El capital natural

El capital natural es nuestra gallinita de los huevos de oro, ya que de ahí es de donde obtenemos todos los servicios ambientales que son los que proveen las condiciones que hacen posible la vida en la tierra.

Santo Domingo

En el marco de la XXII   edición de Semana de la Geografía, a celebrarse del 9 al 13 de marzo, en nuestra Página LEA, estaremos presentando aportes de los expertos que nos   acompañarán en el contenido de los fascículos coleccionables,  con el tema: El Futuro de los Alimentos: “Alimentar al mundo, cuidar el Planeta”.

Para iniciar les presentamos a la bióloga-química eco medioambientalista y una de las pioneras de Semana de la Geografía, Yvonne Arias, quién además, está impartiendo junto a los  otros colaboradores, las conferencias que se están  ofreciendo a los docentes de Ciencias Naturales y de Sociales en todas las regionales del Ministerio de Educación.

Hacemos esta primera entrega con el tema: El capital natural: La gallinita de los huevos de oro. Los humanos, distribuidos en el planeta tierra, obtenemos bienes y servicios de diferentes capitales. El capital natural es de donde adquirimos todos los servicios ambientales, que son los que proveen las condiciones que hacen posible la vida en la tierra. Este capital es la base de la producción y por tal razón debe ser conocido, conservado, contabilizado y organizado, para ser tomado en cuenta en la economía de la nación dominicana.

Muchos investigadores concuerdan en que la economía solidaria, es la base para encaminar las naciones hacia la equidad social, con la aplicación de la justicia social, que procura que todos los seres humanos compartamos el planeta con dignidad.

Para manejar los ecosistemas de manera eficaz, es imprescindible que tomadores de decisiones y otros/as actores clave entiendan los servicios de soporte, necesarios para el mantenimiento en equilibrio de los ecosistemas; de provisión de alimentos,  agua potable, de regulación del clima, polinización, control de inundaciones y de los servicios culturales como la recreación y la educación, entre otros..

La seguridad alimentaria depende de los bienes y servicios que produce la naturaleza. Los pequeños estados insulares tienen las de perder, pues los impactos del calentamiento global, provoca grandes daños en los mares, las costas, los ríos, el suelo, el agua y la biodiversidad, entre muchos otros ambientes naturales. Los países que, como la República Dominicana, dependen del turismo y la agricultura, tienen que hacer esfuerzos extraordinarios para conservar sus riquezas naturales.

La erosión de las playas, el empobrecimiento de los suelos, así como la destrucción de las áreas protegidas y de la biodiversidad, son serios obstáculos para alcanzar el desarrollo sostenible de nuestro país.

Los ecosistemas tienen la capacidad de absorber perturbaciones, sin alterar su estructura y funcionalidad, y regresar a su estado original.  Pero esto solo es posible si se encuentran en equilibrio. A esto es que los/as  expertos/as llaman resiliencia.

El Principio de Precaución, evita actividades perjudiciales potenciales, por lo que para una nación es imprescindible su aplicación, de otra manera mataríamos la gallinita de los huevos de oro. Para saber más de este y de los otros temas de los fascículos síguenos en:  facebook/planlea, twitter/planlea.

(+)
IMPORTANCIA DE LA ECONOMÍA AMBIENTAL

Tiene como base la economía y ecología convencionales, ayuda a que los países valoren, contabilicen y coloquen los recursos naturales en sus cuentas nacionales. De esta manera el cuidado del medio ambiente se incluye en todos los planes, estrategias, programas y proyectos. Así se evita que se destruya y en caso de que esto suceda, se sabrá qué y cuánto se ha perdido de la riqueza del país.

AUTORES
YVONNE ARIAS AUTORA FASCÍCULO 3 

Graduada de Estudios Superiores Educación Mención Biología y Química; de Licenciatura en Biología; del Postgrado en Ecología y Ambiente en la Universidad Autónoma de Santo Domingo donde cursó la Maestría en Ecología y Ambiente (Magna Cum Laude) copatrocinada por el City Collage. Diplomado en Desarrollo de Capacidades Gerenciales y Ambientales en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo. Experiencia de treinta años en trabajos de campo en herpetología y ecología en la República Dominicana, mayormente en la región suroeste; veintiocho en áreas protegidas; veintiuno en educación ambiental en comunidades; veinte en elaboración manejo y coordinación de proyectos. Miembro del Grupo Jaragua desde su fundación en el 1989; once años como profesora universitaria de biología, biofísica, metodología investigación y ciencia ambiental. Catorce años de experiencia en entrenamiento a técnicos/ as y maestros/as de todo el territorio nacional, en conservación de la naturaleza. Expresidenta del Grupo Jaragua y actual directora ejecutiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *