Las tremendas faltas de ortografía de los niños por el uso de la tecnología

Cuando me llega un mensaje de mi hermano de 17 años al Whatsaap tiemblo; ya sé que emplearé más de cinco minutos en leer, releer e intentar descifrar esas frases que parecen salidas de la mismísima piedra Rosetta: “Tk mxo, bss”…, ¿ehhhh, ¿se te han estropeado todas las vocales del móvil?

Pues así es, este es el tipo de escritura que ven y construyen los niños y adolescentes de hoy día gracias a las redes sociales. Estamos en la época de la inmediatez, del escribir más rápido que se habla y que se piensa, así que, si me como unas cuantas letras y cambio algunas por otras, me ahorro trabajo y esfuerzo, además está el aliciente de que el receptor lo entiende perfectamente.  Pero ojo, las faltas de ortografía de los niños en las redes sociales, les pasan factura a nivel académico.

Las faltas de ortografía de los niños por el uso de la tecnología

Esto me preocupa tremendamente, explicarle a mi hermano que El Quijote no sería lo mismo si su primera frase hubiese sido: “N un lugar d l Mncha, d qyo nmbre no kiero akordarm”, no ha dado resultado; él sigue acotando las palabras como si no tuviera importancia; y lo peor de todo es que ya me he encontrado algunos libros para preadolescentes donde los diálogos entre los personajes se escribían de esa manera.

Una empresa de esas que nos enseñaban a hacer caligrafía decentemente en primaria, ha redactado un informe en el que ha reseñado las veinte faltas de ortografía de los niños y adolescentes más comunes en las redes sociales:

– Las tildes parecen haber desaparecido del mapa; a mí personalmente siempre me han traído de cabeza, pero hay que reconocer que no es lo mismo escribir: “disparate, que dispárate; o, la pérdida de mi hermana, que la perdida de mi hermana”…

– La cosa continúa con la desaparición de la letra h y los signos de puntuación.

– El cambio de la letra c por la k o por la q.

– El cambio de las elles por las Y griegas

– La letra j, de la que abusamos tanto como para que se borre su impresión de la tecla, ja, ja, ja.

– La confusión entre ‘a ver’ y ‘haber’, ‘a’ y ‘ha’ o ‘¡Ay!’, ‘ahí’ y ‘hay’.

El tema se vuelve preocupante cuando al pensar que la memoria visual tiene más fuerza que cualquier regla ortográfica, de ahí la importancia de leer cada día libros. Actualmente se fija la edad del primer móvil entre los 9 y 10 años, época en la que todavía no tienen bien asimilada la gramática ni la ortografía, por lo que, ver cada día esas mismas palabras mal escritas, termina por provocar una interiorización por parte de los chicos que será difícil de corregir.

Solucionar las faltas de ortografía de los niños por el uso de la tecnología

En plena era digital es cuando más leemos y más escribimos, tanto es así que, según un estudio: Global Kids online “Los derechos de la infancia en la era digital”, los adolescentes españoles que ahora tienen 15 años, tuvieron su primer móvil con 12 años, mientras que en este momento, quienes tienen entre 9 y 10 años, tuvieron su primer teléfono con 7.

Por ello, ahora más que nunca debemos incidir en tener una escritura cuidadosa, recordar a nuestros hijos, e incluso a nosotros mismos que:

– Conviene releer lo escrito e intentar corregir los errores.

– No dejarnos llevar por la comodidad y la rapidez, sino por el gusto de ver la frase bien escrita.

– No olvides los signos de puntuación.

– Si no sabes cómo se escribe la palabra recurre a los correctores ortográficos, aunque en ocasiones son ellos los que nos juegan malas pasadas.

– No dejes de leer libros.

– Cuanto más practiques mejor escribirás.

Fuente: Guiainfantil.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *