos recursos, donde es difícil adquirir materiales educativos. Con un simple ejemplar del periódico y el paquete instructivo del Estuche de Prensa LEA, el profesor puede desarrollar un sinnúmero de actividades académicas para todos los niveles de la enseñanza.

Padres y profesores no deben dar por hecho que los niños entienden los contenidos curriculares simplemente leyendo el texto escolar o escuchando una clase. Hacer los ejercicios, investigar, recibir informaciones de diferentes fuentes, afianzará y ampliará los conocimientos del estudiante. La biblioteca escolar, la familiar y el acceso a Internet, son recursos que niños y niñas pueden aprovechar bastante. Igualmente, sirve de ayuda que padres y docentes fomenten la creación de círculos de estudio, a fin de que los estudiantes compartan recursos y conocimientos.

Gaspar Polanco y Borbón: El séptimo presidente dominicano

Mañana, miércoles 16 de agosto, se estará celebrando el 154 aniversario de la Gesta Restauradora, el mayor movimiento armado que ha conocido el país en toda su historia.

José Gabriel Peguero Polanco, joven historiador, genealogista, profesor universitario dominicano y descendiente materno (tataranieto) nos comparte la historia de uno de los héroes que tuvo una destacada participación en la Guerra de la Restauración librada contra el régimen español: Gaspar Polanco y Borbón.

Polanco y Borbón nació en Corral Viejo, paraje de Guayubín, el 8 de agosto del año 1816; hijo de los señores Valentín Polanco y Martina Borbón.

No asistió a una escuela y por tanto no aprendió a leer ni a escribir, pero tenía las más extraordinarias condiciones de jefe de armas que hasta el 1863 se habían reunido en un dominicano.

Fue general de caballería de las fuerzas españolas, pero dominicano, soldado de las guerras contra Haití en las cuales alcanzó el grado de coronel y fue ascendido por Santana como general de brigada.

El reconocido historiador, periodista, profesor y escritor, doctor Euclides Gutiérrez Félix, lo ha descrito así: “Templado en la dureza del medio material en el cual vivió, creció y desarrolló, Gaspar Polanco constituye, en su larga vida del hombre de armas, un caso particular en la historia del pueblo dominicano. Su figura es el más acabado modelo del hombre criollo: rudo, tosco, impulsivo, valiente y honrado, carente de toda ilustración, analfabeto, pero al mismo tiempo dotado de los defectos, cualidades y virtudes que han sido piezas fundamentales de la nación dominicana”.

Participó muy activamente en la Independencia Nacional del 27 de febrero de 1844, destacándose en las batallas de Jacuba, Sabana Larga y de Talanquera, alcanzando el grado de coronel de Caballería por su bravura en combates.

El 18 de marzo de 1861, cuando el país era anexado a España por el general Pedro Santana, Polanco apoyó la misma, pero cuando estalló la Guerra Restauradora se integró al lado del pueblo para combatir a los españoles, en donde se distinguió como una de las figuras de más dimensión en dicha guerra contra España. En Puerto Plata dirigió y derrotó a los españoles.

Hombre muy valiente y decidido en sus actuaciones. Siempre estaba dispuesto para el combate, no importando las horas. Manejaba el arma y el machete con mucha habilidad. Ha sido una figura vilipendiada en la historia nacional. Se le ha acusado de haber fusilado en Maimón, Puerto Plata, al general Pepillo Salcedo, hecho ocurrido el 5 de noviembre de 1864.

Se le ha comparado con la del principal héroe y adalid de esa guerra, el general Gregorio Luperón. Su gran defensor fue el doctor Alcides García Lluberes, cuando sostenía: “Además, en nuestro humilde parecer, Gaspar Polanco y Borbón es la primera espada de nuestra asombrosa Guerra Restauradora”.

El expresidente de la República y reputado historiador Prof. Juan Bosch, ha dicho de Polanco: “El pueblo dominicano cree a pie de juntillas que el gran héroe y jefe militar de la guerra Restauradora fue Gregorio Luperón, y sin dudas fue un héroe y un jefe militar, y además del prestigio que conquistó en esa guerra iba a llevarlo al liderazgo del Partido Azul. Pero el gran jefe guerrero fue Polanco, a quien se menciona de tarde en tarde.

Estrategias para el aprendizaje de estudiantes reprobados

En el caso de enseñar estudiantes que repitan el curso, el docente debe crear un portafolio de estrategias y actividades en la que genere debates.

Minerva González Germosén
Santo Domingo

En ocasiones puede convertirse en una odisea inducir en el proceso de aprendizaje a estudiantes que han reprobado, estos generalmente, suelen estar desmotivados, con la autoestima baja y sin deseos de volver a trabajar contenidos ya vistos. Frente a esta realidad, ¿Cómo ayudarlos a recuperar la confianza en sí mismos? ¿De qué manera se consigue motivarlos? ¿Cómo persuadirlos para que reflexionen e identifiquen las causantes de su reprobación? ¿De quién es la responsabilidad de estos resultados, del profesor o del alumno?

Estrategia. Motivar a los más tímidos del salón a participar para que poco a poco recuperen la confianza en sí mismos y se eleve su autoestima.

Cuando se trata de estudiantes reprobados, se deben tomar en cuenta qué factores podrían incidir en los resultados finales; esto con la finalidad de seleccionar estrategias apropiadas que les permitan una buena comprensión.

Las estrategias por ser el conjunto de actividades pensadas, organizadas y ejecutadas de manera sistemática por el maestro, para que los estudiantes construyan nuevos aprendizajes, establecen un nexo entre el nuevo saber y el alumno ­(Roa, 2014). De modo que, es el maestro el encargado de que estas sean atractivas y entretenidas para que el tema resulte comprensible y el proceso divertido. En ese sentido, el docente planea la forma como su alumno construirá su conocimiento, tratando que ocurra de manera novedosa, innovadora, divertida y original para que el aprendizaje sea significativo.

Por otro lado, para que lo anterior ocurra, el ambiente en el salón de clases, tiene que ser cómodo, armonioso  y que se haya fomentado la empatía entre el docente y estudiantes.  En el caso de enseñar a estudiantes que repiten el curso, el docente debe crear un portafolio de estrategias y actividades en las que genere debates, así, estos podrán construir sus argumentos para exponer su opinión sobre lo que se aborde. De igual modo, motivar a los más tímidos del salón a participar, asignarles presentaciones individuales, para que poco a poco recuperen la confianza en sí mismos y se eleve su autoestima, ofrecerles tutorías para que tengan la oportunidad de aclarar las dudas surgidas en clases. En fin, el maestro tiene que emplear “metodologías atractivas e innovadoras para despertar el interés en los estudiantes.”

En síntesis, los tiempos actuales requieren la reestructuración de las estrategias de aprendizaje en estudiantes reprobados. Estas tienen que ser elaboradas, de tal manera, que los estudiantes sean los protagonistas del proceso, donde los errores no sean vistos como fracasos, sino como prácticas para llegar a nuevos saberes, se optimice sus aprendizajes y capacidades individuales, en un entorno positivo. Además, el conductor del proceso propiciar la armonía en clases, fomentar la empatía entre él y sus alumnos, ya que, incide en lo significativo de los nuevos saberes. De igual modo, las estrategias deben ser de impacto emotivo, prácticas y funcionales para lo cual se debe tomar en cuenta, al momento de planearlas, las teorías de los neurocientíficos, pedagógicos y psicológicos.