La formación del docente de matemáticas

Influencia de las concepciones, creencias y actitudes respecto a la educación matemática. El maestro que enseña matemática ha de ser auténtico y esa autenticidad se percibe a través de su aptitud frente a las matemáticas.

Marcelina Piña del Rosario
Santo Domingo

En los últimos años, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, ha aumentado el debate con respecto al tema de la formación de los docentes. En el 2006, por ejemplo, en un informe realizado por Educa y Preal sobre el progreso educativo en República Dominicana se ratifica que “es deficiente la formación y capacitación de los docentes” (p.5). Vaillant y Marcelo (2012) dicen que existe burocracia, divorcio entre teoría y práctica, fragmentación de los contenidos y poca vinculación con la escuela. Falta una política unitaria de formación mientras se aplica un diseño curricular ajeno a la transformación que vive la comunidad educativa. Así mismo dice que existe deficiencia en la formación de competencias profesionales y escaso rendimiento de los docentes, Vaillant (2013) siguiendo a Gatti et al (2011).

En el caso específico de América Latina aún se cuestiona el ingreso de los candidatos a la carrera docente, la calidad de los  programas formativos y el rol de los formadores de docentes, Vaillant (2013). También se plantea que “es posible que la urgencia por cubrir las plazas de maestros y profesores en los sistemas educativos haya relegado a un segundo plano la preocupación por la calidad de los currículos formativos”. Vaillant (2013, p.186) siguiendo a Gatti et al (2011).

Respecto al caso de la formación de docentes en Matemáticas se entiende que esta es insuficiente si se queda en la mera experiencia academicista planteada por muchas universidades, por lo  tanto, para que la misma  favorezca una práctica docente exitosa se requiere alinear teoría y práctica unida a un proceso reflexivo y sistemático desde su propia vivencia profesional en la escuela de modo que se vaya  convirtiendo desde su propia práctica en maestro investigador, Piña (2013).

Socas (2011) plantea que la formación de los docentes de matemáticas debe estar sustentada en el currículo y en el análisis didáctico. Ruiz, Barrantes y Gamboa (2008) señalan que esta ha de ser vista como eje  transversal, en la aprehensión de los contenidos matemáticos y los contextos sociohistóricos. Pérez (2008) y Socas (2011) expresan que la misma debe ser entendida con visión funcional, relacionando el dominio científico, enfatizando lo matemático, lo didáctico-matemático  y la ciencia de la Educación.

En todo caso, los docentes de matemáticas  que participan en programas formativos impregnan en su práctica un sello particular proveniente de sus concepciones, creencias y actitudes respecto a la educación matemática. Eso permite comprender aun más las razones por las cuales ciertos modelos pedagógicos, en la práctica del docente, cambian tan paulatinamente,  a pesar de haber participado en un programa formativo de actualización. Es que las creencias han sido definidas por Gil, Blanco y Guerrero (2005) como verdades personales indiscutibles. Estas son sustentadas por cada sujeto según sus propias experiencias o fantasías. Tienen un fuerte componente evaluativo y afectivo, Gómez (2002).

La formación del docente que enseña matemática va más allá de la adquisición de conocimiento. Requiere romper los paradigmas que se han mantenido anclados en el devenir histórico e influenciado por concepciones, creencias, actitudes y aptitudes de los propios docentes, para colocarse en el contexto actual con nuevas perspectivas para hacer, conocer, ser y convivir en un mundo de grandes avances tecnológicos  y cambios acelerados.

Aunque las creencias no son estáticas requieren de un reencuentro  flexible con la experiencia acumulada del docente y  actitud abierta para aprender, desaprender y atreverse a inventar para lograr cambios sustanciosos y más dinámicos  en el devenir de su práctica para mejorar los aprendizajes. Piña (2013).

Como se puede apreciar las concepciones y las creencias de la educación matemática tienen su origen en la experiencia, en la observación directa, en la información recibida que en ocasiones pueden ser inferidas de otras creencias. Callejo y Vila (2003). Por ello, las creencias respecto a la educación matemática hay que entenderlas desde diferentes facetas: 1) Creencias de los alumnos respecto a las matemáticas, 2) Creencias respecto al aprendizaje y la resolución de problemas matemáticos, 3) Creencias respecto a la enseñanza de las matemáticas, 4) Creencias de los alumnos  acerca de sí mismos.

 Finalmente, el maestro que enseña matemática ha de ser auténtico y esa autenticidad se percibe a través de su aptitud frente a las matemáticas. Esta aptitud que se expresa a través de un comportamiento creativo, flexible, de imaginación y de confianza en la realización de las tareas que realizan. Goleman (2010).

(+)

Concepciones y creencias de la educación

Las creencias respecto a la educación matemática hay que entenderlas desde diferentes facetas: -creencias   De los alumnos respecto a las matemáticas.

-Creencias  Respecto al aprendizaje y la resolución de problemas matemáticos.

-Creencias  Respecto a la enseñanza de las matemáticas

 -Creencias  De los alumnos  acerca de sí mismos.

Como se puede apreciar las concepciones y las creencias de la educación matemática tienen su origen en la experiencia, en la observación directa, en la información recibida que en ocasiones pueden ser inferidas de otras creencias.  Callejo y Vila (2003).

8 comentarios
  1. Cristina Martínez
    Cristina Martínez Dice:

    Muy bueno su artículo, analice cada párrafo y me llamó mucho la atención lo de las políticas y la necesidad de docentes de esta area. En especial este segundo punto que ha afectado la labor que desarrollan las universidades y los organismos encargados de evaluar el personal que llega a las escuelas.

    Responder
    • Marcelina Piña del Rosario
      Marcelina Piña del Rosario Dice:

      Gracias maestra Cristina por su aporte. Creo que su preocupación es muy válida. La formación de los docentes debe partir de las necesidades sentidas y no sentidas de los propios docentes. Sobre todo , aquello que se necesita para transformar la práctica a favor de mejor los aprendizajes de sus alumnos. Eso requiere de un proceso de evaluación e investigación previo para la calidad a la que aspiramos y compromete a las universidades en la formulación y desarrollo de las ofertas formativas que presentan..

      Responder
  2. Juan Mejia
    Juan Mejia Dice:

    No solo se trata del conocimiento matematico, sino la praxis didactica en la transmision de ese conocimiento a los alumnos.

    Responder
    • Marcelina Piña del Rosario
      Marcelina Piña del Rosario Dice:

      Maestro Juan Mejía, gracias por su opinión. La formación del docente de matemática debe articular el saber matemático con el saber didáctico-matemático. El formador de formador de matemática debe enseñar matemática a los futuros docentes tal como éste debe enseñar a los alumnos. Se necesita modelar con el ejemplo en los programas de formación de docentes, Muchas veces eso requiere poner en crisis antiguas creencias y concepciones de cómo se enseña y como se aprende matemática. En definitiva se requiere romper paradigma y perder el miedo a equivocarse.

      Responder
  3. Valentin Pina
    Valentin Pina Dice:

    Excelente enfoque sobre la realidad de las enseñanzas de la matematica, solo hay que añadior que esa autenticidad del docente frente a la enseñanza de la matematica debe tener un hilo indisoluble con la aplicacion de ese aprendizaje con diario vivir del educando, lo que a mi juicion podria provocar un mayor interes en esta ciencia, es como aumentar el volumen de las practicas, en solucion de problemas mas alla de las aulas.

    Gracias

    Responder
    • Marcelina Piña del Rosario
      Marcelina Piña del Rosario Dice:

      Gracias maestro valentin. Efectivamente hay que articular la matemática con la vida del sujeto que aprende. Eso le da significatividad al aprendizaje y hace la matemática más divertida e interesante, sobre todo si a través de ella podemos resolver problemas que favorecen el razonamiento y la compresión. Para ello insisto hay que ser reflexivo y crítico para poner en crisis nuestras antiguas creencias, concepciones y prácticas.

      Responder
    • Lennin Javier
      Lennin Javier Dice:

      Excelente articulo y muy atinado el analisis sobre la realidad de las matematicas eb nuestro pais, corroboro completamente en que la mentalidad y concepcion que tenga el.docente sobre las matemáticas es la.clave de las posibles deficiencias que podamos tener. Considero que ademas de una formación constante del profesorado, es necesario un cambio en la concepcion del aprendizaje matemático que se promueve desde las altas instancias ( MINERD), existen muchos maestros ambrientos de aplicar nuevas metodologias y por cuestiones burocráticas se sienten atados de mano.

      A pesar de todo es justo saludar tambien el interes de las autoridades de que haya mas acceso a las capacitaciones, siento que estos son peldaños hacia la mejora del sistema educativo, son pasos cortos y.lentos pero estamos en el camino.

      Excelente vision y analisis Dra. Marcelina, Felicidades

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *