Entradas

¿Por qué no tienen ganas de aprender?

Para que alguien aprenda algo tiene que querer aprender. Este es el primer requisito imprescindible para el aprendizaje. No se puede forzar el aprendizaje, como mucho conseguiremos que memoricen pero en ningún caso que aprendan. Pero ¿cómo conseguimos que tengan ganas de aprender? ¿Cómo podemos lograr que quieran aprender?

Las ganas de aprender

El aprendizaje es algo natural del ser humano. Las personas desde que nacen, están constantemente aprendiendo gran cantidad de cosas. Cuando algo nos interesa queremos saber más, queremos conocerlo, queremos hacerlo y nos dedicamos a explorarlo, a hacerlo a conocerlo. Eso es el aprendizaje.

Para que ocurra el aprendizaje tenemos que querer aprender, no se puede aprender si uno no quiere aprender. Las ganas de aprender constituyen el primer y necesario paso para que se produzca el aprendizaje. Sin ganas de aprender no hay aprendizaje.

Las ganas de aprender constituyen el componente actitudinal del proceso de aprendizaje:

  • El interés por aprender.
  • La voluntad de aprender.
  • La motivación por aprender.

Las ganas de aprender constituyen la actitud adecuada para que se produzca el aprendizaje.

¿Por qué no tienen ganas de aprender?

Las ganas de aprender o actitud positiva hacía el proceso de aprendizaje, parten del papel que el que aprende tiene en su proceso de aprendizaje. Cuando no son los protagonistas activos del proceso de aprendizaje los estudiantes difícilmente se implicaran con el mismo y no se esforzarán, ocurre lo siguiente:

  • No les interesa lo que aprenden.
  • Le aburre, no se sienten implicados.
  • No disfrutan aprendiendo.
  • No hay ganas de aprender y no hay aprendizaje.
¿Qué consecuencias conlleva la falta de ganas de aprender?

La falta de ganas de aprender conlleva diversas consecuencias negativas, veamos:

  • No se producen aprendizajes y por lo tanto se obtiene un bajo rendimiento académico.
  • Puede aparecer la baja autoestima académica y la desmotivación.
  • No creen que su esfuerzo les lleve a conseguir sus metas. Ya que se perciben incapaces de lograrlo.
  • Como consecuencia se implican todavía menos con el proceso de aprendizaje y tienen menos ganas de aprender.
 ¿Cómo podemos despertar sus ganas de aprender?

Es labor de familias, educadores y de toda la comunidad educativa despertar las ganas de aprender. Veamos algunas sencillas ideas que nos pueden ayudar a despertar las ganas de aprender.

  • Implícales de manera activa en su proceso de aprendizaje. En lugar de limitar su papel a ser meros receptores pasivos, procura que exploren, que busquen, que indaguen y que se mantengan activos para aprender.
  • Despierta su interés, y trata de buscar actividades que se ajusten a su manera de pensar y de aprender, para ello crea diferentes experiencias que puedan ajustarse a su manera de aprender.
  • Busca temas y motivos que concuerden con sus intereses, preocupaciones, interrogantes.
  • Trata de despertar su curiosidad para ello puedes utilizar las preguntas.
  • Enséñales que su esfuerzo es básico para lograr las metas, que si se implican y se involucran obtendrán los resultados.
  • Hazles responsables de su propio proceso de aprendizaje, se trata de procurar que sean ellos mismos los que se organicen, los que lleven su seguimiento, lo que dirijan su propio proceso.
La autora es psicóloga y pedagoga

Fuente: educayaprende.com

Educa y Plan LEA concluyen con éxito el Congreso Aprendo 2016

Acción Empresarial por la Educación (Educa) festejó veinte años ininterrumpidos como referente en temas educativos, dejando en la mesa donde confluyen el sector privado y el sector público una nueva agenda basada en los tres ejes de una educación de calidad: comunicar ideas, resolver problemas y expresar emociones.

La XX edición del Congreso Internacional de Educación Aprendo 2016: “Pilares de la Calidad Educativa: comunicar ideas, resolver problemas, expresar emociones” comenzó el pasado viernes 11 de noviembre en un hotel de esta capital, con el patrocinio del Plan LEA del periódico Listín Diario y la participación de 1,200 docentes representantes de los niveles inicial, básico y secundario de todo el país.

El cónclave culminó al mediodía de este domingo 13 de noviembre con la celebración de un acto donde analistas y expertos en el área educativa que fungieron como expositores,  colaboradores y las autoridades de Educa presentaron un documento que compila recomendaciones y conclusiones que propugnan por una educación más incluyente y comprensiva, sustentada en los nuevos modelos pedagógicos que plantea el mundo moderno.

El responsable de la organización de la actividad y director ejecutivo de Educa, Enrique Darwin Caraballo, valoró el extraordinario nivel de los expertos disertantes de los cuales destacó que: “tienen la fortuna de haber aplicado sus teorías y sus esquemas de mejora de la calidad de la educación en diversos contextos del mundo, como es el caso de Renato Opertti, experto de la Unesco con sede en Ginebra, y quien cuenta con práctica en diversos países”.

Los maestros, como actores determinantes para lograr el replanteamiento y la transformación del sistema educativo, conocieron herramientas que facilitan el proceso de enseñanza-aprendizaje. Caraballo estableció que el objetivo es repensar la educación en su conjunto y en sus bases y plantar en los estudiantes tres competencias básicas: saber comunicar sus ideas, tener la capacidad de resolver problemas de cualquier índole y poder expresar sus emociones, porque como dijo Francisco Mora: “Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.

En la actividad, que se ha constituido como el referente de la comunidad educativa dominicana, también ofrecieron charlas magistrales Francisco Cajiao, Mauricio Duque y Margarita Gómez  de Colombia; y Jeanette Quintero de Colombia; Armando Loera de México; Oscar Charotti, de Paraguay; el líder del canal educativo de YouTube C de Ciencia, Martí Montferrer y José González Ochoa, de España; los dominicanos Washington B. Collado, Ancell Scheker y Tomiko Castro.

Entre los protagonistas de los casos de innovación y éxito educativo se cuentan José Gabriel Maldonado, Alci Cruz Soto y Luis David Sena.

Asimismo, Alejandro García, Emma Clisante King, Islen Rodríguez y Emma “La magister” Fernández participaron como conferencistas de talleres junto a Yajaira Vizcaíno, Nilsa Peña y Katherine Durán y Mónica Volonteri.

¿Cómo integrar la familia al desarrollo de la ciudadanía?

Introducción.

En República Dominicana se están dando cambios sustantivos en el currículo y uno de ellos es la implantación del enfoque de competencias, por ello el tema que nos ocupa hoy trasciende el currículo en la escuela e involucra a los padres y la comunidad.

Cuando hablamos  del desarrollo de la ciudadanía nos parece un tema bastante amplio, es por ello que desde este espacio pareció oportuno circunscribirlo en la perspectiva escuela comunidad, lo cual sigue siendo amplio y complejo, por tal razón hemos seccionado el tema y en aras de una mayor fluidez y comprensión, se ha dividido en varios subtemas. El primer ensayo que presentamos hoy está relacionado en: ¿Cómo integrar la familia al desarrollo de competencias ciudadanas de los educandos?

La implantación de una educación orientada al desarrollo de competencias que se ha convertido a nivel latinoamericano y porque no, a nivel  mundial de importancia capital para el proceso educativo;  constituye, el desarrollo de las competencias una forma de concienciación como producto de las relaciones humanas comunicativas en la que participan los educandos, y que capacitan para el trabajo de entender y transformar la realidad en la que están inmersos. Para tal fin se requiere que la educación sea pertinente y para ello debe integrar a su proceso, información, recursos, contextos y oportunidades para el ejercicio y desarrollo de las competencias más allá del currículo escolar, vale decir que involucre a los padres y a todas las estructuras de la comunidad. Al respecto se establecen  ideas y estrategias que permitan vincular el currículo y el proceso de enseñanza-aprendizaje a la convivencia en el aula, a los intereses y proyectos de vida de los educandos, a sus padres, y a las necesidades educativas de la comunidad y del país. Todo ello en beneficio de propiciar un mejor clima escolar lo que incide positivamente en una actitud proactiva hacia el ejercicio de las “competencias ciudadanas” de los educandos, y a vislumbrar una cultura de paz tan necesaria en nuestra sociedad.

Para llegar a estar informado,  y manejar las competencias ciudadanas debemos conocer el concepto de competencia humana general, que según Villarini, se fundamenta en la tradición de educación reflexiva, crítica y liberadora que en Latinoamérica se inicia con Eugenio María de Hostos, quien afirma que la conciencia es el órgano del conocer, del sentir y del hacer, y por ende del perfeccionamiento humano. Afirma Hostos: “Para que el hombre fuera hombre, es decir, digno de realizar los fines de la vida, la naturaleza, le dio conciencia de ella, capacidad de conocer su origen, sus elementos favorables y contrarios sus trascendencias y relaciones, su deber y su derecho, su libertad y responsabilidad: capacidad de sentir y de amar; lo que sintiera; capacidad de querer y realizar lo que quisiera; capacidad de perfeccionarse y de mejorar por sí mismo las condiciones de su ser y por sí mismo elevar el ideal de su existencia”. La formación de la conciencia es fin último de la educación, es decir, de todo el proceso formativo humano. Define la conciencia como aquella fuerza que nace de la que por separado tiene el entendimiento, la sensibilidad y la voluntad; indicando con ello que la conciencia es un poder para en forma unitaria conocer, sentir, desear y hacer. En tanto tal fuerza puede mover, orientar, estructurar, dirigir el comportamiento humano y con ello producir transformaciones en la realidad social y natural a la luz de un ideal de la misma. Mediante la conciencia lo que debe ser deviene ser, realidad. Solo por medio de la formación de la conciencia personal y colectiva sería posible construir la verdadera independencia de nuestros pueblos y construir una sociedad de justicia.

Si hablamos del contexto escolar, surgen los términos  de metas y objetivos educativos, por ello,  hay que concebir las competencias como formas elevadas de conciencia como expresión genuina de las relaciones en la que participan los estudiantes tener, conocimientos, habilidades para de allí transformarla. “Promover el desarrollo de estas formas de conciencia seria la aspiración fundamental de la educación”. Es sabido que la educación tiene un papel fundamental que cumplir. Una transformación en la manera como actuamos en sociedad, como nos relacionamos unos con otros o como participamos para lograr cambios; requiere que los niños, niñas y jóvenes de nuestra sociedad, así como las generaciones que están por venir, reciban una formación que les permita ejercer de manera constructiva su ciudadanía.

Las competencias ciudadanas

Existen competencias, generales, básicas, específicas de cada área y competencias ciudadanas. La interrogante es cómo puede promoverse la formación ciudadana en la escuela. La  ideas sobre cómo integrar la formación ciudadana con la vida cotidiana de las instituciones educativas y, en particular, con la formación en las áreas académicas tradicionales. Las competencias ciudadanas: Son competencias transversales que se exteriorizan a través del conjunto de habilidades-cognitivas, emocionales e interpersonales (de interacción social)-, conocimientos y prácticas que, pertinentemente articuladas entre sí, hacen posible que el ciudadano participe constructivamente en el sistema democrático,  construya y mantenga relaciones de paz, justas, armoniosas  de cuido y beneficio mutuo consigo mismo, con los pares, con los representantes, con  personas cercanas, con sus comunidades, y con el medio ambiente. A. Núñez.

Las competencias ciudadanas en el ámbito escolar.

A la escuela le corresponde, además de educar al niño(a), extender su acción a la familia, desplegando estrategias y acciones concretas que permitan a los padres y representantes adquirir herramientas y conocimientos que les ayuden a educar a sus hijos(as). Padres, representantes y docentes, son los agentes para lograr el ideal educativo que persigue la escuela y, cuyo fin último, es la búsqueda de la realización personal del educando

La escuela es el lugar por excelencia para ejercitar en ambientes reales las competencias ciudadanas. Las relaciones que se producen en la escuela pueden servir de modelaje a un sistema social en la que todos sus integrantes experimentan y aprenden a participar en la toma de decisiones de esta manera ir creando una verdadera cultura de paz y convivencia democrática. Las competencias ciudadanas proporcionan  las herramientas esenciales para que las personas puedan respetar, defender y promover los derechos humanos. De allí, que las competencias básicas necesarias para la acción ciudadana que nombraremos a continuación deben estar articuladas entre sí para emprender una acción ciudadana conveniente: Conocimiento, Competencias cognitivas, Competencias emocionales Competencias comunicativas. Por ejemplo; para resolver pacíficamente un conflicto, tanto escolar, como en la cotidianidad de la comunidad o en el hogar son necesarias:

Habilidades cognitivas (como la toma de perspectiva, punto de vista de las personas involucradas), Habilidades emocionales (como el manejo de la ira y rabia, autorregulación emocional, empatía), Habilidades interpersonales (Favorecen los procesos de interacción social y comunicación, como la comunicación asertiva), y El uso de determinados conocimientos (como la comprensión sobre el escalonamiento de los conflictos. como se originó y como se fue extendiendo, por no solucionarlo a tiempo)

Algunas de las competencias ciudadanas que se hacen visible en nuestras actuaciones en el día a día son: Respeto, defensa y realización de los derechos humanos, cuido y defensa del medio ambiente, convivencia pacífica, participación y responsabilidad ciudadana y democrática, Identidad y pertenencia: Pluralidad, valoración de la diferencia y superación de la discriminación y la exclusión.

Resumiendo, en términos de competencias ciudadanas, el ambiente educativo debe ser democrático, dialógico, critico, integrador, donde predomine la igualdad social, el compromiso, en clave de solidaridad e inclusión. Para que los alumnos puedan participar y relacionarse con los demás de manera productiva la formación ciudadana debe acontecer de manera integral en las instituciones educativas, y eso incluye tanto las áreas académicas, como en la vida misma de la institución.  En los currículos, unas clases dedicadas a este tema, en la educación tradicional, son esenciales y deben mantenerse, pero no son suficientes, para obtener transformaciones en la acción ciudadana; es necesario también desarrollar habilidades y competencias ciudadanas, y esto, sólo se logra a través de la práctica; igualmente se debe  Involucrar a toda la comunidad educativa. Si lo que los estudiantes aprenden en el aula no corresponde con lo que ven  a su alrededor en la institución escolar o en sus casas, el aprendizaje del aula tendrá poca trascendencia  sobre sus  vidas. En cambio, en la medida en que más personas del contexto en el que crecen los estudiantes estén involucradas en su formación ciudadana, más huella dejará  en su formación. Por esta razón es importante vincular a toda la comunidad educativa en el proceso, incluyendo, en el mejor de los casos, a todos los docentes, las directivas, los padres y madres de familia y a las organizaciones de la comunidad. Por otro lado, aunque vincular a los padres y madres de familia definitivamente no es fácil, especialmente porque la mayoría no tienen el tiempo para participar en las actividades de las instituciones escolares, es importante hacer esfuerzos especiales para lograr involucrarlos. Las asociaciones de padres de familia pueden brindar un apoyo fundamental en esta labor. La época preescolar y los primeros años de la educación básica primaria son particularmente valiosos para el trabajo con los padres y madres de familia. Por un lado, ellos parecen ser más receptivos al apoyo que les puedan facilitar las instituciones educativas cuando sus hijos son pequeños. Por otro lado, es más probable que lo que hagan los padres de familia a estas edades tenga un impacto de largo plazo en la vida de sus hijos, ya que están adquiriendo ciertas competencias básicas sobre cómo relacionarse con los demás. Las competencias integradoras son aquellas competencias más amplias y abarcadoras que, en la práctica, articulan los conocimientos y las competencias cognitivas, emocionales o comunicativas. Por ejemplo, la capacidad para manejar conflictos pacífica y constructivamente.

 Por: Aura Núñez de Maraima.

¿Qué es el urbanismo?

Santo Domingo

Hoy 8 de noviembre se celebra el Día Mundial del Urbanismo, término que hace referencia a la práctica mediante la cual se planifica y organiza una ciudad. El urbanismo se encarga de planificar diseños que mejoren la calidad de vida de las personas. Para ello, se requiere la colaboración de todos los habitantes; porque sin la participación de todos no es posible mantener la ciudad limpia, ordenada, saludable y bien cuidada. ¿Por qué no motivar a sus estudiantes a reflexionar sobre la urbanidad?  El diccionario Esencial de la Real Academia Española define la palabra “urbanidad” como cortesanía, comedimiento, atención y buen modo. Vamos a involucrar a nuestros estudiantes en el cuidado de los parques naturales y recreativos cercanos a sus hogares y escuelas; vamos a invitarlos a ser personas comedidas, a tener buenos hábitos de comportamiento urbanístico; a practicar las normas de cortesía al caminar por las calles; al bajar o subir escaleras; a saludar a las personas que se encuentren al caminar.  Compartir un poco sobre la interesante historia de este concepto con nuestros estudiantes así como hacer una breve reflexión sobre lo que el concepto en sí implica tendrá su repercusión y a la vez les permitirá apreciar, valorar y cuidar todo cuanto les rodea. Es importante recalcar que el Día Mundial del Urbanismo se celebra en más de 30 países de cuatro continentes cada 8 de noviembre. Es un día donde se reconoce y promueve el papel de la planificación en la creación y manejo de comunidades urbanas sostenibles con el marco del ordenamiento regional al que pertenecen.

 

Aprobar los exámenes NO es garantía de aprendizaje significativo

“No hay que dejar nunca que los niños fracasen; hay que hacerlos triunfar ayudándoles si es necesario, mediante una generosa participación del maestro. Hay que hacerlos sentirse orgullosos de su obra. Así será posible conducirlos hasta el fin del mundo”, afirmaba el pedagogo francés Celestin Freinet en su libro Técnicas Freinet de la escuela moderna.

No son pocos los investigadores y los profesionales de la educación que llevan años estudiando el cambio educativo y que sostienen que la clave para este cambio se encuentra en modificar nuestra manera de evaluar. Cuestionarse cómo evaluamos, cambiar los objetivos de la evaluación, fomentar una evaluación formativa, experimentar con nuevas maneras de evaluar son para muchos el primer paso para el cambio educativo.

En cierta manera hemos confundido el acto de aprender con el de aprobar exámenes. Y esto, además de provocar exclusión, es una manera muy limitada de abordar la complejidad de la educación y el aprendizaje. No es lo mismo evaluar que examinar, ni evaluar que calificar. Aprender no es aprobar exámenes.

Nuestra propia experiencia hace que equiparemos la evaluación al acto de calificar. En general, domina la finalidad de rendición de cuentas sobre el objetivo formativo y de aprendizaje. Sabemos, sin embargo, que los exámenes no son la única manera de evaluar el aprendizaje. Disponemos de un amplio catálogo de formas de evaluar bastante más finas que el examen o el test. Parece una obviedad pero nunca está de más recordar que nuestro objetivo como docentes es la calidad del aprendizaje de nuestros alumnos. Superar exámenes. Obtener títulos (Diploma Disease. Ronald Dore) no debería ser nunca el objetivo. El fracaso no es un indicador de éxito. Como dice Freinet no deberíamos permitir que los niños fracasen.

Cómo estudia un alumno depende de cómo pregunta el profesor, depende en última instancia de la evaluación esperada. Evaluaciones y exámenes condicionan no sólo qué estudia el alumno sino, sobre todo, cómo lo estudia. Aprender con el fin de aprobar un examen es muy diferente de aprender por aprender. Esto es lo que sostiene Stobart Gordon en su libro “Tiempos de pruebas. Los usos y abusos de la evaluación”: “la evaluación influye directamente en lo que aprendemos y en cómo lo aprendemos y puede limitar o promover el aprendizaje efectivo”. Y es también lo que sostenían hace casi 45 años los autores del libro El currículo oculto.

El currículo oculto, por oposición al currículo abierto que es lo que se ve (objetivos de aprendizaje, temarios), es entre otras cosas lo que está implícito en los exámenes. Y condiciona no solo lo que estudian los alumnos sino también y más importante cómo estudian los alumnos.

Hay estudios que muestran que los alumnos estudian mejor (o al menos de otra manera) cuando esperan preguntas de respuesta abierta. Que un enfoque superficial en el estudio está asociado a buenos resultados en un examen tipo test y a peores resultados en un examen de preguntas abiertas y por el contrario que un aprendizaje profundo está asociado a buenos resultados en las prueba abiertas y a peores en las pruebas “objetivas”.

Hoy día es cada vez más claro que debemos trabajar principalmente el aprendizaje profundo por ser aquel que mejor desarrolla las competencias de alto nivel necesarias para vivir en el siglo XXI como el pensamiento crítico, la comunicación, la colaboración, la resolución de problemas y el aprender a aprender. El mundo no es un libro que debemos aprender a leer. Es más bien un conjunto variable de preguntas abiertas y cambiantes. Aprender a vivir sería, como dice Fina Birulés, desarrollar “nuestra capacidad de pensar, de valorar afirmativa o negativamente lo que ocurre, de especular sobre lo desconocido o lo incognoscible.”

Los exámenes son parte de un modelo tradicional de enseñanza en el que la información se transmite a los estudiantes para que posteriormente los alumnos “vomiten” esa información. Es lo que Paulo Freire, otro gran pedagogo que exploró el concepto de currículo oculto, denominó en su libro Pedagogía del Oprimido la educación bancaria.

Para algunos expertos como Alfie Kohn es paradójico y en cierta manera desconcertante encontrar maestros con un enfoque constructivista y centrado en el estudiante que adoptan formas activas e interactivas de aprendizaje, pero que sin embargo, siguen dependiendo de los exámenes como principal forma de evaluación en sus aulas. La historia reciente de nuestra educación es la historia de un cambio educativo necesario y deseado que no termina nunca de llegar. Es la historia de soluciones (reformas educativas, formación, tecnología) que fracasan. Y es la historia que resulta de ignorar la importancia que para este cambio tiene la cultura escolar y la gestión del cambio.

Hay un libro titulado La escuela que queremos en el que se sostienen que “son los docentes y directores, individualmente y en grupos reducidos, quienes deben crear la cultura escolar y profesional que necesitan. Por este objetivo vale la pena luchar, dentro y fuera de la escuela, dicen sus autores Michael Fullan y Andy Hargreaves.

De alguna manera, y Fullan lo ha desarrollado en publicaciones posteriores, parece que por fin hemos asumido que el cambio no nos vendrá dado desde arriba sino que será el resultado del impulso individual y colectivo de los profesionales de la enseñanza y de las escuelas. Parece que empieza a haber consenso en que la unidad más apropiada para este cambio es el centro educativo (o las redes de centros educativos conectados). Que el camino pasa por que cada escuela deje de ser solo una unidad administrativa para convertirse en un proyecto educativo.

La experiencia nos dice que debemos esforzarnos por diseñar aulas y escuelas innovadoras, no sólo experiencias innovadoras de aprendizaje individual.

Todo parece apelar a la necesidad de combinar nuestra responsabilidad individual con nuestro compromiso colectivo.

Fuente: co.labora.red

LA BIBLIOTECA UNIVERSITARIA: CENTRO DE RECURSOS PARA LA INVESTIGACIÓN Y SU DIVULGACIÓN.

Dr. Eleuterio Ferreira Calderón

Tradicionalmente tres han sido las funciones principales de la universidad: docencia, extensión e investigación. A pesar de que durante muchos años, sobre todo en nuestra región latinoamericana, la investigación resultó ser la cenicienta de esta tríada, hoy en día los aportes de las instituciones de educación superior a favor del desarrollo integral de nuestros pueblos por medio de importantes y relevantes investigaciones, es un hecho irrefutable.

En el caso particular de nuestro país, de acuerdo a un informe presentado por la Mescyt en el año 2015, los logros han sido significativos: De 194 propuestas sometidas al Fondo Dominicano de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (FONDOCYT), 78 fueron seleccionadas para financiamiento por parte del MESCYT.  Desde el punto de vista institucional, participaron 29 entidades (17 IES, 5 Institutos Especializados o Centros Investigación o Innovación, 4 instituciones públicas y 2 consorcios empresariales), 19 de las cuales resultaron beneficiarias. Estas investigaciones han involucrado 544 investigadores, con una inversión de aproximadamente de 700 millones de pesos.

Otros avances dignos de mención, de acuerdo con la anterior ministra de Educación Superior, Dra. Ligia Amada Melo (Conferencia realizada en Ginebra, Suiza en el año 2014), han sido la  institucionalización de  la figura del Profesor Investigador, la figura de Monitor de Investigación y el diseño del Sistema Nacional de Investigadores, el cual incluye los criterios e indicadores requeridos para que un investigador pueda formar parte de éste.

Ante este nuevo escenario, caracterizado por la generación de nuevos conocimientos encaminados a dar solución a una determinada  situación, así como por la creación de nuevos productos, bienes o servicios de alto valor agregado en el mercado (Plan Estratégico 2008-2018 Ciencia y Tecnología), la biblioteca universitaria, como componente fundamental de las instituciones de educación superior,  constituye un espacio privilegiado para contribuir de forma activa en la generación, transmisión y difusión de estos nuevos  conocimientos y productos.

Es precisamente en este contexto, en donde los grandes sistemas normativos  y planes estratégicos para bibliotecas universitarias, establecen como una de sus principales prioridades promover la construcción de un nuevo modelo de biblioteca universitaria, la cual se concibe como parte activa y esencial de un sistema de recursos para el aprendizaje y la investigación.  Tal es el caso,  de los Estándares de Bibliotecas Universitarias Chilenas; de la Red Española de Bibliotecas Universitarias (REBIUN) y del Reglamento de Evaluación para las Bibliotecas de las Instituciones de Educación Superior de la República Dominicana.

La REBIUN sostiene en la justificación de su segundo Plan Estratégico 2007-2011, que el concepto de biblioteca como centro de soporte a la docencia  ha de ser superado por el de Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI). En tal sentido, propugna trascender el rol tradicional caracterizado por la  pasividad, reactividad, y escasa participación de la biblioteca universitaria por acciones impulsadas por la proactividad y la integración dinámica y entusiasta en el aprendizaje, la docencia y la investigación. Los estándares de las bibliotecas chilenas y dominicanas así también lo establecen, cuando afirman que la  misión de la biblioteca universitaria es proveer servicios de información y gestión del conocimiento en apoyo a la docencia, investigación y extensión.

En el caso particular de la investigación,  la REBIUN sostiene de forma explícita, en su III Plan Estratégico 2020, que  las bibliotecas han de estar en condiciones de satisfacer  las necesidades cada vez más exigentes de los investigadores. La estrategia es desarrollar el trabajo colaborativo de las manos de los investigadores, involucrándose  desde el inicio en los procesos de investigación en su calidad de proveedores de información científica,  promotoras de sus publicaciones y difusoras de sus resultados.

En conclusión, la biblioteca universitaria en su calidad de aliada inseparable de los procesos de investigación de la universidad, ha de dirigir su accionar en base a los siguientes componentes:

  • Disponer de colecciones bibliográficas actualizadas y relevantes, en formato impreso y digital.
  • Favorecer el  acceso a revistas científicas, portales y recursos especializados, muchos de ellos disponibles de forma gratuita en la web, acceso a bases de datos, entre otros.
  • Crear servicios bibliotecarios personalizados para los investigadores .
  • Fomentar la creación de repositorios digitales con las producciones académicas de la institución y otras instituciones análogas.
  • Gestionar la producción, edición y difusión de las publicaciones y resultados mediante políticas de acceso abierto.
  • Participar activamente en los organismos responsables de las publicaciones científicas y académicas de la universidad.
  • Favorecer encuentros o conversatorios con investigadores para fomentar en los estudiantes y personal docente la producción de buenos trabajos académicos y de investigación, que tengan como sustento sólidos criterios de rigurosidad y búsqueda constante de la verdad científica.
  • Implementar un  programa de desarrollo de las competencias digitales o informacionales para formar al personal docente  y discente en el adecuado acceso, búsqueda, selección, evaluación y divulgación de la información disponible en la Web, condición angular para garantizar el acceso y recuperación de información de calidad.
  • Integrar de forma progresiva y armónica las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el proceso de producción científica y difusión de sus resultados.
  • Capacitación continua del personal bibliotecario para que ponerlo en condiciones de responder adecuadamente a la demanda de los nuevos tiempos permeado por el avance vertiginoso de la ciencia y tecnología.
  • Crear alianzas estratégicas con otras unidades de información para compartir conocimientos, experiencias y recursos a favor del fomento de la investigación científica.

A LEER Y A APRENDER CON LISTIN DIARIO/PLAN LEA

Desde el martes 18 de octubre hasta hoy martes 25, Plan LEA, el programa prensa escuela de Listín Diario se trasladó hacia las escuelas Colegio El Buen Pastor, Padre Valentín Salinero, Juventud en Desarrollo,  Madame Germanie y Centro Educativo Invivienda, pertenecientes al Distrito educativo 15-03 de la Regional 15 del Ministerio de Educación, Minerd.

En esta primera etapa la Dinámica “Lee, Diviértete y Aprende Jugando con las Palabras de Listín” fue impartida por la Coordinadora Administrativa Docente de Plan LEA, la Licda. Elizahenna Del Jesús. Los niños y niñas participantes experimentaron una metodología atractiva, diferente y efectiva, donde aprendieron utilizando el juego como medio para propiciar el aprendizaje significativo.

Participaron los alumnos y alumnas de tercer y cuarto grado de primaria, con sus respectivas maestras.

Esta actividad con el periódico se caracteriza por ser lúdica, fomentar el trabajo en equipo, el respeto a la opinión ajena, la discusión, la concentración, el desarrollo de competencias comunicativas y de conciencia ciudadana, además de que propicia el interés por la lectura y un ambiente de trabajo colaborativo.

Si está interesado o interesada en que este taller se realice en su centro educativo puede llenar el formulario que aparece en planlea.listindiario.com o contactarnos al teléfono 809 686-6688 exts. 2510, 2714 y 2289, también nos puede seguir a través de las redes sociales: Facebook Plan LEA, Instagram@planlea,  y Twitter@planlea.

¿Cuál es la diferencia entre Gran Bretaña, Reino Unido e Inglaterra?

¿Cuál es la diferencia entre Gran Bretaña, Reino Unido e Inglaterra? ¿Son el mismo país? ¿Qué son Escocia y Gales? ¿Irlanda pertenece a Inglaterra? ¿Irlanda del norte es una nación? ¿Puedo usar los términos de Reino Unido y Gran Bretaña de forma indistinta? ¡Qué lío! En este artículo te voy a sacar de todas tus dudas y explicarte de una vez por todas las diferencias entre todos estos términos y denominaciones para que aprendas usarlos correctamente.

En el lenguaje corriente, estas tres nominaciones se utilizan de forma indiscriminada para referirse al país habitado por los británicos. Simplemente es un error.

En primer lugar, el nombre de Gran Bretaña hace alusión a una unidad geográfica. Se trata de la mayor de las islas del archipiélago británico, que está situada entre el continente, al este y sur, e Irlanda, al oeste.

Esta isla menor conforma, junto a Gran Bretaña, las islas británicas. Por el contrario, el Reino Unido define una unidad política: el estado integrado por Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Su nombre oficial es Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. El resto de Irlanda constituye un estado independiente. Inglaterra es una de las tres regiones de Gran Bretaña. Las otras dos son Escocia y País de Gales.

DEFINICIONES GEOGRÁFICAS Y POLÍTICAS

Vamos a empezar por las definiciones geográficas:

El archipiélago de las islas británicas está compuesto por dos grandes islas:

  1. La isla de Gran Bretaña
  2. La isla de Irlanda

    Foto tomada de diariodeunlondinense

Siguiendo con las definiciones políticas, la isla de Irlanda, está divida en dos países:

  1. La República de Irlanda, con Dublin como capital
  2. Irlanda del Norte, con Belfast como capital

A su vez, la isla de Gran Bretaña, está divida en otros tres países:

  1. Inglaterra, con Londres como capital
  2. Gales, con Cardiff como capital
  3. Escocia, con Edimburgo como capital

    Foto tomada de diariodeunandaluz

¿DÓNDE ESTÁ EL REINO UNIDO?

Pues el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del norte (es así se denomina oficialmente), es un estado unitario y soberano compuesto por cuatro países diferentes: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. La capital del Reino Unido es Londres. El Reino Unido está gobernado mediante un sistema parlamentario con sede en su capital, pero con tres administraciones nacionales descentralizadas, cada una de ellas en las capitales de los países constituyentes. Los países de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte no son estados independientes sino países constituyentes del Reino Unido. Por lo tanto, se puede decir que el Reino Unido es un estado compuesto por países que ocupa toda la Isla de Gran Bretaña y parte de la Isla de Irlanda.

De alguna manera esta situación es similar a lo que ocurre en España, en la que tenemos un gobierno central con sede en Madrid y luego administraciones independientes en cada una de las comunidades autónomas. Por lo tanto, ¿de dónde viene tanta confusión?

Pues el problema reside en que Londres es tanto la capital de Inglaterra como la del Reino Unido, a lo que si le añades que además Inglaterra es el país constituyente más grande y más poblado del Reino Unido, hace que mucha gente utilice los términos de Inglaterra o Reino Unido indistintamente, lo cual es totalmente incorrecto. Siguiendo con la analogía española, es casi como confundir España por la Comunidad de Madrid, ya que al igual que pasa con Londres, Madrid es tanto la capital de España como la de la comunidad autónoma de Madrid.

LOS GENTILICIOS

Los gentilicios también otra fuente de confusión. A los habitantes de Inglaterra se les denomina ingleses (English), a los de Gales galeses (Welsh), a los de Escocia escoceses (Scottish) y a los de Irlanda del Norte norirlandeses (Northern Irish), pero, en cambio, a los habitantes del Reino Unido, no se les denomina reinounidenses como sería de esperar sino como británicos (British). Hay que ir por tanto con muchísimo cuidado con no equivocarse con los gentilicios ya que en general no suele gustar que se usen los términos de británicos e ingleses indistintamente. Todos son británicos, pero ingleses solo son los de Inglaterra.

Esto también se puede comparar siguiendo con el símil de España. A todos los habitantes de España se les denomina españoles, pero los que vienen de la Comunidad de Madrid son madrileños, a los que vienen de Cataluña son catalanes, a los de la Comunidad Valencia son valencianos y así con el resto de comunidades ¿Verdad que a los madrileños no les gusta que les llamen catalanes? Pues lo mismo pasa en Reino Unido. A los escoceses, por ejemplo, tampoco les gusta nada que se les confunda por ingleses.

LOS IDIOMAS

El hecho de que el idioma oficial del Reino Unido sea el inglés, tampoco ayuda deshacer el embrollo, ya que aunque todos hablen inglés, esto no significa que todos sean ingleses.

Además, cada país constituyente que conforma el Reino Unido también cuanta con su propio idioma co-oficial (al igual que ocurre con algunas comunidades autónomas españolas). El idioma co-oficial de Gales es el galés, el de Escocia el escocés y el de Irlanda del Norte es el irlandés. Estos idiomas son realmente diferentes al inglés, con incluso raíces diferentes, y no acentos o jergas diferentes como piensa mucha gente.

LA REPÚBLICA DE IRLANDA

Y para ir terminando, no hay que confundir bajo ningún concepto la República de Irlanda con el Reino Unido. La República de Irlanda, conocida normalmente solo como Irlanda, es un estado totalmente independiente y diferente del Reino Unido, situado en la isla de Irlanda. En este estado también se habla inglés y está situado en las islas británicas, pero sus habitantes no son ingleses ni británicos, sino irlandeses con pasaporte irlandés. En Irlanda también se conduce por la izquierda, lo que puede llevar también a confusiones pero, ¿verdad que a los españoles no nos gusta que nos confundan por franceses? Pues a los irlandeses tampoco les gusta que se les confunda por británicos.

Añadir también que aunque la República de Irlanda e Irlanda del Norte estén situadas en la Isla de Irlanda, no implica que sean el mismo país. La República de Irlanda es un país independiente de Irlanda del Norte. Este último es un país que pertenece al Reino Unido.

Espero que con este artículo no te haya liado más de lo que probablemente ya estabas y te ayude a no confundirte nunca más con las denominaciones, países, gentilicios e idiomas de los países situados en las Islas Británicas.

Fuente: diariodeunlondinense

Actividades para trabajar en las aulas inclusivas

texto_5-2_-_elementos_y_recursos_didacticos_en_las_aulas_inclusivas_v1