Entradas

25 maneras diferentes de evaluar a tus alumnos

Los exámenes, las actividades y los trabajos escritos han sido las formas tradicionales de evaluar a los alumnos. Sin embargo, hay muchas maneras de que los estudiantes demuestren lo que saben: un mural, una obra de teatro, un debate, un programa de radio, un video de animación… Las nuevas tecnologías facilitan a los alumnos el desarrollo de estas y otras muchas creaciones, algunas de ellas antes impensables en el aula.

Veinticinco formas de mostrar lo aprendido

1. Presentación. Es una de las herramientas más útiles para que tus alumnos expliquen lo que saben y lo compartan con el resto de los compañeros. Prezi https://prezi.com/puede ayudarles a que sean más dinámicas e interactivas.

2. Folleto digital. Condensar la información sobre un tema en un folleto puede servirles para sintetizar lo aprendido. Para diseñarlo pueden usar Issuu http://issuu.com/.

3. Revista o diario escolar. Mediante su creación los alumnos pueden mostrar cómo se planifican, organizan y desarrollan un determinado tema, lo escriben, ilustran, diseñan… Con herramientas como Lucid Press o Joomag les será más fácil.

4. Ensayo. Ideal para que sinteticen, estructuren y asimilen los contenidos aprendidos.

5. Discurso. Escribir y pronunciar un discurso les sirve para desarrollar las habilidades comunicativas y de expresión, a la vez que muestran lo que saben.

6. Debate. Los alumnos pueden adoptar distintos roles y apoyarse en sus conocimientos para argumentar frente a sus contrincantes.

7. Círculo literario. Participar en una actividad de este tipo fomentará la lectura entre tus alumnos y hará que se conviertan en críticos literarios, analicen y comenten las obras leídas, lo que más les ha gustado o disgustado, y hasta investiguen para saber más sobre ellas y exponerlo a sus compañeros.

8. Experimento. Otra idea para asimilar los conocimientos es explicarlos a través de un experimento, ya que de este modo resulta más fácil explicar los conceptos más complejos. Pueden encontrar inspiración en Sick Science!Experimentos caseros y Full Experimentos.

9. Ilustración. Muy útil para memorizar y plasmar las distintas partes de los seres vivos, del cuerpo humano, de edificios importantes o característicos, escenas de la vida social de cada época… Pueden incluir anotaciones a mano o digitales.

10. Mapas. Pueden ser geográficos, históricos, climáticos o de otros muchos temas, siempre con leyenda y elementos gráficos. Constituyen una manera diferente de tratar los contenidos. Para hacer mapas digitales pueden usar StepMap.

11. Galería de fotos. Otra manera de aprender es hacer fotografías y mostrar a través de las imágenes los conceptos aprendidos. Sobre todo si se incluyen explicaciones como pies de fotos. Algunas plataformas para almacenar las imágenes y crear álbumes son Flickr o Picasa.

12. Infografía. En este tipo de gráficos los alumnos pueden explicar de manera visual algunos temas. Se trata de que analicen lo aprendido, lo sinteticen y lo muestren de manera sencilla con datos e imágenes. Easel.ly y Piktochart son dos herramientas sencillas para realizar infografías.

13. Cómic. Este es otro tipo de narración que permite expresar los conocimientos adquiridos de una forma diferente. Los alumnos pueden desarrollar sus propios cómics con Pixton.

14. Mural digital. Organizar las ideas en un póster también puede servir a tus alumnos para plasmar lo que saben. Con Mural.ly pueden hacerlo en versión digital.

15. Juego. Otra forma de dar cuenta de sus conocimientos es diseñar un juego. Por ejemplo, pueden crear uno tipo Trivial, donde deberán escribir las preguntas y las respuestas.  

16. Línea del tiempo. Muy útil para asignaturas como Historia o Literatura, o para  narrar cualquier tipo de proceso temporal. Además, gracias a herramientas digitales como DipityTimeRime, tus estudiantes pueden añadir imágenes, videos o enlaces a las cronologías.

17. Maqueta o diorama. Elaborar pequeñas representaciones de la realidad puede servir, por ejemplo, para mostrar de una manera divertida cómo es un volcán, una aldea prehistórica o un corral de comedias, y hacer, a la vez, que los alumnos desarrollen su lado más creativo.

18. Blog. Individual o colectivo, las bitácoras permiten a los estudiantes publicar y compartir conocimientos, ideas y opiniones. Mediante esta transmisión de contenidos demuestran sus conocimientos y, a la vez, siguen aprendiendo. Dos de las herramientas más conocidas para crearlos son Blogger y WordPress.

19. Web. Un poco más complejo que escribir un blog es desarrollar una web sobre algún tema, ya que los alumnos tienen que diseñarla, estructurar las páginas y apartados, escribir los textos, incluir elementos gráficos etc. Algunas herramientas sencillas para crear webs son Weebly o Wix.

20. Video (de animación y rodado). El lenguaje audiovisual está muy presente en la vida de los alumnos, pero no tanto en las aulas. Crear un video, grabado o de animación, les permitirá desarrollar su alfabetización audiovisual, expresar lo que saben de una manera distinta, trabajar la competencia digital y la creatividad, y aprender a estructurar y sintetizar la información. Con Wideo pueden crear videos de animación y con Windows Movie Maker editar las piezas grabadas.

21. Grabación de audio. Mediante las grabaciones de audio tus alumnos pueden publicar entrevistas, realizar reportajes e incluso montar un programa de radio divulgativo. Es una manera divertida de trabajar los contenidos y aprender activamente. Pueden hacerlo con el programa Audacity o con Vocaroo.

22. Obra de teatro. Combinar la creatividad y la imaginación que requiere el arte dramático con contenidos curriculares de distintas asignaturas es una manera diferente de aprender que motiva a los alumnos y les permite desarrollar distintas inteligencias. Mientras trabajan los contenidos establecidos por el docente deben escribir, interpretar, diseñar decorados, vestuario, luces etc.

23. Baile. Como en el caso del teatro, la danza es otra arte escénica que ayuda a los alumnos a tratar los contenidos de una manera diferente y creativa, con la que pueden interpretar y expresar los contenidos aprendidos de forma simbólica y divertida. ¿Cómo sería una coreografía sobre los ecosistemas? ¿O un musical basado en la vida de Cervantes?

24. Mapa conceptual. Es una de las formas más sencillas de saber si tus alumnos han comprendido los temas impartidos en clase, ya que tienen que plasmar todos los contenidos esenciales, estructurarlos y relacionarlos entre sí. Con Popplet o Gliffy pueden hacerlos en versión digital.

25. Canción. ¡Qué mejor que la música para motivar a los alumnos y despertar su sensibilidad artística y su oído! Mediante la composición de una canción pueden trabajar, asimilar, y explicar los contenidos estudiados a la vez que trabajan la expresión escrita y las habilidades musicales. Como muestra, mira lo que hacen estos alumnos de 4.º de Primaria del Colegio Miraflores de Ourense.

Fuente: aulaPlaneta

Estrategias para el aprendizaje de estudiantes reprobados

En el caso de enseñar estudiantes que repitan el curso, el docente debe crear un portafolio de estrategias y actividades en la que genere debates.

Minerva González Germosén
Santo Domingo

En ocasiones puede convertirse en una odisea inducir en el proceso de aprendizaje a estudiantes que han reprobado, estos generalmente, suelen estar desmotivados, con la autoestima baja y sin deseos de volver a trabajar contenidos ya vistos. Frente a esta realidad, ¿Cómo ayudarlos a recuperar la confianza en sí mismos? ¿De qué manera se consigue motivarlos? ¿Cómo persuadirlos para que reflexionen e identifiquen las causantes de su reprobación? ¿De quién es la responsabilidad de estos resultados, del profesor o del alumno?

Estrategia. Motivar a los más tímidos del salón a participar para que poco a poco recuperen la confianza en sí mismos y se eleve su autoestima.

Cuando se trata de estudiantes reprobados, se deben tomar en cuenta qué factores podrían incidir en los resultados finales; esto con la finalidad de seleccionar estrategias apropiadas que les permitan una buena comprensión.

Las estrategias por ser el conjunto de actividades pensadas, organizadas y ejecutadas de manera sistemática por el maestro, para que los estudiantes construyan nuevos aprendizajes, establecen un nexo entre el nuevo saber y el alumno ­(Roa, 2014). De modo que, es el maestro el encargado de que estas sean atractivas y entretenidas para que el tema resulte comprensible y el proceso divertido. En ese sentido, el docente planea la forma como su alumno construirá su conocimiento, tratando que ocurra de manera novedosa, innovadora, divertida y original para que el aprendizaje sea significativo.

Por otro lado, para que lo anterior ocurra, el ambiente en el salón de clases, tiene que ser cómodo, armonioso  y que se haya fomentado la empatía entre el docente y estudiantes.  En el caso de enseñar a estudiantes que repiten el curso, el docente debe crear un portafolio de estrategias y actividades en las que genere debates, así, estos podrán construir sus argumentos para exponer su opinión sobre lo que se aborde. De igual modo, motivar a los más tímidos del salón a participar, asignarles presentaciones individuales, para que poco a poco recuperen la confianza en sí mismos y se eleve su autoestima, ofrecerles tutorías para que tengan la oportunidad de aclarar las dudas surgidas en clases. En fin, el maestro tiene que emplear “metodologías atractivas e innovadoras para despertar el interés en los estudiantes.”

En síntesis, los tiempos actuales requieren la reestructuración de las estrategias de aprendizaje en estudiantes reprobados. Estas tienen que ser elaboradas, de tal manera, que los estudiantes sean los protagonistas del proceso, donde los errores no sean vistos como fracasos, sino como prácticas para llegar a nuevos saberes, se optimice sus aprendizajes y capacidades individuales, en un entorno positivo. Además, el conductor del proceso propiciar la armonía en clases, fomentar la empatía entre él y sus alumnos, ya que, incide en lo significativo de los nuevos saberes. De igual modo, las estrategias deben ser de impacto emotivo, prácticas y funcionales para lo cual se debe tomar en cuenta, al momento de planearlas, las teorías de los neurocientíficos, pedagógicos y psicológicos.

Enseñar a los pequeños a tomar decisiones

La toma de decisiones

Tomar una decisión, no es algo sencillo. Tomar una decisión significa escoger un camino, y esto implica renunciar a otro, es por ello que no siempre es fácil, surgen miedos y dificultades.

Es fundamental que enseñemos a los pequeños a ser autónomos en su toma de decisiones y responsables con las consecuencias de éstas, de esta forma no se dejarán influenciar por los demás y sabrán valorar entre las diferentes alternativas, no tendrán miedo a escoger lo que quieren, aunque para ello deban renunciar a algo.

Educarles para tomar decisiones

Tomar la decisión acertada en el momento preciso nos llevará a conseguir nuestros sueños y metas y en definitiva a ser felices.

Beneficios de desarrollar la capacidad de tomar decisiones

  • Les ayuda a enfrentarse a los problemas.
  • Favorece su responsabilidad y autonomía.
  • Contribuye a su madurez personal
  • Les ayuda a conocer y lograr sus objetivos.
  • Hace que los niños ganen seguridad y confianza.
  • Reafirma su personalidad.

A lo largo de su crecimiento los pequeños tendrán que enfrentarse a muchas decisiones, algunas de ellas serán poco importantes, pero otras determinarán su camino.

¿COMO ENSEÑAMOS A TOMAR DECISIONES? PAUTAS

Debemos enseñar a los pequeños a perder el miedo a tomar decisiones. Cuando son pequeños no tienen que tomar decisiones, ya que los padres las toman por ellos, pero poco a poco debemos dejar que vayan tomando pequeñas decisiones. Ya que las decisiones van a tener mucha influencia en su vida, las consecuencias pueden ser irreversibles y por ello es fundamental que aprendan a decidir adecuadamente.

Pautas

  • Trabaja el autoconcepto del pequeño, que sepa como es y qué es lo que quiere y Trabaja su autoestima hazle ver que puede conseguir lo que se proponga. Trabaja su autocontrol
  • Enséñale a visualizar y analizar las diferentes opciones posibles ante una decisión.
  • Muéstrale que querer es poder. Que hay caminos y medios para llegar a ello.
  • Usa los ejemplos, que observe a los adultos y otros niños cuando tienen que tomar una decisión.
  • Haz que pierda el miedo a tomar decisiones,Enséñales que para mejorar hay que cambiar, y el cambio requiere decisiones. Que no teman el fracaso
  • Haz que se den cuenta de que decidir es un acto de libertad
  • Procura que desde pequeños vayan tomando sus propias decisiones, para que comprendan los riesgos de equivocarse y las ventajas de acertar
  • Que sean firmes, fracasar una vez podemos intentarlo de nuevo

PROCESO DE TOMA DE DECISIONES

  1. Pregúntale al niño que quiere, puede que lo sepa o puede que no, esta es una pregunta inicial, pero trabajaremos sobre su respuesta, para que el mismo sepa escoger. El primer momento es saber qué es lo que van a querer.
  1. Analiza las diferentes opciones con los pequeños.Ayúdale a escoger las que consideré mejores. Emplea el siguiente esquema (define motivos, objetivos, método a emplear, por escrito, con todas las decisiones hasta las que no son cruciales, para que generalicen) metas a corto, medio y largo plazo. El mejor mensaje sobre la toma de decisiones, proviene de escucharse a uno mismo.
    1. Que quiero: define motivos y objetivos
    2. Que opciones tengo para ello: define diferentes opciones a elegir
    3. Qué pasa si escojo cada una de las opciones: analiza las consecuencias de cada alternativa.
    4. Que tengo que hacer en cada opción: define el método a emplear.
    5. Que consigo en cada uno de los casos: define las consecuencias y beneficios de cada una de las alternativas.
  2. Ayúdale a escoger después de haber analizado cada opción.
  3. Ante las dudas, podemos hacer lo siguiente:Representación de la situación, una representación tipo que pasaría si hacemos esto, puede ayudarle a ver los beneficios y consecuencias de cada alternativa.
  4. Anímale a que lleve a cabo la decisión escogida, ha de ser firme con su decisión, ten paciencia, se comprensivo y enséñale a continuar con la decisión.
  5. Después de escoger reflexiona con el pequeño. Si la decisión no nos lleva a lo que queríamos, enséñale a volver atrás en el proceso e intentar algo nuevo, buscar otras opciones.

Fuente: educapeques.com

Cómo enseñar a leer a un niño antes de los 5 años

Antes de nada es necesario entender que a un niño de menos de 5 años se le puede enseñar a deletrear, a reconocer letras, sílabas e incluso palabras, pero no es necesario que aprenda a leer perfectamente. Un niño que aprende a leer después de los 5 años no significa que en el futuro tenga un retraso en la lecto-escritura. De los 5 a los 7 años es la edad ideal para que los pequeños aprendan a leer, aunque cada niño tiene un ritmo diferente y se debe respetar para no crear frustraciones. Cuando un niño es tan pequeño es necesario que se divierta mientras aprende, por lo que leer deberá ser un juego y un momento de entretenimiento. En este sentido, es necesario que el pequeño asocie la lectura como un momento de ocio y diversión, solo de esta manera se podrá crear una relación sana hacia la lectura que le permitirá mejorar a grandes pasos en el futuro. Pero recuerda, para enseñar a un niño a leer… debe querer aprender a hacerlo.

Enseñar a leer a un niño antes de los 5 años

Sé su mejor ejemplo de lectura

Primero hay que trabajar la motivación hacia la lectura. El niño tiene que ver que es interesante y sobre todo divertido. La única forma de conseguirlo es leer con el niño cada día historias y cuentos que le resulten atractivas. Además, deberás ser su mejor ejemplo de buen lector. En este sentido, no dudes en leer cada día un poquito con él para que vea que es divertido y que se pasa muy bien compartiendo este tiempo especial en familia.

Con juegos

Si quieres enseñar a un niño de menos de 5 años a leer, olvídate de las fichas o del trabajo demasiado estructurado. ¡Ya tendrá tiempo para hacer trabajo en fichas! Las pizarras con tizas o los juegos de lectoescritura son la mejor forma para que tu hijo empiece a asociar las letras con sus sonidos y sobre todo, a formar sílabas para después formar palabras. Conocer el alfabeto a través de juegos y canciones es el comienzo.

Primero aprenderá a escribir su nombre y a diferenciar las letras que hay en su nombre y apellidos. Este paso es muy importante en la lecto-escritura porque además de que les motiva, les ayudará a empezar a asociar las letras del alfabeto con otras palabras. Por ejemplo, el niño puede comenzar a asociar la ‘e’ con ‘elefante’ o la ‘a’ con ‘avispa’.

Método global y método analítico para enseñar a leer a un niño

El método global se basa en la síntesis, es decir se le enseña al niño la palabra como un todo, por ejemplo ven la palabra ‘perro’ y saben cómo se pronuncia y qué significa antes de reconocer por separado cada letra o el sonido que corresponde a cada una.

En el método analítico se basa en un proceso de análisis donde se perciben los estímulos visualmente. Por ejemplo, para leer ‘casa’ primero se verá la ‘c’ y después la ‘a’, la ‘s’ y por último la ‘a’, y todo junto forma ‘casa’. A cada grafema (letra escrita) hay que atribuirle un fonema (sonido de la letra). Este proceso puede hacer que se cree una lectura mecánica, por eso es importante combinar ambos métodos y sobre todo, que el niño se divierta formando palabras y conociendo los sonidos y las letras a través de diferentes juegos adaptados a su edad evolutiva.

Fuente: educapeques.com

 

Profe: aprendo contigo, aprendo de ti… Y aprendo conmigo mismo

En su discurso de aceptación del título de doctor honoris causa por la Universidad Pompeu Fabra, Miquel Barceló, el genial pintor mallorquín, explicó una anécdota que me parece muy significativa para entender cómo se produce el aprendizaje en el ámbito escolar.

Barceló cuenta que asistió durante tan solo unas semanas a la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y que, al cabo de unos años, se reencontró con el que había sido director de esta escuela cuando él era alumno. El director le manifestó con entusiasmo que había sido el mejor alumno que había pasado por el centro. Barceló, con cierta sorpresa, le dijo: “Caramba, debe saber que yo asistí a la escuela tan solo un mes”; a lo que el director le respondió: “Es igual, aprovechó usted muy bien el tiempo”.

No siempre es posible aprender uno mismo. A veces necesito aprender contigo y de ti.

Esta anécdota nos muestra que, en la escuela, la transmisión de conocimiento directo o reproductivo por parte del docente al alumno no es la única, ni tan siquiera la función principal, y que la transmisión indirecta o inductiva del conocimiento debe tener más importancia.

Lo cierto es que ni el docente debe “enseñarlo” todo, como si el alumno fuera un recipiente vacío al que hay que llenar; ni este debe “descubrirlo” siempre todo, porque de esta forma sería difícil progresar al repetir eternamente procesos innecesarios. Decidir qué y cómo enseñar es, posiblemente, la tarea más importante del docente.

Buscar el equilibrio entre los diferentes estilos de enseñanza y de aprendizaje es una tarea imprescindible en nuestras escuelas. Para ello, la mayoría de las veces solo es necesario aplicar el sentido común. Hay distintas y variadas formas de enseñar y de aprender, lo que hace necesario conocer nuestro perfil docente y el perfil de inteligencias múltiples de nuestros alumnos y alumnas para así plantear estrategias que faciliten nuestra labor y para compensar aquellos aspectos en los que tenemos mayores deficiencias.

No debemos olvidar nunca que un maestro, que un profesor, no solo “informa”, sino que además “forma”. Esto condiciona necesariamente la relación que se establece entre docente y alumno. La figura del docente es necesaria para educar a los alumnos, aunque estos tengan un alto grado de autonomía. Por este motivo, el e-learning, por ejemplo, es un complemento muy valioso para la labor docente, pero nunca puede sustituirla del todo.

También es importante tener siempre presente que tanto enseñar como aprender requieren de un esfuerzo. Ni se aprende ni se enseña por “ciencia infusa”, sin trabajo. Si alguien no lo ve así, tiene un grave problema para cumplir con su cometido. La cuestión es saber vestir ese esfuerzo para que sea gozoso y no estresante con los elementos adecuados: motivación, interés, curiosidad, asombro, creatividad, disrupción, colaboración, inclusión…

Quien piense que enseñar y aprender tiene que ser siempre sacrificado y doloroso, le hace un flaco favor a la Educación; pero lo mismo sucede con quien piense que se aprende sin esfuerzo.

Fuente: salvarojeducacion.com

Enseñando respeto con disciplina positiva

Pedimos que nuestros hijos nos tengan respeto y tengan respeto por los demás, enseñando respeto con disciplina positiva. Pero lo que pocas veces hacemos es explicarles lo importante que es que tengan respeto por ellos mismos.

No lo hacemos porque quizás, tampoco nos estamos respetando a nosotros mismos. No nos respetamos cuando olvidamos que podemos decir que no. No pasa nada si decimos que no en ocasiones. Por compromiso, por creencias, por rutina, por costumbre, por aparentar, por conformarnos, por evitar un conflicto, porque creemos que es lo correcto o por lo que sea, decimos que sí cuando realmente lo que queremos es decir que no.

Algo que nuestros hijos ven cada día en nosotros y que por lo tanto también imitan. Además de imitarnos y acostumbrarse a decir que sí  a todo, en cierta medida también les obligamos a hacerlo. Les obligamos cuando les pedimos que hagan algo porque es lo que tienen que hacer y punto, cuando les damos órdenes, cuando les amenazamos con castigarles o cuando les premiamos por hacer algo con lo que no están conformes.

Por muy bien que lo hagamos con ellos, por muy dispuestos que estén a colaborar y a tirar la basura todos los días o a recoger sus juguetes sin rechistar, lo más normal, lo más acorde y lo más natural es que no lo hagan y que actúen como niños. No son irresponsables, es un comportamiento infantil, por eso son pequeños.

O cuando somos adultos ¿hacemos siempre lo que debemos?, ¿llegamos puntuales al trabajo?, ¿lo recordamos siempre todo sin olvidar nada de lo previsto?, ¿somos perfectos?…..

Los niños tampoco y un niño que está seguro de sí mismo, que actúa acorde a esa seguridad, que sabe lo que quiere, que tiene una sana autoestima, nos dirá que no. Nos prometerá que hará sus deberes a la hora, se comprometerá, pero cuando llegue el momento hará lo que todo niño y toda persona puede hacer y es actuar conforme a su edad, conforme a su bagaje de vida, conforme a lo que está experimentando y conforme a lo que vive. Tomará decisiones por sí mismo y decidirá el momento y la manera de hacer esos deberes aceptando las consecuencias que puede tener no hacerlos en ese momento, en el que sus padres le hemos ordenado porque hemos estimado que es el mejor. Con esto no quiero decir que los niños vivan en un mundo sin normas, son necesarias además, pero sí en un mundo en el que experimenten con sus propias decisiones y aprendan de sus errores.

Un claro ejemplo de cuando un niño no tiene respeto por él mismo:

“Niño de primaria que se hace pis encima porque sus compañeros se burlan de él en el baño. El niño no sabe cómo actuar frente a esos niños y tampoco le dice nada a su profesor porque es amenazado por los otros niños que le dicen, que si se chiva, no serán amigos suyos. Este niño por temor a quedarse solo en el patio acepta lo que los otros niños le han dicho y no lo cuenta a su profesor. Es un niño que no se respeta a sí mismo.”

En este ejemplo el trabajo sería para ambos niños tanto el que no es capaz de decir nada como el que está amenazando. Puede que sea una simple broma pasajera y no se repita más. Pero teniendo en cuenta que ese profesor no se ha enterado de nada, es más que probable que la cosa vaya a más.  Sembrar las bases de una educación firme y amable aumenta la autoestima en los niños.

Ser unos padres controladores invita a los niños a no tomar decisiones por ellos mismos. Siempre están papá y mamá ahí para tomar las decisiones importantes y para controlar todo lo que hace. Si se equivoca papá o mamá van a reparar su error. Si hace algo mal le van a castigar a pensar para que aprenda la lección mientras ellos solucionan lo ocurrido. Si quieren que los juguetes se recojan le van a premiar para lograrlo. Pero ¿cuándo no están papá y mamá?, ¿cuándo ese niño se encuentra solo frente a esos otros niños en el baño y no sabe lo que tiene que hacer? No hay nadie que le diga qué hacer, no hay nadie que mande a pensar a esos otros niños, no hay nadie que le dé un premio después por hacer lo que le mandan. Está solo y no sabe cómo actuar.

No lo sabe porque sus padres a pesar de hacerlo lo mejor que han sabido no se han dado cuenta del control que ejercían sobre él. Han puesto límites a su forma de ser en esos momentos en los que decían que su hijo se portaba mal porque no les hacía caso. Han conseguido tener un hijo obediente que hace todo lo que dicen. Todo lo que dicen sus padres que desean lo mejor para él, pero también todo lo que dicen los demás. Y esos demás, no siempre son buenas personas ni están buscando lo mejor para él.

¿Qué pasará el día que tenga que decidir cuándo le ofrezcan drogas? Ese día llegará.

Quieres a tu hijo con locura.

Quieres que no le pase nada malo.

Quieres que sea feliz.

Consigue que se respete a sí mismo, enséñale a decir que no, enséñale que su opinión cuenta, enséñale que los errores son oportunidades para equivocarse, que no tenga miedo a ello. Demuéstrale que tú también te equivocas.

Como sus padres queremos que su vida sea fácil y sea feliz pero debemos entender que es él quien debe hacer que su vida sea fácil y ser feliz. No quitemos las piedras de su camino, seamos su apoyo mientras él aprende qué hacer con esas piedras.

Fuente: Criar en positivo/padres.facilisimo.com

Consejos para que los niños aprendan a leer las horas

Muchos niños, a medida que crecen, comienzan a interesarse por los relojes. Algunos sienten esa curiosidad muy temprano y otros tardan un poco más en motivarse. Sin embargo, lo cierto es que, antes o después, deberán aprender a leer las horas ya que esta es una de las primeras habilidades matemáticas que deben desarrollar. ¿Cómo enseñarle las horas a un niño de manera divertida?

¿Cuándo el niño está preparado para aprender a leer el reloj?

Algunos niños comienzan a interesarse por aprender a leer el reloj desde que son muy pequeños; aunque eso no significa que ya manejen los conceptos básicos. De hecho, no es hasta alrededor de los 5 años de edad que el niño tiene las capacidades necesarias para comprender lo que significa el tiempo y cómo se mide. A esta edad ya son capaces de diferenciar entre los conceptos “hoy” y “mañana” y tienen una noción bastante clara del tiempo que transcurre entre una hora y otra.

Sin embargo, estas capacidades no son suficientes para aprender a leer las horas, también es necesario que el niño sepa contar, al menos hasta el 60. Además, es importante que comprenda que los números siguen un orden creciente que implica que el 3 es más grande que el 2 y menor que el 4; de lo contrario no podrá aprender las horas porque el tiempo es pura matemática.

Una vez que el niño comprenda el concepto del tiempo y sepa contar hasta el 60, estará preparado para desentrañar los misterios del reloj.

Enseñar al niño a leer las horas en 3 pasos
Enséñale a leer un reloj digital

Los relojes más sencillos son los digitales porque marcan la hora precisa y solo se tienen que leer los números que aparecen en la pantalla por lo que son una opción excelente para comenzar a enseñarle la hora a un niño. La tarea consiste en explicarle que el primer número que aparece corresponde a las horas y el segundo a los minutos. Deberás explicarle que el día está dividido en 24 horas, que cada hora tiene 60 minutos y cada minuto 60 segundos.

Para que el niño comprenda esta medición puedes utilizar piedras de tres colores diferentes donde uno significará las horas, otro los minutos y el tercero los segundos. Así podrás explicarle cómo a medida que los segundos avanzan, los minutos pasan y también transcurren las horas. Al inicio será un poco confuso pero muy pronto comprenderá este concepto.

Ayúdalo a crear su primer reloj de manecillas

Cuando el niño sea capaz leer el reloj digital, habrá llegado el momento de enseñarle a leer las horas en un reloj de manecillas. Una buena estrategia consiste en ayudarle a construir su primer reloj de manecillas. Puedes utilizar una cartulina y recortarla de forma redonda y usar dos pajitas o lapiceros de diferentes tamaños para representar las manecillas del reloj. Deberás dividir la esfera en diferentes secciones (que puedes distinguir con colores diferentes para que sea más divertido) para cada una de las horas y minutos (es preferible que representes los minutos de 5 en 5).

Cuando el reloj de manecillas esté listo, podéis jugar a mover las manecillas hacia el color que el niño prefiera de manera tal que juntos identifiquéis la hora marcada. Puedes dejar que el niño lo haga al azar pero siempre tendrá que leer la hora que marca.

Permítele que juegue con el reloj

Los niños detestan hacer las cosas por obligación por lo que es conveniente que hagas de este aprendizaje un juego. Permítele que juegue con el reloj que habéis creado o dale uno viejo para que lo manipule, si tiene sonido, mucho mejor. También puedes aprovechar y comprarle su primer reloj de pulsera, preferentemente de manecillas, se sentirá importante y estará más motivado a aprender a leer la hora.

Fuente: etapa infantil

¿Esto también es ciencia?

 

Belén S. Seara

Hace unos días un amigo se sorprendía por algunos de los “experimentos” que describíamos  en el blog y me preguntaba: ¿pero esto también es ciencia?  De aquella conversación surgió este post en el que pretendemos dar nuestra visión de qué es la ciencia, especialmente cuando hablamos del período preescolar, es decir el que va de los 3 a los 6 años.

¿Qué es ciencia?

Tendemos a identificar ciencia con experimentos espectaculares o con complejas teorías al alcance de unas pocas mentes privilegiadas. Sin embargo, ciencia es el conocimiento acerca del comportamiento del mundo físico que adquirimos mediante la observación, la experimentación y el razonamiento.

¿Qué es ciencia en la etapa preescolar?

Desde la perspectiva de un niño, ciencia es observar y entender el comportamiento de los fenómenos más cotidianos: la luz, las sombras, el agua, el viento…y observar y entender el funcionamiento de los seres vivos: animales, plantas, su propio cuerpo…

¿Por qué empezar en la etapa preescolar?

Los niños en la etapa preescolar están interesados de forma natural por todo lo que les rodea, por lo que no es necesario ningún estímulo adicional para animarlos a hacer ciencia, lo hacen sin saberlo continuamente cuando se detienen a contemplar el ir y venir de las hormigas en un hormiguero, cuando se entusiasman con el balanceo de los columpios del parque, cuando aprenden a botar una pelota, cuando mezclan colores haciendo su dibujo favorito… cuando preguntan una y otra vez: ¿por qué?

¿Cómo hacer ciencia en la etapa preescolar?

El mejor camino es observar a los niños, ver cuáles son sus curiosidades naturales, sus intereses y ayudarles a profundizar en el estudio de aquello que capta su atención. Se trata de guiarlos en la ejecución del método científico: observación de un fenómeno natural, formulación de hipótesis, experimentación y análisis de resultados.

Es importante introducirlos también en el lenguaje científico de manera natural. No debemos tener miedo a hablar de los fenómenos científicos usando terminología científica. Ellos no podrían entender complejos razonamientos, pero sí pueden aprender desde bien pequeños nombres y conceptos de la misma manera que aprenden cualquier otra palabra: cuanto más la oigan, mejor la entenderán y aprenderán.

Por tanto también es importante insistir sobre un tema en diferentes sesiones y con distintos experimentos relacionados. A mayor variedad de experiencias para un mismo concepto, mayores oportunidades de entenderlo y recordarlo. Por eso planteamos nuestros experimentos agrupados bajo una misma temática y en orden creciente de complejidad. En este sentido también conviene recordar en cada sesión lo realizado en sesiones anteriores y en la medida de lo posible llevar un registro de nuestros experimentos en forma de dibujos, fotos, breves descripciones que les ayuden a recordar lo que ya han observado anteriormente.

 

Fuente:  exper Ciencia