Save the Children presenta informe “En deuda con la niñez”

Desde hace casi un siglo, Save the Children lucha por liberar a la infancia de la pobreza y por acabar con la discriminación. Este año, la organización presenta el informe “En deuda con la niñez”, en el que se analizan los hechos que impiden a los niños  y las niñas disfrutar de su niñez por causa de los diferentes peligros a los que se exponen.

Save the Children creó un índice único que analiza las razones principales por las que el disfrute de la niñez se interrumpe. Este índice clasifica 172 países de manera descendente, del peor al mejor, en función del desempeño en los diferentes peligros para la niñez, los cuales son: muerte infantil, matrimonio infantil, trabajo infantil, maternidad adolescente, malnutrición, violencia y educación. República Dominicana se encuentra en el número 120, lo que pone al país como uno de los peores para ser niño o niña.

“Sin duda nos encontramos en deuda con nuestros niños, ya que miles de ellos enfrentan un conjunto de peligros, que les impide vivir plenamente su niñez”, señaló Alba Rodríguez, Directora Ejecutiva de Save the Children en República Dominicana.

La exposición de la realidad que enfrentan estos niños y niñas fue presentada a través de los Embajadores de buena voluntad de la organización entre los que cuentan Mariasela Álvarez, Jhoel López, Eliacim, Carlos Sánchez, Luisito Pie, Chino Sing, Poteleche, entre otros. Los mismos indicaron que la República Dominicana está, en cinco de los siete peligros identificados, por arriba del promedio regional, y en cuatro de siete, por arriba del promedio mundial.

 

De hecho, nuestro país tiene la tasa más alta de natalidad en adolescentes y está entre los diez países con la tasa más alta de homicidio infantil en la región. Muchos niños y niñas en el país también se ven afectados, pues casi el 13% de ellos se ven obligados a trabajar, el 15% no va a la escuela, y casi el 28% de ellos está casado o viven en pareja. Este conjunto de hechos tiene un profundo impacto en la vida de los niños y las niñas, que además de ser privados de sus derechos, se quedan sin las herramientas para luchar contra la pobreza y obtener un futuro mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *