Ésta es la razón por la que algunos ríos no llegan al mar

Celeste Gomez Wagner

Hay un dicho que dice que “todo río llega al mar”, pero no es así; y la causa de que no lo sea hay que buscarla en nosotros, los hombres y mujeres del mundo.

Las grandes obras hidraúlicas como las represas, construidas para producir energía a partir del movimiento del agua, destruyen los ecosistemas y traen graves consecuencias en las comunidades en las que se instalan. Por eso, para dar a conocer esto, el 14 de marzo se ha establecido desde 1997 como el “Día Internacional de Acción por los Ríos”, organizado por International Rivers.

Algo que afecta a un río, también incide sobre los demás con los que se conecta, así como sobre la fauna, el ambiente y las comunidades que se asientan cerca de ellos. Por eso no es un problema local, sino que se extiende mucho más allá del área en el cual se instala.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) existen alrededor de 45 mil represas en actividad en el mundo. ¿Qué es una represa? Básicamente es un lago artificial que se forma cuando se construye un muro que actúa como barrera interrumpiendo el curso de un río y, de esa manera, se usa para controlar o almacenar el agua; y producir energía, especialmente.

Sin embargo, las represas se encuentran en los primeros de la lista de infraestructuras peligrosas para el ambiente por el impacto que generan en el ecosistema y en las comunidades.

Si bien con la energía del agua se produce energía eléctrica sin recurrir al uso de combustibles fósiles como el petróleo, el impacto de su instalación no la vuelve una alternativa favorable.

Una represa modifica el volumen y cauce de los ríos, haciendo que el agua se desplace; puede provocar inundaciones, hacer que la vegetación quede bajo el agua, favoreciendo la pérdida de bosques, de peces nativos, y generando pérdidas histórico- culturales e incluso económicas de la comunidad. En algunos casos, incluso, las represas han desplazado a las personas de sus lugares de vida, y han empobrecido a los pueblos al mismo tiempo que han enriquecido a las compañías internacionales que suelen desarrollarlas.

Por eso, las represas son una de las principales causas por las que la mayoría de los ríos más grandes del mundo están perdiendo su conexión con el mar.

La muerte de la activista Berta Cáceres en Honduras por luchar en representación del pueblo lenca en contra de la instalación del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca en el río Gualcarque, considerado sagrado y vital para su comunidad, es un ejemplo del volumen de intereses que están en juego en los grandes proyectos como éstos, que buscan enriquecerse a costa de nuestros recursos, y dejar a nuestras comunidades vulneradas en sus derechos.

Fuente: Labioguia.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *