Entradas

Actividades para trabajar en las aulas inclusivas

texto_5-2_-_elementos_y_recursos_didacticos_en_las_aulas_inclusivas_v1

actividades-coloquialismos

libroconst_2011_final

 

¿Qué tan bien estoy haciendo mi rol de padre, madre y/o tutor?

Para responder a cada cuestionante utilice los códigos sugeridos: Rara vez (1),  A veces (2) y/o  Seguido (3)
  1. Esperar a manejar los problemas hasta que me haya tranquilizado.
  2. Decir “Te Quiero”.
  3. Ayudar a mi adolescente a entender cuáles son las reglas.
  4. Pasar tiempo divertido junto con la familia.
  5. Hacerle saber a mi adolescente cuales son las consecuencias de romper una regla.
  6. Dar un cumplido y premios especiales cuando mi adolescente sigue las reglas.
  7. Cumplir con las consecuencias cada vez que ella o el rompa las reglas.
  8. Dar abrazos.
  9. Asistir a las conferencias en la escuela para padres de familia.
  10. Ir a ver a mi adolescente en deportes, música y otras actividades.
  11. Explicarle cuáles son sus quehaceres y cuando deben estar terminados.
  12. Pasar tiempo especial a solas con mi adolescente.
  13. Hacerle saber a mi adolescente las razones por las cuales tenemos las reglas.
  14. Apoyar y entender a mi adolescente cuando está desilusionado(a).
  15. Tener horarios regulares para las tareas.
  16. Hacerle saber a mi adolescente que estoy orgulloso (a) cuando logra un objetivo.
  17. Trabajar junto con mi adolescente para resolver problemas que hubiera en casa.
  18. Tratar de ver las cosas desde el punto de vista de mi adolescente.
  19. Hacerle saber a mi adolescente lo que espero acerca de la escuela, alcohol, fumar y uso de drogas.
  20. Ayudar a mi adolescente a pensar cómo manejar situaciones difíciles con amigos o en la escuela.
Lectura de resultados

Respuestas

Mayoría 1. Los resultados que te han traído hasta aquí  denotan que tu hijo o hija está demandando tu atención. Trata de recuperar esos detalles que le recuerdan a tu hijo que es un ser especial y amado. Expresando tus sentimientos, lograrás hacer un gran cambio en la relación de ustedes, limarás asperezas y descubrirás el amor y admiración que puede llegar a sentir tu hijo por ti.

Mayoría 2. Estas en el medio, es decir, no eres un padre totalmente detallista, pero tampoco eres un padre neutro. Estás a un paso de demostrarte a ti mismo que puedes ser mejor, que puedes optimizar esa relación de padre e hijo. Comienza por pensar en esos detalles que se te están escapando de las manos y luego, a ponlos en práctica.

Mayoría 3. ¡Enhorabuena!, eres un excelente padre, asumes tu  rol correctamente y  has logrado desarrollar en tu hijo esa confianza que necesita para aceptarse y aceptar su entorno. Sigue así, siendo un padre modelo y podrás predicar con tu ejemplo a otros.

Trabajar en Construir Independencia

1. Dele más responsabilidad

¿Qué puede hacer?

De a su hija responsabilidades así como también oportunidades para concebir un plan. Eso le mostrará que confía en sus habilidades y además promoverá su independencia. Mencione los éxitos que ha logrado para mostrarle por qué cree que ella es capaz de manejar nuevos desafíos.

Si ella se atasca, no le diga qué tiene que hacer y tampoco lo haga por ella. En vez de eso, anímela a que describa cómo abordará una nueva tarea. Pregúntele a cuáles de los miembros de su familia, de sus amigos o de sus maestros ella acudiría si necesitara ayuda. Esto le ayudará a desarrollar sus habilidades para abogar por sí misma, lo cual es muy importante para tener éxito en la escuela y en los empleos.

¿Qué puede decir?

“Sofía, me gustaría que cuides a tu hermana más pequeña esta noche porque tu padre y yo vamos a una reunión del ayuntamiento. Estoy segura que puedes manejar esta responsabilidad”.

“¿Podrías repasar conmigo una vez más la rutina de todas las noches para asegurarme que la tienes clara? ¿Hay algo que necesites que hagamos antes de irnos para ayudarte con esta responsabilidad?”.

“No hay palabras para decirte cuánto te agradezco que nos ayudes. Que cuides a tu hermanita nos ahorra dinero, sin mencionar el tiempo y la energía para encontrar una persona que la cuide. ¡Gracias por ayudar a la familia!”.

¿Por qué esto puede ayudar?

Todos los niños quieren sentirse miembros valiosos dentro de sus familias. Los padres que son sobreprotectores y hacen demasiado por sus hijos, pueden causar que ellos se sientan incapaces.

Al permitir que su hija tenga más responsabilidad, le está demostrando que confía en ella. Además, la ayudará a desarrollar su independencia y su autoestima.

Al preguntarle qué planea hacer y si necesita ayuda está reforzando sus habilidades de defenderse por sí sola. Con el tiempo, esas habilidades serán influenciadas por las elecciones que se le permitan hacer y cuán bien maneje las responsabilidades que le hayan dado.

2. Prepárelo para la situación

¿Qué puede hacer?

Asegúrese de que su hija entiende la distribución de su escuela, dónde quedan los campos de juegos, la localidad dónde se llevan a cabo las celebraciones y otras actividades. Esto le ayudará a sentirse menos ansiosa a la hora de participar.

Camine alrededor de la cancha deportiva con ella o visite el estudio de arte antes que comience la primera sesión. Señale la puerta que se utiliza para entrar al edificio donde se realiza la actividad. Muéstrele exactamente dónde se encontrarán cuando termine. Asegúrese de mostrarle donde están los baños, y quién podría ayudarla si necesita algo.

Otra manera de maximizar el disfrute de su hija es hablar con antelación con los entrenadores o con el líder de la actividad acerca de las destrezas de su hija y sus dificultades.

Qué puede decir

“Sofía, estoy encantada de escucharte tan excitada acerca del Club de Ciencias. ¿Dónde exactamente irán la próxima semana? Me gustaría echarle un vistazo a esa parte del río contigo unos días antes de tu excursión. De esa manera sabremos si es rocoso o con mucho barro, y qué clase de zapatos deberías usar”.

“Creo que también voy a mandar un correo electrónico al señor Mullen, o quizás lo llame por teléfono para enterarme qué es lo que va a programar el club en cada reunión durante el otoño. También quiero contarle un poco acerca de ti. Luego, estaremos seguros de que realmente estamos preparadas y que él también estará preparado para tenerte en el club”.

¿Por qué esto puede ayudar?

Nada parece causar tanta frustración en los niños y que terminen renunciando a una actividad como el sentirse incómodos porque no entienden dicha actividad. Esto incluye, saber cuál es el equipo que necesitarán y cómo se espera que lo usen. Y por supuesto, es difícil enfocarse en una actividad cuando uno está preocupado por saber ¡dónde está el baño!

Familiarizarse de antemano con la localización y el formato de una actividad nueva aliviará las ansiedades de su hija y la ayudará a sentirse más segura de participar. A su vez, sentirse segura fortalecerá su voluntad para perseverar y la hará creer que puede lograrlo.

 3. Practiquen el juego de roles

Qué puede hacer

Ayude a su hija a prepararse para las fiestas y otras situaciones sociales jugando a los roles. Preséntele situaciones que podrían suceder en esos eventos, desde que llega hasta que se va.

Imaginen que usted es el niño que cumple años, la niña que es antipática o el niño que le gusta a su hija. Trabajen juntas para desarrollar las estrategias que le ayuden a comenzar y terminar una conversación. En algún momento cambien los roles para ayudar a que su hija entienda los diferentes puntos de vista.

Asegúrese de discutir lo que su hija puede hacer si siente presionada a hacer algo arriesgado o peligroso.

¿Qué puede decir?

“Sofía, es maravilloso que vayas a la fiesta de Jenny este fin de semana. Parece que va a haber baile y quizás nuevos niños para conocer”.

“Algunas veces los niños hacen buenas decisiones cuando van a fiestas. Algunas veces hay mucha presión para beber alcohol o a usar drogas. Puede ser difícil decir que no y mantener tu posición”.

“¿Qué te parece si hablamos sobre algunas cosas que podrían pasar? ¿Qué harías para evitar esas situaciones y seguir siendo amigable? Imaginémonos que alguien te ofrece una cerveza. ¿Cómo crees que podrías decir que no sin sentirte rara al hacerlo?”

¿Por qué esto puede ayudar?

La adolescencia presenta una serie de desafíos para los niños con dificultades de aprendizaje y de atención. Menos supervisión, mayor movilidad y el uso de las redes sociales proveen oportunidades para conectarse que mejoran la sensación de ser parte de algo. Pero estas oportunidades también pueden provocar un poco de temor porque los preadolescentes y los adolescentes tienen que hacer decisiones rápidas, y esas decisiones tienen por lo general consecuencias importantes.

El juego de cambio de roles ayuda a los niños piensen estrategias útiles. También les ayuda a recordar esas estrategias cuando las necesitan. Saber cómo expresar sus necesidades o a quién pedir ayuda será hará que los preadolescentes y adolescentes se sientan más seguros para ser más independientes. Considerar los puntos de vista de los otros es también una buena manera de mejorar las habilidades sociales.

4. Divida la tarea en segmentos

¿Qué puede hacer?

Divida una tarea complicada en partes más fáciles de manejar. Luego ayude a su hijo a que resuelva cada parte, una a la vez. Los expertos llaman esta técnica “fragmentación”. Hable con su hijo sobre cada fragmento de la tarea de modo vea que no todo lo que compone esa tarea es difícil.

Si fuera posible, explique la tarea utilizando ejemplos concretos que su hijo pueda relacionar con sus experiencias pasadas. Señalar cuáles partes de la tarea logró resolver en el pasado le ayudará a que tenga más confianza en sí mismo y que la meta parezca más posible de alcanzar.

También asegúrese que tome descansos cortos y frecuentes, y déle incentivos por cada segmento que termine.

¿Qué puede decir?

“Juan, tienes 15 problemas de matemáticas para hacer esta noche. Vamos a dividirlos en tres grupos de cinco problemas cada uno, y podrás tomarte un descanso corto después de terminar cada grupo. Me parece que te ayudó fragmentar tu tarea la semana pasada. ¿Qué quieres hacer durante tus descansos?, ¿jugar con el perro? o ¿escuchar tus canciones favoritas?”

¿Por qué esto puede ayudar?

Fragmentar las tareas las hace parecer más fáciles de manejar. Ayuda a los niños a ver que cada proyecto tiene un comienzo, una mitad y un final. Los niños que no tienen esa guía podrían frustrarse o sentirse ansiosos fácilmente. Podrían tener dificultad para comenzar o quizás renuncien en algún momento del proceso porque la tarea les parece interminable.

La fragmentación es una técnica particularmente útil para los niños que se distraen con facilidad. A los niños con dificultades de atención les cuesta mantenerse enfocados en tareas que requieren un esfuerzo mental prolongado. Podrían sentirse abrumados por la cantidad de información, podrían distraerse por los ruidos, los objetos a su alrededor o incluso por sus propios pensamientos. La técnica de fragmentación puede ayudar a que esos niños reanuden sus tareas.

5. Qué medios logran un fin

¿Qué puede hacer?

Practique ayudar a su hijo a averiguar cuán lejos está de la línea de llegada, y qué es lo que necesita hacer para llegar allí. ¿Cuáles son los pasos específicos que él tendría que tomar para llegar a la meta?

Puede ayudarlo a dividir la tarea en partes manejables y asegurarse que él ve cómo esas partes se ensamblan para formar la totalidad.

¿Qué puede decir?

“Juan, sé que estás preocupado porque crees que no serás capaz de terminar esta tarea a tiempo. Detengámonos un segundo y veamos cuánto has hecho”.

“Ya leíste el libro. Ya hiciste un esquema con todos los puntos que quieres abarcar. Ahora sólo necesitas escribir un ensayo que refleje tu esquema. Puedes escribir cinco párrafos, una introducción, tres puntos sustanciosos y una conclusión. Sé que puedes hacerlo”.

¿Por qué esto puede ayudar?

Los expertos se refieren a esta clase de resolución de problemas como pensar en los medios hacia el fin. Los niños excesivamente dependientes o que se sienten incapacitados con frecuencia tienen dificultad para determinar lo que hace falta para completar un proyecto. Tienden a verlo como un desafío imposible.

Es por eso que ayuda dividir una tarea en partes o fragmentos más fáciles de manejar que puedan terminarse uno a la vez. Este proceso, llamado fragmentación, le mostrará a su hijo que hay un principio, un medio y un final. Esta clase de mapa puede hacer que el proyecto parezca más fácil de terminar.

6. No alabe sin motivo

¿Qué puede hacer?

Haga comentarios positivos, pero sea precisa. No diga que los dibujos o proyectos de escritura de su hijo son asombrosos cuando ambos saben que no lo son. En su lugar, elogie sus esfuerzos. Enfatice cuanto esfuerzo hizo y hágale preguntas sobre el proceso que usó en vez de enfocarse en el resultado.

¿Qué puede decir?

“Juan, sé que estás frustrado y que no estás satisfecho por la manera en la quedó la vasija de cerámica que hiciste. Trabajaste duro y creo que es muy buen trabajo. Dijiste que aprendiste unas cuantas cosas acerca de la técnica “por el camino difícil”, y que eso te va a ayudar la próxima vez”.

“Estoy muy contenta que hayas decidido probar esta clase de cerámica. Me parece que te divertiste bastante a pesar de que lo que salió del horno no lucía de la manera que esperabas. ¡Estoy esperando por la próxima pieza!”.

¿Por qué esto puede ayudar?

A medida de que los niños crecen, las alabanzas sin fundamento pueden darles la impresión de que usted no entiende lo que es un trabajo de calidad, o peor aún, que no cree que puedan hacerlo mejor.

Los elogios honestos, cuando se dan ocasionalmente y en pequeñas dosis, son una de las mejores maneras de fortalecer la autoestima de los niños con dificultades de aprendizaje y de atención. También les da a los niños el valor necesario para probar cosas nuevas e intimidantes.

7. No esté encima de su hijo todo el tiempo

¿Qué puede hacer?

Piense acerca de las interacciones con su hija y si le está permitiendo tener más responsabilidades. Tenga presente que hoy en día hay una gran cantidad de padres que están demasiado atentos de los problemas de sus hijos, y los padres de los niños con dificultades de aprendizaje y de atención son particularmente reacios a dejar a sus hijos por su cuenta.

En la medida que su hija va creciendo es muy importante dejar de estar encima de ella controlando lo que hace. Una manera de comenzar a retirarse gradualmente es dejarla hacer más decisiones cada día por su cuenta.

Comience con decisiones simples y vea cómo las maneja. Elegir cuándo empezar a hacer ciertas quehaceres es una buena manera de empezar. Con el tiempo, déjela intervenir en cosas más importantes.

¿Qué puede decir?

“Sofía, algunas veces no puedo creer que mi pequeña bebé esté creciendo tan rápido. Quiero que sepas que me es difícil ponerme de lado y dejarte que tomes más decisiones por tu cuenta. Sin embargo, me doy cuenta que tú quieres tomar tus propias decisiones y que lo haces muy bien”.

“Espero que tengas paciencia conmigo mientras trato de adaptarme a que te hagas más independiente. Sabes que quiero que seas feliz y exitosa, y voy a tratar de mejorar y darte más libertad para que elijas”.

“Siempre puedes conversar conmigo lo que quieras o pedirme ayuda si la necesitas. Pero la mayoría de las decisiones serán tuyas”.

¿Por qué esto puede ayudar?

Los padres de niños con dificultades de aprendizaje y de atención están acostumbrados a “prepararle el camino” y a decidir por sus hijos, incluso en las cosas más pequeñas. Sin embargo, en la medida que los preadolescentes y los adolescentes crecen querrán pasar más tiempo con sus compañeros. Los maestros, los amigos y futuros empleadores esperarán que sus hijos sean quienes tomen sus propias decisiones.

Conversar honestamente acerca de cuán difícil es para usted adaptarse a esta transición, y explicándole a su hija por qué debe hacerse, facilitará que usted gradualmente se haga a un lado.

8. Rompa el ciclo de impotencia

¿Qué puede hacer?

Enfatice que su hijo tiene la capacidad para tener éxito o para fallar, y que el resultado será determinado por sus acciones – no por la suerte o la probabilidad o por cualquier otra fuerza externa.

Rompa con el ciclo del “desamparo aprendido.” Este es un término que los expertos utilizan cuando el fracaso académico repetido hace a los niños sentir, que no importa cuánto ellos se esfuercen, ellos no tienen ninguna influencia sobre el resultado final, y culpan a alguien más por eso.

Ayude a su hijo a ver que el fracaso o el fallar no es inevitable, y que el hacer el esfuerzo es la clave fundamental para el éxito.

¿Qué puede decir?

“Juan, yo sé que tú estás convencido de que tú vas a fallar en esta prueba, no importa cuánto te esfuerces en estudiar. Sin embargo, si tú dejas de prepararte estudiando para el examen, luego tú definitivamente no obtendrás un buen resultado en el examen.”.

“Yo estoy acá para recordarte que cuando tú estudias mucho, a ti te va mejor en los exámenes que cuando no estudias lo necesario. La suerte o el destino, nada tienen que ver con esto”.

“Yo quiero que tú vengas con una estrategia para prepararte para el examen. ¿Qué es lo que parece que te ayuda a recordar el material? Bueno, las tarjetas para mirar rápido. Vamos a buscar en línea si hay alguna aplicación de computadora, de tarjetas de mirada rápida, que puedan ayudarte. Tú que eres un genio de las computadoras, quizás te gusten estas tarjetas en línea, incluso más que las de papel. ¿Vamos a probarlas?”.

¿Por qué esto puede ayudar?

Los niños se sienten más confiados y más capaces cuando entienden que han hecho algo para controlar o influenciar los resultados. Si ellos creen que tienen un rol activo en los resultados que obtienen, malos o buenos, será más fácil que celebren el éxito o aprendan de sus fracasos que si sienten que otra persona o cosa ha dictado el resultado.

Es buena idea recordarle a los niños que una manera importante para influenciar los resultados es abogando por sí mismos. Generalmente a las personas les gusta ayudar si les dices qué necesitas específicamente para terminar una tarea.

9. Busque empatía

¿Qué puede hacer?

No tema reconocer que algunas tareas son difíciles para su hija. Trate más bien de tener empatía en vez de simpatizar. Su hija no quiere que sientan lástima por ella, su hija quiere ser entendida.

Reconozca y valore los sentimientos de su hija. Si es posible, comparta recuerdos sobre algo complicado que usted tuvo que enfrentar en el pasado y cuánto perseveró. Utilice estas conversaciones para convencer a su hija de que tiene la capacidad para desarrollar sus habilidades y romper el patrón de repetidos fracasos.

¿Qué puede decir?

“Sofía, escuché que dijiste que tú piensas que eres tonta. Sé que debe ser difícil sentir que eres inteligente cuando te cuesta tanto trabajo leer. Pero tu maestro y yo sabemos lo inteligente que eres, y que te vas a dar cuenta de ello muy pronto”.

“Cuando yo estaba en la universidad necesitaba aprobar un curso de estadística para poder graduarme. La estadística era muy difícil para mí. Me era imposible acordarme de todas las reglas y las fórmulas. ¡Estaba tan frustrado! Simplemente quería renunciar y casi lo hice”.

“Mi compañero de cuarto me alentó a que no lo hiciera. Así que me concentré más que nunca, conseguí ayuda de una profesora cuando la necesité, y finalmente puede aprobar el curso y graduarme. No creo que pueda olvidarme cuánto me costó la estadística, pero aprendí el poder que tiene la actitud apropiada y contar con la ayuda necesaria para aprender una destreza difícil. Así que persevera mi amor, que tú vas a lograrlo también”.

¿Por qué esto puede ayudar?

Al demostrar empatía en vez de simpatía, usted estará compartiendo sus experiencias y sentimientos al mismo tiempo que reconoce los retos que su hija enfrenta. Eso le va a permitir hablar con libertad y honestidad acerca de las dificultades de su hija, y también le estará dando apoyo y siendo optimista de que mejores tiempos le esperan en el futuro cercano.

Compartir sus experiencias ayudará a su hija a sentirse amada y aceptada. Eso aumentará su confianza en sí misma y la motivará a perseverar.

Fuente: Understood

Biografía de Matías Ramón Mella Castillo

Matías Ramón Mella

Matías Ramón Mella Castillo nació el 25 de febrero de 1816 en Santo Domingo. Fue un militar, político y activista dominicano. Es considerado uno de los Padres de la Patria de la República Dominicana junto a Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez.

Como miembro del movimiento independentista, Mella encarnó la expresión militante y decidida siendo conocido por haber disparado su trabuco la noche del 27 de febrero del 1844 en la Puerta de la Misericordia dando comienzo de esta forma a la revuelta por la independencia del país.

De los fundadores de la República, Mella fue el más apto para las actividades militares. Su habilidad como estratega contribuyó significativamente a lograr la independencia dominicana, hecho que puso fin a la ocupación haitiana.

Más tarde se incorporó al movimiento restaurador contra la Anexión a España, realizada por el terrateniente Pedro Santana en 1861. Fue vicepresidente del país entre 1863-1864.

Familia y primeros años

Hijo de Antonio Mella Álvarez y Francisca Castillo.

En 1835, en plena dominación haitiana, fue nombrado “Preposé”, o encargado de la común de San Cristóbal. Allí se dedicó al negocio del corte de madera, actividad de la que también se ocupaba Antonio Duvergé, lo que hace suponer que ambos líderes se conocieron desde entonces. Mella era hábil con el sable y la espada.

Hacia 1836, contando con veinte años de edad, Mella contrajo matrimonio con Josefa Brea, quien pertenecía a una familia importante del país, y con quien procreó 4 hijos: Ramón María, Dominga América María, Antonio Nicanor e Ildefonso. Según un testamento del 5 de mayo de 1859, ninguno de los dos aportó grandes bienes al matrimonio. Al parecer adquirió sus bienes y propiedades estando casado, parte de ellos por vía hereditaria tras el fallecimiento de su padre en febrero de 1837.

Vida política y militar

El 1 de marzo de 1844 se integró como miembro de la recién creada Junta Gubernativa Provisional durante la Primera República y pocos días después partió para el Cibao donde asumió el cargo de gobernador de Santiago y delegado de la Junta Central Gubernativa, convirtiéndose en el jefe político y militar de la región más importante del país. Ostentó el rango de General del Ejército Nacional e hizo venir a José María Imbert desde Moca, quien lo auxilió como “mano derecha” en el mando militar.

Al dar comienzo la Batalla de Santiago, Mella, que no se encontraba en el campo de batalla, impartió las primeras instrucciones y escogió a Imbert como lugarteniente.

Cuando Faustin Soulouque invadió el país, Mella se incorporó al ejército, destacándose en la Batalla de Las Carreras y pasó a ser secretario de Pedro Santana. Luego de la renuncia del presidente Jimenes y la elección de Buenaventura Báez como presidente, en septiembre de 1849, Mella es nombrado Secretario de Estado de Hacienda y Comercio.

Al surgir la enemistad entre Santana y Báez, Mella decidió seguir al lado del primero. No obstante, la obstinación de Santana por querer anexar el país a España los enemistó para siempre. Entre 1849 y 1861, Mella rechazó a Santana y su proyecto de anexión.

Mella desempeñó los cargos de Comandante de Armas, Ministro de la Guerra, Gobernador de Santiago, Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario en Misión Especial frente al Gobierno español. En julio de 1856 se le encomendó preparar un proyecto de ley para organizar el ejército.

Miembro de La Trinitaria

Aunque no se sabe cuándo conoció a Duarte, una vez fundada La Trinitaria, se adhirió a ella en calidad de miembro mediante un comunicado, junto a Sánchez y Félix María del Monte. Duarte vio en Mella un discípulo de condiciones excepcionales y lo designó como sustituto de Juan Nepomuceno Ravelo cuando éste fracasó en las gestiones de llegar a un acuerdo con los dirigentes haitianos con la finalidad de organizar el movimiento de “La Reforma”.

Guerra de independencia

En enero de 1843 fue comisionado por Duarte para trasladarse a la villa haitiana de Los Cayos de San Luis, al sur de la isla, para hacer contactos con los revolucionarios reformistas adversos al presidente Boyer.

Convocó e hizo posible una alianza entre los trinitarios y los reformistas haitianos que combatían a Boyer. Esto trajo como consecuencia, el 16 de enero de 1844, la firma del acta de separación, que proclamó la necesidad de separarse de la opresión haitiana y oficializó la unión de liberales y conservadores. Durante la guerra de independencia ocupó la región norte para impedir la penetración haitiana. Misericordia Puerta donde Mella disparó el trabucazo la noche del 27 de febrero de 1844, siendo este el principio del fin de la invasión haitiana en la República Dominicana.

Guerra por la Restauración

Luego de declarada la independencia, Mella proclamó a Duarte presidente de la Junta Central Gubernativa con la finalidad de evitar que algún partidario del colonialismo ocupara el poder. Esta actitud provocó que Pedro Santana lo expulsara del país.

Mella regresó al país en 1848 amparado en la amnistía del presidente Manuel Jimenes. Al regresar se unió a los conservadores liderados por Pedro Santana, hasta que en 1861, ya ante la eminente Anexión a España, se unió a los restauradores.

En agosto de 1863 viajó al sur, atravesando la Cordillera Central por Constanza, con el encargo de organizar las tropas restauradoras dirigidas por Pedro Florentino. Durante la restauración fue designado Ministro de la Guerra y elaboró un manual de guerra de guerrillas en enero de 1864.

Muerte

Restos de los padres de la patria. Altar de la Patria, donde reposan los restos de Matías Ramón Mella junto a Duarte y Sánchez. Mella se desempeñaba como vicepresidente de la República Dominicana cuando, en pleno Grito de Capotillo, enfermó de disentería. En las cercanías de su muerte pidió que sus restos fueran envueltos en la Bandera Nacional y pronunció estas palabras: “Aún hay patria, viva la República Dominicana”.

Murió el 4 de junio de 1864, en extrema pobreza, en una pequeña casa cercana a la Fortaleza San Luis, en Santiago; siendo enterrado cubierto por la bandera dominicana como fuera su deseo. Sus restos se encuentran, junto a los de Duarte y Sánchez, en el Altar de la Patria.

 

Biografía de Francisco del Rosario Sánchez

Francisco del Rosario Sánchez

Francisco del Rosario Sánchez nace en Santo Domingo el 9 de marzo de 1817, tuvo su gloria en la puerta del Conde el 27 de Febrero de 1844 día de la proclamación de la independencia dominicana.

Luego de haber enarbolado la Bandera Nacional es expulsado del país hacia Inglaterra, de ahí pasó a Nueva York, Curazao, Antillas Holandesas, donde se entera del fusilamiento de su tía, la también patriota María trinidad Sánchez. Regresa al país en la goleta “27 de Febrero” y ejerce varias funciones en el país como comandante de armas, fiscal, defensor público. Es expulsado nuevamente en 1855 hacia Curazao pero regresa en el 1856.

En 1859 fue desterrado hacia Saint Thomas, donde sufrió múltiples vicisitudes, un año después se entera de los planes de anexión a España preparados por Pedro Santana. El 20 de Enero de 1861 Sánchez como jefe del movimiento nacional de la parte sur contra la Anexión a España llega a Haití junto a otros dominicanos desde Saint Thomas y lanza una patriótica proclama.

Su Captura

El que Sánchez entrara por Haití fue explotado por el gobierno de Santana para presentar a Sánchez ante el pueblo dominicano como un traidor. Penetra a territorio dominicano por las montañas Hondo Valle, Vallejuelo y El Cercado, donde fue herido en una ingle, capturado y trasladado junto a sus compañeros a San Juan de la Maguana donde fueron juzgados por una corte militar y condenados a muerte.

Sánchez hace una brillante defensa exonerando de toda culpa a sus compañeros y dijo: “para enarbolar el pabellón dominicano fue necesario derramar la sangre de los Sánchez, para arriarlo se necesita también la de los Sánchez”.

Su Fusilamiento

El 4 de Julio de 1861, donde hoy se encuentra el cementerio de San Juan de la Maguana se cumplió la sentencia de muerte. Momentos antes había hecho un último encargo: “Decid a los dominicanos que muero con la patria, por la patria y a mi familia, que no recuerde mi muerte para vengarla”. El fusilamiento de Sánchez ayudó al pueblo dominicano a recuperar la soberanía poco después gracias a La Restauración.

El Día de la Raza en la República Dominicana

Remembranza de un pasado que repercute en el presente. En el marco de esta celebración, como dominicanos, debemos revalorizar nuestra identidad porque no somos españoles, ni africanos, ni aborígenes, sino dominicanos.

La celebración del “Día de la Raza” en las diferentes instituciones públicas y privadas de la República Dominicana, discurre con la realización de bellas y pintorescas actividades cargadas de emotivas evocaciones de un hermoso y apacible pasado de los aborígenes.

Pero en esta fecha también se pone de relieve el martirio a que fue sometida esta población, luego de lo que se ha llamado el descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1492 y más específicamente el descubrimiento de la Española o la isla de Santo Domingo el 5 de diciembre del mismo año, cuando el conquistador, Cristóbal Colón, pisó este suelo por primera vez.

La recreación de los espacios en que vivieron nuestros aborígenes, las charlas, conferencias, mesas redondas, actividades lúdicas, son sólo algunas de las acciones que se realizan en nuestro país para conmemorar la fecha.

A la llegada de Colón a la isla, también llamada Quisqueya, se encontraba dividida en cinco cacicazgos: Marién, Maguá, Maguana, Higüey y Jaragua.

Los habitantes de este territorio eran tribus fundamentalmente agrícolas, en las cuales el bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas no había provocado una división de la sociedad en clases sociales.

Sin embargo, había una cierta diferenciación social entre los caciques, señores, behíques, el pueblo y los naborías (estos últimos eran los más pobres).

La llegada de los españoles dio al traste con la exterminación de los pobladores que encontraron debido a que estos fueron sometidos a maltratos por los trabajos forzados que realizaban.

El exterminio de los aborígenes provocó que para realizar los trabajos forzados de la colonia se trajeran a la Española, esclavos africanos.

El encuentro primeramente de las culturas europeas y la aborigen y posteriormente la de los esclavos africanos, incidieron en la creación de una nueva identidad que conformó los rasgos que hoy caracterizan al dominicano.

La fusión de elementos de estas culturas han originado la conformación del tipo de música, alimentación, vestir y un estilo de pensar en los criollos, diferente al de las demás naciones que han influido en nosotros.

En el marco de esta celebración, como dominicanos, debemos revalorizar nuestra identidad porque no somos españoles, ni africanos, ni aborígenes, sino dominicanos con influencia de cada una de esas razas.

¿Qué heredamos de las culturas que formaron nuestra identidad?

De nuestros aborígenes heredamos cientos de palabras que forman parte del idioma español, entre estas palabras se encuentran: Quisqueya, Amina, Bao, Bonao, Cotuí, Cutupú, Dajabón, Damajagua, Guajaca, Guayubín, Inoa, Jacagua, Licey, Magua, Maguana, Mao, Nagua y Samaná.

La mayoría de los ríos, en el país, tienen nombres Taínos, incluyendo: Haina, Maimón, Ozama, Sosua, Tireo, y Yaque. La mayoría de los árboles y frutas tienen nombres Taínos como: Anacajuita, Caimito, Cajuil, Cana, Caoba, Ceiba, Cuaba, Guacima, Guaño, Guao, Guayaba, Guanábana, y Guayacán.

Además de flora, hay cientos de insectos, aves, peces, y otros animales conocidos por nombres Taínos. Incluyendo: Bibijagua (hormiga), Comején (termita), Carey (tortuga marina), Hicotea (tortuga de rio), Guaraguao (águila) y Jaiba (cangrejo).

De los españoles su mayor legado lo constituye el idioma que nos caracteriza como país y nación, la devoción a la Virgen de la Altagracia, la religión, y el haber despertado del letargo existencial en el que estábamos ante los ojos del mundo.

En nuestra música típica “El Merengue”, tenemos incidencia de los europeos con el acordeón y con la tambora y la güira de los africanos.

De todas las culturas que influyeron en la formación del pueblo dominicano tenemos influencia en la alimentación, con una serie de platos que tienen sus orígenes en los aborígenes, españoles o africanos.

El 12 de octubre “Día de la Identidad”, o de “La Raza” debe interpretarse como el encuentro de varias culturas que han dado como resultado un hombre diferente a los aborígenes, españoles, africanos o franceses.

Los dominicanos debemos celebrar esta fecha enalteciendo lo que somos y como pueblos hermanos, con la vista puesta en que tenemos un futuro promisorio que puede ser alcanzado por todos juntos.

Fuente: EDUCANDO