El miedo a sentirse enamorado

Carolina Jiménez
carolina.jimenez@listindiario.com
Santo Domingo

El amor es uno de los sentimientos más maravillosos que puede experimentar el ser humano. Por lo general, se asocia a una relación pasional entre dos personas. Sin embargo, existen otros tipos de amores que podrían ser más grandes, como por ejemplo, el amor a Dios, a la familia, a la naturaleza y el amor a sí mismo.

Alejandro Romualdo, poeta, lo define como una entrega total y desinteresada que asume todos los riesgos y dificultades. Dice que cuando las razones del corazón se imponen, avasallan irresistiblemente prejuicios y barreras de toda clase.

Para la poeta Claribel Alegría, el amor tiene criterios sencillos: la afinidad, el deseo de entender y ser entendido, la confianza absoluta basada en el conocimiento íntimo del carácter del otro, el compañerismo, los valores compartidos y la curiosidad insaciable de explorar tomados de las manos este mundo insólito y fugaz.

¿Es siempre el amor correspondido?

A pesar de ser el amor un acto que produce sensaciones de felicidad y emociones, puede convertirse en una pesadilla para quienes aman y no son correspondidos. Peor aún, para aquellos que no tienen la capacidad de enamorarse, es decir, para un filofóbico.

El término filofobia se refiere a una patología o trastorno mental con referencia al amor como pareja e incluso el amor de familia o amistad, mejor conocido como el miedo irracional de amar o de enamorarse de alguien.

Según investigaciones, se basa en ese miedo al amor, pero no necesariamente para estar con una persona se necesita amarla. Esto quiere decir que los filofóbicos en algunos casos logran permanecer con una persona en unión por algunos meses, pero cuando comienzan a tener algún sentimiento huyen sin dar explicaciones a su pareja.

Otra situación que acompaña a quienes sufren de este trastorno es su entorno, si comienzan a tener una amistad o relación con otras personas al principio se sienten normales, pero si comienzan a sentir que es una amistad, que le hace falta la otra persona, ya sea para platicar o incluso que siente dolor por lo que le pase, prefiere alejarse y dejar de hablar con la persona. Esto lo hace para evitar sentir emociones fuertes y llegar a quererla. 

Patrones conductuales de una persona que padece filofobia

La psicóloga emocional Ciara Molina expone los siguientes patrones:

• Tienden a buscar defectos en la pareja, para justificarse a sí mismos que no deben implicarse más en esa relación sentimental.
• Se enamoran de personas inalcanzables para reafirmarse en que ellos no tienen el miedo a amar, sino que son las circunstancias las que no hacen factible esa relación.
• Buscan relacionarse con personas muy diferentes a ellos pensando que de esta manera se llegará al fracaso de la unión y no sentirán la presión de dejar la relación sólo por sus miedos.
• Suelen provocar disputas con la otra persona, buscando de este modo que sea ella la que deje la relación.
• Se aíslan emocionalmente al sentir que la otra persona se está acercando demasiado, cayendo en conductas como eludir llamadas de teléfono, dejar de verla con asiduidad, inventar excusas, etc.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *